Batalla de Hunáin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La batalla de Hunáin (en árabe, غَـزوة حُـنـيـن‎ , Ghazwat Hunayn) se libró entre el profeta islámico Mahoma y sus seguidores, y la tribu beduina de los Hawazin y su subdivisión los Thaqif, en el año 630 EC, en el valle de Hunáin, en la ruta entre La Meca y At-Ta'if. La batalla terminó con una decisiva victoria para los musulmanes, que capturaron enormes botines. Se menciona en la Azora at-Tawba del Corán, y es una de las pocas batallas mencionadas por su nombre en el Corán. [1][2]

Preparativos[editar]

Antecedentes[editar]

Los hawazin habían sido enemigos de los mecanos durante largo tiempo. Estaban asentados al noreste de La Meca y su territorio se encontraba al lado de la ruta comercial que conectaba con Al-Hira en Irak. Los hawazin estaban aliados con los thaqifs, una subtribu hawazin que se había establecido en Ta'if, una ciudad al sureste de La Meca cuyas rutas comerciales atravesaban el territorio hawazin. La alianza había estado involucrada en varias guerras probablemente relacionadas con el control de las rutas comerciales entre Ta'if y La Meca. Dada esta historia, veían a Mahoma como otro poderoso líder coraichita que había venido a liderar a su pueblo. Pensaban entre ellos que una guerra con los musulmanes era inminente y que la antaño perseguida minoría de musulmanes había ganado la ventaja contra sus enemigos árabes no musulmanes, y es posible que hayan querido aprovechar el probable caos que había en La Meca tras la conquista musulmana.


Algunas tribus estaban a favor de luchar contra Mahoma y los musulmanes. Al frente de éstas estaban las tribus de los hawazin y los thaqif. Según el académico musulmán Safiur Rahman Mubarakpuri "Se creyeron demasiado poderosos para admitir o rendirse a tal victoria". Así pues, se reunieron con Malik bin 'Awf An-Nasri y se decidieron a ir a la batalla contra los musulmanes. Malik persuadió a otras tribus para que lucharan y las reunió bajo su mando. La confederación de tribus formada por los Nasr, Yusham, Sa'ad bin Bakr, Bani Hilal, Bani 'Amr bin Amir y Bani' Awf bin Amir se reunió en Autas junto con los thaqif y los hawazin.[3][4][5][6]

Ese día Mahoma tenía doce mil soldados armados bajo su estandarte. De estos, diez mil lo habían acompañado desde Medina y habían participado en la conquista de La Meca, y los otros dos mil eran de su tribu, coraichitas, que habían aceptado el islam recientemente. El comando de este grupo estaba en manos de Abu Sufyan. En aquellos días, era difícil encontrar un ejército tan grande y esta fuerza numérica se convirtió en la causa de su derrota inicial: Contrario a lo que ocurría en el pasado, estaban enorgullecidos por la gran cantidad de soldados e ignoraron las tácticas militares y los principios de la guerra. Cuando los soldados musulmanes, incluyendo los nuevos conversos mecanos vieron un gran número de hombres, se dijeron: "No seremos derrotados, pues nuestros soldados superan en número a los del enemigo.[7]

Espías[editar]

Los hawazin y sus aliados, los thaqif, comenzaron a movilizar sus fuerzas cuando supieron por espías que Mahoma y su ejército habían partido de Medina para lanzar un asalto sobre La Meca. Los confederados aparentemente esperaban atacar al ejército musulmán mientras este asediaba La Meca. Mahoma, sin embargo, descubrió sus intenciones gracias a sus propios espías en el campamento de los hawazin y marchó contra ellos apenas dos semanas después de la conquista de La Meca con una fuerza de 12.000 hombres.[8][9][2]​ Solo habían pasado cuatro semanas desde que las fuerzas musulmanas habían salido de Medina para conquistar La Meca. [10]

Curso de la batalla[editar]

En la noche del miércoles, el día diez de shawwal, el ejército musulmán llegó a Hunáin. Malik bin 'Awf, que había entrado previamente en el valle de noche, dio órdenes a su ejército de cuatro mil hombres de esconderse dentro del valle y acechar a los musulmanes en carreteras, entradas y estrechos escondites. Las órdenes que dio a sus hombres fueron las de arrojar piedras a los musulmanes tan pronto los vieran y realizar ataques individuales contra ellos.

Cuando los musulmanes empezaron a acampar, flechas comenzaron a caer intensamente sobre ellos. Los batallones enemigos iniciaron un feroz ataque contra los musulmanes, que tuvieron que retirarse en medio del desorden y la confusión.

Los reportes señalan que apenas unos pocos soldados se quedaron atrás a luchar, entre ellos Ali bin Abu Talib, el abanderado, Abbas bin Abdullah, Fadl ibn Abbas, Usamah y Abu Sufyan bin al-Harith [11][12]

Ibn Kathir escribe que según Ibn Ishaq y Yabir ibn Abdullah, quienes presenciaron la batalla, el ejército musulmán entró en pánico a raíz del ataque sorpresa del enemigo y muchos hombres huyeron del campo de batalla. Sin embargo, un grupo de muhajirun se mantuvo firme y defendieron al Profeta en el campo de batalla. Se trató de Abu Bakr, Umar, Ali, Abbas ibn Abd al-Muttalib, Abu Sufyan ibn al-Harith, Fadl ibn Abbas, Rabi 'ibn al-Harith, Usama ibn Zayd y Ayman ibn Ubayd. Este último murió ese día defendiendo al profeta Mahoma. [13]

"¡Vamos, gente! Soy el Mensajero de Alá. Soy Mahoma, hijo de Abdullah." Entonces Mahoma dijo "¡Oh, Alá, envía Tu Ayuda!" Musulmanes empezaron entonces a regresar al campo de batalla. Mahoma, agarrando un puñado de tierra, se lo arrojó a las caras diciendo: "Que vuestros rostros estén llenos de vergüenza." Sus ojos quedaron llenos de tierra y los enemigos empezaron a retirarse en total confusión, según el académico musulmán Safi-ur-Rahman Mubarakpuri.[14]

Los enemigos fueron finalmente derrotados. Aproximadamente setenta hombres de los thaqif solamente cayeron en la batalla, y los musulmanes capturaron todos sus camellos de monta, sus armas y ganado.

Según académicos musulmanes, el versículo 9:25 del Corán fue revelado en este evento: Ciertamente, Alá os ayudó en muchos campos de batalla y en el día de Hunain: ¡Ved! Vuestros grandes números os animaron, pero no os sirvió de nada: La tierra, con toda su amplitud, os constriñó, y os obligó a retroceder. Pero Alá derramó su calma sobre el Mensajero y los creyentes, y envió fuerzas que vosotros no visteis: Castigó a los infieles; así recompensa a los que no tienen fe. [15]​Algunos de los enemigos huyeron y Mahoma los persiguió. Batallones similares persiguieron a otros enemigos: Rabi'a bin Rafi' alcanzó a Duraid bin As-Simmah, que era un anciano, y le dio muerte. Durayd fue un elemento importante de las fuerzas paganas debido a su gran experiencia en la batalla y su conocimiento del terreno y tácticas de guerra.[16][14]​ El jurista musulmán Tabari lo describe en los siguientes términos:

La caballería del Mensajero de Dios siguió a los que iban a Najlá, pero no a los que huyeron a los pasos estrechos. Rabia b. Rufay' b. Uhban b. Tha'labah b. Rabi'ah b. Yarbu' b. Sammal b. 'Awf b. Imr al-Qays, que era llamado Ibn Ladh'ah gracias a su madre, alcanzó a Durayd b. al-Simmah y agarró su camello por el ronzal, pensando que era una mujer porque iba un howdah. Pero he aquí que era un hombre. Hizo que el camello se hincara a su lado y [descubrió que] el hombre era muy viejo. Era Durayd b. al-Simmah, [pero] el joven no lo conocía. Durayd le preguntó qué quería hacer con él. El joven respondió que quería matarlo. Durayd le preguntó quién era, y él respondió que era Rabi'ah b. Rufaya al-Sulami. Entonces le atacó con su espada, pero sin efecto. Entonces Durayd dijo: "¡Qué pobre arma te ha armado tu madre! Coge esta espada mía que está en la parte trasera de la silla en la howdah y entiérrala por encima de la columna vertebral pero por debajo del cerebro, pues yo solía matar a los hombres de esa manera. Luego, cuando vayas con tu madre, dile que has matado a Durayd b. al-Simmah. Por Dios, cuántas veces protegí a tus mujeres". [Tabari, Los últimos años del Profeta, pg 16][17]

Secuelas[editar]

Puesto que Malik ibn Awf al-Nasri había traído consigo a las familias y rebaños de los hawazin, los musulmanes lograron capturar un enorme botín. Capturaron 6.000 prisioneros y 24.000 camellos. Algunos beduinos huyeron y se partieron en dos grupos. Uno regresó, lo que llevó a la Batalla de Autas, mientras que el más grande buscó refugio en al-Ta'if, donde Mahoma los asedió. [2][14]William Montgomery Watt afirma que Mahoma asumió el rol de héroe de los mecanos al enfrentarse a sus archienemigos beduinos, los hawazin y los thaqif de la ciudad de al-Ta'if.

Fuentes primarias islámicas[editar]

El evento es descrito en la colección sunita de hadices Sahih Bujari, en los siguientes términos:

Partimos en compañía del Apóstol de Alá el día (de la batalla) de Hunain. Cuando nos enfrentamos al enemigo, los musulmanes se retiraron y vi que un pagano se lanzaba sobre un musulmán. Me di la vuelta y me acerqué a él por detrás y le ataqué en el hombro con la espada. Él (es decir, el pagano) vino hacia mí y me apretó con tanta violencia que sentí como si fuera la propia muerte, pero la muerte le alcanzó y me soltó. Seguí a 'Umar bin Al Yattab y (le) pregunté: "¿Qué le pasa a la gente (que huye)?" Respondió: "Es la voluntad de Alá". Cuando la gente regresó, el Profeta se sentó y dijo: "Quien haya matado a un enemigo y tenga prueba de ello, será dueño de su botín." Me levanté y dije: "¿Quién será mi testigo?" y luego me senté. El Profeta volvió a decir: "Quien haya matado a un enemigo y tenga pruebas de ello, poseerá su botín." Yo (de nuevo) me levanté y dije: "¿Quién será mi testigo?" y me senté. Entonces el Profeta dijo lo mismo por tercera vez. Volví a levantarme y el Apóstol de Alá dijo: "¡Oh, Abu Qatada! ¿Cuál es tu historia?" Entonces le narré toda la historia. Un hombre (se levantó y) dijo: "¡Oh, Apóstol de Alá! Está diciendo la verdad, y yo tengo el botín del hombre muerto. Así que, por favor, compénsalo en mi nombre". Ante esto, Abu Bakr As-Siddiq dijo: "No, por Alá, él (es decir, el Apóstol de Alá) no aceptará darte el botín ganado por uno de los Leones de Alá que lucha en nombre de Alá y Su Apóstol". El Profeta dijo: "Abu Bakr ha dicho la verdad". Entonces, el Apóstol de Alá me dio el botín. Vendí esa armadura (es decir, el botín) y con su precio me compré un jardín en Bani Salima, y esta fue la primera propiedad que gané después de mi conversión al Islam. Sahih al-Bujari, 4:53:370

El evento también aparece en el Al-Muwatta del imán Malik de la siguiente manera:

Yahya me relató de parte de Malik de Ibn Shihab que al-Qasim ibn Muhammad dijo que había oído a un hombre preguntar a ibn Abbas sobre el botín. Ibn Abbas dijo: "Los caballos son parte del botín y los efectos personales también." Entonces el hombre repitió su pregunta, e Ibn Abbas repitió su respuesta. Entonces el hombre dijo: "¿Cuál es el botín que Él, el Bendito, el Exaltado, mencionó en Su Libro?" Siguió preguntando hasta que Ibn Abbas estuvo a punto de enfadarse, entonces Ibn Abbas dijo: "¿Sabes a quién se parece este hombre? Ibn Sabigh, que fue golpeado por Umar ibn al-Yattab porque tenía fama de hacer preguntas tontas." Yahya dijo que le preguntaron a Malik si alguien que daba muerte a uno de los enemigos podía quedarse con los efectos del hombre sin el permiso del imán. Dijo: "Nadie puede hacerlo sin el permiso del imán. Sólo el imán puede hacer ijtihad. No he oído que el Mensajero de Alá, que Alá le bendiga y le conceda paz, haya dicho nunca: "Quien mate a alguien puede quedarse con sus efectos," en ningún otro día que no sea el de Hunain." Al-Muwatta, 21:10-19

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Corán 9.25
  2. a b c Lammens, H. and Abd al-Hafez Kamal. «Hunayn». En P.J. Bearman; Th. Bianquis; C.E. Bosworth, eds. Encyclopaedia of Islam Online Edition. Brill Academic Publishers. 
  3. «When The Moon Split». Darussalam. 1 July 1998. 
  4. The sealed nectar, By S.R. Al-Mubarakpuri, Pg356
  5. Najibabadi, Akbar S. K. HISTORY OF ISLAM - Tr. Atiqur Rehman (3 Vols. Set) (en inglés). Adam Publishers & Distributors. ISBN 9788174354679. 
  6. IslamKotob. Tafsir Ibn Kathir all 10 volumes (en inglés). IslamKotob. 
  7. Sha'rani, Ahmad Abdul Wahab Bin Ahmad (2006), alkitab.com-Source for Arabic Books: Tabaqat al-Kubra - Sha'rani - الطبقات الكبرى: History - Islamic - Sufi Studies: By Sha'rani, Ahmad Abdul Wahab Bin Ahmad, DKI, Beirut .[página requerida]
  8. «Reconnoitering the Enemy’s Weapons». www.witness-pioneer.org. 
  9. «Revelation and Empire». 
  10. «Muhammad: Victory». www.alislam.org. 
  11. Akramulla Syed. «The battle of Hunayn, Battle at Hunain, Military History of Islam, Khalid bin Al-Waleed». Consultado el 17 December 2014. 
  12. ln Mughazi, vol.
  13. Ibn Kathir, The Battles of the Prophet, p. 175-176
  14. a b c «Battle of Hunayn, Witness-Pioneer.com». 
  15. «Battle of Hunayn, Witness-Pioneer.com». 
  16. Safiur Rahman al-Mubarakpuri (2005), The Sealed Nectar, Darussalam Publications, p. 262 .
  17. Tabari, Al (25 de septiembre de 1990), Los últimos años del Profeta (traducido por Isma'il Qurban Husayn), State University of New York Press, p. 16, ISBN 978-0-88706-691-7 .

Enlaces externos[editar]