Autoetnografía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La autoetnografía es un método de investigación social que se caracteriza por enlazar la propia experiencia personal autobiográfica del etnógrafo, con conceptos sociales, políticos y culturales. Su diferencia con la etnografía, entendida en el sentido tradicional, es el alto grado de subjetividad que es introducido al estudio, y el hecho de que la perspectiva del autor muestra una implicación personal mucho mayor que la pretendida en una observación participante.

Desde los años 1970s en adelante, la autoetnografía ha ido obteniendo impacto y está siendo utilizada más y más. Aun así, todavía constituye un tema de controversia y es, a veces, criticada debido a su naturaleza subjetiva e individualista, la cual podría socavar su credibilidad científica. La implicación personal del autor con los acontecimientos sociales que describe y analiza es a veces considerada como algo que podría nublar su objetividad. Queda aún por considerar si la autoetnografía debería ser juzgada en los mismos términos que la etnografía tradicional, cuando se podría argumentar que tienen propósitos diferentes. El punto de vista subjetivo es juntamente lo que la autoetnografía tiene para aportar frente a los métodos tradicionales.

Definiciones[editar]

Maréchal define a la autoetnografía como “una forma o método de estudiar aquello que implica auto-observación e investigación reflexiva en el contexto del trabajo de campo y la escritura etnográfica”.[1]​ En la década de 1970 era más sencillamente definida como “etnografía interior” ("insider ethnography"), refiriendo al hecho que el grupo de estudio es el propio etnógrafo.[2]

Beneficios y consideraciones[editar]

El elemento más significativo que la autoetnografía introduce al estudio de la cultura y la sociedad es el cambio desde un punto de vista despersonalizado, distanciado y neutral, por la narrativa de una historia en la cual la audiencia puede comprometerse moralmente, estéticamente e intelectualmente, y, de este modo, co-participar en los acontecimientos que se describen.[3]​ Especialmente para los etnógrafos que utilizan informantes múltiples, la autoetnografía introduce una manera alternativa de escribir, donde “la distinción entre el investigador y los ‘otros' es difusa”, desafiando así “identidades y fronteras impuestas”.[4][5]

Aun así, la autoetnografía tendría que evitar algunos peligros que podrían socavar la credibilidad y utilidad de su trabajo. Chang Identifica los siguientes: "(1) foco excesivo en el propio investigador en aislamiento de otros; (2) demasiado énfasis en la narración más que el análisis e interpretación cultural; (3) exclusiva confianza en la memoria personal y el recuerdo como fuente de datos; (4) negligencia de estándares éticos con respecto a otros en las auto-narrativas; y (5) aplicación inapropiada de la etiqueta autoetnografía".[6]

Notas[editar]

  1. Maréchal, Garance (2010), p. 43
  2. Hayano(1979)
  3. Ellis and Bochner (2000)
  4. Khosravi (2010, p. 5
  5. Pratt (1992)
  6. Chang (2008), p 54

Referencias[editar]

  • Chang, Heewon. (2008). Autoethnography as method. Walnut Creek, CA: Left Coast Press.
  • Hayano, D. (1979). Auto-ethnography: Paradigms, problems and prospects. Human Organization, 38(1), 99-104.
  • Khosravi, Shahram. 'Illegal' Traveller: an Auto-ethnography of Borders. Basingstoke: Palgrave Macmillan, 2010.
  • Maréchal, G. (2010). Autoethnography. In A. J. Mills, G. Durepos & E. Wiebe (Eds.), Encyclopedia of case study research (Vol. 2, pp. 43-45). Thousand Oaks, CA: Sage Publications.
  • Pratt, Mary Louise. Imperial Eyes: Travel Writing and Transculturation. London: Routledge, 1992.