Batalla de Quebracho

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Punta Quebracho
Guerra del Paraná
Batalla Punta Quebracho-Puerto Gral. San Martín-Santa Fe-Lugar Histórico Nacional (Ley 25.088).JPG
Monumento que recuerda la batalla de Punta Quebracho, cerca de la ciudad de Puerto General San Martín.
Fecha 4 de junio de 1846 (hace 168 años)
Lugar costa occidental del río Paraná,
cerca de la actual ciudad de Puerto General San Martín,
provincia de Santa Fe,
Argentina Bandera de Argentina
Resultado Victoria decisiva de la Confederación Argentina
Beligerantes
Flag of the Argentine Confederation.svg Confederación Argentina Bandera del Reino Unido Reino Unido
Bandera de Francia Francia
Comandantes
Flag of the Argentine Confederation.svgLucio Norberto Mansilla
Flag of the Argentine Confederation.svgJuan Bautista Thorne
s/i
Fuerzas en combate
17 cañones
600 infantes
150 carabineros
12 buques de guerra
Bajas
1 muerto
2 heridos
6 buques destruidos
60 muertos

La Batalla de Quebracho (batalla de Punta Quebracho o batalla de la Angostura del Quebracho) contra la armada anglo-francesa, ocurrió el 4 de junio de 1846, unos ocho meses después de la batalla de la Vuelta de Obligado (20 de noviembre de 1845). El lugar se encuentra en las cercanías de la actual localidad de Puerto General San Martín, a 35 km al norte de la actual Rosario, en la provincia de Santa Fe.

La batalla[editar]

Las naves anglofrancesas volvían desde el norte hacia el Río de la Plata después de haber sido su campaña un total fracaso económico y militar, ocho meses después de haber forzado el paso hacia el norte en la Vuelta de Obligado (en el norte de la provincia de Buenos Aires). Los cañones argentinos habían sido emplazados por el general Lucio Norberto Mansilla (de 54 años) en lo alto de una barranca, totalmente fuera del alcance de la artillería enemiga. De modo que los buques y sus hombres no tuvieron más remedio que hacer lo posible para huir del lugar lo más pronto que se pudiese, no si antes librar una importante batalla de más de tres horas.

El general argentino Lucio N. Mansilla (1792-1871).

Dos mercantes se hundieron, otros cuatro fueron incendiados para que no cayeran en manos argentinas, y los vapores de guerra Harpy y Gorgon resultaron seriamente dañados. Cabe resaltar el hecho de que la escuadra que acompañaba a los mercantes estaba constituida por modernas naves blindadas, con torretas de artillería giratorias y cohetes Congreve.

Fueron héroes de la Batalla del Quebracho, entre otros, el general Lucio Norberto Mansilla y el coronel Martín de Santa Coloma, quién conducía el Batallón Santa Coloma.[1] Cabe recordar que durante la batalla de la Vuelta de Obligado ―librada ocho meses antes contra los mismos invasores―, el general Mansilla había recibido un cañonazo y prácticamente se lo dio por muerto. Sin embargo, a las pocas horas se levantó de su tienda y siguió luchando. Ahora, al iniciar el fuego de artillería en la batalla de Quebracho, volvía a la carga al grito de «¡Viva la soberana independencia argentina!».

El encuentro del Quebracho, aparte de su enorme importancia militar y política, fue el sello definitivo del desastre económico-comercial de una empresa de injusta prepotencia, llevada a cabo por quienes ―seguros de su enorme superioridad material, y atropellando sin consideraciones humanas ni jurídicas todos los derechos de la Confederación Argentina― se proponían un cuantioso dividendo.

Francisco Hipólito Uzal[2]

Consecuencias[editar]

Como resultado de esta acción se terminó la intervención de las fuerzas navales anglofrancesas, y poco después, el 13 de julio de 1846, sir Samuel Thomas Hood, con plenos poderes de los gobiernos de Inglaterra y Francia, presentó humildemente ante Juan Manuel de Rosas «el retiro más honorable posible de la intervención naval conjunta».

El gobierno argentino consiguió de esta manera:

  • poner fin al bloqueo naval que realizaron Francia e Inglaterra a los puertos argentinos
  • recuperar la flota argentina capturada
  • recuperar la isla Martín García
  • un saludo de 21 cañonazos a la bandera argentina por parte de las dos flotas invasoras
  • el reconocimiento a la soberanía de Argentina y a sus derechos exclusivos sobre la navegación de los ríos interiores (esto será revertido seis años después, cuando los unitarios se hagan del poder en Argentina y entreguen los ríos a Francia y Gran Bretaña).

Sitio histórico nacional[editar]

El 4 de junio de 1939, se colocó en el lugar una cruz de quebracho.

La empresa Cargill compró el predio, por lo que la cruz tuvo que ser desplazada a dos kilómetros de distancia de su emplazamiento original. A partir de 1983 se gestionó el reconocimiento de este nuevo lugar como sitio histórico. Donde se construyó un parque histórico. Finalmente el 21 de abril de 1999 la Ley Nacional 25088 declaró a este predio Lugar Histórico Nacional.[3]

Notas[editar]

  1. Participó del combate también el teniente coronel Laureano de Anzoategui.
  2. Francisco H. Uzal: Obligado, la batalla de la soberanía. Buenos Aires: Moharra, 1970.
  3. Texto (en PDF) de la Ley Nacional 25088, publicado en el Boletín Oficial el 17 de mayo de 1999.

Enlaces externos[editar]