Batalla de Pavía (271)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Pavía
5305-Brescia-SGiulia-Ritratto di Claudio II Gotico o Aureliano-scontornata png.png
Busto de Aureliano
Fecha 271
Lugar Cerca de Pavía, norte de Italia
Coordenadas 45°11′00″N 9°09′00″E / 45.1833, 9.15Coordenadas: 45°11′00″N 9°09′00″E / 45.1833, 9.15
Resultado Victoria romana
Beligerantes
Imperio romano Jutungos, marcomanos y/o alamanes
Comandantes
Aureliano Desconocido

La batalla de Pavía fue un enfrentamiento militar librado entre las legiones del Imperio romano y una fuerza invasora de tribus germánicas en el año 271, finalizando con la completa victoria de las primeras.

Antecedentes[editar]

En 270 el emperador Marco Aurelio Valerio Claudio acababa de vencer[1]​ una gran invasión de godos, carpos, hérulos, gépidos y bastarnos,[2]​ pero los generales del Imperio de Palmira, Saba y Timágenes,[3]​ conquistaron Egipto.[4]​ Entre tanto, el monarca estaba visitando su natal Dalmacia, premiando a los jinetes locales, cuyas unidades habían sido claves en su victoria.[5]

Fue entonces que se enteró que los bárbaros atacaron Creta y Chipre, pero la peste y las tropas romanas los habían derrotado.[6]​ El emperador, tras dejar las tropas de los Balcanes[7]​ a su magister equitum[8]Lucio Domicio Aureliano[9]​ para que enfrentara a los hérulos[10]​ y godos que se agrupaban en los montes Balcanes para saquear Tracia,[11]​ fue a su cuartel general de Sirmio,[12]​ donde falleció debido a la misma peste que afectaba a sus soldados.[13][14]

Claudio había dejado una guarnición en Aquilea a cargo de su hermano Marco Aurelio Claudio Quintilo, quien tenía órdenes de ayudar a Aureliano.[7]​ Fue proclamado por el Senado como nuevo emperador[15]​ por ser considerado un hombre justo y competente.[16]​ Sin embargo, a los 17 días[17]​ o pocos meses[18]​ de reinado fue asesinado[17]​ o se suicido porque se sabía sin apoyos,[12]​ ya que el general Aureliano fue proclamado sucesor de Claudio[19]​ por unánime decisión de las legiones.[20]​ Inmediatamente, el nuevo monarca se apodero de las minas de Siscia para comprar la lealtad de sus soldados.[21]

Aprovechando el caos, varias partidas bárbaras se lanzaron al ataque, como los «suevos y sármatas», según la Historia Augusta,[22]​ o los «escitas», según Zósimo,[23]​ sin embargo, las fuentes se refieren a la misma operación militar y solamente nombran de forma distinta al enemigo,[24]​ al que historiadores modernos identifican como asdingos y yázigas.[25]​ Los bárbaros cruzaron el Danubio cerca de Aquincum[26]​ para atacar Raetia[22]​ o Pannonia,[23]​ mientras Aureliano se trasladaba de Roma a Aquilea y organizaba a su ejército a la vez que ordenaba una política de tierra arrasada para negarles todo suministro a los invasores y atrincherarse en las ciudades.[23]​ Al saber que el ejército imperial se aproximaba los bárbaros intentaron retirarse por Panonia pero fueron interceptados y vencidos por la caballería dálmata.[22]​ Los sobrevivientes cruzaron el río y acordaron la paz,[27]​ entregando 2.000 jinetes para servir como auxiliares en el ejército imperial.[21][28]

Batalla[editar]

Poco después, algo similar sucedió con unos invasores que habían atacado la zona de Mediolanum.[29]​ No existe acuerdo sobre la identidad de estos atacantes. Cada fuente los nombra de forma diferente porque los nombres que los grecorromanos daban a las tribus bárbaras solían superponerse, independiente si eran grupos étnicos distintos o no.[30]​ Vopisco se refiere a ellos como marcomanos,[31]​ Zósimo como «alamanes y sus vecinos»[32]​ y Dexipo como jutungos[33]​ pero los autores modernos consideran que eran los mismos.[24]​ Algunos autores han pensado que podría tratarse de distintas campañas, pero la opinión más aceptada actualmente es que fue una sola.[30]

Mapa de la invasión bárbara de 271.

El emperador volvió a Italia, dejando una «adecuada» guarnición en Panonia, y en el camino de vuelta, a orillas del Danubio derrotó una partida de bárbaros, matando a miles de ellos.[32]​ Reunió todas sus fuerzas cerca de Placentia[34]​ y ofreció tierras a los bárbaros para que se instalaran,[30]​ pero al anochecer los germanos lo atacaron desde un bosque cercano,[35]​ infringiéndole tal derrota que casi se condeno al imperio.[34]​ Estas incursiones generaron terror y revueltas en Roma,[36]​ así que sus líderes consultaron los libros sibilinos a petición de Aureliano.[37]​ Se hicieron ceremonias para purificar la ciudad[38]​ y conseguir el favor divino en la batalla.[39]

Aureliano no se amilanó, reconcentró sus fuerzas, siguió la estela de devastación que dejaba el enemigo a medida que avanzaba por la Vía Emilia, cruzaba los Apeninos hacia la costa adriática y saqueaba las indefensas villas de Pisaurum y Fanum Fortunae. Luego empezaron a seguir la Vía Flaminia para atacar la Italia central y la propia Roma.[40]​ Se sabe que el emperador consiguió vencerlos en Fanum y a orillas del río Metauro.[41][42][43]​ Los bárbaros fueron inmovilizados con el río a sus espaldas y a medida que su línea retrocedió muchos acabaron en sus aguas y se ahogaron.[40]

Tras esto los germanos ofrecieron negociar pero intentaron hacerlo desde una posición de fuerza porque sabían que todavía conservaban parte importante de su tropa,[40]​ puesto que, según Dexipo, los jutungos podían movilizar en tiempos de Aureliano 40.000 jinetes y 80.000 infantes,[33]​ cifra sin duda exagerada,[44]​ pero, dado que Aureliano seguía preocupado por aniquilarlos, demuestra que seguían siendo una amenaza temible.[40]

Sin embargo, los bárbaros no se quedaron quietos, se reagruparon y volvieron a la lucha,[30]​ pero decidieron no continuar su avance y empezaron a retroceder por la Vía Emilia y Aureliano los siguió esperando el momento para atacar. Deseaba una victoria decisiva que limpiara su reputación tras el fiasco inicial y recuperar el botín tomado por los invasores. En la planicie cercana a Ticinum se dio el combate donde los bárbaros fueron destrozados, salvándose sólo pequeños grupos de sobrevivientes que fueron eliminados uno por uno al poco tiempo.[45]

Consecuencias[editar]

Tras la victoria el emperador recibió el título de Germanicus Maximus[45]​ y se preocupó de construir un nuevo sistema de murallas para la capital,[46]​ las murallas aurelianas.

La amplia movilidad de los ejércitos bárbaros influenciaría las reformas militares romanas durante la siguiente centuria.[47]​ Al no servir a un Estado, eran más impredecibles en sus objetivos, el tamaño y organización de sus huestes variaba constantemente y a los romanos sólo les quedaba rastrear sus partidas de saqueo y discernir cuáles eran los más peligrosos en cada momento.[46]

Referencias[editar]

  1. Polión 8.5
  2. Polión 6.2
  3. Polión 11.1
  4. Polión 11.2
  5. Polión 11.9
  6. Polión 12.1
  7. a b Vopisco 17.3
  8. Vopisco 18.1
  9. Vopisco 17.3
  10. Vopisco 16.4
  11. Vopisco 17.2
  12. a b Zonaras 12.26
  13. Polión 12.2
  14. Zósimo 1.46.2
  15. Zonaras 12.26
  16. Polión 12.3
  17. a b Polión 12.5
  18. Zósimo 1.47
  19. Vopisco 16.1
  20. Vopisco 17.5
  21. a b Southern, 2015: 161
  22. a b c Vopisco 18.2
  23. a b c Zósimo 1.48.1
  24. a b Southern, 2015: 202, nota 270 (Alföldi, 1950: 21-24; Saunders, 1992: 311-327)
  25. Watson, 2004: 49-50
  26. Watson, 2004: 49
  27. Zósimo 1.48.2
  28. Dexipo 24 (Müller, 1849: 685)
  29. Vopisco 18.3
  30. a b c d Southern, 2015: 163
  31. Vopisco 18.3, 21.5
  32. a b Zósimo 1.49.1
  33. a b Dexipo 24 (Goffart, 1980: 233; Müller, 1849: 682-683)
  34. a b Vopisco 21.1
  35. Vopisco 21.3
  36. Vopisco 18.4
  37. Vopisco 18.7-19.1
  38. Vopisco 20.3
  39. Vopisco 20.7
  40. a b c d Watson, 2004: 51
  41. Víctor 35.2
  42. CIL IX,6308
  43. CIL IX,6309
  44. Goffart, 1980: 233
  45. a b Watson, 2004: 52
  46. a b Southern, 2015: 164
  47. Southern, 2015: 163-164

Bibliografía[editar]

Antiguas[editar]

  • Corpus Inscriptionum Latinarum. Volumen IX Inscriptiones Calabriae, Apuliae, Samnii, Sabinorum, Piceni Latinae, editado en latín por Theodor Mommsen, 1883, Berlín.
  • Aurelio Víctor. Epítome acerca de los Césares. Digitalizado en Roman Emperors. Basado en traducción latín-inglés por Thomas M. Banchich, Canisius College Translated Texts, Núm. 1, Búfalo: Canisius College, 2009.
  • Dexipo. Escíticas (fragmentos). En Fragmenta historicorum graecorum, tomo III, edición y traducción griego antiguo-latín por Karl Otfried Müller & Theodorus Müller, París: A. Firmin Didot, 1849.
  • Flavio Vopisco. La vida de Aureliano en Historia Augusta. Digitalizado por UChicago. Basado en traducción latín-inglés por David Magie, 1932, Cambridge: Harvard University Press, Volumen III de Loeb Classical Library.
  • Trebelio Polión. Divino Claudio en Historia Augusta. Digitalizado por UChicago. Basado en traducción latín-inglés por David Magie, 1932, Cambridge: Harvard University Press, Volumen III de Loeb Classical Library.
  • Zonaras. Epítome de historia. Libro 12. Digitalizado en Books Google.. Basado en traducción griego antiguo-inglés por Thomas M. Banchich & Eugene N. Lane, introducción por T. M. Banchich, Routledge, 2009. ISBN 9781134424733.
  • Zósimo. Nueva Historia. Libro 1. Digitalizado en Google Books. Basada en traducción griego antiguo-inglés por Ronald T. Ridley, Leiden & Boston: BRILL, 2017, ISBN 9789004344587. Véase también digitalización por Tertullian. Traducción griego antiguo-inglés por autor anónimo, preparado por J. Davis, Londres: W. Green & T. Chaplin, 1814. Véase versión en español basada en introducción, traducción griego antiguo-español y notas por José María Candau Morón, colaboración de Carlos García Gual y José A. Ochoa Anadón, Madrid: Editorial Gredos, 1992.

Modernas[editar]

  • Alföldi, A. (1950). “Über die Juthungeneinfälle unter Aurelian”. Bulletin de l'Institut Archiologique Bulgare. Núm. 16, pp. 21-24.
  • Goffart, Walter A. (1980). Barbarians and Romans, A.D. 418-584: The Techniques of Accommodation. Princeton University Press. ISBN 9780691102313.
  • Saunders, R. T. (1992). “Aurelian'Two Juthungian Wars”. Historia. Núm. 41, pp. 311-327.
  • Southern, Patricia (2015). The Roman Empire from Severus to Constantine. Routledge. ISBN 9781317496946.
  • Watson, Alaric (2004). Aurelian and the Third Century. Routledge. ISBN 0-415-10057-7.

Enlaces externos[editar]