Basílica del Sagrado Corazón (París)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Basílica del Sagrado Corazón (París)
Basilique du Sacré-Cœur de Montmartre
Sacre Coeur 1.JPG
Localización
País Francia
División Bandera de Isla de Francia Isla de Francia
Localidad París
Ubicación 35 Rue du Chevalier de la Barre 75018
Dirección rue du Chevalier-de-La-Barre (35)
Coordenadas 48°53′12″N 2°20′35″E / 48.886694444444, 2.343Coordenadas: 48°53′12″N 2°20′35″E / 48.886694444444, 2.343
Información religiosa
Culto Católico
Diócesis Arquidiócesis de París
Uso Culto ordinario
Estatus Basílica menor
Advocación Sagrado Corazón
Declaración 13 de agosto de 1919
Historia del edificio
Construcción 1875-1923
Arquitecto Paul Abadie
Datos arquitectónicos
Estilo Arquitectura neobizantina
Materiales travertino
Campanarios 500.000 metros
Altura 83 metros
Planta y mapa del edificio
Esquema de las cubiertas
Esquema de las cubiertas
Mapa de localización
Basílica del Sagrado Corazón (París) ubicada en París
Basílica del Sagrado Corazón (París)
Basílica del Sagrado Corazón (París)
[www.sacre-coeur-montmartre.com/ Sitio web oficial]

La Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre (en francés: Basilique du Sacré-Cœur de Montmartre), es un basílica menor, y templo expiatorio y santuario de adoración eucarística, situado en la colina de Montmartre, en Clignancourt, XVIII distrito de París. Su construcción fue decidida por la Asamblea Nacional en 1873, como un edificio religioso a perpetuidad en homenaje a la memoria de los numerosos ciudadanos franceses que habían perdido la vida durante la Guerra franco-prusiana, y según sus promotores se hacía también para expiar por la impiedad del Segundo Imperio francés. Se organizó un concurso para elegir el arquitecto que la diseñaría, fue el arquitecto Paul Abadie quien ganó el concurso para su construcción.

La primera piedra se colocó en 1875, y aunque se completó en 1914, no se consagró hasta el fin de la Primera Guerra Mundial, en 1919. La iglesia fue construida con fondos procedentes exclusivamente de una suscripción popular, en la actualidad es uno de los monumentos más visitados de la Ville Lumière.

Historia[editar]

Montmartre, Colina Sagrada[editar]

Durante mucho tiempo Montmartre ha sido un lugar de culto, primero fue un sitio druida, de paganismo galo, y luego se construyeron templos galorromanos en honor a Mercurio, y probablemente a Marte; luego en siglo III, luego del martirio de San Denis, se construye la Cripta del Martirio de San Denis. En siglo VII se construye la iglesia de Saint-Pierre de Montmartre, una de las más antiguas de París, para la Abadía real de Montmartre, por el rey Luis VI, y su esposa Adelaida de Saboya.

La Basílica[editar]

En el contexto de 1870 durante la guerra franco-prusiana, y el enfoque de los Srs. Alexandre Legentil y Hubert Rohault de Fleury es espiritual, prometen construir una iglesia consagrada al Sagrado corazón de Jesús, “en reparación” (es decir, en penitencia por las infidelidades y los pecados cometidos) porque para ellos, las desgracias de Francia provienen de causas espirituales más que políticas.

En una carta dirigida a los sacerdotes de su obispado de Nantes el 4 de septiembre de 1870, el día de la declaración de la tercera república, el arzobispo Félix Fournier atribuye la derrota de Francia en la guerra franco-prusiana de 1870 al castigo divino después de un siglo de decadencia moral, desde la revolución de 1789.

En noviembre de 1870, M. Beluze, miembro del Consejo General de las Conferencias de Saint-Vincent-de-Paul en Lyon, escribió a Adolphe Baudon (1819 - 1888), presidente general de estas Conferencias, para informarle sobre el voto de los lyonnais y sugerir un voto similar para París. Este último propuso una campaña al Universo, el diario de Louis Veuillot (1813 - 1883), que a partir del 13 de diciembre lanzó la sugerencia de una construcción en la colina de Montmartre. A principios de diciembre, el Sr. Baudon, a su vez, le escribió a su brazo derecho Alexandre Félix Legentil (1821 - 1889), miembro del Consejo General de esta misma sociedad, y se refugió en Poitiers debido a la guerra, para presentarle la idea, proponiendo que la nueva iglesia se dedique a la Virgen. Este último acogió con entusiasmo la propuesta, pero sugirió a su presidente que el santuario se dedique al Sagrado Corazón. Estos últimos, así como los otros miembros del Consejo General de la Sociedad de Saint-Vincent-de-Paul, se mostraron reacios a cambiar este término, temiendo que la devoción al Sagrado Corazón aún no estuviera lo suficientemente extendida. hábitos de piedad de los franceses: es difícil recaudar los fondos necesarios para la construcción de este nuevo santuario. El 8 de diciembre de 1870, Alexandre Félix Legentil, quien mientras tanto se dio cuenta del folleto del Padre de Boylesve, informó a este último de la carta recibida recientemente:

« Mon Révérend Père, Il y a quelques jours, je reçus de M. Baudon, président général de la Société de Saint-Vincent de Paul, une lettre où je remarquais ce passage :

"M. Beluze (fondateur du Cercle catholique du Luxembourg), en m’annonçant que Lyon avait fait le vœu de rebâtir Notre-Dame de Fourvière, dans le cas où la ville serait épargnée, proposerait un vœu analogue pour Paris. Qu’en pensez-vous ? Cela serait bien beau, mais bien difficile. Cependant, il ne manque pas d’églises à bâtir dans les quartiers annexés, et Notre-Dame de la Délivrance ne serait pas un titre vain, si on obtient cette délivrance."

Je répondis sur-le-champ à M. Baudon, que j’accueillais avec grand plaisir cette idée, et que je souscrirais certainement, dans la mesure de mes ressources, à l’érection d’une telle église,… ou d’une église dédiée au Sacré-Cœur.

Monsieur Baudon insiste sur le vœu de bâtir une église à Paris, soit sous le vocable du Sacré-Cœur, soit sous celui de Notre-Dame de la Délivrance, et il fait observer, avec raison, qu’il serait utile de créer une paroisse dans un des quartiers qui en manquent le plus, parce qu’on serait, par-là, plus sûr de l’appui de l’Archevêché, lequel est indispensable.
"Mi reverendo padre: Hace unos días, recibí del Sr. Baudon, presidente general de la Sociedad de San Vicente de Paúl, una carta en la que noté este pasaje:

"El Sr. Beluze (fundador del Círculo Católico de Luxemburgo), al anunciarme que Lyon había hecho la promesa de reconstruir Notre-Dame de Fourvière, en caso de que la ciudad se salvara, propondría un deseo similar para París. Crees que estaría bien, pero es muy difícil. Sin embargo, no hay escasez de iglesias para construir en los distritos anexos, y Notre-Dame de la Délivrance no sería un título vano, si obtenemos esta liberación ".

Respondí de inmediato a M. Baudon, que acogí con agrado esta idea con gran placer, y que ciertamente suscribiría, en la medida de mis recursos, a la construcción de tal iglesia, ... o de un Iglesia dedicada al Sagrado Corazón.

El Sr. Baudon insiste en el deseo de construir una iglesia en París, ya sea bajo el término del Sagrado Corazón o bajo el de Nuestra Señora de la Liberación, y señala, con razón, que sería útil crear una parroquia. en uno de los barrios que más lo carecen, porque eso nos haría estar más seguros del apoyo de la Arquidiócesis, que es esencial.
Alexander Legentil

Esta carta fue capaz de inspirar un deseo hecho en diciembre del mismo año por el filántropo Alexandre Legentil frente a su confesor, el padre Gustave Argand, en la capilla del colegio Saint-Joseph en Poitiers, del cual este último era el rector. Una urna en una columna en la parte inferior de la capilla de los muertos en la cripta nos recordó que este deseo fue el origen de la construcción de la Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre. Alexandre Legentil escribió en enero de 1871 este voto personal:

En présence des malheurs qui désolent la France et des malheurs plus grands peut-être qui la menacent encore. En présence des attentats sacrilèges commis à Rome contre les droits de l'Église et du Saint-Siège, et contre la personne sacrée du Vicaire de Jésus-Christ nous nous humilions devant Dieu et réunissant dans notre amour l'Église et notre Patrie, nous reconnaissons que nous avons été coupables et justement châtiés. Et pour faire amende honorable de nos péchés et obtenir de l'infinie miséricorde du Sacré-Cœur de Notre-Seigneur Jésus-Christ le pardon de nos fautes ainsi que les secours extraordinaires, qui peuvent seuls délivrer le Souverain pontife de sa captivité et faire cesser les malheurs de la France. Nous promettons de contribuer à l'érection à Paris d'un sanctuaire dédié au Sacré-Cœur de Jésus
En presencia de las desgracias que asolan a Francia y quizás de desgracias aún mayores que aún la amenazan. En presencia de los ataques sacrílegos cometidos en Roma contra los derechos de la Iglesia y de la Santa Sede, y contra la persona sagrada del Vicario de Jesucristo, nos humillamos ante Dios y unimos en nuestro amor a la Iglesia y a nuestra Patria. Reconocemos que hemos sido culpables y correctamente castigados. Y para reparar nuestros pecados y obtener de la infinita misericordia del Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, el perdón de nuestras faltas, así como la ayuda extraordinaria, que solo puede liberar al Soberano Pontífice de su cautiverio y poner fin a Las desgracias de Francia. Prometemos contribuir a la construcción en París de un santuario dedicado al Sagrado Corazón de Jesús
Alexander Legentil

A finales de 1872: el cardenal Guibert, arzobispo de París, aprueba este deseo y elige Montmartre.

A finales de 1873, se obtuvo una ley de la Asamblea Nacional que declaraba la Basílica de utilidad pública, permitiendo así que el terreno se utilizara para la construcción de una iglesia, en ese momento, la construcción de una Basílica dedicada al Corazón de Cristo contrasta con la serie de Basílicas dedicadas a María construidas durante el mismo período: Lourdes, Notre-Dame de Fourvière en Lyon, Notre-Dame de la Garde en Marsella, etc.

Las obras se financian mediante colecciones de donaciones en toda Francia, a menudo ofrendas modestas, cuyos nombres de donantes están tallados en piedra.

El 16 de junio de 1875, el arzobispo de París, cardenal Guibert, colocó la primera piedra de la basílica (mármol rosa de Bouère), no lejos del antiguo molino Galette, de ahí el apodo dado a la basílica por la gente de Montmartre, "Notre Dame de la Galette". El trabajo está a cargo de la congregación oblata de Marie-Immaculée.

Destruida en 1874, la torre Solférino estaba en la ubicación aproximada actual de la basílica.

Se necesitaron meses para consolidar los cimientos, las galerías subterráneas y el colapso de la tierra requirieron la construcción de 83 pozos con una profundidad de 33 metros. Rellenos de hormigón y conectados por arcos, que actúan como pilares que buscan la capa sólida debajo de la arcilla. El 3 de marzo de 1876, el arzobispo de París inauguró una capilla temporal junto a las obras. En 1878 comenzó la construcción de la cripta y en 1881 la de la basílica. El interior de la nave se inauguró el 5 de junio de 1891. La Tercera República fundamentalmente anticlerical quiso quitarle a la Iglesia el disfrute de la basílica y transformarla en una casa popular o en un teatro. En aras del apaciguamiento, el gobierno de Clemenceau aprobó la ley del 13 de abril de 1908 que puso fin al secuestro del Sacré-Cœur, que se convirtió en propiedad de la ciudad de París y no pudo ser abandonado, excepto bajo la nueva ley 33.

Rauline y Magne mantienen el plan original de Abadie pero agregan elementos neorrenacentistas (formas de ventanas semicirculares, cúpulas delgadas). Mientras que Abadie planeó cúpulas hemisféricas romana-bizantinas, Magne las reemplazó con cúpulas alargadas del neorrenacimiento, que les dieron una forma ovalada. Este cambio en el mensaje arquitectónico original apunta a corregir la distorsión óptica que sienten los peregrinos en la plaza de la iglesia: las cúpulas carecen de altura, por lo que el impulso hacia el cielo desaparece, oculto por los cimientos del santuario.

Las vidrieras instaladas entre 1903 y 1920 fueron destruidas durante la Segunda Guerra Mundial y reemplazadas por vidrieras contemporáneas. El campanario (torre de la linterna que, con la cruz que lo domina, tiene 91 m de altura) se completó en 1912, pero no fue hasta 1914 que se completó toda la fachada. La consagración de la iglesia y su elevación a la dignidad de una basílica menor, inicialmente planificada para el 17 de octubre de 1914, se pospuso debido a la entrada en guerra, pero tiene lugar el 16 de octubre de 1919, celebrado por el cardenal Vico, en presencia del cardenal Amette, arzobispo de París, y muchos obispos, dignatarios eclesiásticos, miembros del clero, figuras civiles y fieles simples. El edificio se completó oficialmente en 1923 con el acabado de la decoración interior, en particular los mosaicos del ábside. La década de 1930 vio el comienzo de la construcción de anexos, sacristías, oficinas y dormitorios para acomodar a los peregrinos. El edificio no se completó definitivamente hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuyo bombardeo destruyó las vidrieras. En total, el programa costó seis veces más de lo esperado y duró más de medio siglo

Arquitectura[editar]

La planta del edificio está más central que basilical. Tiene forma de cruz griega, adornada con cuatro cúpulas: el domo central, de 80 m. de altura, está tocado por una linterna, formada por una columnata. En el ábside, una inmensa torre cuadrada hace las veces de campanario que guarda, entre otras, la Savoyarde, una campana de 3 m de diámetro y de 18.550 kg de peso, ofrecida por la diócesis de Chambéry. La cripta posee la misma disposición que la iglesia, y es una de las curiosidades de la basílica.

La arquitectura se inspira en la arquitectura romana y bizantina e influyó en otros edificios religiosos del siglo XX, como la Basílica de Santa Teresa de Lisieux. Es posible acceder a la basílica tomando el funicular de Montmartre.

Notas y referencias[editar]

Enlaces externos[editar]