Batalla de San Juan de Ulúa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de San Juan de Ulúa
la Guerra anglo-española de 1585-1604
San juan ulua1.JPG
Vista del complejo de la fortaleza de San Juan de Ulúa.
Fecha 23 de septiembre de 1568
Lugar San Juan de Ulúa, México
Coordenadas 19°12′27″N 96°07′57″O / 19.2075, -96.1326Coordenadas: 19°12′27″N 96°07′57″O / 19.2075, -96.1326
Resultado Victoria de Nueva España y España.
Consecuencias Recuperación del botín de los piratas ingleses.
Beligerantes
Flag of Cross of Burgundy.svg Nueva España Flag of Edward England.svg Piratas ingleses
Comandantes
Flag of Cross of Burgundy.svg Francisco Luján Flag of Edward England.svg John Hawkins
Flag of Edward England.svg Francis Drake
Fuerzas en combate
2 galeones
1 urca
1 pinaza
11 baterías costeras
3 bricbarcas
2 carracas
1 carabela
1 pinaza
Bajas
1 galeón hundido
1 galeón dañado
20 muertos
1 bricbarca hundida
1 bricbarca capturada
1 bricbarca dañada
1 carraca capturada
1 carabela capturada
500 muertos
[editar datos en Wikidata]

La batalla de San Juan de Ulúa (1568) significó el desastroso final de la campaña de una flotilla pirata inglesa compuesta por seis buques, que entre 1567 y 1568, violando sistemáticamente la tregua acordada por Felipe II de España e Isabel I de Inglaterra, se dedicó al asalto de pequeños puertos y buques mercantes españoles, la trata de esclavos negros y el comercio ilegal en las aguas de la América española.

Antecedentes[editar]

La flota inglesa estaba compuesta por seis naves: el Jesus of Lubeck, de la Royal Navy, a cargo de John Hawkins, el Minion, con John Hampton, el William and John, con Thomas Bolton, y el Judith, capitaneado por Francis Drake; otras dos barcas pequeñas, el Angel y el Swallow, formaban parte de la expedición.[1] Tras cerca de un año de pillajes a lo largo de las costas americanas, decidieron recalar en el puerto y fuerte de San Juan de Ulúa en México para acometer pequeñas reparaciones en sus embarcaciones, así como adquirir víveres para la travesía de vuelta a Inglaterra, en 1568.

Combate[editar]

El infortunio sobrevino a los ingleses cuando una flota de escolta de la Armada Española, al mando de Don Francisco Luján, recayó casualmente en ese mismo puerto mientras los ingleses estaban en pleno avituallamiento.

En un principio, los ingleses no temieron por su seguridad, ya que tras tomar varios rehenes españoles que habían confundido la flotilla inglesa con una esperada flota española, llegaron a un principio de acuerdo con el virrey Martín Enríquez de Almansa. A partir de ese momento pensaron que la tregua entre ambas coronas, tantas veces vulnerada por ellos durante el asalto a mercantes indefensos, sería en esta ocasión respetada por la flota de escolta española equipada con armamento pesado. Pero, desgraciadamente para Drake y Hawkins, Luján había sido informado de los desmanes cometidos por la flota inglesa, por lo cual el encuentro, que en un principio estuvo presidido por varios intentos de acuerdo, desembocó finalmente en un fulminante ataque de los españoles sobre los piratas ingleses, resultando en cuatro barcos ingleses hundidos y unos 500 marineros ingleses muertos, y la captura por los españoles de las abundantes ganancias fruto de un año de saqueos, que hubieran debido acabar en Inglaterra.

Casualmente, los dos barcos ingleses que consiguieron escapar al desastre fueron los comandados por Drake y Hawkins, quienes se dieron a la fuga inmediatamente mientras sus hombres se batían con la flota española, lo que fue interpretado por los marinos españoles como un flagrante acto de cobardía.

A pesar de conseguir la huida, ambos barcos estaban tan dañados que Drake y Hawkins no dudaron en abandonar a varios de sus hombres a su suerte en la costa sur de lo que hoy es Estados Unidos, para evitar problemas de sobrecarga durante la travesía del Océano Atlántico.

Drake llegó solo a Inglaterra en enero de 1569, e informó de la muerte de John Hawkins además de contar un fantasioso relato sobre el ataque español y el desastre de su flota. Para su sorpresa, un mes más tarde, John Hawkins llegaba a Inglaterra sano y salvo.

Consecuencias[editar]

A raíz de este incidente, Francis Drake adquirió un odio visceral hacia los españoles, lo que lo precipitó en su legendaria carrera como pirata a sueldo de la reina de Inglaterra.

Por parte española, se produce la recuperación de las abundantes ganancias fruto de un año de saqueos, que hubieran debido acabar en Inglaterra.

Este combate fue un claro antecedente de la guerra abierta que librarían Felipe II e Isabel I a partir de 1585, en la que finalmente España conseguiría un tratado de paz favorable a sus intereses, si bien ambos reinos finalizarían la contienda con graves problemas económicos.

Referencias[editar]