Batalla de Kerbala

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Karbala
Segunda Fitna
Fecha 10 de octubre de 680
Lugar Kerbala, actual Irak
Resultado Victoria omeya
Beligerantes
Omeyas Familia de Mahoma
Comandantes
Ubayd-Allah ibn Ziyad
Umar ibn Sa'ad
Shimr Ibn Thil-Jawshan
Hurr ibn Yazid (abandonó su ejército y se unió a Husayn durante la batalla) †[a]
Husayn ibn Ali
Abbas ibn Ali
Habib ibn Muzahir
Fuerzas en combate
4.000 hombres (como mínimo) 72 hombres, 54 niños y 2 mujeres
Bajas
desconocidas 72 muertos

La batalla de Karbalāʾ fue un breve combate librado el 10 de octubre del año 680, entre un ejército enviado por Yazid I, de los Omeyas, y un pequeño grupo de familiares y seguidores que acompañaban a Hussain ibn Alí, nieto del profeta Mahoma.

Hussain se dirigía a Kufa, donde le habían invitado para ostentar el poder del califato. El grupo que lo acompañaba fué atacado cerca de la ciudad de Karbala, en Irak, muriendo la mayoría de los hombres y el mismo Hussain.

La mayoría de los chiitas consideran el aniversario de la batalla como un día de luto sagrado y en esa fecha recrean ritualmente la muerte de Hussain ibn Alī. Sus restos yacen en Karbala, considerado por los creyentes como un sitio de gran santidad.

Antecedentes políticos[editar]

El liderazgo del tercer califa Uthman acabó con un violento levantamiento, el cual acabó con el asesinato de Uthman (año 656) y durante varios días los rebeldes ocuparon la ciudad de Medina. Bajo la abrumadora presión de la Umma, Alí ibn Abi Talib fue elegido cuarto califa con un número masivo de personas gritaron su apoyo hacia él. Sus primeros pasos fueron los de unificar la comunidad islámica. Se dieron las órdenes de no atacar a los rebeldes hasta no haber restaurado el orden. El gobernador de Siria, Muawiyya, se negó a aliarse con Alí y se rebeló contra él. Esto acabó en un enfrentamiento armado entre el califa musulmán Alí ibn Abi Talib y Muawiya. El mundo islámico se dividió.

Tras el asesinato de Alí ibn Abi Talib, su hijo Hasán ibn Alí le sucedió pero pronto firmó un tratado con Muawiya para evitar más derramamiento de sangre. Muawiya siguió siendo el gobernador de Siria. Antes de su muerte, Muawiya estuvo tramando una mayor desviación de las normas islámicas, al designar a su hijo Yazid como su sucesor, estableciendo la primera dinastía islámica. Esta acción fué considerada inaceptable por algunos líderes de la Umma, incluyendo el hijo pequeño de Alí ibn Talib, Hussain ibn Alí. La mayoría de los musulmanes observaba la conducta de los líderes de las familias prominentes, como Abdullah Ibn Abbas, Abdullah Ibn Zubair, Abdullah Ibn Omar, Hussain Ibn Ali y Abdur Rehman Ibn Abu Bakr. Muawiya indicó a su hijo estrategias específicas para cada uno de ellos. Le advirtió especialmente sobre Hussain ibn Alí, que era el único familiar de Mahoma. Yazih pudo sobornar a tres de ellos (Abdullah ibn Abbas, Abdullah Ibn Omar y Abdur Rehman Ibn Abu Bakr). Abdullah ibn Zubair se refugió en La Meca. Hussain Ibn Ali creyó que el nombramiento de Yazid como heredero del califato daría lugar a una monarquía hereditaria, que estaba en contra de las enseñanzas originales del Islam político. Por lo tanto, decidió hacer frente a Yazid.

Eventos antes de la batalla[editar]

كربلاء
Kerbala
Kerbala
Kerbala
Localización de Kerbala, en Irak
Ubicación 32°37′00″N 44°02′00″E / 32.61667, 44.03333


Coordenadas: 32°37′00″N 44°02′00″E / 32.61667, 44.03333

Muawiya I murió el 22 de Rayab del 60 después de la Hégira (680 d.C). Siguiendo las tradiciones árabes, Muawiya I nombró como sucesor a su hijo Yazid convirtiendo el Califato en una dinastía. Algunos notables de la comunidad islámica eran cruciales para convertir el Califato en dinástico. Hussain era el mayor escollo para esta dinastía debido a ser el único pariente de Mahoma vivo. Yazid dio instrucciones al gobernador de Medina, Walid, para que forzara a Hussain a aliarse con él. Hussain se negó y pronunció sus famosas palabras:

Cualquier parecido a mí, no aceptará a nadie parecido a Yazid como gobernante.

Hussain partió hacia La Meca el 28 de Rjab del 60 después de la Hégira (680 d.C), dos días después del intento de Walid de forzarle a aceptar el liderazgo de Yazid. Estuvo en La Meca desde princios de Shaabán y durante el Ramadán, Shawwal y Dhu al-Qi’dah. Fue durante su estancia en La Meca cuando recibió muchas cartas desde Kufa asegurándole su apoyo y pidiéndole que fuera allí para guiarles. Respondió a sus llamadas enviando a Muslim ibn Aqeel, su primo, a Kufa como representante en un intento de comprobar la situación exacta y la opinión pública.

El representante de Hussain en Kufa, Muslim ibn Aqeel fue recibido por los habitantes de Kufa y la mayoría le brindaron su apoyo. Después de sus observaciones iniciales, Muslim ibn Aqeel escribió a Hussain ibn Alí indicándole que la situación en Kufa era favorable. Sin embargo, después de la llegada de un nuevo gobernador a Kufa, Ubayd-Allah ibn Ziyad, el escenario cambió. Bin Aqeel y su anfitrión, Hani ibn Urwa, fueron ejecutados el 9 de Dhu al-Hijjah del 60 después de la Hégira (10 de septiembre de 680) sin ninguna resistencia por parte del pueblo. Esto cambió la lealtad del pueblo de Kufa en favor de Yazid y contra Hussain ibn Alí, quien viendo una conspiración para matarle durante el Hajj, abandonó La Meca el 8 de Dhu al Hajj del 60 después de la Hégira. Dio un discurso en la Kaaba subrayando las causas de su partida (no quería que la Santidad del Hram fuera violada) debido a que sus oponentes habían obviado cualquier norma de decencia, sin importarles violar todos los principios del Islam y de las tradiciones árabes.

Cuando Hussain ibn Alí estaba preparándose para salir de La Meca y desplazarse a Kufa, Abd-Allah ibn Abbas y Abdullah ibn Zubayr tuvieron una reunión con él y le advirtieron que no fuera a Irak o, si insistía en viajar, que no llevara a mujeres ni a niños consigo, debido a la peligrosidad de la ruta. Hussain, sin embargo, estaba resuelto a llevar a cabo su plan. Dio un discurso a la gente antes de irse donde dijo:

"... La muerte es ciertamente para la humanidad, al igual que la traza del collar en el cuello de las mujeres jóvenes. Soy un enamorado de mis ancestros como el entusiasmo de Jacob a José... Todos, quienes vayan a dar tributo de su sangre para nuestro bien y estén preparados para encontrarse con Alá, deben partir con nosotros..."

En su camino a Kufa, la pequeña caravana recibió la triste noticia de la ejecución de Muslim ibn Aqeel y la indiferencia del pueblo de Kufa. En vez de volver atrás, Hussain decidió continuar el viaje y envió a Qais ibn Musahhar al-Saydavi como mensajero para hablar con los hombres de Kufa. El mensajero fue capturado en los alrededores de Kufa pero logró romper en pedazos la carta para ocultar los nombres allí mencionados. Al igual que Muslim ibn Aqeel, Qais ibn Musahhar fue ejecutado.

La batalla[editar]

Hussain y sus seguidores se encontraban a dos días de Kufa cuando fueron interceptados por la vanguardia del ejército de Yazid; unos 1000 hombres liderados por Hurr Riahy. Tras ser interceptados Hussain preguntó: ”¿Con nosotros o contra nosotros?”. Le respondieron: “¡Por supuesto que contra ti, oh Aba Abd Allah!!. Hussain dijo: “Si sois diferentes de lo que recibí en vuestras cartas y de vuestros mensajeros, entonces volveré a donde vine. Su líder, Hurr, negó a Hussain el poder volver a Medina. La pequeña caravana de la familia del Profeta llegó a Kerbala el 2 de Muharramán del 61 después de la Hégira (2 de octubre del 680). Se vieron obligados a levantar un campamento en tierra dura y Hurr colocó cerca su ejército. Ibn Ziyad designó a Umar ibn Sa’ad para liderar el ejército contra Husain ibn Alí. Al principio se negó pero acabó aceptando bajo la amenaza de Ibn Ziyad de quitarle la gobernación de la ciudad de Ray. Umar ibn Sa’as se movió hacia el campo de batalla con un ejército de 40.000 hombres y llegó a Kerbala el 2 de Muharramán del 61 después de la Hégira (3 de octubre de 680). Ibn Ziyad envió una breve misiva a Umar ibn Sa’ad donde le mandaba: “evitar que Hussain y sus discípulos tuvieran acceso al agua y no pudieran beber una sola gota de agua”. Ibn Sa’ad ordenó a 5000 jinetes cortar el acceso del Éufrates al campamento de Hussain. Uno de los discípulos de Hussain se reunió con Umar ibn Sa’ad y negoció el acceso al agua, el cual fue denegado. El bloqueo del acceso al agua continuó hasta el final de la batalla el 10 de Muharramán por la noche (10 de octubre de 680). Umar ibn Sa’ad recibió una orden de ibn Ziyad de iniciar la batalla inmediatamente y no demorarla. El ejército empezó a avanzar sigilosamente sobre el campamento de Hussain en el atardecer del 9 de Muharramán (9 de octubre). En ese momento, Hussain envió a Abbas ibn Alí a solicitar una tregua a Sa’ad hasta la mañana siguiente para que pudieran rezar durante la noche; Ibn Sa’ad aceptó. En la noche anterior a la batalla Hussain reunió a sus hombres para recordarles que eran libres de abandonar el campamento, protegidos por la oscuridad de la noche, si no querían afrontar una muerte segura junto a él. Ninguno de los hombres de Hussain quiso abandonarle y permanecieron todos con él, rezando y haciendo vigilia durante toda la noche.

Día de la batalla[editar]

El 10 de Muharramán (10 de octubre), también llamado Ashura, Hussain ibn Alí realizó la Oración de la Mañana con sus compañeros. Designó a Zuhayr ibn Qayn para dirigir el flanco derecho, a Habib ibn Muzahir para dirigir el flanco izquierdo y a su medio hermano Abbas ibn Alí como el abanderado de su ejército. Los compañeros de Hussain eran 32 jinetes y 40 infantes. Hussain iba sobre su caballo Zuljenah. En el otro lado, Yazid había enviado a Shimir (su comandante en jefe) a reemplazar a Umar ibn Saad ibn Yazid como comandante. Reorganizó el ejército y, por la tarde, supo que Hurr y su hijo habían desertado y se habían ido con Hussain. Hussain ibn Alí llamó a la gente para unirse a él por amor a Alá y a defender a la familia de Mahoma. Su discurso convenció a Hurr ibn Yazid Al-Riyahi, el comandante de las tribus Tamim y Hamdam que había parado a Hussein en su viaje. Abandonó a ibn Sa’ad y galopó hacia el pequeño ejército de Hussain.

Empieza la batalla[editar]

Ibn Sa’ad avanzó y disparó una flecha contra el ejército de Hussain diciendo: “Da evidencias ante el emir de que yo he sido el primero en lanzar”. Después su ejército empezó a lanzar armas contra el ejército de Hussain. Ambas partes empezaron a luchar y una parte de los compañeros de Hussain murió.

La primera escaramuza fue entre el flanco derecho del ejército de Hussain y el izquierdo del ejército sirio. Un par de docenas de hombres dirigidos por Zuhayr ibn Qain luchó heroicamente y rechazó el ataque inicial de la infantería y en el proceso destruyó el flanco izquierdo del ejército sirio que, desorganizado, chocó con el ejército situado en el centro. El ejército sirio rompió rápidamente el acuerdo verbal prebélico de no usar flechas ni lanzas. El acuerdo se realizó en vista de la pequeña fuerza del ejército de Hussain. Para prevenir el ataque indiscriminado de flechas contra el campamento de Hussain, donde había mujeres y niños, sus seguidores optaron por el combate individual. Hombres como Burayr ibn Khudhayr, Muslim ibn Ausaja y Habib ibn Mazahir murieron en la lucha. Hubo intentos de salvar la vida de Hussain blindándole. Cada baja tenía un efecto considerable en la fuerza militar debido a que se encontraban ampliamente superados en número desde el principio. Los compañeros iban de uno en uno diciéndole adiós, incluso en medio de la batalla. Casi todos los compañeros de Hussain murieron por causa de las flechas y las lanzas.

Después de que casi todos los compañeros de Hussain murieran, sus familiares le pidieron permiso para luchar. Los hombres de Banu Hashim, el clan de Mahoma y Alí, salieron uno por uno. Alí Akbar ibn Husain, el segundo hijo de Hussain, fue el primero en recibir permiso de su padre.

Las bajas de la tribus de Banu Hashim eran los hijos de Alí ibn Abi Talib, los hijos de Ha´san ibn Alí, el hijo de Abdalá ibn Ja’far ibn Abi-alib y Zainab bint Alí, los hijos de Aqeel ibn Abi Talib así como el hijo de Muslim ibn Aqeel. En total murieron setenta y dos (incluyendo el Imam Hussain).

Muerte de Abbas ibn Alí[editar]

Abbas ibn Alí avanzó hacia una rama del Éufrates por un dique. Continuó avanzando hasta el corazón del ejército de ibn Sa’ad. Se encontraba bajo una pesada lluvia de flechas pero pudo traspasarla y causar numerosas bajas en ese flanco. Empezó a sentir sed pero, en un gesto de lealtad hacia su hermano y nieto de Mahoma no bebió nada de agua a pesar de estar muy sediento. Puso su cantimplora sobre el hombro derecho y volvió a las tiendas. Amr Sa’ad dijo que se atacara a Abbas ibn Alí diciendo que si éste conseguía llevar agua a las tiendas no se le podría derrotar hasta el final de los tiempos. Un gran ejército les cortó el paso y le rodeó. Fue emboscado desde detrás de un arbusto y se le cortó el brazo izquierdo. Abbas cogió la cantimplora con sus dientes. El ejército de ibn Sa’ad empezó a dispararle flechas, una de las cuales dio en la cantimplora y el agua se desparramó. Volvió su caballo hacia el ejército pero alguien le golpeó con un gurz en su cabeza y cayó del caballo. En sus últimos momento, cuando Abbas ibn Alí se retiraba la sangre de la cara para poder ver el rostro de Hussein, Abbas dijo que no llevaran su cuerpo de vuelta al campamento porque prometió llevar agua y no podría ver la cara de Suqaina, la hija de Hussain ibn Alí.

Muerte de Hussein ibn Alí[editar]

Husain ibn Alí dijo al ejército de Yazid ofrecer un combate individual y aceptaron. Mataron a cada uno de sus hombres en un combate individual. Forzó con frecuencia al ejército enemigo a retirarse, causando un gran número de bajas entre sus oponentes. Hussain y su hijo Alí Akbar fueron los dos guerreros que penetraron y dispersaron la base del ejército de Ibn Sa’ad (un símbolo del caos extremo en la forma tradicional de guerrear).

Hussain avanzó profundamente en las filas traseras del ejército sirio. Cuando los enemigos se pararon entre él y las tiendas gritó:

"¡Ay ay ay seguidores de la dinastía de Abu Sufyan! Si ninguna religión ha sido nunca aceptada por vosotros y no habéis temido el día de la resurrección sed entonces nobles en vuestro mundo…"

Entonces sus enemigos le atacaron hasta que el número de heridas le obligaron a parar. En ese momento fue golpeado en la frente por una piedra. Se estaba limpiando la sangre de la cara cuando una flecha le atravesó el corazón y dijo: “En el nombre de Alá, y por Alá, y por la religión del mensajero de Alá”.. Luego levantó su cabeza y dijo: “¡Oh Dios mío! Sabes que están matando a un hombre que es hijo de la hija de un profeta”. Cogió la flecha y se la sacó del pecho, lo que le causó sangrar de forma abundante.

Se debilitó y dejó de luchar. Los soldados que se le acercaron evitaron enfrentarse a él, viendo su posición. Un soldado, sin embargo, se acercó a él y le golpeó la cabeza con la espada. Los enemigos dudaron en enfrentarse a Hussaein pero al final le rodearon. En ese momento Abdalá ibn Hassan, un chico menor de edad, escapó de las tiendas y corrió hacia Hussain. Cuando un soldado intentó matar a Hussain, Abdalá ibn Hssan defendió a su tío con el brazo, el cual fue cortado. Hussain abrazó al niño, pero ya había sido atacado con una flecha.

Hussain cogió su caballo e intentó huir pero el ejército de Yazid le siguió. Según la tradición chií, una voz del cielo declaró :

Estamos satisfechos con tus acciones y tus sacrificios.

Hussain enfundó su espada e intentó bajarse del caballo pero estaba muy herido y el caballó le bajó. Se sentó apoyado en un árbol. Umar ibn Sa’ad ordenó a un hombre desmontar y acabar el trabajo. Khowali ibn Yazid al-Asbahiy precedió al hombre, pero tuvo miedo y no lo hizo. Entonces Shimir ibn Dhiljawshan desmontó de su caballo y le cortó el cuello a Hussain con su espada mientras Hussain estaba postrado ante Alá. Antes de que se le cortara el cuello, Hussain preguntó a Shimmir ibn Dhiljawshan: “¿Has hecho tus oraciones hoy?”, pregunta que sorprendió a Shimmir porque no esperaba que nadie en la posición de Hussain hiciera tal pregunta. Shimmir dijo: “Juro por Dios que corto tu cabeza sabiendo que eres el nieto del mensajero de Alá y el mejor de la gente por padre y madre”. Luego puso la cabeza en una lanza. Los hombres de Ibn Sa’ad robaron todos los objetos de valor que poseía Alí.

Otro final de la batalla[editar]

Mientras Hussein estaba descansando apoyado en sobre el árbol, Shimmir sabía que no podía luchar y envió a uno de sus hombres para matarle. El hombre fue y, al ver los ojos de Hussein, se asustó y volvió corriendo al campamento. Cuando Shimmir le preguntó por qué no había matado a Hussein, el hombre dijo que mirándole a los ojos había visto al profeta Mahoma. Enfadado, Shimmir envió a otro hombre, quien estaba tan asustado que dejó caer su espada y salió corriendo. Cuando Shimmir le preguntó por qué no le había matado, le dijo que había mirado en sus ojos y había visto la mirada furiosa de Alí. Shimmir estaba enfadado y dijo que lo tendría que hacer él mismo y, vistiendo sus botas de hierro, fue hacia Hussein y le golpeó en las costillas. Hussein cayó al suelo y Shimmir le faltó el respeto sentándose encima de él. Con un cuchillo romo, golpeó doce veces la garganta de Hussein. Hussein le dijo:

¡Levántate, tu cuchillo no funcionará aquí, esta fue la zona que besó el padre de mi madre, el Profeta Mahoma! Déjame postrarme y rezar por el bienestar de mi gente.

Cuando su cabeza estaba abajo, Shimmir se la cortó.

El ejército de Ibn Sa’ad se apresuró en saquear las tiendas. Las hijas de la familia de Mahoma fueron sacadas de las tiendas sin velo y descalzas, mientras lloraban por sus familiares muertos. El ejército quemó todas las tiendas. Las mujeres preguntaron: "Por Alá, ¿nos harás pasar por el sitio del asesinato de Hussein?" Y cuando vieron a los mártires se lamentaron. entonces Saqina bint Hussein (muerta el 117 d.H.) abrazó el cuerpo de su padre hasta que algunas personas se la llevaron a rastras.

Umar ibn Sa’ad llamó a jinetes voluntarios para pisotear el cuerpo de Hussain. Diez jinetes lo pisotearon hasta que el pecho y la espalda estuvieron en el suelo.

Tradicionalmente se cree que el cuerpo de Hussein fue martirizado pero su nur (luz) e imanato pasó a su hijo Alí quien se convirtió en el Imam Aslí Zainul Abideen (Sahifa-e-Sajjadiya es una colección de sus súplicas).

Después de la batalla[editar]

Umar ibn Sa'ad envió la cabeza de Husayn a ibn Ziyad la tarde de la Ashura y ordenó que se enviaran las cabezas de siete de sus compañeros a Kufa. Las cabezas fueron distribuidas a varias tribus, permitiéndoles ganarse el favor de ibn Ziyad. Ibn Sa'ad permaneció en Kerbala hasta el mediodía del día siguiente.

Después de que el ejército de Ibn Sa'ad saliera de Kerbala, algunas personas de la tribu de Banu Asad fueron a la ciudad y enterraron a sus muertos

El 11 de Muharramán (11 de octubre de 680), todos los cautivos incluyendo todas las mujeres y niños fueron cargados en camellos sin silla y sin sombrilla y les trasladaron a Kufa. Al acercarse a Kufa, su gente se reunió para verlos. Algunas mujeres de Kufa reunieron velos para ellas sabiendo que eran familiares de Mahoma. Entre los cautivos estaba Alí ibn Hussain, que se encontraba gravemente enfermo, así como Hassan ibn Hassan al-Muthanna, que fue gravemente herido en la batalla de Kerbala.

Durante el viaje de Kerbala a Kufa, y de Kufa a Damasco, la hermana de Hussain, Zainab bint Alí y Umm-Kulthoom bint Alí, y su hijo Alí ibn Hussein dieron varios discursos donde expusieron la verdad sobre Yazid y contaron al mundo islámico las numerosas atrocidades cometidas en Kerbala. Después de ser llevados a la corte de Yazid, Zainab dio valientemente un discurso en el cual denunciaba la petición del califato realizada por Yazid y elogiaba el levantamiento de Hussain.

Los prisioneros estuvieron confinados en Damasco el año siguiente, durante el cual algunos como Saqina bint Husayn murieron de pena. Los habitantes de Damasco empezaron a frecuentar la prisión, y Zainab y Alí ibn Husayn utilizaron la admiración de los damascenos para difundir el mensaje de Husayn y explicar a la gente las razones de su levantamiento. La creciente oposición pública contra Yazid, que se empezó a propalar en Siria y algunas partes de Irak, impulsó a éste a ponerles en libertad y permitir su retorno a Medina, donde continuaron defendiendo y propagando la causa de Husayn.

Prácticas chiíes[editar]

Los musulmanes chiíes conmemoran la batalla de Kerbala cada año en el mes islámico de Muharram. El luto empieza el primer día del mes del calendario islámico y luego llega a su clímax en el día 10, el día de la batalla, conocido como Ashura. Es un día de majlises (procesiones públicas) y de gran duelo. Los hombres y las mujeres cantan y lloran, se lamentan por Husayn ibn Ali, por su familia y sus seguidores. Los discursos enfatizan la importancia del valor que tienen los sacrificios que Husayn ibn Ali hizo por el Islam. Los chiíes en Irán se autoflagelan con cadenas o látigos, normalmente haciéndose heridas. La mayoría de los chiíes muestran, sin embargo, su dolor llorando y golpeando sus pechos con sus manos en un proceso llamado Mattum. Cuarenta días después de la Ashura, los chiíes lloran la muerte de Husayn ibn Ali, en una celebración llamada Arba'een.

Véase también[editar]

Referencias[editar]