Auténtico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Auténtico es un adjetivo que indica que está revestido de una autoridad suficiente, que mercede que se le dé crédito solemne, certificado con autoridad pública y revestido con todas las formas.

Procede este nombre de una palabra griega que significa señor de sí mismo, que obra por su propia autoridad. Seguramente, no hay palabra mas enfática que esta. Se llamará auténtico un objeto cuyo autor es positivamente reconocido, un hecho garantido por testimonios verídicos, un acto original con pruebas irrecusables de su origen, una obra que pertenece realmente al autor y a la época a que se atribuye. Lo mismo sucede con la crítica hábil, que necesita saber reconocer la autenticidad (la verdad) de una obra por ciertos signos interiores y exteriores.

  • En el Derecho romano se llaman auténticos los estrados de las constituciones, por las cuales las leyes del Código se modifican o abrevian. Fueron sacadas de un manuscrito de las constituciones por los primeros compiladores del Código de Justiniano, que las agregaron a los pasajes modificados de este Código y han quedado en las ediciones posteriores del Corpus iuris. Tres ordenanzas dadas por los emperadores Federico I y II en Italia, y que estos príncipes enviaron a los jurisconsultos de Bolonia con orden de intercalarlas en el Código de Justiniano en los parajes convenientes, han permanecido allí de esta manera y han adquirido fuerza de ley.
  • En música se llaman auténticos cuatro modos o tonos del canto, que elevándose de una cuarta a sus dominantes, quedan en una quinta superior a sus finales. Así, cuando una octava se divide aritméticamente según los números 2, 3, 4, es decir, cuando la quinta está en grave y la cuarta en agudo, el tono entonces se llama auténtico, para diferenciarlo de otro tono en el cual la octava está armónicamente dividida por los números 3, 4, 6, lo que hace pasar de la cuarta al grave, y de la quinta al agudo. Los antiguos autores de música llaman impares a los tonos auténticos.
  • La Iglesia también tiene cuatro tonos auténticos, el primero, el tercero, el quinto y el séptimo. Auténtico tiene aquí el sentido de aprobado y escogido por San Ambrosio, el primer autor del canto llano.

Referencias[editar]

Enciclopedia moderna, Francisco de Paula Mellado