BAE Calderón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
BAE Abdón Calderón
Banderas
Bandera de Ecuador
Historial
Astillero Port Glasgow, Inglaterra
Tipo Remolcador - Cañonero
Asignado 1884
Baja 1960
Destino Retirado
Convertido en museo naval
Características generales
Desplazamiento 300 Toneladas
Eslora 40 m
Manga 4.8 m
Calado 2.7 m
Armamento 2 Armstrong de 76-40 mm
2 Armstrong de 47-40 mm
AA 2 de 20 mm
Propulsión Máquina Recíproca de Vapor
Potencia 150 SHP
Velocidad 8 nudos
Autonomía 500 kilómetros
Tripulación 54 Marineros

El BAE Calderón es un buque construido en Glasgow, Escocia, en el año 1884, para la empresa naviera Adam Greulich y Cia. de Valparaíso en Chile, que la bautizó con el nombre de "Chaihuín". Fue destinado por sus propietarios, como remolcador en la costa de aquel país hasta 1886.[1]

El presidente del Ecuador Dr.José María Plácido Caamaño, autorizó, en diciembre de 1886, la adquisición del vapor "Chaihuín" en 11,500 libras; de esta manera el gobierno del Ecuador adquiere el buque por traspaso y luego de armarlo en guerra lo incorporó a la Armada del Ecuador con el nombre de "Cotopaxi", que mantuvo hasta el año 1938 en que se le cambió por el de "Abdón Calderón" en memoria del "Héroe Niño".

Participó en la crisis internacional de 1910 contra Perú, en la Campaña de Esmeraldas de 1913 a 1915, y posteriormente fue designado Buque Escuela en los años 20 y 30.

Revolución liberal Ecuatoriana[editar]

El "Cotopaxi" fue adquirido precisamente para combatir la amenaza de las expediciones liberales de Eloy Alfaro, quien exiliado en Centro América, dedicaba su tiempo y energías al derrocamiento del gobierno conservador.

El 5 de junio de 1895 se produjo el levantamiento Liberal que rápidamente llevó al poder al General Eloy Alfaro Delgado, líder nacional que ejecutó importantes reformas políticas y sociales en el país y quien, como veremos a continuación, estuvo directa o indirectamente ligado al destino del Crucero "Cotopaxi" hasta 1912 año de su muerte.

Una vez que los liberales llegaron al poder el Capitán de Navío Nicolás Bayona Ors, comandante de la Marina "Conservadora" hasta esa fecha y enemigo político de los liberales tuvo que partir al exilio en Lima, donde falleció en 1907. Los oficiales navales más antiguos fueron sustituidos por comandantes liberales, entre ellos algunos extranjeros, los oficiales más jóvenes del antiguo régimen pudieron continuar su carrera en la Armada "Liberal", entre ellos Rafael Andrade Lalama. Asumió como comandante del "Cotopaxi" el Capitán de Navío Benigno S. Calderón, además de asumir la jefatura de la Marina.

En 1898 ocurrió un incendio que destruyó casi totalmente la ciudad de Guayaquil, por tanto el ´´Cotopaxi´´ es uno de los pocos elementos referentes que de aquella época. Ya en el siglo XX el gobierno liberal hizo tímidos intentos de formar una marina de guerra, para lo cual se buscó con Chile, país con gran tradición naval e históricamente amigo, acuerdos para la adquisición de naves y preparación de los oficiales y tripulantes necesarios, esta iniciativa se tradujo en la incorporación a la Armada del transporte "Marañón", ex Casma, para su uso como buque escuela y posteriormente en la adquisición del Caza-Torpedero ´´Libertador Bolívar´´, ex Almirante Simpson.

1910 Tensión con Perú[editar]

Para 1910 las seculares diferencias limítrofes con Perú habían producido tal grado de tensión entre ambos estados que se considera inminente una guerra, a tal fin la Armada del Ecuador estaba compuesta por el Caza-torpedero "Libertador Bolívar", el torpedero "Tarqui" y el Crucero "Cotopaxi", este último sirviendo además como transporte de tropas en el traslado de las unidades militares enviadas a reforzar la frontera con Perú, el Presidente Eloy Alfaro en persona asumió el comando militar de las tropas durante la crisis. Finalmente y por gestiones diplomáticas de países como EE. UU., Brasil y Argentina la guerra se evitó en aquella ocasión.

1912 - 1916[editar]

En diciembre de 1911 ocurre en el país otra guerra civil, ahora entre los propios liberales, la crisis surgió del sorpresivo fallecimiento del flamante Presidente Emilio Estrada, entonces la plaza de Guayaquil incluida la Marina se alzan contra el sucesor constitucional el Doctor Carlos Freile Zaldumbide, el Crucero "Cotopaxi" es despachado para traer desde el puerto de Esmeraldas al General Flavio E. Alfaro, sobrino del expresidente Eloy Alfaro y pretendiente del poder, junto a él se transportó a 315 hombres del Batallón "Esmeraldas" misión que culmina el 5 de enero de 1912; posteriormente el alzamiento es derrotado militarmente en Huigra, Naranjito y Yaguachi, los Generales Eloy Alfaro, Flavio Alfaro y Pedro J. Montero cabecillas del alzamiento rinden la plaza y se entregan en base a las garantías dadas por el General constitucional Leonidas Plaza G; sin embargo el 25 de enero el General Montero es asesinado por sus captores en Guayaquil durante un seudo juicio, los Generales Alfaro cautivos son enviados a Quito, irónicamente son transportados en el ferrocarril que se construyó durante la presidencia de Eloy Alfaro.

Los oficiales navales que participaron en el alzamiento fueron dados de baja y se destinó como Comandante del ´´Cotopaxi´´ al Capitán de Fragata Rafael Andrade Lalama, mando que desempeñó por largos años en varios periodos.

En enero 28 de 1912 el expresidente Alfaro y sus tenientes son linchados por una turba que asaltó la cárcel en la cual guardaban prisión, sus cuerpos arrastrados y quemados en el parque del Ejido de Quito, esta acción fue la causa directa para que otro caudillo liberal, el Coronel Carlos Concha Torres, se alzara en armas en la provincia costera de Esmeraldas en septiembre de 1913, la pequeña Armada compuesta por el Caza-torpedero "Libertador Bolívar" y el Crucero "Cotopaxi" ahora leal al gobierno constitucional, jugó un importante papel en el esfuerzo de guerra en contra de la revuelta; debido a las limitaciones en los caminos terrestres, el transporte de tropas por vía marítima fue imprescindible así como contar con el apoyo de la artillería de los buques.

El 23 de septiembre de 1913 el Coronel Carlos Concha Torres y sus partidarios asaltan el cuartel de policía del puerto de Esmeraldas donde se hacen de fusiles para posteriormente atacar el Cuartel del Batallón "Manabí" al cual sitian, solo la intervención de los tripulantes del "Cotopaxi" que bajo el comando de los Alférez de Fragata Manuel Cevallos y Carlos Ibáñez desembarcan, acuden en ayuda del sitiado cuartel y obligan a los "conchistas" a retirarse hacia el interior de la provincia.

La guerra continua y en diciembre de 1913 luego de la derrota de las fuerzas constitucionales en el Combate del "Guayabo" el ´´Cotopaxi´´ y su tripulación ayudaron a evacuar a 600 soldados derrotados, los rebeldes ocupan la ciudad de Esmeraldas y la reacción del gobierno no se hace esperar, por orden directa del Presidente y General Leonidas Plaza la ciudad de Esmeraldas es bombardeada el 10 de febrero de 1914 por el Caza-torpedero "Libertador Bolívar" y el "Cotopaxi", el 25 de febrero se produce un desembarco en Atacames de tropas transportadas por el "Cotopaxi" y el transporte "Constitución", estas fuerzas del ejército con el apoyo de la marina lograron vencer a las fuerzas conchistas y reocupar la ciudad obligando a estos a replegarse al interior de la provincia. La campaña terrestre continuó y el 24 de febrero de 1915 se logró la captura del Coronel Carlos Concha, con lo que la revolución había sido de hecho derrotada, sin embargo focos guerrilleros continuarían combatiendo al gobierno en las provincias de Esmeraldas y Manabí, hasta que en septiembre de 1916 se terminó este conflicto por vía política y con él la última montonera liberal radical en el Ecuador.

1917 Mensajero de Paz[editar]

Pacificado el Ecuador gracias a la amnistía decretada el 1 septiembre de 1916 por el Presidente Alfredo Baquerizo Moreno el Crucero "Cotopaxi" fue destinado a labores de guardacostas, transporte y mantenimiento de ayudas a la navegación en los puertos del país.

En 1917 el Presidente Baquerizo resolvió hacer una gira por las Islas Galápagos, territorio insular situado a 500 millas náuticas de las costas del Ecuador; para lo cual se transportó junto con su comitiva en el Guardacostas "Patria" y con la escolta del Crucero "Cotopaxi". La gira por las "islas encantadas" se efectuó entre el 10 de julio de 1917 fecha en que zarpó de Guayaquil y 21 de julio que arribó a la ciudad de Esmeraldas, para entonces seguir ruta a Puerto Pizarro en Perú a donde arribó el día 23, en este puerto las naves ecuatorianas fueron recibidas por el Crucero peruano "Almirante Grau" con las que intercambiaron salvas de saludo.

Durante su corta estancia en dicho puerto el Presidente Baquerizo Moreno envió un telegrama de fraternal saludo y exhortación a la Paz al Presidente del Perú José Prado, quien respondió a su vez en términos similares.

El Crucero "Almirante Grau" de 3500 toneladas escoltó de regreso a Guayaquil a las naves ecuatorianas y realizó una visita protocolaria en dicho puerto hasta el 29 de julio cuando regresó a su base en el puerto del Callao, dejando en el aire la esperanza que la paz entre ambas naciones estaba asegurada. Imposible suponer que exactamente 24 años después, en el mismo mes de julio, el gemelo del Crucero "Almirante Grau", el "Coronel Bolognesi" formaría parte de la escuadra peruana con orden de bloquear el tráfico marítimo entre Guayaquil y Puerto Bolívar, tráfico que sería escoltado precisamente por el Cañonero "Abdón Calderón", nombre que tomó el Crucero "Cotopaxi" en 1936.

1924, Escuela Naval a bordo del crucero ´´Cotopaxi´´[editar]

En 1924 y 1925 por sugerencia del Capitán de Navío Rafael Andrade, Comandante del Cotopaxi, se llevó a cabo un curso de Guardiamarinas y aspirantes a Ingenieros a bordo precisamente del Crucero "Cotopaxi", cadete de este curso fue el joven Rafael Morán Valverde a quien el destino ubicó como Comandante del Cañonero "Calderón" el 25 de julio de 1941 durante la invasión peruana al Ecuador.

1936 Cañonero "Abdón Calderón"[editar]

En 1928 el gobierno cambió al "Cotopaxi" la clasificación de "Crucero" por el de "Cañonero" y en 1936 se cambió su nombre por del de "Abdón Calderón" en homenaje al joven teniente cuencano que perdió la vida a causa de las heridas recibidas durante la Batalla de Pichincha el 24 de mayo de 1822 y quien es recordado en Ecuador por su valor al negarse, ya herido, dejar el campo de batalla.

Es asombroso pensar que para aquella fecha se trataba de una nave con 50 años de servicio en la Marina, su longevidad se explica en que fue reparado íntegramente varias veces, su caldera fue cambiada en 1912 y también en 1936, se hizo cambio de tipo de combustible del carbón original al petróleo.

Alguna veces se consideró en sustituirlo con naves más modernas pero las limitaciones económicas, la despreocupación del estado ecuatoriano en su Armada e incluso el Tratado de Washington impidieron concretar esas intenciones.

En 1928 el Caza-torpedero "Libertador Bolívar" fue perdido por negligencia en su mantenimiento, por lo que la única nave de más de 100 toneladas con que contó la Armada del Ecuador por varios años fue el Cañonero "Calderón".

1938 Las últimas Islas Encantadas[editar]

Capítulo aparte de la particular singladura de esta nave es relatada por una escritora francesa llamada Paulette Everard Kiefer; en enero de 1938 ella y su esposo el pintor ecuatoriano Manuel Rendón Seminario se embarcaron para las islas Galápagos en un viaje de exploración y aventuras, llegaron a la Isla Floreana (Santa María), que en aquel tiempo contaba con 10 habitantes, y donde pasaron tres meses descubriendo y sufriendo del encanto y aislamiento de la isla, el transporte que debía recogerlos el 10 de abril no llegó y posteriormente recibieron desalentadoras noticias que no precisaban la llegada de un navío para retornar al Ecuador continental.

Providencialmente el Cañonero "Calderón" al mando del Capitán de Corbeta Aníbal Villagómez Yépez realizó en mayo de aquel año un viaje de patrullaje por las Galápagos, al llegar a Floreana el 11 de mayo los semi-náufragos esposos Rendón solicitaron y obtuvieron permiso para embarcarse en la nave durante su gira por las islas y su posterior retorno a Guayaquil. Este periplo relatado por Paulette de Rendón en su libro "Galápagos: Las últimas Islas Encantadas" nos permite atisbar la vida en la islas en aquel entonces y además a bordo del "Calderón" para lo cual me permito transcribir breves pasajes.

"Nos instalaron en el salón comedor del cañonero, donde dormiré en un canapé, encima del cual el radiorreceptor descansa sobre una repisa. Mi marido colgará su hamaca cerca de mí, y al otro lado de la larga mesa, un pasajero que pasea su neurastenia muda por los mares de Galápagos suspende otra hamaca. Para vestirnos, el segundo oficial de a bordo nos prestará todas las mañanas su camarote."

"Nuestro primer almuerzo a bordo del Abdón Calderón nos permite conocer mejor a su oficialidad. Somos doce alrededor de la mesa del salón comedor, presidida por el segundo oficial pues el comandante toma sus comidas en su salón particular, al que nos invitará algunos días más tarde a acompañarlo a él y a otro pasajero."

"Todos son hombres jóvenes y simpáticos y alegres y llenos de vivacidad, cuyo espíritu bromista me recuerda mucho el de mis compatriotas. Durante todo el almuerzo no son sino chanzas y burlas. La escaramuza es a veces viva, sobre todo cuando pone frente a frente a un costeño y un serrano, más una sonrisa atempera siempre los más vehementes apóstrofes."

"La tripulación es pintoresca y abigarrada. Va desde el indiecillo simplista que nos sirve a la mesa y que inexorablemente vendrá todas las mañanas, a las cinco, armado de su escoba a anunciarnos en tono desvergonzado que es hora ya de levantarse, hasta el atlético negro de la provincia de Esmeraldas y el grumete rubio de buena familia, niño terrible demasiado aventurero al que sus padres, intentando disciplinarlo, han metido en la marina."

"24 de Mayo. Fiesta aniversario de la batalla de Pichincha. Salva de siete cañonazos a las ocho de la mañana, a mediodía y a las seis de la tarde a bordo de nuestro ya querido Abdón Calderón. Chicha para el desayuno. Hace frío toda la mañana y garúa. La mayor parte de los habitantes de la isla (Santa Cruz) han sido convidados al baile que se dará en la cubierta."

Los esposos Rendón recorrieron las islas hasta principios de junio en el "Calderón", lamentablemente el crucero terminó abruptamente cuando se recibió órdenes por radio de regresar al continente inmediatamente y no transportar pasajeros; quienes fueron desembarcados en la capital de Galápagos, en la isla San Cristóbal.

Guerra con el Perú 1941[editar]

En enero de 1941 el ya centenario diferendo limítrofe que enfrentaba a Ecuador y Perú aumentó en intensidad debido a ataques de las tropas peruanas a guarniciones ecuatorianas en la frontera común, las Fuerzas Armadas del Ecuador no estaban para nada preparadas para una guerra internacional, años de inestabilidad política, luchas internas y falta de recursos económicos habían tenido un efecto negativo en el Ejército, su organización y equipamiento, la Fuerza Aérea y Marina estaban totalmente desarmadas, esta última solo contaba con tres pequeñas naves para hacer frente a la Marina de Guerra del Perú la cual contaba con navíos muy superiores en número, tamaño, velocidad y armamento.[1]

En cuanto al Cañonero "Calderón" contaba con el siguiente armamento en 1941: 2 cañones de 76 mm "Armstrong", uno modelo de finales del siglo XIX y con munición igualmente antigua, la ubicación de estas armas era 1 a proa y otro a popa. 2 Cañones de 47 mm militarmente inservibles y solo usado para salvas de saludo. Como armamento antiaéreo se instalaron 2 ametralladoras checas ZB de 20 mm. En disparos de prueba de los cañones se advirtieron problemas con los percutores, los mismos que fueron reparados por ingenieros ecuatorianos construyendo los repuestos necesarios, adicionalmente se estableció que la munición no era confiable.

El Perú acumuló un ejército de 35000 hombres en la frontera occidental con Ecuador e inició hostilidades el 5 de julio de 1941 atacando a las guarniciones ecuatorianas que ya reforzadas apenas llegaban a los 3000 hombres mal armados y mal dirigidos, sin embargo los soldados ecuatorianos supieron contener esta primera arremetida; a pesar de los intentos mediadores de países amigos como Brasil y Chile, el Perú supo aprovechar la oportunidad de extremo debilitamiento de su adversario y es así como el 23 de julio lanza una ofensiva a gran escala logrando por simple superioridad numérica y de armas aplastar la resistencia de los ecuatorianos, en algunos episodios de esta guerra se relata como soldados voluntarios ecuatorianos, armados solo de machetes, fueron barridos por el fuego de las ametralladoras enemigas.

La superioridad naval peruana le permitía bloquear los puertos ecuatorianos, especialmente el de Guayaquil y el de Puerto Bolívar, este último cercano a la frontera, con el fin de impedir el reforzamiento de las exiguas fuerzas que se oponían al ataque peruano, a pesar de esto el Cañonero Abdón Calderón, al mando del Teniente de Fragata Rafael Morán Valverde, recibió órdenes de escoltar un convoy de 3 motoveleros con 800 soldados y armas para Puerto Bolívar, el convoy partió de Guayaquil a las 23 horas del día 24 de julio de 1941, las órdenes fueron claras:

  • Escoltar el convoy rumbo a Puerto Bolívar, las naves deberían ir en columna separadas por 1 milla, se navegaría con luces apagadas, excepto las de posición.
  • En caso de encuentro con el enemigo era la tarea del ´´Calderón´´ enfrentarlo a fin de que los transportes tuvieran oportunidad de seguir a Puerto Bolívar.
  • Una vez llegado el convoy a Puerto Bolívar protegerá el desembarco de los soldados y armas de ataques aéreos o navales del enemigo.

En tanto la Marina de Guerra del Perú, en operaciones de apoyo a sus fuerzas terrestres y con conocimiento que los puestos fronterizos eran reabastecidos desde Puerto Bolívar, desde donde a su vez se recibían pertrechos por vía marítima desde Guayaquil, dispuso el envío del destructor B.A.P. "Almirante Villar", con el propósito de interceptar los convoyes ecuatorianos.

Según la versión ecuatoriana, los eventos precisan que habiendo llegado el "Calderón" y su convoy a Puerto Bolívar en la mañana del 25 de julio se dedicó a proteger el desembarco, para lo cual se mantuvo en movimiento y una vez concluida la misión, zarpó en demanda de Guayaquil, y a poco de haber ingresado al canal de Jambelí avistó a la nave peruana, la cual le disparó, situación ante la que el comandante Morán decidió virar 180º y retirarse del lugar retornando a Puerto Bolívar a la máxima velocidad posible a fin de evitar ser destruido por su adversario. Este suceso, el comandante Morán lo informó de la siguiente forma:

A Las 11:15 horas cuando nos encontrábamos navegando con rumbo norte y a una distancia aproximada de tres millas del faro de Jambelí, el vigía anuncio la presencia de un buque a la cuadra del babor y que navegaba con la proa hacia el buque de mi mando, como también el humo de varios buques, que se presume era el resto de la escuadra peruana. En ese instante el personal se preparaba para un ejercicio de Artillería. El buque avistado, visiblemente aumento su andar, cambiando varias veces su rumbo y con manifiestas intenciones de cortar nuestra proa. Cuando el buque se acercó más se le reconoció como un destructor de bandera peruana, por lo que ordene caer a estribor cambiando 180° de rumbo. Simultáneamente, también el enemigo cayo a estribor navegando luego con un rumbo paralelo al nuestro.

A las 11:25 horas, se ordeno zafarrancho de combate y a las 11:30 horas, el enemigo rompe los fuegos con un cañón de proa. Al verse el fogonazo del primer disparo se ordeno fuego, repeliendo al primer momento con un nutrido fuego de nuestra artillería. El combate se prolongó hasta las 11:45 horas, instantes en que nos ocultamos del enemigo tras la boca del Jambelí.

La contienda fue absolutamente desigual, pues se sostuvo la acción únicamente con un cañón de 3¨' y dos antiaéreos de 20 mm ya que el cañón de popa fallo después del primer disparo, que posiblemente le impacto en la popa del buque atacante . También se cree que el cañón antiaéreo de popa hizo varios impactos en la superestructura del enemigo.

Nuestro buque no sufrió daño alguno a pesar de que los piques el buque enemigo estaban correctos en deflexión y apenas 20 metros largos y cortos.

Es una obligación hacer conocer la heroicidad con que combatió la tripulación, en todo momento supo cumplir con su deber, como también la deficiencia absoluta del material, pues, que de las pocas cargas que llevamos solo respondieron el 30%.

Terminada la acción fondeamos en Puerto Bolívar a las 12:11 horas.

Pero allí no terminó la gesta de aquel día puesto que momentos después se produce una incursión aérea de la Fuerza Aérea del Perú FAP, la misma que la relata así el Comandante Morán Valverde.

Encontrándonos fondeados a las 13:42 horas se rompen los fuegos contra los aviones enemigos que tratan de atacar al buque, obligándolos a huir después de 15 minutos de nutrido fuego de artillería antiaérea. En espera de los aviones enemigos permanecimos en continuo movimiento frente al puerto hasta las 16:00 horas que volvemos a fondear.

Sin embargo, como se aprecia en lo aseverado por el comandante Morán en su informe, sus apreciaciones en lo que se refiere a los daños que presume recibió el buque peruano se basan en suposiciones que nunca han podido ser demostradas, puesto que jamás se han presentado o exhibido pruebas materiales ni documentales que demuestren que el buque peruano "Almirante Villar" haya sido impactado.[2] Se debe considerar también el hecho que es imposible que un cañón de finales del siglo XIX y con munición igualmente antigua, con artilleros poco o escasamente entrenados y con ningún sistema de control o dirección de tiro, logre impactar al primer y único disparo ( y este cañón luego se malogre). Asimismo se tiene que por un lado, el "Almirante Villar" no registró ni bajas ni averías, y por otro, continuó operando ininterrumpidamente el el Teatro de Operaciones hasta el 1º de octubre de ese año, fecha en la que retornó al puerto del Callao.

Por otro lado, se debe mencionar que una de las versiones ecuatorianas sobre este incidente señala que el destructor "Almirante Villar" fue remolcado por el crucero "Almirante Grau" y el destructor "Teniente Rodríguez", versión que carece de veracidad, puesto que en esa fecha (25 de julio), el "Almirante Grau" se hallaba en el puerto peruano de Salaverry (lo que se puede comprobar en el respectivo libro de bitácora del mencionado buque existente en el Archivo Histórico de la Marina de Guerra del Perú), mientras que el cazatorpedero (no destructor) "Teniente Rodríguez", se hallaba en Iquitos desde 1933, habiendo sido dado de baja en 1939, y para la fecha del incidente, su casco era empleado como chata de petróleo en el río Amazonas.[3]

Lo cierto es que a partir de aquel incidente, ninguna otra nave ecuatoriana volvió a operar hasta finalizar el conflicto, haciéndose con ello efectivo el bloqueo en costas ecuatorianas impuesto por las fuerzas navales peruanas.

1942 Nace una nueva Marina[editar]

BAE Guayas (ex USS Covington PF-56) en 1945

Luego del conflicto de 1941 y en vista de la entrada de EE. UU. a la Segunda guerra mundial que mereció la adhesión del resto de estados americanos, Ecuador colaboró con el esfuerzo de guerra aliado brindando sus recursos naturales así como permitiendo a las fuerzas navales y aéreas de EE. UU. establecer bases en la península de Santa Elena, "Salinas", y en las islas Galápagos, "Baltra". Durante los años de la presencia de la US NAVY en Ecuador se produjo una lenta pero significativa mejora en el equipamiento de la Armada, pequeños buques patrulleros fueron transferidos a la Armada del Ecuador, se mejoró el entrenamiento de oficiales y tripulantes, la Escuela Naval fue reabierta en Salinas en 1942 y desde entonces ha formado a más de 60 promociones de oficiales navales sin interrupción.

En 1947 se adquirió una Fragata de Patrulla Clase Tacoma (ex USS Covington PF-56), se designó ´´BAE Guayas a esta nave construida en 1943, de 1190 toneladas de desplazamiento, armada con 2 cañones AA de 3"/50, 2 cañones gemelos de 40 mm y 9 ametralladoras de 20 mm además dotada de lanzadores de cargas de profundidad y cuya planta motriz de 2 turbinas de 5,500 caballos de potencia significó un salto cualitativo con respecto al viejo Calderón que solo un lustro antes era la fuerza naval del Ecuador.

Durante aquel tiempo el Cañonero Calderón siguió prestando infatigable servicio como transporte armado o en cualquier otra misión que se le asignara .

1972 Monumento y Museo Cañonero Calderón[editar]

Mediante la orden general No.12 del 16 de julio de 1960 el BAE CALDERÓN fue retirado del servicio activo iniciado en 1886 y se dispuso su preservación; durante unos años permaneció en los muelles del arsenal naval de Guayaquil sobre el Río Guayas, finalmente en 1972 se dispuso la construcción de una plaza frente al edificio de la Primera Zona Naval en cuyos límites se colocaría en exposición el BAE Calderón transformado en monumento para honrar la memoria de aquellos hombres que sobre sus cubiertas conformaron, casi literalmente, la Armada del Ecuador durante 74 años. En 1986 se habilitó como museo naval.

Hoy la Armada del Ecuador es una fuerza pequeña pero profesional y moderna que cuenta con Fragatas y Corbetas lanzamisiles, aviación naval y submarinos. El 25 de julio de cada año se celebra una ceremonia mediante la cual la Armada recuerda la gesta del Cañonero Calderón, los ex tripulantes de 1941 son invitados a presidir la ceremonia desde la cubierta de su viejo cañonero, cada año son menos los veteranos que asisten físicamente aunque su espíritu siempre estará presente.

Seguramente que el constructor naval David J. Dunlop, quien murió en 1911, no podría imaginar que de todas sus obras, este pequeño vapor botado en el río Clyde en 1884 navegaría durante 76 años como remolcador, transporte, guardacostas, buque de guerra y buque escuela para finalmente ser retirado del servicio con honores militares y 120 años después aun perduraría convertido en museo conmemorativo a orillas de otro río en una lejana nación sudamericana.[1]

En 1950 al nombre de los buques de la Armada se le antepusieron las siglas BAE por "Buque de la Armada del Ecuador", pasando el antiguo Chaihuín a denominarse "BAE Abdón Calderón", su último nombre en las listas de la Marina que por aquellos años ya contaba con media docena de naves principalmente de origen estadounidense y a los que posteriormente se incorporarían 2 destructores de escolta ingleses de la clase Hunt en 1954.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Historia Marítima del Ecuador, tomo X , CALM (SP) Carlos Monteverde Granados.
  • Evolución de la Marina de Guerra Ecuatoriana, CALM (SP) Carlos Monteverde Granados.
  • Buques y Personajes, CPFG. (SP) Mariano Sánchez Bravo.
  • De la Goleta Alcance al Cañonero Calderón, Jorge Pérez Concha.
  • Galápagos, Las últimas islas encantadas, Paulette de Rendón.
  • Revista Instituto de Historia Marítima No.12

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c http://www.histarmar.com.ar/Museos/AbdonCalderon.htm
  2. Rodríguez Asti John, Las Operaciones Navales durante el Conflicto con el Ecuador de 1941: apuntes para su historia, p. 44. Lima, Dirección de Intereses Marítimos e Información, 2008.
  3. Rodríguez Asti John, Las Operaciones Navales durante el Conflicto con el Ecuador de 1941: apuntes para su historia, p. 105. Lima, Dirección de Intereses Marítimos e Información, 2008.