Aurelio París Sanz de Santamaría

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Aurelio París Sanz de Santamaría

Empresario

Información personal
Nacimiento 29 de agosto de 1829
Bogotá
Fallecimiento 1899 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Colombiana Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Conservador
Información profesional
Ocupación Empresario
[editar datos en Wikidata]

Aurelio París Sanz de Santamaría (Bogotá, 29 de agosto de 1829 - 1899), empresario colombiano hijo del coronel Mariano París y de María Francisca Sanz de Santamaría Ricuarte.

Evidentemente, fue una de las personas mas ricas de la época, hijo de Mariano Paris Ricaurte y Maria Fransisca Sanz de Santamaría Ricaurte, su riqueza no fue solo a raíz de su habilidad en los negocios, pues según la historia de su familia., La heredad por abolengo y apellidos también contaba con grandes extensiones de tierras heredadas de sus antepasados, sumado a que fue el único y ultimo heredero de sus hermanos pues al momento de su muerte, era el único sobreviviente., Junto con sus sobrinos., Razon por la cual sus sobrinos heredaron parte de su fortuna.

A raiz de la muerte de Aurelio Paris Sanz de Santamaría, se suscitaron estafas a sus familiares de sangre, entre ellos, Alicia Lafaurie Paris nieta de Antonio Paris., bisnieta de Mariano Paris Ricaurte y tataranieta de Jose Martin Paris Álvarez Alicia era hija de Sara Paris Lafaurie sobrina de Aurelio Paris hija del muy culto y educado Antonio Paris Sanz de Santamaría quien fue casado con Petrona Lafaurie Bravo., Tuvieron varios hijos entre ellos Sara Paris Lafaurie, casada con Vicente Lafaurie Marquez., padres de Alicia Lafaurie Paris entre otros.

Antonio era hermano de Aurelio y fue asesinado aproximadamente a la edad de 35 años, fue quien se encargó de los negocios heredados de sus abuelos y padres, fue asesinado por la guacherna, cuando venía de dar serenata a su esposa Petrona Lafaurie Bravo, interpretandole la canción de moda el Carnaval de Venecia de Picolo Paganini. Algun personaje cercano auspiciado por los descendientes de una hija natural ( o no ) un siglo después, se valieron de artimañas y compra de la justicia y fraudes en documentos para despojar de sus tierras y de mas de 100 haciendas por un valor que duplicaba lo que para entonces valia en libros la Compañía Colombia de Seguros la mas grande de Sur América embargando bienes a sus descendientes directos he indirectos familia Franco Lafaurie Ortega Paris., Figura el hacendado y terrateniente Luis María Franco Ortega, y hermanos, casado con Alicia Lafaurie Paris, padres de Maria Helena Franco Lafaurie Otega Paris, entre otros hermanos.

La historia de la estafa deja a su paso la familia heredera natural, apellidos y nombres reconocidos en la alta sociedad. Luis Franco Urdaneta terrateniente feudal intimo amigo de la familia Sanz de Santamaría quien compró grandes extensiones de tierras a esta familia, Luis Franco era un gran feudal del Valle de Sopo y sabana de Bogota hasta los llanos Orientales casado con Sixta Ortega Barriga, compartian su ascendente feudal, de la misma condición social y economica.

Figuran famosas Haciendas de la familia Franco Ortega Urdaneta Barriga Haciendas de la sabana., San Jose, La Primavera, La Esmeralda, La Margarita, La Cabaña, Boyero, Boyerito, La Pradera, y se gestaba Potosi, parte de La Selva entre muchas otras.

Fueron estafados reconocidos ganaderos hacendados de la alta sociedad, Luis Maria Franco Ortega hijo de Luis Franco Urdaneta y Sixta Ortega Barriga. Luis Maria Franco fue casado con Alicia Lafaurie Paris, hija del Banquero e industrial reconocido Vicente Lafaurie Marquez y Sara Paris Lafaurie, hija de Antonio Paris Sanz de Santamaría a quienes la historia y la mala asesoría dejo en la impunidad una de las estafas más grandes de la sociedad Bogotana.

Fuente archivos varios encontrados en el Archivo General de la nación

Libros de Pardo Humaña Haciendas de la Sabana de Bogota

Los Urdanetas Tomas Rueda Vargas

Los Parises

El éxito empresarial[editar]

Luego de la muerte de sus hermanos Guillermo, y Antonio, Aurelio asumió la hacienda Las Delicias de Sopó, entre otras desde donde desarrollaban las mismas actividades agrícolas de su padre. Sin embargo, las tierras no estaban muy habilitadas debido a que la región tenía problemas de inundación frecuente por el caudal de agua lluvia que recogía la Laguna de Fúquene, y que se rebosaba con frecuencia. Casualmente, en la década de 1870, las tierras fueron azotadas por un verano sin precedentes en los anales meteorológicos; las dehesas, otrora fértiles, ricas en pastos y en regadíos, quedaron convertidas en eriales por la carencia absoluta de aguas lluvias. Los ganados vacunos perecían de hambre, y como consecuencia de la falta de bebederos, se desarrollaron epidamias que contribuyeron a que se diezmaran las reces. Ante este trágico panorama, los hacendados vendían sus vacunos a precio de quema; pero para lo que algunos les significó la ruina, para los dueños de pantanos se tradujo en prosperidad y bonanza antes no vista, entre los que se contó don Aurelio París, quien vio convertido en inmensos pastales la hacienda que era víctima de las aguas de la Laguna. Esta coyuntura lo impulsó a arriesgar todo su capital y el de su familia para compra de novillos, vacas y terneros, acudiendo incluso a un crédito en el Banco de Bogotá para invertir mas en su propósito. A pesar del temor del gerente, desembolsó los recursos para París, con tal suerte, que el verano se prolongó dos años más y la inversión del arriegado empresario resultó multiplicada a tal punto de convertirlo en uno de los hombres más ricos del país.

La anécdota del landó[editar]

Pasó a la historia por la pluma de Tomás Rueda Vargas, una anécdota sucedida entre Aurelio París y el gerente del Banco de Bogotá que le ayudó con el crédito. Hecha su fortuna, París mandó importar de la capital de Francia un carruaje tipo landó para obsequiárselo al banquero, y le llevó el presente hasta su oficina. Tan pronto como el gerente vio a don Aurelio en su oficina, le manifestó que lamentaba mucho no atenderlo pero que el banco estaba pasando por una situación crítica que no permitía otorgale las sumas en crédito que acostumbraba a solicitarle. París, sin mediar parabra, se retiró del despacho del gerente y se llevó consigo el obsequio que pretendía entregar.

La sucesión[editar]

Aurelio París murió en Anapoima el 28 de febrero de 1899. Sus exequias se llevaron a cabo en Bogotá y su cadáver sepultado a espaldas del Altar Mayor de la Catedral Primada de Bogotá. Al fallecer soltero y sin hermanos que le sobrevivieran, los sobrinos de París se constituían en herederos universales; sin embargo, aparecieron en el proceso de sucesión dos hermanas que con actos notariales en mano, se presentaron como hijas de Aurelio París y Paula Gómez. Así las cosas, la fortuna de París que fue valorada en 1900 en 1'420.000 pesos, fue repartida en cuatro hijuelas: Las hermanas Sara y Hortensia París Lafaurie recibieron la hacienda La Primavera de Sopó, los hermanos Adela, Cristina, Guillermo y Henrique París Frade heredaron las haciendas Boyero y Boyerito también en Sopó, la hacienda La Concepción de Sopó y la Laguna de Fúquene fue recibida por Mercedes París Gómez. Los ricos herederos disfrutaron su magnífica fortuna, pero varios la dilapidaron al cabo de pocos años.

La herencia fue repartida en 4 hijuelas en partes iguales, en las cuales figuran haciendas en La calera, Guasca, Sopo, Anapoima, el pueblo de Sopo, Zipaquira, entre otras.