Batalla de Bocachica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Bocachica
Guerra de Independencia de Venezuela
Fecha 31 de marzo de 1814
Lugar Cerca de Villa de Cura, Estado Aragua
Resultado Victoria patriota
Beligerantes
Bandera de la Guerra a Muerte.svg Segunda República de Venezuela Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Imperio español
Comandantes
Bandera de la Guerra a Muerte.svg Santiago Mariño Jolly-roger.svg[n 1]José Tomás Boves
Fuerzas en combate
3.250[1]​-4.000[2][3][4][5]​ tropas
4 cañones[5][6]
3.000[2]​-4.000[1][3][7][6]​tropas
(probablemente 3.500)[8]
Bajas
200 muertos[6][9][10] 500[9][10]​-600[11]​ muertos y heridos, quizás 800-1.000[6]
300 prisioneros[9][11]
1.000[9]​-1.300[11]​ caballos, numerosas armas y pertrechos capturados[11]
[editar datos en Wikidata]

La Batalla de Bocachica fue un enfrentamiento armado entre las fuerzas de Venezuela y de España en el marco de la Guerra de Independencia venezolana.

La batalla ocurrió 31 de marzo de 1814, cerca de San Mateo estado Aragua, las fuerzas republicanas se encontraban bajo el mando de Santiago Mariño y las realistas bajo la conducción de José Tomas Boves.

Ambos ejércitos estuvieron enfrentados desde la mañana hasta el final de la tarde en que, vencidos por la fatiga, emprendieron la retirada; Mariño hacia La Victoria y Boves hacia Valencia.

Antecedentes[editar]

El «Estado de Venezuela» o «Confederación Americana de Venezuela»[12]​ estaba dividido en dos estados: el de Centro-Occidente, compuesto por las provincias de Caracas, Barinas, Mérida y Trujillo con Bolívar como Jefe Supremo;[13]​ y el de Oriente, formado por las de Barcelona, Cumaná, Margarita y Guayana con Mariño como su contraparte, aunque en la práctica sólo las tres primeras estaban bajo poder patriota.[14]​ Mariño deseaba crear un estado propio en sus dominios pero Bolívar quería unificar todo el país bajo su mando, contando con apoyo neogranadino para su propósito.[15]​ Mientras la «Provincias de Guayana y Maracaibo» y la «Comarca de Coro» seguían fieles a la Corona,[16]​ el gobernador Cajigal se había retirado a Guayana[17]​ y los llaneros se alzaban a las órdenes de Boves.[18]

En enero de 1814,[n 2]​ la guarnición patriota en Barinas sumaba 250 fusileros del batallón Vencedores de Araure y 550 jinetes a cargo del teniente coronel Ramón García de Sena; la de Valencia eran 150 veteranos y paisanos a cargo del coronel Juan Escalona; la división de Occidente a las órdenes de Urdaneta sumaba los batallones Barlovento, Valencia y La Guaira (400 cada uno) y un escuadrón de caballería; Luciano D'Elhuyar asediaba Puerto Cabello con 300 infantes; el teniente coronel Campo Elías en Villa de Cura organizaba los restos de algunas unidades más numerosos reclutas, en total, 3.000 hombres aniquilados poco después en La Puerta; en Caracas el coronel Leandro Palacios tenían 500 jóvenes reclutas de infantería y 200 jinetes del escuadrón de Agricultores; sumaban alrededor de 6.000 hombres.[19]

En el pueblo de Camatagua se habían reunido las fuerzas que, bajo el mando del general Santiago Mariño, avanzaban hacia el Centro en refuerzo de las operaciones desarrolladas por Simón Bolívar. Por aquel entonces, José Tomás Boves sitiaba en San Mateo a Bolívar y José Ceballos y Sebastián de La Calzada a Rafael Urdaneta en Valencia. Fue entonces que apareció Mariño como una especie de salvador, la unión de sus fuerzas con las occidentales era «considerada por Bolívar como base insustituible de toda estrategia capaz de dominar la reacción española».[20]​ El caraqueño sabía que la caballería llanera era infinitamente superior a la que hasta entonces tenía a su mando, esperaba que la numerosa y hábil caballería oriental cambiara eso.[21]​ Mariño había reclutado la mayoría de sus jinetes en los Llanos orientales, adaptándose para un nuevo tipo de guerra donde son más importantes las cargas de caballería que movimientos de infantería, y que ya practicaban los realistas.[22]​ Boves, entendiendo el riesgo, abandonó el asedio de San Mateo y salió al encuentro de los orientales.[20]

Los efectivos de Mariño sumaban unos 3.500 hombres,[20][23][24][25][26][27][28]​ la mayoría de caballería[23][26][27][28]​ dividida en las columnas de los coroneles José Francisco Bermúdez (centro), Manuel Valdés (derecha), Agustín Arrioja (izquierda) y el teniente coronel Manuel Izaba (reserva), además de media brigada de artillería con 4 piezas de campaña a cargo del oficial español Antonio Tanago.[28]​ Entre sus tropas estaba la concentración del coronel Bermúdez, incorporado en el camino desde Aragua de Barcelona.[29]​ La reserva se componía de indios guaiqueríes y chaimas armados con macanas, arcos y flechas.[1]​ Cada una de las tres columnas se componía de 1.000 efectivos y la reserva de 400. La infantería fue reclutada en Cumaná y Barcelona y la caballería en Maturín y la Villa de Santa Ana.[30]​Durante la marcha hacia el interior, al ejército del «Estado de Oriente» se le habían sumado la división de 500 hombres[23][4]​ de los coroneles Leandro Palacios y Mariano Montilla, del «Estado Centro-Occidente», el 23 de marzo.[31]​ Eran voluntarios de El Pao y San Diego,[23]​ que formaban el batallón Barlovento (Montilla) y los restos del Valencia (Palacios).[1]

Mapa de las provincias de Venezuela y Nueva Granada en 1810. En amarillo la de Caracas.

Los nombres de los batallones no son por azar. Corresponden a sus urbes de origen de sus soldados (y de cuyas élites salían sus oficiales reproduciendo el orden social) cuyo honor estas unidades defendían. La gente tiene una identidad más vinculada a su origen geográfico o étnico, no a una naciente nacionalidad.[32]​ Bolívar tenía los batallones venezolanos Caracas, La Guaira, La Victoria, Vencedores de Araure (antes el sin nombre),[n 3]​ Valerosos Cazadores[n 4]​ y los mencionados Barlovento[n 5]​ y Valencia.[33]​ La provincia de Caracas había aportado casi tres quintos del ejército patriota (tenía más de dos tercios de la población del país).[34]​ Mariño contaría poco después con los de Cumaná,[35]Barcelona y Maturín.[36]

Un día después de avistarse en Los Pilones, cerca de Ocumare del Tuy,[37]​ donde Palacios y Montilla ven el combate de 9 horas entre orientales de Bermúdez y llaneros de Rosete, debiendo llegar Mariño a la mañana siguiente para lograr la victoria y siendo la primera vez, muy alegre, en que se unen orientales y occidentales,[38]​ Montilla es nombrado jefe de Estado Mayor General y Palacios comanda la vanguardia. Con su aporte el ejército creció a los 4.000 hombres.[39][3][4]​ Otros autores dicen que los orientales eran sólo 2.500 a los que se sumaron 750 occidentales.[1]

José Tomás Boves estaba ocupado asediando a Bolívar en San Mateo, donde han muerto los coroneles Vicente Campo Elías y Manuel Villapol, pero enterado de la proximidad de Mariño decide abandonar el sitio y dirigirse a Bocachica. El general oriental avanzaba hacia San Juan de los Morros, pero al saber que Boves se dirigía hacia él decide tomar posiciones defensivas cerca de Bocachica.[40]​ El ala derecha del dispositivo quedó constituida por la división del coronel Palacios; el centro por la del coronel Bermúdez y la izquierda por la del coronel Valdés. La artillería era mandada por el teniente coronel Antonio Freites.

Las fuerzas llaneras sumaban 3.000 jinetes y 1.000 infantes.[1]

La batalla[editar]

El 31 de marzo, Mariño envió a Montilla con una pequeña fuerza de dos destacamentos de cazadores y un escuadrón de caballería en formación de línea a reconocer el terreno en busca del enemigo por el camino a Villa de Cura.[1]​ Entre las 9:00 y 10:00 horas hizo contacto con Boves, quien avanzaba en columna hacia los republicanos. Siguiendo sus órdenes, Montilla empezó a replegarse mientras abría fuego. Las tropas de Montilla se replegaron en orden hasta una posición ventajosa donde se hicieron fuertes a eso de las 11:00.[41]​ Los realistas intentaron cercarlos atacando sus alas, pero entonces llegó el batallón Barlovento al mando del mayor José Antonio Anzoátegui, gracias al cual consiguieron rechazar tres ataques monárquicos, causando graves pérdidas al enemigo. En esos momentos el coronel Bermúdez desalojo a la izquierda de Boves de la posición donde estaba usando una columna y una pieza de artillería, haciéndola huir en desorden y el coronel Palacios llegó con el batallón Valencia a reforzar a Montilla y Anzoátegui. Boves debió retirarse para organizar un nuevo asalto.[42]

Viendo que era imposible romper el centro y la derecha de la línea patriota, Boves decidió atacar su ala izquierda pero Mariño había previsto su movimiento, el único camino posible debido a lo escarpado del terreno estaba cubierto con 200 infantes y un cañón a cargo de Tanago rechazo a la caballería llanera y le obligó a huir en desorden.[43]​ Entonces Mariño ordenó al mayor general Valdés cargar con la izquierda y la reserva sobre el centro realista en columna cerrada; por la falta de municiones los llaneros resistieron con sus bayonetas hasta que decidieron retirarse.[1][10]​ A las 17:00 Boves se quedó sin municiones y canceló sus ataques. Una hora después ordeno la retirada hacia la Villa de Cura dejando algunos escuadrones para protegerse.[43]​ De allí los realistas siguieron a Valencia por Güigüe, perseguidos de cerca por la columna de infantería y caballería del coronel Montilla.[44]​ Por su parte, el general Mariño se retiró por la serranía del Pao de Zárate, en dirección de La Victoria. El oriental decidió no perseguir más a Boves por falta de municiones,[45]​ el historiador Vicente Lecuna usaría esto para probar su menor capacidad militar frente a Bolívar, que si persiguió al llanero después de San Mateo aún estando arruinadas sus fuerzas;[46]​ pero el historiador no menciona que Mariño tampoco persiguió a Boves porque sus caballos estaban agotados.[47]

Mariño perdió más caballos en la marcha a La Victoria por fatiga que en la batalla, también sufrió numerosas deserciones. En el amanecer del 31 Bolívar salió con su ejército de San Mateo para atacar a Boves en Magdalena pero sus hombres estaban agotados y con la artillería que llevaba iba muy lento, así que Boves lo evitó y llegó a Güigüe. A las 7:00 del 1 de abril, le llegó la noticia de la batalla en Bocachica y por dónde huyó Boves, así que ordenó al mayor general Tomás Montilla, perseguirlo con una columna. El mayor le dio alcance al llanero en Magdalena, donde los realistas intentaron atrincherarse pero fueron desalojados y perseguidos hasta la cuesta de Lluma, donde también son vencidos.[10]​ Boves siguió hasta Guaica, donde Montilla de nuevo lo venció y sufrió el fuego de navíos del Lago de Valencia, dejando 300 prisioneros, 1.000 caballos, armas y botín hasta llegar el 2 a Valencia.[48]

Consecuencias[editar]

Bolívar, ahora libre, salió a ayudar a Urdaneta.[20]​ Ante esto, el derrotado Boves se uniría a José Ceballos en el ataque a Valencia, el 2 de abril la urbe casi cayó pero al día siguiente se retiraron debido a las terribles bajas del asalto y la férrea resistencia demostrada por los defensores. Decidieron ir a Agua Negra donde esperaron a Mariño que tenía 2.000 hombres venidos de Bocachica y San Carlos[49]​ (las tropas de Mariño habían vivido un importante número de deserciones tras la batalla).[50]

Entre tanto, de Caracas Bolívar trajó 2.000 reclutas adultos y juveniles hacia Valencia.[51]​ Bolívar, después de estar en Valencia, viajó a La Victoria, donde se entrevistó con Mariño. El oriental no cuestionó el mando de Bolívar pero insistió en seguir teniendo el mando autónomo de sus fuerzas, lo que si aceptó fue que Urdaneta se volviera su jefe de Estado Mayor.[52]​ Mariño era el Jefe Supremo de Oriente y había recuperado las provincias de Barcelona, Cumaná y Margarita, aspiraba gobernar dichas comarcas de forma separada, tal como hacía Bolívar en el oeste, a quien consideraba un rival, dando prioridad a asegurar su autoridad antes que unir fuerzas.[53]​ El 16 de abril en la batalla de Arao Mariño fue envuelto por el flanco izquierdo y forzado a retirarse para impedir la destrucción de su tropa. Sin embargo, tropas de Puerto Cabello traídas por Bolívar venían a auxiliar a sus compañeros.

Por otra parte, derrotado en sus asaltos hacia la capital Boves se retiró a los Llanos con los 3.000 hombres que le quedaban,[9]​ territorio intransitable para sus enemigos, pero donde su ejército podía subsistir gracias a su conocimiento del terreno y sus recursos como del apoyo de la población.[54]​ Ahí se preparó un nuevo ejército de 4.000 jinetes y 3.000 infantes en Calabozo.[55]

A Ceballos se le unió el ejército de Juan Manuel Cajigal pero ambos fueron aplastados por Bolívar en Carabobo (28 de mayo), en una batalla que pudo ser la decisiva de toda la guerra[50]​ pero en vez de marchar con todo su ejército para acabar con Boves en los Llanos envió solo 3.000 hombres a cargo de Mariño.[56]

Tras reorganizar a sus llaneros el español lanzaría una nueva ofensiva que llevaría a la Segunda Batalla de La Puerta.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h Lapenta, Jesús. Batalla de Bocachica, 31 de marzo de 1814. Blog Centro Regional de Investigación y Formación Permanente del Magisterio Aragueño. Escrito en 2013, publicado en marzo de 2017. Consultado el 23 de noviembre de 2017.
  2. a b Acisclo Valdivieso Montaño. José Tomás Boves: paladín hispano, el más recio batallador realista durante la guerra a muerte: Venezuela, 1812-1814. Grupo Editorial Asturiano, 1990, pp. 122
  3. a b c Alberto Pinzón Sánchez (2003). Bolívar: Conductor político y militar de la guerra anticolonial. Caracas: Paso de los Andes, pp. 97
  4. a b c Venegas Filardo, Pascual; Enrique R. Bravo & Lucas Morán Arce (1976). Enciclopedia de Venezuela. Tomo IV. Editorial A. Bello, pp. 208.
  5. a b Rivas Vicuña, Francisco (1921). Las guerras de Bolívar. Primera Guerra, 1812-1814. Formación del alma venezolana. Caracas: Editorial Victoria, Manrique y Ramírez Ángel, pp. 344.
  6. a b c d Encina, 1961: 362
  7. Encina, Francisco Antonio (1961). Bolívar y la independencia de la América española: Independencia de Nueva Granada y Venezuela (parte 1). Tomo III. Santiago: Nascimiento, pp. 350, 360
  8. Edward Watson Supple. Spanish reader of South American history. The Macmillan company, 1921, pp. 72
  9. a b c d e George Washington Crichfield. American supremacy: the rise and progress of the Latin American republics and their relations to the United States under the Monroe doctrine. Tomo I. Brentano's, 1908, pp. 22.
  10. a b c d Mosquera, Tomás Cipriano de (2017). Memoria sobre la vida del General Simón Bolívar: Libertador de la Gran Colombia, Perú y Bolivia. Lima: Ediciones LAVP. Editado por Luis Villamarín, pp. 129. ISBN 9781542717526.
  11. a b c d Esteves González, Edgar (2004). Batallas de Venezuela, 1810-1824. Caracas: El Nacional, pp. 72. ISBN 978-980-388-074-3.
  12. Fuentes-Figueroa, 2003: 73
  13. Fuentes-Figueroa, 2003: 73, 100, 163
  14. Fuentes-Figueroa, 2003: 100, 163
  15. Fuentes-Figueroa, 2003: 99
  16. Fuentes-Figueroa, 2003: 74
  17. Fuentes-Figueroa, 2003: 71
  18. Fuentes-Figueroa, 2003: 154, 197
  19. Documento 905: José Félix Blanco. «Continuación de la campaña del Ejército Libertador en 1814. "Bosquejo histórico de la revolución de Venezuela" publicado en La Bandera Nacional de Caracas». Publicado entre 1838 y 1839. En Blanco, J. F. (1876). Documentos para la historia de la vida pública del libertador. Tomo V. Editado por Ramón Azpurúa. Caracas: Comité Ejecutivo del Bicentenario de Simón Bolívar, pp. 24-46 (véase pp. 35).
  20. a b c d Liévano Aguirre, Indalecio (2015). Los grandes conflictos sociales y económicos de nuestra historia. Tomo II. Tercer Mundo Editores, pp. 272. ISBN 9781507851531.
  21. Parra Pérez, Caracciolo (1954). Mariño y la independencia de Venezuela: el Libertador de Oriente. Tomo I. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, pp. 361.
  22. Thibaud, 2003: 144, 146
  23. a b c d Thibaud, Clément (2003). Repúblicas en armas: los ejércitos bolivarianos en la Guerra de Independencia en Colombia y Venezuela. Bogotá; Lima: Planeta & Instituto Francés de Estudios Andinos, pp. 144. ISBN 9789584206145.
  24. José Gil Fortoul (1964). Historia constitucional de Venezuela: La colonia. La independencia. La gran Colombia. Caracas: Sales, pp. 350
  25. Jules Humbert (1985). Historia de Colombia y de Venezuela, desde sus orígenes hasta nuestros días. Caracas: Academia Nacional de la Historia, pp. 160
  26. a b Rivas Vicuña, Francisco (1934). Las guerras de Bolívar: Primera Guerra. 1812-1814. Formación del alma venezolana. Bogotá: Imprenta Nacional, pp. 250.
  27. a b Blanco, José Félix & Ramón Azpurúa (1876). Documentos para la historia de la vida pública del libertador de Colombia, Perú y Bolivia ...: Puestos por orden cronolólogico, y con adiciones y notas que la ilustran. Caracas: La Opinión nacional, pp. 43.
  28. a b c Baralt, Rafael María & Ramón Díaz (1841). Resumen de la Historia de Venezuela, desde el descubrimiento de su territorio por los Castellanos en el siglo XV, hasta el año de 1797. París: Imprenta de Fournier y Compañía, pp. 200.
  29. Fuentes-Figueroa Rodríguez, Julián (2003). La Segunda República de Venezuela (1812-1814). Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República, pp. 137. ISBN 9789800303306.
  30. Lecuna, Vicente (1983). Crónica razonada de las guerras de Bolívar. Tomo I. Caracas: Presidencia de la República, pp. 240.
  31. Botello, Oldman (1995). Historia del estado Aragua. Caracas: Academia Nacional de la Historia, pp. 130. ISBN 9789802228522.
  32. Thibaud, 2003: 145-146
  33. Thibaud, 2003: 146
  34. Thibaud, 2003: 145
  35. López Contreras, Eleazar (2005). Bolívar, conductor de tropas. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República, pp. 64.
  36. Duarte Level, Lino (1917). Cuadros de la historia militar y civil de Venezuela: desde el descubrimiento y conquista de Guayana hasta la batalla de Carabobo. Madrid: Editorial América, pp. 294.
  37. Pérez Tenreiro, Tomás (1991). Para elogio y memoria. Caracas: Academia Nacional de la Historia, pp. 229. ISBN 9789802226177.
  38. Moya Salazar, Oswaldo (2008). Siguiendo los pasos de Santiago Mariño: el libertador de Oriente : (cronología). Ed. CO-BO, pp. 23.
  39. Baralt, 1841: 201
  40. Fagúndez, Carlos & Carmen Marcano de Fagúndez (2006). Simón Bolívar: año tras año: 1783-1830. Caracas: Total Print 29, pp. 101. ISBN 9801213515.
  41. Baralt, 1841: 202; Moya, 2008: 23
  42. Baralt, 1841: 202; Mosquera, 2017: 128-129
  43. a b Baralt, 1841: 202
  44. Montenegro Colón, Feliciano (1837). Geografía general para el uso de la juventud de Venezuela. Tomo IV. Caracas: A. Damiron, pp. 167.
  45. Encina, 1961: 362
  46. Lecuna, 1955: 42
  47. Encina, 1961: 363
  48. Mosquera, 2017: 130
  49. Montenegro Colón, 1837: 168
  50. a b Roberto Barletta Villarán (2011). Breve historia de Simón Bolívar. Madrid: Ediciones Nowtilus, pp. 118. ISBN 978-84-9967-241-0.
  51. Slatta, Richard W. & Jane Lucas De Grummond (2003). Simón Bolívar's Quest for Glory. College Station: Texas A&M University Press, pp. 104. ISBN 978-1-58544-239-3.
  52. Liévano, 2005: 273
  53. Baralt, 1841: 174
  54. Thomas Rourke (1942). Bolívar, el hombre de la gloria. Buenos Aires: Editorial Claridad, pp. 143.
  55. Rivas Vicuña, Francisco (1934). Las guerras de Bolívar: Primera Guerra. 1812-1814. Formación del alma venezolana. Bogotá: Imprenta Nacional, pp. 265.
  56. Edgar Esteves González (2004). Batallas de Venezuela, 1810-1824. Caracas: El Nacional, pp. 76. ISBN 978-980-388-074-3.

Notas[editar]

  1. Núñez Jiménez, Antonio (1994). Un Mundo Aparte: Aproximación a la Historia de América Latina y el Caribe. Madrid: Ediciones de la Torre, pp. 249. ISBN 84-7960-043-8.

    Como un vulgar pirata, Boves hace flamear su bandera negra donde sobresale una tétrica calavera.

  2. Para comparar, poco antes, el 5 de diciembre de 1813 se produjo una gran batalla en Araure. Los patriotas congregados, todos del Ejército de Occidente, eran 2.000 infantes y 1.000 jinetes veteranos traídos desde San Carlos por Urdaneta y desde Vigirima por Bolívar hacia Valencia (Rivas, 1921: 254); desde Calabozo el batallón Barlovento, compuesto por 1.000 efectivos, mandado por Vicente Campo Elías (Ibíd.: 253); desde Caracas José Félix Ribas con 500 jóvenes reclutados como infantería y 200 campesinos de los alrededores como caballería (Ibíd.: 245); y 600 infantes y 400 jinetes que traía desde Barinas Manuel Antonio Pulido (Ibíd.: 253). En total, 5.700 combatientes, aunque redondeando cifras el historiador venezolano Vicente Lecuna habla de 6.000 (Ibíd.: 255). A principios de 1814, los republicanos sumaban 8.000 a 10.000 plazas del Ejército de Occidente según Lecuna, de los que 5.000 a 6.000 eran operativas, aunque José Félix Blanco dice que en total apenas sumaban 6.000 soldados. Respecto del Ejército de Oriente, este aportaba 3.500 a 4.500. La deserción rápidamente hacia descender las cifras (Thibaud, 2003: 146).
  3. Lecuna, 1955: 21. Unidad creada de los restos de los batallones Agricultores, Caracas y Aragua derrotados en Tierra Blanca.
  4. Batallón creado en 1813 en Barinas por Bolívar. Documento 2610. Oficio de Soublette para el comandante general de artillería, Caicara, 18 de enero de 1918.
  5. El Batallón de Milicias Regladas de Blancos de Barlovento fue creado por una orden de la Junta Suprema de Caracas, el 21 de agosto de 1810, con nueve compañías a las que nombró su oficialidad (Márquez, 2005: 50). El cuerpo armado organizado en 1811 por el entonces coronel José Félix Ribas, reconstruido en 1813-1814 para ser parte del Ejército de Occidente, en 1815 se retira a Nueva Granada, donde se fusiona al ejército de las Provincias Unidas. Renace nuevamente en 1817 en Angostura con reclutas de Cumaná y Guayana, ninguno de ellos había participado en las campañas anteriores (Thibaud, 2003: 270).
    Barlovento refiere a las regiones situadas al oriente de Caracas (Ibíd.: 70, nota 170), donde la mayoría de la población era esclava (Ibíd.: 75).

Bibliografía[editar]

  • Bencomo Barrios, Héctor (1995). "Batalla de Bocachica". En: Dicionario Multimedia de Historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar.
  • Lecuna, Vicente (1955). Bolívar y el arte militar. Nueva York: The Colonial Press.
  • Liévano Aguirre, Indalecio (1988). Bolívar. Caracas: Ediciones Cultura Hispánica. Prólogo Mario Briceño Perozo.
  • Márquez, Walter Enrique (2005). La nación en armas: Venezuela y la defensa de su soberanía, 1810-1812. Caracas: Consejo Nacional de Cultura del Ministerio de Cultura. ISBN 9789806964327.
  • Pilo González, Daniel (1997). Historia de Venezuela: Batallas 1813-1814. Un breve paseo por la historia de Venezuela.
  • Rivas Vicuña, Francisco (1921). Las guerras de Bolívar. Primera Guerra, 1812-1814. Formación del alma venezolana. Caracas: Editorial Victoria, Manrique y Ramírez Ángel.