Basílica subterránea de Porta Maggiore

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Basílica subterránea de Porta Maggiore
Basilica sotterranea di Porta Maggiore
Stucchi della volta della basilica sotterranea di porta maggiore.jpg
Decoración en estuco de la Basílica de Porta Maggiore
Situación
País(es) Italia
División(es) Lazio
Municipio(s) Roma
Historia del sitio
Uso original Templo pagano
Estilo(s) Neopitagórico
Época(s) Antigua Roma
Eventos históricos
Fecha construcción siglo I
Hallazgos y descubrimiento
----
Descubrimiento 23 de abril de 1917
Gestión
Gestión Soprintendenza Speciale per i Beni Archeologici di Roma
Sitio web Basilica Sotterranea di Porta Maggiore
Coordenadas 41°53′30″N 12°30′59″E / 41.891798, 12.516479Coordenadas: 41°53′30″N 12°30′59″E / 41.891798, 12.516479
[editar datos en Wikidata]

La Basílica subterránea de Porta Maggiore es una basílica neopitagórica, que se encuentra en Roma, en el barrio de Prenestino-Labicano, cerca de la Porta Maggiore. Data de la época de tiberiana o claudia (entre los años 14 y 54).

Su descubrimiento ocurrió por casualidad el 23 de abril de 1917, al colapsar un techo de la basílica, cuando se estaba construyendo el viaducto ferroviario hacia la estación Termini y, a nivel de calle, la línea de tranvías que da servicio a los barrios situados a lo largo de la Vía Prenestina.[1]

Función[editar]

La función precisa del edificio es desconocida y es objeto de varias hipótesis. Puede ser una tumba o una basílica funeraria, un ninfeo, un lugar cuya frescura se aprecia en verano, sin ninguna función religiosa (specus aestivus)[1]​ o, lo más probable, obra de una secta mística-esotérica que construyó un templo neopitagórico, como parece demostrar la naturaleza de la decoración.[2]

La naturaleza mágica y misteriosa del lugar dio lugar a rumores de que fuera una morada de fantasmas y por esta razón, lugar de celebración de ritos mágicos.

Descripción[editar]

Para construir la basílica fue necesario excavar mediante cortes cada vez más profundos en la roca de toba dejando pilares y columnas, vertiendo cemento a continuación para reforzar las paredes y crear una bóveda de cañón con una abertura.

La estructura subterránea presenta un vestíbulo cuadrado o pronaos de pequeñas dimensiones, la apertura del techo es la única fuente de iluminación de todo el edificio. Se puede acceder a este vestíbulo desde la Vía Prenestina por un tramo de escaleras. A continuación, se entra en una gran sala rectangular de 12 x 9 metros cuyo suelo está a unos 7 metros por debajo del nivel de la calle. Está organizada como una basílica: la sala está dividida en tres naves abovedadas separadas por dos líneas de tres grandes pilares que sostienen arcos. La nave central más amplia termina en un ábside central.[3]

Las paredes y las bóvedas de las dos salas, recubiertas de cemento, están cubiertas con decoraciones elaboradas en estuco blanco, divididos en paneles que recuerdan al Tercer Estilo de pintura romana y representan escenas mitológicas con temas referentes al destino del alma y a los secretos de iniciación a los Misterios. Se muestra a Ganímedes, raptado por un genio alado, a Medea presentando una poción a un dragón que guarda el toisón de oro para que Jasón pueda apoderarse de él, la poetisa Safo lanzándose al mar (aunque en esta interpretación no hay unanimidad[3]​) y Victorias aladas, cabezas de medusa, niños jugando, almas conducidas al Inframundo, los signos zodiacales de Tauro y Géminis, un ritual de boda, objetos de culto, animales y un pigmeo que regresa a su choza después de la caza, y muchos otros temas.

La conservación excepcional de las decoraciones de estuco se debe a que el tiempo de utilización del lugar fue muy corto, pues construida a mediados del siglo I fue abandonada menos de medio siglo después. Debido a la fragilidad de las estructuras y decoraciones, el acceso al lugar es complicado.

Referencias[editar]

  1. a b Richardson, Lawrence (1992). A New Topographical Dictionary of Ancient Rome. Johns Hopkins University Press. pp. 57, 53. ISBN 0801843006. 
  2. Cumont, Franz (1918). La basilique souterraine de la Porta Maggiore. JRevue Archéologique. pp. 51-73. 
  3. a b Leopold, H.M.R. (1921). «La basilique souterraine de la Porta Maggiore». Mélanges de l'école française de Rome 39: 165-192. 

Bibliografía[editar]