Bankia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bankia, S.A.
Bankia logo.svg
Tipo Banco
Símbolo bursátil BMEBKIA
ISIN ES0113307062
Industria Finanzas y seguros
Forma legal sociedad anónima
Fundación 2011
Sede
Presidente José Ignacio Goirigolzarri Tellaeche
Productos Servicios financieros
Beneficio neto Decrecimiento 504,5 millones de euros (2017)[1]
Activos Crecimiento 213.932 millones de euros (2017)[1]
Empleados 17.757 (2017)[1]
Matriz BFA Tenedora de Acciones
Sitio web www.bankia.es

Bankia es un banco español con sede en Valencia y Madrid, fundado el 3 de diciembre de 2010, en pleno proceso de reestructuración del sistema financiero en España.[2]

Su matriz es BFA Tenedora de Acciones, creada en 2015, tras la transformación del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), en este nuevo holding, como consecuencia de la pérdida de la condición de entidad de crédito.[3]​ Desarrolla su actividad en los negocios de banca minorista, banca de empresas, finanzas corporativas, mercado de capitales, gestión de activos y banca privada.

A 31 de diciembre de 2017, los activos de Bankia eran de 213.932 millones de euros, siendo la cuarta entidad financiera española por volumen de activos. Esa misma fecha, contaba con 2.423 oficinas y 17.757 empleados.[1]​ En 2017, tenía 8,2 millones de clientes.[4]

Cotiza en la Bolsa de Madrid (BKIA) y forma parte del índice IBEX 35.

Historia[editar]

Precedentes: Nacimiento de BFA[editar]

En un principio, estaba planeado que Bankia fuera tan solo la marca comercial bajo la cual operaría Banco Financiero y de Ahorros (BFA), un Sistema Institucional de Protección (SIP) (también conocido como fusión fría) surgido en 2010 de la fusión de los negocios bancarios de siete cajas de ahorros (Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja) pero participado principalmente, en un inicio, por las dos primeras.[5]​ Esta operación dio lugar a una entidad que gestionaría conjuntamente unos 340.000 millones de euros de activos y que recibió un crédito del FROB por 4.465 millones.[6]​ Una serie de cambios en la situación financiera de la entidad y el país llevarían a que finalmente Bankia se constituyera como una empresa independiente, filial de BFA, y no como una marca comercial.

Meses después del nacimiento de BFA, el Gobierno de España, sobre la base de los acuerdos bancarios de Basilea II, aprobó un plan que obligaba a los bancos a crear una reserva de capital, a modo de provisión, con el fin de que las entidades pudiesen defenderse ante un eventual problema. BFA no poseía suficiente liquidez para crear tal reserva de capital, por lo que sus gestores pensaron que la salida a bolsa del banco sería la mejor opción de captar el capital necesario de forma rápida.

Sin embargo, no parecía buena idea que BFA saliese a bolsa. La entidad estaba formada mayoritariamente de activos procedentes del sector del "ladrillo" y otros productos tóxicos como las preferentes (véanse los artículos Fraude de las preferentes en España y Caso de las preferentes en Bankia), por lo que en aquel momento, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en España, los estudios preveían un mal desarrollo en bolsa de la entidad bancaria.[cita requerida]

Nacimiento de Bankia y salida a bolsa[editar]

Sede social de Bankia en Valencia.
Puerta de Europa de Madrid. Es la actual sede operativa.

El Consejo de Administración de BFA, presidido por Rodrigo Rato, ideó un sistema que permitiera sortear los problemas de sobreexposición al "ladrillo" y sacar a bolsa la entidad. Se decidió que sería Bankia y no BFA la que gestionaría el negocio bancario de los clientes minoristas. BFA segregó todos los activos bancarios (clientes, oficinas, depósitos, capital,...) que había heredado de las cajas de ahorros en Bankia. Sin embargo, BFA se quedó con los activos considerados 'tóxicos', es decir, las empresas inmobiliarias y las sociedades de participaciones preferentes.

El 5 de abril de 2011, BFA acordó la aprobación de un "Proyecto de Segregación" para la aportación por BFA a Altae Banco, S.A. - sociedad que cambiaría su denominación social por la de Bankia, S.A. y que sería objeto de la operación de salida a bolsa - de los negocios bancarios y financieros que recibiría BFA de las siete cajas de ahorros mencionadas en virtud de las segregaciones ya aprobadas.[7]​ BFA transmitió todo el negocio bancario, las participaciones asociadas al negocio financiero y el resto de activos y pasivos que recibió de las cajas, excluyendo determinados activos y pasivos que seguirían siendo titularidad de BFA.

El 16 de mayo de 2011, se otorgó la escritura pública correspondiente a dicha segregación.

El 17 de mayo de 2011, Altae Banco, S.A. (del cual Caja Madrid era hasta ese momento accionista último mayoritario) adoptó su denominación actual de Bankia, S.A.[2]

En el reparto de activos antes de la salida a bolsa de Bankia, BFA se quedó con las participaciones en Iberdrola y Mapfre.

El 20 de julio de 2011 salió a bolsa el 55% de Bankia (El 45% restante se mantenía en manos de BFA), a un precio de 3,75 euros por acción, por el cual captó 3.092 millones de euros. La salida a bolsa de la entidad estuvo reforzada por una gran campaña publicitaria en los medios de comunicación en la que Bankia animaba a sus propios clientes minoristas a comprar acciones desde 1.000€.[8]

Con la apelación a los mercados de capitales, Bankia cubrió los requerimientos de capital mínimo establecidos por el Real Decreto Ley para el Reforzamiento del Sector Financiero. Tras la OPS, su Core Tier 1 se situó en el 9,9%.

Bankia fue incluida en los índices MSCI Global Standard de Morgan Stanley Capital International[9]​ y el 3 de octubre de 2011 ocupó el decimocuarto puesto en el selectivo español IBEX 35, siendo la cuarta entidad financiera por capitalización.[10]

Bankia, además de su salida a bolsa, tomó diferentes medidas para fortalecer su capital, como aprovisionar 9.200 millones de euros en 2010 para reforzar el balance.

Rescate financiero y nacionalización[editar]

El 7 de mayo de 2012, se publicó la noticia de una nueva inyección de capital por el FROB de una cuantía de hasta 10.000 millones de euros.[11]​ Ese mismo día, el hasta entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, presentó su renuncia por "estimar que es lo más conveniente para esta entidad", considerada como clave para la reestructuración del sistema financiero español. Rato añadió que propondría al consejo de la entidad la designación de José Ignacio Goirigolzarri como consejero y futuro presidente del grupo.[12]

El 9 de mayo de 2012, se produjo la nacionalización del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia. El Estado se quedó con todo el capital de BFA y, en consecuencia, se convirtió en dueño del 45% de Bankia. El Consejo de Bankia y de BFA nombró presidente a José Ignacio Goirigolzarri, en sustitución de Rato.[13]​ Esta nacionalización fue la consecuencia de convertir en capital los 4.465 millones de euros de participaciones preferentes.

A primera hora del viernes 25 de mayo, la CNMV suspendió la cotización de las acciones de Bankia a petición de la propia entidad (el día anterior había cerrado a 1,57 euros, menos de la mitad del precio de salida que fueron 3,75 euros por acción, el 20 de julio de 2011). Por la tarde, se reunió el Consejo de Administración de Bankia que decidió pedir una inyección de 19.000 millones de euros de dinero público para BFA, matriz de Bankia (de los que 12.000 serán para esta entidad), una cifra que desbordó todas las previsiones y que la convirtió en el mayor rescate financiero de la historia de España y uno de los mayores de Europa (y que sumada a los 4.465 millones ya concedidos, arrojaba un total de 23.465 millones de fondos públicos). A continuación el Consejo de Administración de Bankia dimitió en bloque.[14]

El lunes 28 de mayo, las acciones de Bankia perdieron un 13,4% de su valor, situándose en 1,36 euros (habiendo perdido ya un 60% de su valor respecto al de salida en julio de 2011). El IBEX 35 cayó un 2,17 % (situándose en el nivel que tenía en mayo de 2003), arrastrado por las pérdidas de los bancos, y la prima de riesgo se disparó hasta alcanzar su máximo histórico desde la entrada en el euro, 511 puntos básicos. A mediodía compareció en rueda de prensa el presidente Mariano Rajoy para anunciar que no "iba a haber ningún rescate de la banca española" y para descartar la exigencia de responsabilidades por la crisis de Bankia. Poco después el líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba pidió explicaciones ("¿Cómo se ha pasado de 4.500 millones para Bankia a 23.000?", se pregunta) y exigió la comparecencia en el Congreso de los Diputados de los gestores de la entidad y de sus antecesoras Bancaja y Caja de Madrid, de Rodrigo Rato, Miguel Blesa y José Luis Olivas, aunque no pidió la creación de una comisión de investigación.[15]

A última hora de la tarde del lunes 28, el Consejo de Administración de BFA, matriz de Bankia, anunció que tras reformular las cuentas de 2011, que en el momento de su publicación arrojaban beneficios, el banco tuvo unas pérdidas de 3.318 millones de euros, las mayores de la historia española, solo por detrás de los 3.510 millones declarados por Banesto tras su intervención en 1993.[16]​ Además, en las nuevas cuentas del banco se reconocía que el volumen de activos tóxicos (créditos morosos, créditos subestándar o en riesgo de impago, e inmuebles que se ha quedado la entidad por impago de créditos) provenientes del "ladrillo" (tanto del sector constructor como del promotor) pasaba de 31.800 millones a superar los 40.000 millones de euros, más del doble que cualquier otra entidad financiera española. Según el Consejo las diferencias entre las nuevas cifras y las dadas a conocer anteriormente «eran resultado de circunstancias sobrevenidas e información obtenida con posterioridad al cierre del ejercicio».

El crédito que inicialmente hizo el FROB a BFA por 4.465 millones de euros en el momento de su formación era imposible de pagar, por lo que el Estado, según el plan de emergencia propuesto cuando se formalizó el crédito, convirtió ese crédito en acciones del FROB en BFA, y adicionalmente aportó otros 19.000 millones de euros más, el mayor rescate de una entidad financiera española, por lo cual el FROB nacionalizó el 100% de BFA y se quedó como el único propietario de la entidad. Al poseer entonces BFA el 45% de Bankia (El resto era propiedad de los inversores privados que aportaron capital durante la salida a bolsa), el Estado se convirtió en el accionista mayoritario de esta entidad.

El 9 de junio de 2012, el ministro de Economía Luis de Guindos anunció que España había solicitado y obtenido de la Unión Europea un rescate de hasta 100.000 millones de euros que el Estado utilizaría para sanear el sistema financiero español, especialmente Bankia, a través del FROB.[17]​ El presidente del Gobierno Mariano Rajoy en su comparecencia del mediodía del día siguiente evitó el término rescate y habló de "línea de crédito" y de éxito de su política ("hemos evitado el rescate de España", llegó a decir).[18]

El 27 de junio de 2012, fuentes del Consejo de Administración del grupo de BFA-Bankia dieron a conocer la tasación realizada de cara a la nacionalización, según la cual el grupo no valía nada. Peor aún, que su valoración era negativa, de -13.635 millones de euros. La consecuencia fue que los 4.465 millones aportados por el Estado, al convertirse de participaciones preferentes en acciones del BFA, se tradujeron en la nacionalización del 100% de la matriz e, indirectamente, del 45% de Bankia. Ante esta situación el Consejo de Administración de BFA dimitió en bloque. Por otro lado, las siete cajas de ahorros que crearon BFA se quedaron sin ningún patrimonio en la entidad, lo que las dejó sin dividendos futuros que usar para la obra social, y sin activos más allá de los de la obra social que quedaron al margen de la integración.[19]​ Ese día las acciones de Bankia cotizaron a 0,90 euros.

Reestructuración[editar]

El 2 de enero de 2013, Bankia fue excluida del IBEX 35 por las especiales circunstancias que atravesaba como consecuencia de la recapitalización aprobada por el FROB, que incluía varias operaciones que afectaban a sus títulos. El FROB cuantificó en 4.148 millones el valor patrimonial negativo de Bankia y en 10.444 millones el de su matriz, BFA. La entidad abandonó el IBEX con pérdidas de casi el 90%.[20]

En la primera mitad de 2013, BFA-Bankia efectuó un proceso de recapitalización, con medidas como una reducción del valor nominal de los títulos, un contrasplit, la amortización de los bonos convertibles contingentes emitidos por Bankia y suscritos por BFA y el canje de instrumentos híbridos por acciones.

En primer lugar, el valor nominal de las acciones de Bankia pasó de 2 euros a 0,01 euros. Posteriormente, se produjo la agrupación de acciones en una proporción de 100 a 1 (contrasplit). A continuación, se llevaron a cabo de manera simultánea dos ampliaciones de capital por un importe total de 15.540 millones de euros.

La primera, para sustituir la emisión de bonos convertibles contingentes por una ampliación de capital de 10.700 millones realizada por Bankia y suscrita por BFA. Esta ampliación se hizo con derecho de suscripción preferente para los actuales accionistas de Bankia y estuvo íntegramente asegurada por BFA.

La segunda, mediante el canje de instrumentos híbridos por acciones de Bankia por un importe estimado de 4.840 millones de euros. El canje fue obligatorio e independiente del proceso de arbitraje para tenedores de híbridos.[21]

Tras estas ampliaciones de capital, BFA aumentó su participación en Bankia desde el 48,05 al 68,39%.[22]

Finalmente, la inyección total en BFA-Bankia fue de 22.424 millones de euros: los 4.465 millones recibidos en 2010, y los 17.959 millones del rescate europeo, divididos en 4.500 de anticipo inyectados en septiembre de 2012 y 13.459 con que se completó dicho rescate a principios de 2013.[23]​ De esos 22.424 millones de euros, Bankia recibió 15.638 millones.[24]

Este proceso de recapitalización originó una fuerte volatilidad en las acciones de Bankia y pospuso la vuelta de la entidad al IBEX 35 hasta que se normalizara su negociación.[25]

El 24 de junio de 2013, se produjo la fusión por absorción entre Bankia (sociedad absorbente) y Bankia Banca Privada (filial de Bankia).[26]

El 23 de diciembre de 2013, Bankia volvió al IBEX 35 tras permanecer un año excluida.[27]

Nueva etapa e integración de Banco Mare Nostrum (BMN)[editar]

El 28 de febrero de 2014, el FROB, que controlaba el 68,395% del capital de Bankia a través de BFA, matriz de la entidad, vendió un 7,5% de Bankia a grandes fondos de inversión recaudando 1.304 millones de euros.[28]

En septiembre de 2014, BFA-Bankia sumaba ingresos de casi 5.000 millones por venta de participadas, con plusvalías de más de 1.000 millones de euros.[29]

El 7 de julio de 2015, Bankia pagó su primer dividendo de la historia, 1,75 céntimos de euro por acción, siendo el Estado el principal benefactor de dicho reparto con 128 millones de euros, a través de BFA Tenedora de Acciones.[30]

El 16 de octubre de 2015, Bankia ejecutó la venta del 100% de la filial City National Bank of Florida (CNB) al chileno Banco de Crédito e Inversiones (BCI), con una plusvalía neta de 117 millones de euros. Dicha venta se produjo tras la luz verde de las autoridades, incluida la Reserva Federal de Estados Unidos. El acuerdo se había alcanzado el 24 de mayo de 2013 por un importe de 882 millones de dólares (685 millones de euros al tipo de cambio de entonces).[31]

El 2 de diciembre de 2016, el Consejo de Ministros aprobó alargar en dos años el límite para privatizar Bankia hasta finales de 2019.[32]

El 15 de marzo de 2017, el FROB optó por la integración de Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) “como estrategia más adecuada para optimizar la recuperación de ayudas públicas”.[33]​ Se estimó que Bankia pagaría entre 1.500 y 1.600 millones por Banco Mare Nostrum (BMN).[34]

El 5 de junio de 2017, se ejecutó un 'contrasplit' de acciones en una proporción de cuatro antiguos por uno nuevo, con el objetivo de "dar más liquidez a la acción y reducir la volatilidad".[35]

El 26 de junio de 2017, los consejos de administración de Bankia y de Banco Mare Nostrum (BMN) aprobaron el proyecto común de fusión, siendo BMN la entidad absorbida por unos 825 millones de euros. La relación de canje se estableció en una acción ordinaria de Bankia por cada 7,82987 de BMN. Una vez que se realizara la integración, los accionistas de BMN recibirían en su conjunto un 6,67% del capital final.[36]

El 14 de septiembre de 2017, las juntas generales de accionistas de Bankia y de Banco Mare Nostrum (BMN) aprobaron dicho proyecto de fusión.[37]

El 12 de diciembre de 2017, se produjo la venta por parte del Estado de un 7% del capital de Bankia por 818,3 millones de euros, pasando de tener el 67,6% del capital al 60,6%.[38]

El 28 de diciembre de 2017, tuvo lugar la toma de control efectivo de Banco Mare Nostrum (BMN) por parte de Bankia.[39]

El 8 de enero de 2018, tuvo lugar la inscripción de la escritura de la fusión por absorción de Banco Mare Nostrum (BMN) por Bankia.[40]

El 19 de marzo de 2018, se produjo la integración tecnológica de Banco Mare Nostrum (BMN) en Bankia.[41]

Accionariado[editar]

A 31 de diciembre de 2017, el principal accionista de Bankia era BFA Tenedora de Acciones (la cual está controlada al 100% por el FROB) con un 60,980% del capital.[1]​ Debe ser privatizada en noviembre de 2019, como tarde.[42][32]

Hay que tener en cuenta que, tras la fusión por absorción de Banco Mare Nostrum (BMN) por Bankia en enero de 2018, los accionistas de Banco Mare Nostrum pasaron a convertirse en accionistas de Bankia.[43]

Participaciones[editar]

Sector Empresa Participación
Energía Renovables Samca 33,33%
Inmobiliario Maquabit Inmuebles 43,16%
Bankia Habitat 100%
Transporte Arrendadora Aeronáutica 68,17%
Financiero Corporación Financiera Habana 60%

Red de oficinas[editar]

A 31 de diciembre de 2017, Bankia contaba con 2.423 oficinas así como con 17.757 empleados (17.742 en España y 15 en el extranjero).[1]

En las oficinas procedentes de Banco Mare Nostrum (BMN), se mantienen las marcas que empleaba esta entidad: la marca BMN-Cajamurcia en la Región de Murcia, la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha; la marca BMN-Cajagranada en Andalucía y Melilla; la marca BMN-Sa Nostra en las Islas Baleares y Canarias; y la marca BMN en la Comunidad de Madrid.

Consejo de administración[editar]

El consejo de administración de Bankia está compuesto por los siguientes miembros:[44]

Cargo Nombre
Presidente Ejecutivo José Ignacio Goirigolzarri Tellaeche
Consejero Delegado José Sevilla Álvarez
Consejero Independiente Coordinador Joaquín Ayuso García
Consejero Independiente Francisco Javier Campo García
Consejera Independiente Eva Castillo Sanz
Consejero Independiente Jorge Cosmen Menéndez-Castañedo
Consejero Ejecutivo Carlos Egea Krauel
Consejero Independiente José Luis Feito Higueruela
Consejero Independiente Fernando Fernández Méndez de Andés
Consejero Independiente Antonio Greño Hidalgo

El secretario (no consejero) es Miguel Crespo Rodríguez y el vicesecretario (no consejero) es Antonio Zafra Jiménez.

Críticas y controversias[editar]

La entidad, al igual que otras entidades financieras, fue criticada por las políticas llevadas a cabo durante la crisis económica y financiera española. Entre ellas:

  • Sueldos de directivos. Miembros del Gobierno y la oposición criticaron los elevados sueldos de los antiguos directivos de Bankia (10,5 millones de euros entre el presidente, el vicepresidente y el consejero delegado).[45][46]
  • Comisiones. Ha sido criticada por su política de aumento de las comisiones, particularmente el cobro de una comisión si se tiene un saldo medio en la cuenta que no supere los 2.000 euros. Esta comisión era de 2 euros al mes en 2011.[47][48][49]
  • Abuso a pequeños ahorradores. Los gestores de Bankia pensaron salir a bolsa, para captar capitales de pequeños ahorradores poco informados y que en muchas ocasiones carecían de los conocimientos suficientes para juzgar objetivamente los riesgos de la inversión. Los empleados de banca de la entidad recibieron instrucciones para sugerir fuertemente a muchos ahorradores con depósitos en la entidad la compra de acciones. Se documentó que ahorradores con nivel ínfimo de estudios, personas ciegas o con Alzheimer recibieron el consejo de comprar acciones y que las ventajas y desventajas no fueron convenientemente precisadas por los empleados a dichos ahorradores. Bankia ha sido condenada judicialmente por estos abusos.[50]​ En enero de 2016, el Tribunal Supremo anuló la adquisición de acciones de Bankia con ocasión de la oferta pública de 2011 porque hubo error en el consentimiento al existir desfase entre las cifras del folleto que lo anunciaba y las reales. La Sala de lo Civil del alto tribunal obligará a la entidad a devolver el dinero de dos suscriptores de su oferta pública de acciones y abrió la vía a miles de nuevas reclamaciones.[51]​ Días más tarde, la entidad presentó un programa para que los pequeños accionistas que invirtieron en la salida a bolsa recuperen su dinero.[52]

"Pensar que nos daba (Rodrigo Rato) lecciones a todos sobre cómo teníamos que administrar las finanzas. Y pensar que muchos acá aplaudían las críticas a la Argentina y se ponían de su lado. (...) Nos dirigió parrafadas memorables a Argentina y a su modelo de crecimiento a partir de 2003, críticas furibundas. Esto de que un ex director del FMI haya fundido un banco, y daba lecciones a todos los demás sobre cómo teníamos que administrar las finanzas y el país, es notable."[53]

Caso Bankia[editar]

El Caso Bankia hace referencia al procedimiento penal seguido por el Juzgado Central de Instrucción nº 4 de la Audiencia Nacional (Diligencias Previas nº 59/2012) donde se investiga a ex consejeros de Bankia. El 6 de junio de 2012, se publicó que el Fiscal del Estado ordenó examinar el proceso de fusión de las siete cajas y la salida a bolsa de la entidad nacionalizada.[54]

Caso de las preferentes en Bankia[editar]

El caso de las preferentes es una pieza separada del Caso Bankia -entidad bancaria española-. La emisión de acciones preferentes por la entidad Caja Madrid -antecesora de Bankia- con posible falta de transparencia, venta exclusiva a particulares podría constituir una de las mayores estafas bancarias de la historia financiera española. La emisión de preferentes se produjo en muchas de las Cajas de ahorros de España.[55][56]

Caso de las Tarjetas opacas[editar]

El caso de las tarjetas opacas o tarjetas black fue un escándalo que saltó a la luz en octubre de 2014, por el cual se desveló que la práctica totalidad de los consejeros de Caja Madrid (y posteriormente Bankia) durante al menos las presidencias de Miguel Blesa y Rodrigo Rato, habían dispuesto de una tarjeta de crédito del tipo "Visa Black" otorgada por la entidad con la que habían llevado a cabo durante años cargos personales valorados en cientos de miles de euros con cargo a las cuentas de la caja de ahorros, y presumiblemente, sin declarar a Hacienda ninguno de ellos. Las tarjetas Visa de la serie Black son el producto más lujoso que oferta la firma y están diseñadas para fortunas multimillonarias.[57]

Trabajadores y despidos[editar]

Bankia incorporó a su plantilla a los más de 21.000 empleados de las siete cajas fundadoras de BFA y puso en marcha un plan de reducción de empleo, mediante el cual se pretendía reducir en 3.756 puestos de trabajo y cerrar 600 oficinas.[58][59][60]

Debido al plan de recapitalización de Bankia aprobado por la Comisión Europea, Bankia debía reducir su plantilla en un 28%, lo que significa recortar casi 6.000 puestos de trabajo, dado que el número de trabajadores tenía que bajar de los 20.589 empleados que tenía en noviembre de 2012 a 14.500 en 2015. Entre 2012 y 2013 también se rescindieron contratos con agentes financieros de la antigua red comercial de Bancaja (convertida después en la supuesta Red Agencial Propia de Bankia) sin indemnización.

En noviembre de 2014, 8.200 trabajadores (un 35% de la plantilla inicial) ya había sido despedido.[61]

La gran farsa del ERE del 2013[editar]

Los ex empleados han denunciado constantemente las irregularidades producidas en el Expediente de Regulación de Empleo realizado por Bankia en 2013 y solicitado la colaboración de los garantes de la justicia social.

La connivencia entre Bankia y los que deberían haber sido nuestros representantes y no lo fueron, es manifiesta. Se ha denunciado este hecho, a traves de uno de los empleados afectados y en representación del colectivo, incluso en la Junta de Accionistas del 2016 celebrada en Valencia. [62]

Los sindicatos debieron haber defendido los intereses de los trabajadores y no lo hicieron. Priorizaron el mantenimiento de sus estructuras a la defensa de los intereses de sus militantes, apoyando a la Empresa en vez de a sus afiliados, e hicieron dejación de sus funciones y de su razón de ser. Estaban en los órganos de gobierno de Bankia, dejando hacer a cambio de prebendas.  Tenían el apoyo prácticamente unánime de los empleados y sin embargo se rindieron desconvocando la huelga planteada contra el ERE 2013  en el último momento. Han permanecido inmóviles ante los incumplimientos y la mala fe de Bankia, únicamente se han quejado en circulares de la mala aplicación del Ere. Recibieron compensaciones económicas directas e indirectas. Son corresponsables de haber destrozado la vida de miles de familias, incluido el suicidio de varios compañeros.

No estaban legitimados para ejercer de representantes de los trabajadores quienes disponían de tarjetas Black para gastos de representación de la empresa. (11 dirigentes sindicalistas han sido condenados por las tarjetas Black). En las reuniones negociadoras previas a la firma del ERE los trabajadores estuvimos “representados” por algunos sindicalistas que estaban condicionados, incluso el propio acuerdo de ERE fue firmado por Gabriel Moreno Flores, sindicalista de CCOO condenado por las tarjetas Black.

El ERE se fundamentó en base en unos estados financieros que según los peritos del banco de España eran falsos.

En el periodo de consultas no se contempló la posibilidad de reducciones de jornada o bajas temporales para evitar o reducir los despidos o atenuar sus consecuencias y los sindicatos no lo denunciaron.

Bankia no entregó, como es preceptivo, el listado de empleados afectados por el despido y los sindicatos no lo denunciaron.

Las cartas de despido entregadas a los trabajadores afectados eran genéricas, iguales para todos los empleados, debían recoger los criterios concretos de selección que a ellos les afectaban (causa individual) y no lo hacían, incumpliendo el artículo 51.4 y el 53.1 al imposibilitar su derecho constitucional a la tutela judicial efectiva y los sindicatos no lo denunciaron.

Bankia no entregó, en tiempo y forma, la preceptiva copia de la carta de despido a los representantes de los trabajadores y los sindicatos no lo denunciaron.

Bankia dijo haber realizado una evaluación a todo el personal, sin que los propios trabajadores  se enteraran de que estaban siendo evaluados, los teóricos evaluadores eran de la empresa, carentes de titulación para poder evaluar, sin ningún control externo ni de los representantes de los trabajadores y supuestamente realizado por personas que, en ocasiones, ni conocían a los empleados y los que debían refrendar estas supuestas valoraciones no firmaron las calificaciones. Bankia no informó a los empleados ni a los representantes legales de la nota obtenida en las supuestas evaluaciones.- Bankia no indicaba la nota de las supuestas evaluaciones en las cartas de despido y los sindicatos no lo denunciaron.

En los posteriores juicios Bankia intentó justificar los despidos basándose en las puntuaciones de estas evaluaciones no realizadas, o realizadas a espaldas de los trabajadores y sus representantes, presentando en algunos juicios unas valoraciones sin fechar ni firmar y los sindicatos no lo denunciaron.[63]

Bankia no respetó la VOLUNTARIEDAD que era la principal medida adoptada en la negociación con el fin de reducir los despidos forzosos.  Se denegaron unas 1.200 peticiones de baja voluntaria y se despidió a al menos 539 trabajadores que querían seguir trabajando. La priorización de las Bajas Voluntarias no solo queda patente en el Acuerdo, también en los correos dirigidos por el Presidente a los empleados. Sin embargo no se cumplió y los sindicatos no lo denunciaron.[64]

Bankia abrió nuevas ventanas de salidas voluntarias una vez finalizado el plazo. Situación no permitida en el Acuerdo, que dice de forma explícita que no se realizaran despidos forzosos hasta que no esté finalizada y resuelta la fase de bajas voluntarias y los sindicatos no lo denunciaron.

Bankia no ha reconocido la antigüedad o  tiempo de servicio de algún empleado, cuando la situación se contemplaba en el acuerdo de ERE y los sindicatos no lo denunciaron.

Bankia contrató a nuevos trabajadores en pleno proceso del Ere y los sindicatos no lo denunciaron.

Bankia despidió de manera HUMILLANTE, con absoluto DESPRECIO y atentando contra el HONOR de los trabajadores, presentándose en el centro de trabajo durante la jornada laboral, delante de los propios compañeros de trabajo, en muchas ocasiones con clientes en la oficina e incluso con la contratación de vigilantes jurados y de cerrajeros y los sindicatos no lo denunciaron.

Bankia no dejó recoger los documentos y objetos personales de algún empleado, atentando contra la privacidad y los sindicatos no los denunciaron.

Bankia despidió a empleados con circunstancias personales de especial sensibilidad como personas enfermas o con minusvalías, mujeres embarazadas, de baja por maternidad o con reducción de jornada y los sindicatos no lo denunciaron.

En muchos casos Bankia no entregó la indemnización en el momento del despido y no pagó el segundo plazo de la misma en la fecha acordada y los sindicatos no lo denunciaron.

El acuerdo de ERE fijaba la salida máxima de 4.500 trabajadores y según los datos que aparecen en los estados financieros publicados por la propia entidad, reflejan una reducción de 6.787 al final del período de vigencia del ERE y los sindicatos no lo denunciaron.

El plan de recolocación externa fue un estrepitoso fracaso. El plan de reciclaje profesional para la mejora de la empleabilidad no existió y los sindicatos no lo denunciaron.

Los sindicatos, además de las tarjetas Black, han recibido importantes cantidades de dinero en efectivo de Bankia, y de forma directa e indirecta han recibido compensaciones y prebendas de muy diversa índole.

Bankia ha incumplido  la normativa legal vigente, violando los derechos fundamentales de los trabajadores y quebrantado los acuerdos del ERE.

En definitiva los empleados de Bankia hemos sido VÍCTIMAS de un FRAUDE y una ESTAFA, nuestro ERE se construyó bajo una GRAN MENTIRA, abusando de nuestra buena fe fuimos engañados por la empresa y por quienes deberían haber sido y no han sido nuestros representantes.

Nuestras denuncias a Bankia y a los sindicatos firmantes del ERE, nos daban la razón en un porcentaje altísimo, la posterior unificación de criterios de la sala IV,   con voto particular radicalmente discrepante, , “…lleva a la Sala a entender ( sin ninguna prueba) que eran de conocimiento general por más que no conste la notificación individualizada  de los puntos obtenidos”.

Posteriormente el Tribunal Supremo considera que: “la existencia de un proceso negociador debe tener alguna relevancia y permite atenuar el formalismo”…./…. Sigue: “parece razonable entender que la comunicación individual del despido colectivo no es necesaria la reproducción de los criterios de selección fijados o acordados durante las negociaciones y por semejantes consideraciones también se excluye la necesidad de que en la referida comunicación se lleve a cabo la justificación individualizada  del cese que se comunica.” Según este criterio se puede despedir sin que se informe al trabajador afectado de la causa concreta ni los criterios de selección, incapacitando totalmente al trabajador para que se pueda defender y en contra del derecho fundamental (art. 24.1 CE).

Por otra parte ningún juez ha analizado las actuaciones de los sindicatos.

Queda patente que entre Bankia y los sindicatos a existido CONNIVENCIA y que en el ERE se han producido múltiples incumplimientos, actos realizados en Fraude de Ley, con Dolo, Coacción y Abuso de Derecho.

El colectivo afectado por este ERE, ha solicitado a la OIT que se declare la nulidad del mismo por todos los motivos expuestos anteriormente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Bankia, Informe Financiero Anual 2017
  2. a b Bankia y entidades dependientes del grupo
  3. La matriz de Bankia pasa a denominarse BFA Tenedora de Acciones europapress.es
  4. Bankia y BMN crean el cuarto mayor banco de España
  5. Bankia, marca comercial del SIP que lideran Caja Madrid y Bancaja
  6. De 45 a 15 entidades: lo que queda de aquellas cajas de ahorro - Cotizalia.com
  7. [1]
  8. https://www.google.es/search?q=hazte+bankero+desde+1000&oq=hazte+bankero+desde+1000&aqs=chrome..69i57.6407j0&sourceid=chrome&ie=UTF-8&qscrl=1
  9. «Bankia es incluida en los índices MSCI». Cincodias.com. 
  10. «Bankia se incorpora al IBEX 35». El País. 
  11. El Frob inyectará hasta 10.000 millones en Bankia y cambiará su gestión
  12. Rato dimite como presidente de Bankia
  13. «El Estado nacionaliza el grupo de Bankia». El País. 10 de mayo de 2012. 
  14. «La matriz de Bankia pide 19.000 millones públicos e inyectará 12.000 millones en su filial». El País. 26 de mayo de 2010. 
  15. «Rajoy: "No va a haber ningún rescate de la banca española"». El País. 29 de mayo de 2012. 
  16. «La matriz de Bankia admite que cerró el ejercicio 2011 en quiebra técnica». El País. 29 de mayo de 2012. 
  17. «La UE ofrece hasta 100.000 millones a los bancos». ABC. 10 de junio de 2912. 
  18. «Rajoy vende como un gran éxito el rescate». El País. 11 de junio de 2012. 
  19. «La valoración del grupo Bankia muestra un agujero de 13.6355 millones de euros». El País. 28 de junio de 2012. 
  20. Bankia sale del Ibex 35: el selectivo empieza 2013 con 34 valores
  21. Bankia emite desde este lunes los nuevos títulos fruto del contrasplit
  22. BFA amplía su participación en Bankia del 48 al 68,4 % tras ampliar capital
  23. El FROB da por perdidos 10.000 millones del rescate de BFA-Bankia
  24. Nota informativa sobre ayudas públicas en el proceso de reestructuración del sistema bancario español (2009-2013)
  25. Bankia aún no será incluida en el Ibex 35 por su gran volatilidad, pese a concluir su ampliación
  26. CERTIFICACIÓN DE ACUERDOS DE BANKIA BANCA PRIVADA, S.A
  27. Bankia vuelve al Ibex tras permanecer un año excluida y ocupará el lugar de Endesa
  28. El Estado inicia su salida de Bankia y vende un 7,5% a grandes fondos
  29. Bankia ya gana 1.000 millones de euros con la venta de participadas
  30. Bankia paga hoy su primer dividendo
  31. Bankia cierra la venta del City National Bank of Florida con una plusvalía de 117 millones
  32. a b El Gobierno aprueba alargar en dos años el límite para privatizar Bankia y BMN
  33. Economía rescata al banco BMN al decidir que se fusione con Bankia
  34. Bankia pagará entre 1.500 y 1.600 millones por BMN... y será un negocio redondo
  35. Bankia ejecuta hoy su 'contrasplit' de acciones
  36. Fusión de Bankia y Banca Mare Nostrum
  37. La junta de accionistas de Bankia aprueba su fusión con Banco Mare Nostrum en una sesión de trámite
  38. El Estado se deshace de otro 7% de Bankia por 818,3 millones de euros
  39. Bankia, Informe Financiero Anual 2017
  40. Las nuevas acciones de la fusión Bankia-BMN empezarán a cotizar el 15 de enero
  41. Bankia culmina la integración tecnológica con BMN
  42. El nuevo Gobierno tiene sobre la mesa el futuro de Bankia y BMN
  43. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas bankiabmn
  44. Consejo de Administración
  45. «Rajoy critica los elevados salarios de Rodrigo Rato y Olivas en Bankia». Levante-emv.com. 11 de agosto de 2011. 
  46. «El ministro de Trabajo critica los sueldos de la cúpula de Bankia». El Mundo. 30 de junio de 2011. 
  47. «Tienes que pagar 2€ si tienes menos de 2.000». Noticia Fuenlabrada.es.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  48. «Comisiones "abusivas" en Bankia». Cadena Ser. 5 de julio de 2011. 
  49. «Bankia no cobrará comisión si el saldo supera los 2000 euros». La Razón. 13 de septiembre de 2011. 
  50. El País: "Un juez condena a Bankia por la venta de preferentes a un cliente con alzhéimer"
  51. El Tribunal Supremo anula la suscripción de acciones de Bankia en su salida a Bolsa
  52. ¿Compró acciones en la salida a bolsa de Bankia? Guía práctica para reclamar su dinero
  53. La Nación: "Nos daba lecciones de economía y fundió un banco"
  54. La Fiscalía investiga estafa y falsedad en Bankia, entre otros delitos
  55. 15MPaRato acusa al Banco de España de facilitar la descapitalización de Bankia antes del rescate
  56. Un informe secreto de la CNMV revela que Bankia incumplió la ley con sus preferentes
  57. «Bankia y el fiasco de la política» elpais.com
  58. «Rato: 3.490 empleados de Bankia han aceptado dejar la entidad». Expansión. 8 de marzo de 2011. 
  59. «Bankia integra ya a más de 21.000 empleados de sus siete cajas». La Vanguardia. 1 de junio de 2011. 
  60. «Los ERE de Bankia y de la CAM ya afectan a más de 3.000 trabajadores». Levante-EMV.com. 
  61. Suárez, Luis (23 de noviembre de 2013). «Las tarjetas black y el recorte de un 35% de la plantilla, protagonistas en las elecciones sindicales de Bankia». El Boletín. Consultado el 7 de abril de 2015. 
  62. «Banca pública, acciones y empleo, preguntas de los accionistas». Expansión.com. Consultado el 2018-07-20. 
  63. elEconomista.es. «Trabajadores de Bankia reprochan la ampliación de la jornada laboral y preferentistas piden una solución - EcoDiario.es». Consultado el 2018-07-20. 
  64. «Carta abierta a José Ignacio Goirigolzarri». El Español. Consultado el 2018-07-20. 

Enlaces externos[editar]