Atragantamiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Atorar»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Atragantamiento
Choking man.jpg
Un hombre realiza el gesto universal de atragantamiento: llevarse la mano al cuello
Clasificación y recursos externos
Especialidad Medicina de emergencia
CIE-10 F41.0, R06.8, T17, W78 - W80
CIE-9 784.9, 933.1
MeSH D000402
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El atragantamiento[1]​ es la obstrucción, generalmente accidental, pero en ocasiones crónica[2]​, de las vías respiratorias, generalmente al fallar la deglución de alimentos, y que puede llegar a provocar la asfixia del sujeto afectado y en la mayoría de los casos, a la muerte si no se atiende con rapidez. A menudo se produce con alimentos como chicles o pastillas de goma en niños, salchichas, uvas, globos, juguetes pequeños o grandes trozos de comida mal masticados.

El atragantamiento se produce de manera accidental cuando un sujeto deglute un trozo de alimento de tamaño superior al que puede pasar por la tráquea, obstruyendo ésta y produciendo asfixia. Esto puede ocurrir con objetos esféricos sólidos, medianamente pequeños o resilentes (canicas, pelotas pequeñas) en los niños o trozos de carne (muy común) en los adultos. Los alimentos con los que más se atragantan los niños son los frutos secos, las salchichas, los caramelos, la zanahoria y la manzana crudas, la carne y las espinas de pescado. El tiempo estimado para recuperar las vías no puede exceder de los 4 minutos.

Primeros auxilios[editar]

Si la víctima parece ser capaz de toser, el objeto atragantado no obstruye totalmente el paso de aire (esto se llama obstrucción parcial de la vía aérea), y entonces sólo hay que animarla a que siga tosiendo libremente para ver si puede expulsar el objeto en un golpe de tos.

Si la víctima no puede toser, estamos ante una obstrucción total de la vía aérea. Entonces hay que utilizar algún tipo de recurso de primeros auxilios.

Diversas asociaciones, como Cruz Roja, recomiendan alternar varias técnicas anti-atragantamiento (concretamente las palmadas y las compresiones que correspondan) buscando una mayor efectividad.

Maniobra de palmadas: doble el cuerpo de la víctima todo lo posible, intentando que su cabeza quede por debajo del nivel de su tórax.

Palmadas[editar]

La maniobra comienza por encorvar el cuerpo de la víctima hacia delante todo lo posible, intentando que su cabeza quede por debajo del nivel de su pecho, para evitar el riesgo de que las palmadas puedan hundir el objeto más profundamente en su garganta. A continuación, hay golpear vigorosamente con la palma de la mano sobre la espalda de la víctima, en el centro de su parte alta (entre los dos omoplatos).

Las palmadas presionan por detrás de la obstrucción, pudiendo así expulsar el objeto. A veces, simplemente la vibración que provocan es suficiente para ayudar a la víctima a que lo expulse ella misma.

Maniobra de compresiones abdominales: aplíquelas en la zona situada entre el pecho y el ombligo de la víctima.

Compresiones abdominales (maniobra de Heimlich)[editar]

El rescatador se sitúa detrás de la víctima y la rodea con sus brazos. A continuación, cierra su mano hábil, la envuelve con la otra mano, y presiona súbitamente con ambas hacia dentro y arriba en el vientre de la víctima, en la zona que queda entre el pecho y el ombligo. La presión no se dirige directamente contra las costillas, para evitar romperlas. Si la primera compresión no es suficiente para solucionar el atragantamiento, puede ser repetida varias veces. Hay que evitar utilizar compresiones abdominales en niños menores de 1 año, pues podrían dañarles algún órgano. Los primeros auxilios anti-atragantamiento en bebés requieren sus propias maniobras, descritas más adelante. También hay que evitar utilizar compresiones abdominales en víctimas que presenten graves dificultades para recibirlas en su vientre, como embarazadas y personas de gran obesidad. En caso de haber problemas para comprimir el vientre, son realizadas las compresiones torácicas anti-atragantamiento en vez de las abdominales.

Las compresiones abdominales comprimen el vientre formando una presión que se dirige hacia arriba, pudiendo así expulsar el objeto. La maniobra de compresiones abdominales fue desarrollada por el doctor Henry Heimlich en 1974. Por este motivo es conocida también como "maniobra de Heimlich".

Compresiones torácicas anti-atragantamiento[editar]

Maniobra de compresiones torácicas anti-atragantamiento: utilícelas en caso de que la víctima no pueda recibir compresiones en su abdomen; aplíquelas en la mitad inferior del esternón, pero no en su punta.

Cuando realizar las compresiones abdominales no es posible en un tipo de víctima (embarazadas, personas de gran obesidad, etc.), son realizadas compresiones torácicas anti-atragantamiento. En ellas, el rescatador se sitúa detrás de la víctima y la rodea con sus brazos. A continuación, cierra su mano hábil y la envuelve con la otra mano. Esto puede formar varios tipos de puño, pero cualquiera de ellos es válido si puede colocarse sobre el pecho de la víctima sin clavarle un nudillo de manera demasiado dolorosa. Manteniendo ese puño con una mano y sujetándolo por fuera con la otra, el rescatador presiona súbitamente hacia dentro con ambas manos en el pecho de la víctima, aproximadamente en la mitad de abajo de su esternón (el hueso vertical del pecho), pero no en su punta de abajo (que es el apéndice xifoides). La presión no se dirige directamente contra el apéndice xifoides, para evitar romperlo. Si la primera compresión no es suficiente para solucionar el atragantamiento, puede ser repetida varias veces.

Hay que evitar confundir las compresiones torácicas anti-atragantamiento con las compresiones torácicas realizadas en reanimación cardiopulmonar (RCP). Las de RCP son sobre una víctima tumbada, buscando mantener oxigenado su cerebro y ayudarle a recuperar el pulso y la respiración.

Protocolo contra atragantamiento: alternar series de palmadas y de compresiones.

Estrategia de alternar[editar]

Diversas asociaciones, como Cruz Roja, recomiendan seguir el protocolo[3]​ de alternar las maniobras ya descritas de palmadas y compresiones anti-atragantamiento (abdominales o torácicas, según sean las apropiadas para la víctima). Este protocolo busca mejorar las posibilidades de éxito. La cantidad de palmadas y compresiones que hay que dar antes de cambiar a la otra maniobra es variable, pero la recomendación orientativa es dar cinco de cada una (5 palmadas, luego 5 compresiones, luego otras 5 palmadas, luego otras 5 compresiones, etc.).

Tal alternancia sigue indefinidamente hasta que el atragantamiento se solucione o la víctima caiga inconsciente, esto último requiere hacerle una reanimación cardiopulmonar (ver más adelante). En cualquier caso, conviene que alguien llame a los servicios médicos de emergencia cuando comprenda que ese atragantamiento no se soluciona.

Aparatos anti-atragantamiento[editar]

Durante la década de 2010-2020, han sido inventados y puestos a la venta algunos aparatos anti-atragantamiento. Éstos sustituyen y mejoran a algunos inventos primitivos aparecidos en el siglo XX. Los aparatos anti-atragantamiento de la actualidad tienen algunas ventajas sobre las técnicas manuales. El uso de estos aparatos es siempre bastante fácil. También pueden ser especialmente útiles en casos difíciles, como pacientes discapacitados, ancianos, víctimas inconscientes o cuando la víctima es uno mismo. Además, son de gran ayuda en lugares públicos y eventos. Y, por último, alcanzan niveles de succión que no pueden ser igualados por métodos manuales. En los peores casos de atragantamiento, ninguna técnica manual es capaz de expulsar al objeto atascado, siendo necesario el uso de uno de estos aparatos o alguna clase de cirugía. Es por esto que los médicos recomiendan poner siempre algo de cuidado en el acto de comer.

El diseño de estos aparatos se basa en un efecto mecánico de hacer el vacío, sin necesidad de pilas ni corriente eléctrica. Normalmente presentan una mascarilla, para ayudar a formar el vacío alrededor de la nariz y la boca del paciente. Los modelos vigentes de aparatos son bastante parecidos: una herramienta desatascadora (LifeVac)[4]​, o una jeringa de vacío que mantiene la lengua en su sitio mediante un tubo que entra en la boca (Dechoker)[5]​. Ambos han recibido certificaciones y su efectividad está probada en casos reales, varios de los cuales han aparecido en medios de comunicación locales[6][7]​. Otros modelos basados en hacer el vacío con sólo apretar un botón están en fase de desarrollo, es el caso de Lifewand[8]​ y el prototipo del doctor De Luca (aún recaudando fondos[9]​). Los desafíos para el futuro de los aparatos anti-atragantamiento son sólo la mejora de su portabilidad reduciendo más su tamaño y el desarrollo de algún aparato que funcione específicamente en bebés (aunque en todos los descritos anteriormente ya existe algún modelo que funciona en niños pequeños).

Ventilaciones de reanimación cardiopulmonar (RCP).
Compresiones de reanimación cardiopulmonar (RCP).

En víctimas inconscientes[editar]

Si la persona atragantada se queda inconsciente:

  • Poner a la víctima con cuidado en el suelo.
  • Llamar inmediatamente a los servicios médicos de emergencia.
  • Iniciar una reanimación cardiopulmonar (RCP) algo modificada (descrita a continuación), aunque la víctima tenga pulso.

La reanimación cardiopulmonar para víctimas de atragantamiento inconscientes es muy similar a la de otros tipos de pacientes. Consiste en alternar series de aproximadamente 30 compresiones torácicas (tipo RCP, con la víctima tumbada en el suelo y presionando con las manos cruzadas sobre la mitad inferior de su esternón, el hueso vertical del pecho), con series de 2 ventilaciones (pinzar su nariz con los dedos, abrir su boca, cubrirla con la boca del rescatador e insuflarle aire así). Entre las compresiones y las ventilaciones, hay que pararse a mirar si el objeto ha salido hacia su boca (por efecto de las compresiones), y, si es visible, intentar extraerlo (normalmente con los dedos). Si el rescatador logra extraer el objeto, continuar con la reanimación cardiopulmonar hasta que la víctima vuelva a respirar correctamente o lleguen los servicios médicos.

En bebés (menores de 1 año)[editar]

Primeros auxilios contra atragantamiento en bebés: palmadas (izquierda) y compresiones (derecha).

En bebés (niños menores de 1 año), las maniobras son las mismas, pero adaptadas. Las palmadas son realizadas sobre la espalda del bebé, pero inclinándolo un poco hacia abajo (para hacerlo con seguridad, el rescatador puede sentarse y mantener al bebé apoyado sobre su propio muslo). Y las compresiones no pueden ser abdominales, sino sólo torácicas, y realizadas sobre el bebé tumbado boca arriba (puede ser sobre ese mismo muslo), presionando en la mitad inferior de su pecho con sólo dos dedos. Es posible alternar series de varias palmadas y de varias compresiones de esos mismos tipos (recomiendan orientativamente hacer 5 de cada maniobra).

Si el atragantamiento no se soluciona, y el bebé queda inconsciente, llamar inmediatamente a los servicios médicos de emergencia e iniciar una reanimación cardiopulmonar (RCP) adaptada al bebé: hay que ponerlo horizontal y boca arriba con su rostro en posición normal (mirando recto hacia adelante), y alternar series de aproximadamente 30 compresiones torácicas, realizadas con dos dedos en la mitad inferior de su pecho, con series de 2 ventilaciones (pinzar su nariz con los dedos, abrir su boca, cubrirla con la boca del rescatador e insuflarle aire así). Entre las compresiones y las ventilaciones, pararse a mirar si el objeto ha salido hacia su boca (por efecto de las compresiones), y, si es visible, intentar sacarlo (normalmente con los dedos). Si el rescatador logra extraer el objeto, seguir haciendo la reanimación cardiopulmonar hasta que el bebé vuelva a respirar correctamente o lleguen los servicios médicos.

Comparación de accidentes por atragantamiento en EE.UU y suicidios por edad entre 1995 y 2007.

Estadísticas[editar]

En el gráfico de la izquierda se observa que las muertes por casos de atragantamiento superan a los casos de muerte por suicidio en Estados Unidos, en donde entre la edad de 6 y 19 años se producen la mayoría de los casos de obstrucción a la tráquea, siendo la moda o peak entre los 12 y 13 años.

En España hay 1.400 muertes por atragantamiento, un 25% más que de muertes por accidentes de tráfico. Esto significa que, de media, hay cuatro fallecimientos al día por atragantamiento. Esto resalta la importancia de aprender primeros auxilios.

En la actualidad, la Cruz Roja y otros organismos consideran que se debe combinar la maniobra de Heimlich con enérgicos golpes en la espalda con la palma abierta.[3]​ Este fue el resultado de amplias investigaciones tras haberse discutido la eficacia de la maniobra de Heimlich por sí sola en casos de embarazadas, personas obesas, o en casos de aspiración de vómitos. Se llegó a la conclusión de que sí tenía su eficacia sobre todo si se combinaba tal como se indica.[cita requerida]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Como prevenir el atragantamiento. Laura Ruiz. Salvando Vidas. Mayo 2018.
  2. JP, Nolan; Jasmeet Soar, David A. Zideman, Dominique Biarent, Leo L. Bossaert, Charles Deakin, Rudolph W. Koster, Jonathan Wyllie, Bernd Böttiger (2010). «European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2010: Adult Foreign Body Airwau Obstruction Treatment». Elsevier. p. 1226. Archivado desde el original el 30 de abril de 2013.
  1. Aunque este término no está recogido en la 22ª edición del Diccionario de la Real Academia Española, es un sustantivo derivado del verbo «atragantar».
  2. «Esofagitis eosinofílica, atragantamiento crónico». 
  3. a b «First aid tips - how to deal with choking». Archivado desde el original el 3 de febrero de 2009. Consultado el 4 de junio de 2009. 
  4. «¿Cómo funciona? – LifeVac emergencia en atragantamiento». lifevac.es. Consultado el 2020-01-21. 
  5. «Dechoker, el dispositivo médico anti-atragantamiento, instrucciones paso a paso». dechokerspain.com. Consultado el 2020-01-21. 
  6. «Advocates say anti-choking device saved two lives in Idaho | Local | idahostatejournal.com». web.archive.org. 2019-02-03. Consultado el 2020-01-21. 
  7. «Carers used suction device to save woman who choked on sausage». Worcester News (en inglés). Consultado el 2020-01-21. 
  8. «lifewand - keep kids safe». lifewand.com. Consultado el 2020-01-21. 
  9. «D Nacho». Vimeo. Consultado el 2020-01-21. 

Enlaces externos[editar]