Aula virtual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
SALA DE AULA.jpg
Aulas Virtuales para la Enseñanza (AVE).jpg

Las aulas virtuales son una nueva modalidad educativa que se desarrolla de manera complementaria o independiente a las formas tradicionales de educación, y que surge a partir de la incorporación de las tecnologías de información y comunicación (TIC), en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Actualmente se utiliza en muchas universidades, escuelas y organizaciones laborales.

Si nos detenemos a reflexionar en el sentido de las palabras, podemos delimitar al aula como un espacio físico en el cual se desarrolla el proceso de enseñanza aprendizaje.

Desde su estructura material, la misma tendrá particularidades en función del mobiliario, recursos y características edilicias. Desde su estructura de comunicación se verá atravesada por la disciplina, la autoridad, el poder y los vínculos que se establezcan en ella.

Cuando nos referimos al aula pensamos en espacios frontales organizados con un maestro y la tecnología propia de ese momento histórico: sea por ejemplo el pizarrón, el retroproyector, las computadoras, la televisión, entre otros que se disponen en función de los objetivos didácticos.

Pero con la incorporación de nuevas tecnologías y entornos virtuales, esta visión se fue modificando, abriendo paso a la creación de nuevos espacios que trasciendan el aula física, y que podemos denominar Aula Virtual.

En este espacio llamado Aula Virtual se realizan distintas formas de trabajo colaborativo configurando un escenario de enseñanza a través de los recursos de la web.[1]

Las TIC abren, sin duda, por sus propias características, nuevas posibilidades de innovación y mejora de los procesos formales de enseñanza y aprendizaje, pero la mera incorporación de herramientas tecnológicas a las prácticas educativas no garantiza en modo alguno que esa mejora se produzca realmente. De hecho, existen indicios de que lo que ocurre, al menos en determinadas ocasiones, es exactamente lo contrario: que la introducción de las TIC en las prácticas educativas sirve más para reforzar los modelos dominantes y ya establecidos de enseñanza y aprendizaje que para modificarlos [2]

Un "aula virtual" es un entorno de enseñanza/aprendizaje basado en un sistema de comunicación mediada por ordenador (Turoff, 1995). Por tanto, funciona como "el espacio simbólico en el que se produce la relación entre los participantes en un proceso de enseñanza/aprendizaje para interactuar entre sí y acceder a la información relevante." (Adell y Gisbert, 1997)[3]​ . Este espacio de encuentro educativo no es azaroso, sino intencional, regulado, planificado y dirigido por el docente. Esto implica que el estudiante cuando accede a un aula virtual debe experimentar o vivenciar situaciones potenciales de aprendizaje, de forma similar, a lo que le ocurre en los escenarios presenciales: por ejemplo, leer textos, formular preguntas, resolver problemas, entregar trabajos, participar en un debate o elaborar un diario personal por citar algunas tareas habituales en este tipo de aulas.[4]

Según Area,M. y Adell, J (2009)[5]​ se pueden reconoce cuatro dimensiones pedagógicas del aula virtual:

Informativa: se trata del conjunto de materiales(textual, multimedia, gráfica o audiovisual) que colaboran con los participantes en el acceso autónomo a los conocimientos. Ejemplo de estos materiales son los temarios, clasificaciones, apuntes (en formato pdf, Word, entre otros), presentaciones multimedia, mapas conceptuales, animaciones, enlaces o hipervínculos a bibliografía complementaria y a sitios de interés que permiten ampliar los contenidos o acceder a nuevos recursos de utilidad.

Práxica: se vincula con el conjunto de acciones, tareas o actividades planificadas por el docente para facilitar el desarrollo de una experiencia activa en la construcción del conocimiento mediante, por ejemplo: la participación en foros de debate; la lectura y redacción de textos; la realización un diario personal; el análisis de casos prácticos; la búsqueda de información; la creación de una base de datos; la elaboración proyectos individuales o grupales; la resolución de problemas y/o ejercicios; la planificación y el desarrollo de una investigación; el desarrollo de trabajos colaborativos mediante wikis; o la realización de webquests, entre otros.

Comunicativa: se trata de la variedad de recursos y acciones que supongan la interacción entre participantes y el docente a través de herramientas tales como los foros, los chats, la mensajería interna, el correo electrónico, la videoconferencia o la audioconferencia.

Tutorial y evaluativa: Hace referencia a las funciones docentes como tutor o dinamizador de actividades individuales o grupales de aprendizaje, organizador de recursos telemáticos y evaluador de los trabajos y actividades.

Contexto[editar]

El espacio escolar se presenta como factor del cambio educativo en un modelo innovador de aula llamado ecológico abierto ya que los diferentes actores que intervienen no tienen limites de espacio y tiempo.[6]

El modelo educativo en el cual se basan la mayoría de las aulas virtuales en la actualidad, se denomina aprendizaje en red o aprendizaje colaborativo, de acuerdo a las teorías constructivistas y socio históricas. El aprendizaje mediado por tecnología prioriza la interacción colaborativa y el diálogo, se basa en la participación y no en la transmisión, favoreciendo la construcción colaborativa del conocimiento. Estos nuevos escenarios promueven las conexiones entre los alumnos con los tutores, y facilita el acceso a diferentes recursos, conformando una comunidad virtual de aprendizaje.

La educación virtual facilita el manejo de la información y de contenidos tanto de quien produce o reproduce los conocimientos, como de los educandos, y está mediada por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que proporcionan herramientas de aprendizaje más estimulantes y motivadoras que las tradicionales.

Sin duda es un sistema de autoformación[7]​ en donde cada estudiante es responsable de su propio aprendizaje y conocimiento. Se rompen las barreras físicas espaciales y temporales para ingresar en un mundo nuevo donde no existe la nacionalidad. El espacio físico del aula se amplía a todo el universo, destacándose su potencial de ubicuidad.(capacidad de ser accedido desde distintos y distantes puntos), lo que permite acceder a la información sin distinción ni restricción. En este sentido, comparte las características de las herramientas de la web 2.0 por la posibilidad que brinda de un aprendizaje permanente.

En este espacio de aprendizaje se puede trabajar de manera sincrónica[8]​ o asincrónica[9]​, o de manera dual combinando ambas maneras y también facilita el aprendizaje colaborativo.

El medio virtual nos atrae porque se elimina la diferencia entre la ficción y lo real, para fantasear y dejar volar la imaginación. La tecnología y sus avances se ponen a disposición y al alcance de todos, permitiendo la interacción y la personalización.

Hoy en día los recursos educativos distribuidos a través de la Web también son empleados en diversidad de situaciones presenciales. Podemos identificar tres grandes modelos formativos apoyados en e-learning:

Características de las aulas virtuales[editar]

Las características básicas que presentan las aulas virtuales son las siguientes:

  • Una organización más flexible del espacio y el tiempo educativos.
  • Uso más amplio e intensivo de las TIC.
  • Planificación y organización del aprendizaje más guiado en sus aspectos globales.
  • Contenidos de aprendizaje apoyados con mayor base económica.
  • Forma telemática de llevar a cabo la interacción social.
  • Desarrollo de las actividades de aprendizaje más centrado en el alumnado.

Por lo general, las aulas virtuales se integran en las Plataformas LMS'[12]​, dividiéndose en cuatro grandes áreas:

  • Área de información.
  • Área de contenidos.
  • Área de comunicación.
  • Área de recursos.

En el área de información cada participante dispone de un conjunto de recursos con los cuales el alumno realiza las actividades de aprendizaje. Estos recursos le permiten comunicarse con los participantes, con el tutor y el manejo de documentos. Algunos de estos recursos son:

  • Un listado de todos sus compañeros con una ficha de cada uno de ellos con su foto y datos personales.
  • Una cuenta de correo.
  • Un acceso a una lista de correo propia de los miembros del aula que permite el envío simultáneo de mensajes.
  • Un foro de discusión que posibilita el debate de diversos temas.
  • Una sala de chat para establecer conversaciones en directo.
  • Un área de Anuncios.
  • Un área de Noticias.
  • Un calendario.

En el área de contenidos encontramos todo tipo de contenidos temáticos:

  • Documentación relevante.
  • Material de apoyo.
  • Bibliografía.
  • Actividades prácticas.

En el área de información se suelen localizar:

  • Noticias y eventos.
  • Agenda virtual.
  • Fotos, chats y otras propuestas para intercambiar información y opiniones.

Por último, en el área de recursos se suele incluir un espacio para subir y descargar archivos, visualizar vídeos y otros materiales didácticos, así como manuales de ayuda para guiar al alumno en cuestiones técnicas y facilitar la operatividad y el aprendizaje.

Las aulas virtuales son espacios reservados de uso exclusivos para profesores y alumnos matriculados en un determinado curso o actividad on line, por lo que los integrantes necesitan una clave personal para su acceso, que por lo general suele estar disponible las 24 horas del día. Asimismo, suelen ser administradas por profesores que disponen del espacio virtual permitiendo el acceso a determinados documentos de acuerdo a la pertinencia de los mismos, o a la participación de los alumnos. De manera general, existe una administración general que realiza cada institución, como órgano que organiza y proporciona el soporte.

Ventajas de la utilización de las aulas virtuales[13][editar]

  • Transforma el modo de enseñar
  • Presenta un entorno donde el aprendizaje puede suceder de manera autónoma.
  • Reduce notablemente los costos de la formación.
  • No requiere de un espacio físico.
  • Elimina desplazamientos de los participantes.
  • Amplía notablemente su alcance, dando mayores posibilidades a los que se encuentran más alejados de los centros de formación.
  • Permite el acceso a los cursos con total libertad de horarios.
  • Proporciona un entorno de aprendizaje y trabajo cooperativos.
  • Distribuye la información de forma rápida y precisa a todos los participantes.
  • Prepara a los alumnos para competir en el mercado de manera más ágil, rápida y eficiente.
  • Favorece el aprendizaje autónomo.
  • Propone al estudiante un rol activo y creador.
  • Convierte la docencia virtual es una opción real de teletrabajo.
  • Se complementa, sin lugar a dudas, con la formación presencial y con los soportes didácticos ya conocidos.
  • Genera una cultura en uso de TIC en torno a la utilización de las Tecnologías de la Información y Comunicación, para desarrollar modelos innovadores de enseñanza-aprendizaje que se ajusten a las exigencias de la sociedad en cuanto a calidad educativa se refiere.[14]

Desventajas de la utilización de las aulas virtuales[15][editar]

  • El ritmo de cambio de la tecnología es muy rápido y los profesores y alumnos no pueden seguir el ritmo de cambio de dicha tecnología.
  • El precio de la implementación de esta tecnología es alto.
  • La motivación del alumno puede ser complicada.
  • Si en la enseñanza presencial ya es complicado poder estimular actitudes emotivas positivas que mejoren el rendimiento académico, en la enseñanza a distancia el problema adquiere dimensiones mayores.
  • Se reducen el tipo de relaciones sociales que se establecen en las aulas tradicionales.
  • Plantea un cambio en el rol tanto del docente como del estudiante, lo cual aun resulta difícil de asimilar.[16]

Plataformas LMS[editar]

Generalmente, las aulas virtuales se integran en sistemas de gestión del aprendizaje o LMS, (en Inglés "Learning Management System), agrupándose en diferentes áreas tales como: información, contenidos, comunicación y recursos.[17]

Un LMS también recibe el nombre de Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), ambiente virtual de aprendizaje (AVA) o Virtual Learning Environment (VLE). Un LMS que además añade la posibilidad de generar contenido con herramientas de autor, es un LCMS.

Una plataforma LMS es una aplicación instalada en un servidor que se emplea para administrar, distribuir y controlar las actividades de formación presencial o E-Learning de una institución u organización. En la actualidad, existen varias plataformas LMS. Algunas de estas plataformas son de código cerrado o propietario y otras son de tipo open source, es decir que tienen licencia de código abierto.

Las LMS o plataformas de E-Learning poseen las siguientes funciones:

- Crear y configurar cursos.
- Registrar profesores.
- Matricular alumnos.
- Asignar cursos a un alumno.
- Realizar evaluaciones y coevaluaciones.
- Informes de Progreso y Calificaciones.
- Publicación de Contenidos y Actividades. 
Plataformas Open Source[editar]

Como su nombre indica, son plataformas de código abierto. Su uso, distribución y modificación son permitidos de acuerdo a la Licencia Open Source. Si bien no se paga una licencia, hay costos asociados al hosting, instalación, configuración y administración de dichas plataformas.

Plataformas Propietarias[editar]

Plataformas de código cerrado o propietario (también llamado privativo). Dicho código no puede ser accedido y por lo tanto modificado. Algunas de estas plataformas son pagas a través de una licencia de uso mensual o anual (Ej: Blackboard o Educativa) y otras gratuitas (Ej. Edmodo o Google Classroom).

El rol del docente en el aula virtual[editar]

Dentro del aula virtual, el tutor ejerce su rol ya no en forma tradicional como transmisor de información, sino que generará situaciones de aprendizaje dinámicas mediadas por la tecnología que potencien aprendizajes individuales y colaborativos estimulando el compromiso emocional y poniendo en ejercicio actitudes éticas que faciliten el respeto, la solidaridad, los valores etc. Motivará al estudiante para sea verdadero protagonista de su aprendizaje, capacitándolo para que busque, seleccione, analice y organice la información y realizará un seguimiento constante y personalizado adaptándose a las necesidades del grupo.

El tutor virtual es un mediador en el proceso de aprendizaje con capacidad para motivar y dinamizar las tareas colaborativas, valorizar los aportes de cada estudiante y realizar un seguimiento personalizado de su proceso de aprendizaje.

Es interesante destacar la mirada que aporta Juan Silva Quiroz (2010)[18]​ en la revista El rol del tutor en los entornos virtuales de aprendizaje. Disponible en http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=179420763002

El autor señala tres dimensiones del rol haciendo referencia a los siguientes autores: Garrison y Anderson, 2005.

1. Diseño y Organización: Implica las decisiones pedagógicas y de implementación previas y durante el proceso de ejercicio del rol

“Sensación de confianza y de ser bienvenido. Sensación de pertenencia a una comunidad. Sensación de control. Sensación de realización personal Deseo de participar en el discurso propuesto. Un tono convencional. Una actitud de cuestionamiento. Consideración de la evaluación del desarrollo y conocimiento cognitivo en el nivel de entrada. Organización y limitación del programa de estudios. Selección de actividades educativas adecuadas. Dejar tiempo para la reflexión. Integración de pequeños grupos y sesiones de debate. Ofrecer oportunidades para configurar el proceso de pensamiento crítico. Diseño de instrumentos para la evaluación de la educación de alto nivel”

2. Facilitar el discurso: Implica el rol de facilitador y mediador en el proceso de comunicación. “Dar la bienvenida a los participantes cuando entren al debate. Mostrarse amable y animar a los participantes al dirigir el debate. Proyectar la personalidad como tutor y permitir a los participantes que le conozcan como persona respetando ciertos limites. Sugerir que los participantes entren en el sistema al menos tres veces por semana. Animar a los participantes para que reconozcan las aportaciones de los demás cuando contesten a contribuciones específicas. Elogiar las aportaciones que lo merezcan. Emplear un tono coloquial y no demasiado formal. Animar la participación de los participantes pasivos. Expresar sentimientos, pero sin estallar. Usar el humor con cuidado, por lo menos mientras se alcanza un cierto nivel de familiaridad. Animar a los participantes a comunicarse vía e-mail sobre sus motivos de tensión o ansiedad Centrar el debate en cuestiones clave. Plantear interrogantes estimulantes. Identificar asuntos complejos que surjan a partir de las respuestas. Desafiar ideas preestablecidas y provocar la reflexión. Moderar el debate, pero no excesivamente. Poner a prueba las ideas de forma teórica o de modo indirecto mediante su aplicación. Avanzar cuando el debate caiga o haya alcanzado su propósito. Facilitar la consciencia metacognitiva”.

3. Enseñanza directa: Garantiza la enseñanza de conceptos de la disciplina “Dar forma al debate sin dominarlo. Ofrecer feedback de forma respetuosa. Ser constructivo con comentarios de rectificación. Estar abierto a la negociación y presentar razones. Tratar los conflictos de forma rápida y en privado. Ofrecer ideas y perspectivas alternativas para el análisis y el debate. Responder directamente y cuestionar preguntas. Reconocer la falta de seguridad respecto a algunas respuestas cuando sea el caso. Hacer asociaciones de ideas. Construir macros. Resumir el debate y hacer avanzar el aprendizaje. Concluir cuando proceda y anunciar la materia de estudio siguiente”.

Desde una mirada constructivista, y citando a Onrubia, 2005. El rol del docente se vincula con "Ayudar al aprendizaje virtual, por tanto, no es simplemente una cuestión de presentar información o de plantear tareas a realizar por parte del alumno. Es, esencialmente, seguir de manera continuada el proceso de aprendizaje que éste desarrolla, y ofrecerle los apoyos y soportes que requiera en aquellos momentos en que esos apoyos y soportes sean necesarios. Así entendida, la enseñanza en entornos virtuales tiene un componente necesario de “realización conjunta de tareas” entre profesor y alumno: sólo a partir de esa realización conjunta se podrá realizar una intervención sensible y contingente que facilite realmente al alumno el ir más allá de lo que su interacción solitaria con el contenido le permitiría hacer." ONRUBIA, Javier. [19]

Referencias[editar]

  1. Scagnoli, Norma I. (2000). El aula virtual: Usos y elementos que la componen. https://www.ideals.illinois.edu/handle/2142/2326]. Consultado el 10 de Junio de 2018.
  2. Onrubia, Javier (2005). «APRENDER Y ENSEÑAR EN ENTORNOS VIRTUALES: ACTIVIDAD CONJUNTA, AYUDA PEDAGÓGICA Y CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO». Revista de Educación a Distancia 0 (0). ISSN 1578-7680. Consultado el 9 de junio de 2018. 
  3. Jordi, Adell Segura,; Auxiliadora, Sales Ciges, (1999). «El profesor online: Elementos para la definición de un nuevo rol docente». En EDUTEC 99. IV Congreso de Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación para la educación. Nuevas tecnologías en la formación flexible y a distancia. Sevilla, España: Universidad de Sevilla. Secretariado de Recursos Audiovisuales y Nuevas Tecnologías. Consultado el 7 de junio de 2018. 
  4. AREA, M. y ADELL, J (2009). «e-Learning: Enseñar y Aprender en Espacios Virtuales». J. De Pablos (Coord): Tecnología Educativa. La formación del profesorado en la era de Internet.Aljibe, Málaga, pags. 391-424. Consultado el 6 de junio de 2018. 
  5. AREA, M. y ADELL, J. (2009): ―eLearning: Enseñar y aprender en espacios virtuales. En J. De Pablos (Coord): Tecnología Educativa. La formación del profesorado en la era de Internet. Aljibe, Málaga, pags. 391-424.
  6. Ruíz Ruiz, J.M. (1994). El espacio escolar en Revista complutense de educación. [1]. Consultado el 10 de Junio de 2018.
  7. «autoformación». 
  8. «Sincrónica». 
  9. «asincrónica». 
  10. «Enseñanza presencial con Internet». 
  11. Manuel Area Moreira y Jordi Adell Segura (2009). «e-Learning: Enseñar y Aprender en Espacios Virtuales». Consultado el 22 de marzo de 2018. 
  12. Dra. María Eulalia Torras Virgili, Universidad Internacional de Valencia. «Las plataformas LMS». Consultado el 22 de marzo de 2018. 
  13. «Las aulas virtuales: un nuevo concepto de educación a distancia - VIU – Tu Universidad Online | Grados y Másteres Online». VIU – Tu Universidad Online | Grados y Másteres Online. 8 de julio de 2015. Consultado el 3 de abril de 2018. 
  14. «10 BENEFICIOS DE UN AULA VIRTUAL | UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA». www.unas.edu.pe. Consultado el 5 de abril de 2018. 
  15. «Aulas Virtuales: VENTAJAS Y DESVENTAJAS». Aulas Virtuales. Consultado el 3 de abril de 2018. 
  16. Duno, Rosmary (30 de septiembre de 2014). «Aula virtual: VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL AULA VIRTUAL». Aula virtual. Consultado el 5 de abril de 2018. 
  17. «Las aulas virtuales: un nuevo concepto de educación a distancia». Consultado el 2 de junio de 2018. 
  18. Silva Quiroz, Juan (, julio-septiembre, 2010,). «El rol del tutor en los entornos virtuales de aprendizaje». Instituto Politécnico Nacional Distrito Federal, México 10 (52): 16 a18. Consultado el 9 de junio de 2018. 
  19. APRENDER Y ENSEÑAR EN ENTORNOS VIRTUALES: ACTIVIDAD CONJUNTA, AYUDA PEDAGÓGICA Y CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO. Revista de Educación a Distancia, [S.l.], feb. 2005. ISSN 1578-7680. Disponible en: <http://revistas.um.es/red/article/view/24721/24041>. Fecha de acceso: 10 jun. 2018