Batalla de Verona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Verona
Guerra entre Constantino I y Majencio
2-guerra-tetrarquia-1.png
Imperio romano en 311.
Fecha Verano de 312
Lugar Verona
Casus belli Vengar la muerte del padre de Majencio.
Resultado Victoria de Constantino el Grande.
Beligerantes
Labarum of Constantine the Great.svg Ejército de Constantino Vexilloid of the Roman Empire.svg Ejército de Majencio
Comandantes
Constantino I Ruricio Pompeyano

La batalla de Verona fue el penúltimo enfrentamiento de la guerra civil entre los emperadores romanos Constantino I (r. 306-337) y Majencio (r. 306-312), trabado en la ciudad italiana de Verona durante el verano de 312. Previamente, Majencio había declarado la guerra a Constantino, alegando que pretendía vengar la muerte de su padre Maximiano (r. 285-308, 310), quien se había suicidado después de ser derrotado por este. Constantino, respondería a su vez con una invasión a gran escala a Italia.[1]

La batalla de Verona ocurrió después de la batalla de Brescia, enfrentamiento en el cual, Constantino fue capaz de derrotar a un contingente de caballería enviado por el prefecto del pretorio Ruricio Pompeyano para bloquear la ruta en dirección a Roma. En Verona, al igual que en los otros combates que ocurrieron en esta guerra civil, Constantino pudo marcar otra importante victoria contra el ejército de Majencio, la cual le abrió el camino para su última batalla en el Puente Milvio, situado en las inmediaciones de Roma.[2]

Antecedentes[editar]

Arco de Costantino en Roma. Probablemente representando a la batalla de Verona.

La causa del enfrentamiento entre los emperadores romanos Constantino I (r. 306-337) y Majencio (r. 306-312), residía en las rivalidades motivadas en consecuencia del sistema de gobierno instituido por Diocleciano, denominado tetrarquía. Al poco tiempo que Diocleciano y Maximiano renunciaron al trono, los gobernadores provinciales comenzaron a disputarse el control del Imperio romano. Uno de los perjudicados por este sistema fue Constantino, quien aunque tenía derechos dinásticos al trono, por ser el hijo del emperador de Occidente Constancio Cloro, se veía afectado por el hecho de que la tetrarquía obviaba dichos derechos, al considerar que el linaje imperial no era un requisito indispensable en los emperadores. Cuando Constancio murió en Britania, el 25 de julio de 306, sus tropas proclamaron como su sucesor a Constantino en Eboracum (actual York).[3]

Mientras tanto en Roma, el favorito a la sucesión era el hijo de Maximiano, Majencio, quien se autoproclamó princeps el 28 de octubre de 306, y llamó a su padre del retiro para que cogobierne con él. En 307, Italia fue invadida por Flavio Severo (r. 305-307), por orden del emperador del Oriente Galerio (r. 293-311). Con la ayuda de un ardid de Maximiano, Severo se rindió, siendo y fue hecho prisionero, muriendo en 317 en circunstancias que aún no se han podido esclarecer.[4][5]

En 308, durante la conferencia de Carnunto convocada por Galerio, se nombró al oficial Flavio Valerio Licinio (r. 308-324) como emperador de Occidente, con el propósito de derrocar a Majencio, sin embargo, Licinio prefirió no intervenir en el asunto.[6]​ Ese mismo año, Maximiano pretendió destronar a su propio hijo pero fracasó en el intento, huyendo a la corte de Constantino en la Galia.[5][7]​ En el verano de 310, cuando Constantino se encontraba sofocando una insurrección de los francos, Maximiano intentó proclamarse como nuevo emperador, pero al retornar Constantino, apresó a Maximiano y lo obligó a suicidarse.[7][8]

El año siguiente, Majencio pidiendo venganza por la muerte de su padre, declara la guerra a Constantino, quien respondió con una invasión del norte de Italia con 90 000 legionarios y 8000 équites (jinetes), según las crónicas del historiador Zósimo.[1]​ Después del sitio de Segusio (actual Susa, en Italia),[9]​ el ejército constantiniano se dirigió hacia el sur, venciendo a las tropas de Majencio en la batalla de Turín.[10][11][12]​ Constantino continuó hasta Mediolanum (hoy Milán), ciudad que le abrió las puertas y lo acogió. A mediados del verano, continuó su marcha hacia Roma.[13][14]

Ruricio Pompeyano, un prefecto del pretorio que comandaba a las tropas majencianas acantonadas en Verona, recibió noticias de la proximidad de Constantino. Rápidamente envió a un contingente de caballería pesada a las inmediaciones de Brixia (actual Brescia) con el fin de bloquear el paso al ejército invasor. Constantino entonces ordenó a su caballería arremeter contra el enemigo. La batalla de Brescia tuvo una corta duración, gracias a la acción de la caballería constantiniana, que logró desarticular a las fuerzas enemigas, las cuales tuvieron que replegarse hacia Verona.[14]

La batalla[editar]

Porta Borsari, muestra de las defensas romanas de Verona.

Después que la ciudad de Mediolanum se pasara del lado de Constantino meses antes, Verona se convertiría en la más importante fortaleza de Majencio en el norte de Italia. Verona estaba naturalmente defendida en tres de sus costados por el río Adigio. Asimismo, contaba con grandes fortificaciones que constituían una poderosa barrera contra ataques. Ruricio Pompeyano había agrupado a un numeroso ejército proveniente de Venetia, concentrándolo dentro de Verona. Constantino envió una pequeña fuerza al norte de la ciudad, en un intento de cruzar el río sin ser detectados. Pompeyano mientras tanto, envió a un gran destacamento para contener a su fuerza expedicionaria, pero fue derrotado y forzado a volver dentro de los muros.[14]

El ejército constantiniano prosiguió con su ataque contra la ciudad y comenzó a sitiarla. Pompeyano consiguió escapar antes del sitio, huyendo al este para conseguir refuerzos. Pronto regresó con un considerable ejército, colocando al emperador en la difícil situación de luchar en dos frentes. Constantino respondió tomando la iniciativa en la ofensiva: dejó una parte de sus tropas para contener a la guarnición de la ciudad, mientras que el resto atacó a los refuerzos. Constantino personalmente dirigió este ataque y su ejemplo de valor inspiró un esfuerzo heroico en sus soldados. Pompeyano murió en el combate y sus huestes se desintegraron. Los defensores de Verona, se desmoralizaron ante tal situación, capitulando inmediatamente.[15]

Consecuencias[editar]

La rendición de Verona fue seguida por la de Aquilea,[16][17][18]​ Mutina (actual Módena)[19]​ y Rávena.[20]​ Con esto, el camino directo hacia Roma quedaba abierto para Constantino.[21][17]​ La última confrontación de la guerra entre ambos emperadores tuvo lugar en el margen del Tíber, cerca al Puente Milvio. Majencio murió durante la batalla y Constantino se convirtió en único emperador de la mitad occidental del Imperio romano.[22][2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Zósimo, 1982, II.15.1.
  2. a b MacMullen, 1969, p. 78.
  3. DiMaio, 1996c.
  4. DiMaio, 1996b.
  5. a b DiMaio, 1997a.
  6. DiMaio, 1997c.
  7. a b DiMaio, 1997b.
  8. Barnes, 1981, pp. 34-35.
  9. Odahl, 2004, p. 101.
  10. Barnes, 1981, p. 41.
  11. Jones, 1978, p. 70.
  12. Odahl, 2004, pp. 101-102.
  13. Barnes, 1981, pp. 41-42.
  14. a b c Odahl, 2004, p. 103.
  15. Odahl, 2004, pp. 103-104.
  16. Lenski, 2006, p. 69.
  17. a b Barnes, 1981, p. 42.
  18. Odahl, 2004, p. 104.
  19. Jones, 1978, p. 71.
  20. MacMullen, 1969, p. 71.
  21. Curran, 2000, p. 67.
  22. Barnes, 1981, p. 43.

Bibliografía[editar]