Balto (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Balto es una película estadounidense de animación y aventura infantil de 1995, dirigida por Simon Wells. Está basada en la historia de Balto, un perro de trineo, de raza husky siberiano, que durante una epidemia de difteria en Alaska en el año 1925, lideró la caravana de mushing que recorrió 1.085 kilómetros en cinco días y medio, llevando vacunas desde la ciudad de Nenana hasta la ciudad de Nome. La proeza salvó la vida de muchos niños.

La película recibió críticas mixtas. Por ejemplo, en la página web Rotten Tomatoes, los críticos le dieron un 50% de aprobación (desde críticas de tipo historia fantástica, pero producción regular hasta las de tipo aventura entrañable y encantadora para todos), pero recibió en la misma página un 70% de parte de la audiencia. En Metacritic recibió una puntuación de 7.1/10, sobre la base de más de 30.000 votos

Argumento[editar]

La película comienza con una escena con actores reales, en el Central Park de Nueva York. Una abuela (Miriam Margolyes) y su nieta (Lola Bates-Campbell), acompañadas de su mascota Blaze, un cachorro de raza siberian husky, buscan la estatua en honor al perro Balto. Mientras intentaban encontrarla, la abuela comienza a relatar la historia, ambientándonos en el período y lugar de la misma en versión animada.

Balto es un perro callejero mitad lobo que vive a las afueras del pueblo de Nome - Alaska juntos a sus amigos: el ganso ruso Boris y dos torpes cachorros de oso polar llamados Muk y Luk. Al ser mitad lobo, Balto es temido por los seres humanos y sus perros de raza pura lo discriminan, llamándolo "mestizo". Balto, quien ni siquiera ha considerado unirse a los lobos, había llegado al punto de sufrir una insegura crisis de identidad al no saber lo qué es, un perro o un lobo. Sus únicas amigas del pueblo son una niña llamada Rosy y su perra husky llamada Jenna, de la cual también está enamorado el perro de trineo más querido y popular del pueblo llamado Steele, un arrogante y engreído Alaskan Malamute que disfruta hacerle la vida miserable a Balto en cada oportunidad que vea.

Un día, una enfermedad conocida como difteria infecta a cada uno de los niños del pueblo, incluyendo a Rosy, y el doctor local se quedó sin la medicina conocida como antitoxina. Cuando se divulgó la noticia hasta el territorio capital de Juneau, se intentó por diferentes medios de transporte enviar la medicina (tanto por avión como en barco) pero fue en vano debido a que se presentaba una violenta tormenta de nieve, y la única ruta más cercana para Juneau sería por vía ferroviaria hasta ciudad Nenana, ubicada a 600 millas al este de Nome. Mientras tanto en el pueblo, se estaba preparando una mini-carrera sin trineo de perros para determinar cuales de los perros participantes tendrían la resistencia suficiente como para poder formar el equipo que viajaría con Steele y el trineo hasta Nenana para traer la medicina. Balto decidió participar con el fin de poder ayudar a Rosy y aunque logró llegar en primer lugar, Steele no iba aceptar la idea de que Balto estuviera en el trineo e incluso, aprovechándose del temor que los humanos le tienen a Balto por ser mitad lobo, se encargó de sabotearle esa oportunidad. Esa misma noche el equipo de huskies, liderado por Steele, se embarcan en su viaje, logrando llegar a Nenana en donde reciben la medicina. Pero lamentablemente, en el viaje de regreso, la tormenta se estaba poniendo mucho más imponente y los perros se quedaron varados sin saber que hacer y con su musher inconsciente por un fuerte golpe que sufrió en la cabeza tras una gran caída.

Cuando se divulgó la noticia de que el equipo había desaparecido en medio de la tormenta, todo el pueblo se terminó sintiendo desconsolado, no solo por la pérdida de su amado equipo sino también de la única esperanza que podría salvar a los niños de un trágico final. Temiendo por la vida de Rosy, Balto, con la ayuda de sus tres amigos, decide ir a buscar al equipo y ayudarlos a traer la medicina. En el trayecto, Balto dejó unas marcas hechas por sus garras en algunos arboles, esto les serviría para indicar el camino de vuelta Nome. Repentinamente, ellos acaban siendo atacados por un enorme oso pardo y Jenna, quien los estuvo siguiendo, vendría justo a tiempo en un intento por salvarlos ella misma. El oso persigue a Balto hasta un lago congelado, y el peso del enorme animal causa que se rompa el hielo y se termine cayendo y ahogando en el agua helada. Mientras Muk y Luk, sin que se dieran cuenta en un principio, superarían su temor al agua para salvar a Balto de sufrir el mismo final. Jenna en ese mismo les explicó que vino con un mensaje, avisando que el paso del águila se había bloqueado, por lo que debían seguir por la peligrosa montaña; pero ella comenzaba a cojear debido a una herida que sufrió durante la pelea y parecía que no podía continuar el viaje. Por lo que Balto envía a sus amigos a llevársela de vuelta al pueblo siguiendo sus marcas mientras él continuaba el viaje solo; no sin que antes Jenna le dejara su pañoleta y Boris le dejara unas palabras de aliento, las cuales eran "Un perro no podría hacer este viaje solo. Pero quizás, un lobo sí". Por supuesto Balto no le dió importancia a esas palabras de aliento, y solamente se dispuso a continuar al viaje tras despedirse de sus amigos.

Después de un duro recorrido, Balto al fin logró encontrar al equipo pero Steele, quien se hallaba en un estado de locura extrema y no mostraba preocupación alguna por el bienestar tanto de los niños o el de su equipo, era el único que se rehusó en aceptar su ayuda y lo ataca repetidas veces de manera violenta para evitar que se llevara la medicina mientras que Balto se negaba a defenderse, hasta que Steele termina cayendo por un enorme acantilado aunque logró sobrevivir. Por lo que los otros perros, quienes finalmente dejaron de tomarse esto como un juego, aceptan a Balto como el nuevo líder a cargo, y éste último cumpliría finalmente su sueño de tirar de un trineo. Pero cuando Steele subió de vuelta a la cima y observó al resto del equipo marcharse sin él, estaba dispuesto más que nunca a sabotear Balto y evitar que éste regresara a casa con la medicina. Por lo que deliberadamente comienza a marcar todos los arboles posibles para que así perderían la ruta correcta. Como resultado, Balto, desesperado por guiar al equipo sin saber cual era la dirección correcta, se termina cayendo en otro enorme acantilado junto con la medicina al intentar salvarla. De vuelta en Nome, el resto de los perros comienzan a burlarse de Jenna cuando ella les explica que Balto se había ido por su propia cuenta a buscar al equipo. Steele había regresado en ese mismo momento y se aprovecha de la confusión y curiosidad de todos, empezando por hacerles creer que cada miembro del equipo fue muriendo uno a uno en el viaje y que él fué único sobreviviente del equipo que "hizo" todo lo posible por traer la medicina. Después les dijo que en el camino se encontró con Balto, quien le "arrebató" la medicina solo para impresionar a Jenna, pero que al final terminó desapareciendo junto con la medicina entre la nieve. Como evidencia de este "suceso trágico", Steele utilizó la pañoleta de Jenna (a la que Steele le arrebató a Balto durante su pelea) además de intentar nuevamente conquistarla ahora que estaba sola. A diferencia de los demás perros, Jenna se había dado cuenta de que Steele estaba mintiendo, alegando que Balto seguía con vida y que volvería a casa. Jenna se marcha con su pañoleta mientras el resto de los perros mantenían su fidelidad hacia Steele. Luego de que los humanos finalmente perdieran su esperanza, Jenna reúne unas botellas rotas de diferentes colores y con el brillo de una linterna termina creando lo que se verían como las luces de la aurora, mismo truco que Balto se lo había enseñado previamente; todo esto con la esperanza de así poder guiar a Balto a casa.

Balto, quien sobrevivió a la caída, estaba a punto de aceptar la derrota al ver lo muy difícil que era este viaje. Pero de pronto, vió de frente a un enorme lobo blanco que empezó a aullar y luego se percató de que la antitoxina seguía en buenas condiciones. Balto comienza a recordar las palabras de aliento de Boris, y es entonces que Balto por primera vez empieza a aceptar su herencia de lobo, y verla como su fuerza y no su debilidad como los demás se lo había hecho pensar, ya sería que la misma lo ayudaría a sobrevivir a los peligros salvajes y completar este viaje. Balto manifiesta su nueva determinación con un apasionado aullido junto con el lobo, y luego logra llegar con la medicina hasta la cima en donde es recibido con mucha alegría por los otros perros. Con la ayuda de su sentido de olfato de lobo, Balto logra diferenciar cuales eran las marcas que él había dejado y cuales eran las de Steele. Tras afrontar más peligros en el trayecto (como un puente hielo, una avalancha de nieve causada por lo estornudos por uno de los perros y una cueva llena de estalactitas de hielo), Balto y el resto del equipo logran llegar de vuelta a Nome con la medicina. Todo el pueblo se contentó con esta noticia, menos Steele, quien terminó perdiendo su fama y popularidad luego de que sus mentiras y engaños fueran expuestos ante los demás perros. Las acciones de Balto no solamente lograron salvar la vida tanto del equipo como la de los niños, sino que además él se logró ganar el respeto y gratitud de quienes solían despreciarlo; tanto los humanos como los perros del pueblo lo aceptaron como a un héroe. A su vez, tuvo un feliz rencuentro con sus mejores amigos Jenna, Boris, Muk, Luk, y Rosy; ésta última mientras se recuperaba en el hospital le agradeció diciéndole "Sin ti estaría perdida".

La escena final vuelve a la primera escena. La abuela, su nieta y Blaze logran encontrar la estatua de Balto, y la abuela sigue contando más de las hazañas de Balto y el resto del equipo, además de mencionar la carrera de Iditarod en donde el trayecto sería el mismo. Esto animaría a la niña y a Blaze querer practicar para algún día poder participar. Antes de marcharse, la abuela dice "Gracias Balto. Sin ti estaría perdida". Su nieta la llama por su nombre, Rosy, revelando que ella era la misma niña a la que Balto había salvado.

Personajes[editar]

Balto:
El protagonista de la película es un joven híbrido entre perro/lobo (aunque el Balto real era un husky de pura raza), el cual sufre una crisis de identidad debido a sus orígenes y vive siendo excluido por todos en el pueblo al ser en parte un animal salvaje (excepto por sus verdaderos amigos del alma), aunque le encanta las carreras de trineo. Pero él pronto deberá aprender a aceptar ambas partes de él, las cuales lo ayudarán a traer los medicamentos desde Nenana hasta Nome a pesar de las dificultades que tendrá que atravesar. Luego de tal logro, Balto finalmente termina salvando a todos y se convirtió en héroe. Después de un tiempo, es recordado con un monumento a su honor en Central Park. La voz que lo protagoniza es de Kevin Bacon, doblado en Latinoamérica por Rubén Trujillo y en España por Juan Antonio Bernal.

Jenna:
Se trata de una hermosa perrita de raza husky siberiano con pelaje rojo, fiel a su dueña, Rosy. También es el interés amoroso de Balto, del cual ella también se empieza a enamorar a pesar de que Steele también se sentía atraído hacia ella. Es muy encantadora y valiente, y es la única perra en Nome que aprecia a Balto sin importar si él es parte lobo debido a que ella reconoce su noble y amable personalidad. Ella, preocupada por Rosy, decide ayudar a Balto en su viaje. Allí, luego de salvarlo de un enorme oso, le dio su pañoleta deseándole suerte. La voz que la protagoniza es de Bridget Fonda, doblada en Latinoamérica por Gladys Parra y en España por Nuria Mediavilla.

Boris
Es un ganso proveniente de Rusia y también es uno de los mejores amigos de Balto, además de ser su figura paterna desde que lo crió cuando era un cachorro abandonado. Él es muy responsable, pues se preocupa mucho por Balto y le advierte de los peligros, además darle consejos para ayudarlo. También quiere mucho a sus "sobrinos" Luk y Muk, aunque a veces no los soporta en sus juegos. A pesar de ser cobarde, él decide ayudar a Balto en su aventura en donde al final se quedó muy orgulloso de él. La voz que lo protagoniza es de Bob Hoskins, doblado en Latinoamérica por Rubén Trujillo y en España por Miguel Ángel Jenner.

Steele
El personaje antagonista es un Alaskan Malamute de pelaje blanco y negro con pedigrí puro, el cual representa al popular y celebre líder campeón de perros de trineo en toda Nome. También es el peor enemigo de Balto, ya que de todos es el que más le hace bullying. Resulta que su odio hacia Balto no es más que pura envidia, pues teme la posibilidad de que Balto lo llegue a superar en velocidad y resistencia. También está atraído hacia Jenna, pero ella es de los pocos perros en el pueblo en estar conscientes su naturaleza despreciable; pero Steele tampoco está dispuesto a aceptar la idea de que ella ama a Balto en lugar de él. Fue enviado junto a su equipo a traer la medicina, pero se terminan perdiendo en el viaje de regreso. A pesar de ello, es muy egoísta y cruel y no se preocupa por la salud de los niños ya que solamente hará lo que sea por conservar su fama, aún si eso lo lleve a tomar decisiones muy drásticas. Al final terminaría siendo expuesto como el mentiroso manipulador que es, y termina siendo odiado y rechazado por los demás perros, mientras que Balto fue reconocido como el auténtico héroe. La voz que lo protagoniza es de Jim Cummings, doblado en Latinoamérica por Alejandro Vargas Lugo y en España por Juan Carlos Gustems

Luk y Muk
Son dos torpes cachorros de oso polar son muy traviesos. Quieren mucho a su "tío" Boris y sienten cariño hacia a Balto, por lo que los acompañan en su aventura. Les asusta el agua, dado que no saben nadar hasta que salvan a Balto de ahogarse. La voz que los protagoniza es de Phil Collins, doblado en Latinoamérica por Roberto Alexander y en España por Aleix Estadella.

Rosy
Es la dueña de Jenna y también es la única y mejor amiga humana de Balto, ya lo quiere mucho y no lo ve como una amenaza a pesar de que él es parte lobo. Ella es una de las víctimas que sufre la enfermedad de la difteria, y también fue la razón principal por la que Balto decidió ir a buscar la medicina, puesto que él se preocupaba de la idea de perder a la única amiga humana que ha tenido. Incluso al acabar la infancia, jamás olvidará al héroe que la salvó. La voz que la protagoniza es de Juliette Brewer, doblada en Latinoamérica por Ana Grinta y en España por Michelle Jenner.

Nikki, Kaltag y Star:
Son tres huskies miembros del equipo de trineo liderado por Steele, quienes actuan como otro de los cómicos de la película. A Kaltag le encanta compartir su opinión por diferentes palabras con Nikki (con quien se lleva bien), pero siempre tiene la tendencia de golpear en la cabeza al torpe de Star cada vez que éste le interrumpe. Aunque parecen respetar y ser fieles a Steele, ellos parecen ser de los pocos perros en el pueblo en estar conscientes de la naturaleza despreciable de Steele. Como la mayoría de los otros perros, ellos se meten con Balto por ser mitad lobo, hasta que al final ellos deciden ayudarlo a traer la medicina y se convierten en sus amigos.

Dixie & Sylvie:
Son dos perras de raza Afgana y Pomeriana respectivamente, amigas de Jenna. Dixie siente una fuerte obsesión y admiración hacia Steele, y hace todo lo posible por atraer su atención a pesar de que él siente más interés hacia Jenna; Sylvie, por el otro lado, le encanta andar divulgando chismes como cuando se enteró y reveló que Jenna se empezó a enamorar de Balto. Como la mayoría de los otros perros, a ellas no les agradaba Balto por ser mitad lobo y no entendían porqué Jenna estaba enamorada de él en lugar de Steele; hasta que al final ellas, junto a los otros perros, se revelan contra Steele por todas sus mentiras y fechorías.

Doc:
Es un viejo y amable San Bernardo que siempre habla como la voz de la razón y la conciencia, además de divulgar los mensajes del bulldog francés Mort. A diferencia de los otros perros, Doc no parece tener nada en contra de Balto a pesar de ser mitad lobo y, en cambio, él se preocupa más por la salud y el bienestar de todo el pueblo. Guillermo Romano fue su voz en la versión Latinoamericana.