Atolón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Porción de una franja del Pacífico, mostrando dos islotes en el anillo o arrecife coralino separados por un profundo paso entre el océano y la laguna.

Un atolón es una isla coralina oceánica, por lo general con forma de anillo más o menos circular, o también se entiende como el conjunto de varias islas pequeñas que forman parte de un arrecife de coral, con una laguna interior que comunica con el mar. Los atolones se forman cuando un arrecife de coral crece alrededor de una isla volcánica, a medida que la isla se va hundiendo en el océano.

Uso[editar]

La palabra atolón proviene del dhivehi (una lengua indoaria hablada en las Maldivas) އަތޮޅު atholhu . El primer registro escrito de esta palabra es de 1625. Sin embargo, el término fue popularizado por Charles Darwin (1842, p. 2), quien describió atolón como un subconjunto en una clase especial de islas, cuya característica distintiva es la presencia de un arrecife orgánico. Las definiciones más modernas de atolón son las de McNeil (1954, p. 396) «...un arrecife anular que contiene una laguna en la cual no hay promontorios más allá de arrecifes e islotes formados de detritos del arrecife» y Fairbridge (1950, p. 341) «... en un sentido exclusivamente morfológico, [como]... un arrecife de forma anular que incluye una laguna en el centro.»

Formación de un atolón[editar]

Animación que muestra el proceso dinámico de formación de un atolón coralino. Los corales (representados en púrpura) crecen alrededor de una isla volcánica oceánica, formando un arrecife anular. Cuando las condiciones son las adecuadas, el arrecife crece, y la isla interior se hunde. Finalmente la isla desaparece debajo del nivel del agua, dejando un anillo de coral con una laguna en su interior. Este proceso de formación de un atolón puede insumir unos 30.000.000 de años.

Darwin publicó una explicación de la formación de atolones de coral en el Pacífico Sur (1842) basada en las observaciones hechas durante su viaje de cinco años a bordo del HMS Beagle (1831-36). Su explicación, que sigue siendo aceptada como básicamente correcta, implica la consideración de que varios tipos de islas tropicales — empezando por las islas volcánicas más elevadas, continuando con los arrecifes de barrera, y terminando con los atolones — representan una secuencia de subsidencia (hundimiento) gradual de lo que comenzó como un cono volcánico oceánico. Darwin razonó que un arrecife de coral desarrollado alrededor de una isla volcánica en el océano tropical, crecerá hacia arriba a medida que la isla se hunde, formando tarde o temprano un gran arrecife coralino, como el representado, por ejemplo, por Bora Bora. Esto ocurre porque la parte externa del banco se mantiene por sí misma próxima al nivel del mar por su crecimiento biótico, mientras la parte interior del banco se rezaga en su crecimiento, dando lugar a una laguna, porque las condiciones en el interior son menos favorables para los corales y las algas calcáreas, responsables de la mayor parte de crecimiento del arrecife. Durante ese proceso, el hundimiento lleva al viejo volcán a encontrarse por debajo del nivel del mar, pero no así a los bancos de coral, que no dejan de crecer mientras la isla se hunde, manteniendo la máxima actividad biológica donde las condiciones le son óptimas, al ras del agua. Al llegar a este punto, la isla que nació como un cono volcánico, se ha convertido en un atolón, una isla coralina de forma anular. En islas coralinas antiguas, la lucha entre el hundimiento y el crecimiento del coral hacia arriba se interrumpe cuando el ritmo de ese hundimiento supera con creces la velocidad de crecimiento del coral fuera del agua. Ello sucede cuando la erosión actúa con mayor intensidad rebajando la superficie coralina por debajo de la acción directa de los rayos solares, lo que pone en peligro su propia existencia como isla.

Como los atolones son producto del crecimiento de organismos marinos tropicales, estas islas sólo se encuentran en aguas cálidas en los trópicos. Islas volcánicas ubicadas más allá de las zonas donde la temperatura del agua es la adecuada para el crecimiento de los organismos marinos que forman los corales, se hunden y son erosionadas en la superficie. Una isla que se ubica donde la temperatura del océano es apenas suficientemente caliente para el crecimiento del anillo coralino ascendente para compensar el hundimiento se dice que está en el Punto de Darwin. Las islas más polares se desarrollan hacia montañas marinas o guyots; las islas más ecuatoriales se desarrollan hacia atolones (por ejemplo atolón Kure).

Reginald Aldworth Daly ofreció una explicación algo diferente de la formación de un atolón: los mismos serían islas desgastadas por la erosión (olas marinas y corrientes oceánicas) durante el último retiro del nivel del mar (ocurrido en la era glacial) de aproximadamente 100 metros por debajo del nivel actual del mar que se desarrollaron como islas coralinas (atolones) (o arrecifes coralinos sobre una plataforma que rodea una isla volcánica no completamente desgastada) cuando el nivel del mar gradualmente se elevó al derretirse los glaciares. El descubrimiento de la gran profundidad del remanente volcánico bajo muchos atolones, favorece la explicación de Darwin, aunque pueda haber poca duda que el nivel fluctuante del mar ha tenido una influencia considerable sobre los atolones

Distribución y tamaño[editar]

La mayor parte de los principales atolones del mundo están en el océano Pacífico (con concentraciones en las islas Tuamotu, islas Carolinas, islas Marshall, islas del mar de Coral, y los grupos de isla de Kiribati y Tuvalu) y océano Índico (los atolones de las Maldivas, las islas Laquedivas, el archipiélago Chagos y las islas externas de las Seychelles). El océano Atlántico tiene el atolón de las Rocas ubicado en Brasil. En el Caribe, que puede considerarse como una prolongación del Atlántico, se ubican ocho atolones al este de Nicaragua que pertenecen al departamento colombiano de San Andrés y Providencia. También Venezuela posee numerosas islas coralinas y el archipiélago de Los Roques constituye un extenso atolón cuyo relieve de origen volcánico ha venido hundiéndose hasta sólo dejar vestigios rocosos, precisamente en la isla más oriental, el Gran Roque ([1] )

Como nota, los corales que construyen arrecifes pueden prosperar sólo en las aguas calientes tropicales y subtropicales de océanos y mares, y por lo tanto los atolones sólo son encontrados en los trópicos y subtrópicos. El atolón más septentrional del mundo es el atolón Kure en 28°24 'N, con otros atolones de las Islas Hawaianas del noroeste. Los atolones más meridionales del mundo están Elizabeth Reef en 29°58 'S, y cerca Middleton el arrecife en 29°29 'S, en el mar de Tasmania, ambos hacen parte del Territorio de las Islas del mar del Coral. El siguiente atolón del sur es la Isla Ducie en la islas de Pitcairn, en 24°40 'S. Bermudas a veces es identificada como «el atolón más septentrional» en una latitud de 32°24 'N. En esta latitud tan elevada no se desarrollarían estos arrecifes de coral de no ser por las aguas cálidas de la corriente del Golfo. Sin embargo, Bermudas es llamado un pseudoatolón porque aunque su forma general se parece a la de un atolón, tiene un modo muy diferente de formación. Y lo mismo podríamos decir de los Cayos de Florida y, sobre todo, de las Bahamas, que viene siendo una especie de combinación entre atolones y arrecifes barrera. Mientras no hay ningún atolón directamente sobre el Ecuador, el atolón más cercano al Ecuador es Aranuka de Kiribati, con su extremo sur a solamente de 12 km del Ecuador.

En términos de área total (la laguna más el arrecife), los atolones más grandes se hallan en las Maldivas, como el atolón Huvadhu, con un área de 2670 km²; el área de Thiladhunmathi y atolones Miladhunmadulu (dos nombres, pero una única estructura) es aún más grande en 3680 km². Otro atolón destacable es el arrecife Lihou en el mar del Coral, con una laguna de 2.500 km², y el atolón Ontong Javanés. Sin embargo, la estructura más grande del mundo es el Gran Banco de Chagos en el océano Índico, sumergido en su mayor parte, la parte de las islas Chagos, con un área de aproximadamente 13.000 km². Kwajalein en las islas Marshall, que a veces es catalogado como el atolón más grande del mundo (el más grande en el océano Pacífico), mide sólo 846 km². Los grandes atolones se encuentran también en el archipiélago Tuamotu, el más grande es Rangiroa, con una laguna de 1.018 km².

En la mayoría de los casos, la porción de tierra de un atolón es muy pequeña en comparación con el área total. El atolón más grande del mundo en términos " de la porción de tierra" (la tierra "permanentemente" encima del nivel de mar) es Kiritimati (321.37 km² de tierra; según otras fuentes 575 km²), 160 km² laguna principal, 168 km² otras lagunas (según otras fuentes 319 km² tamaño de laguna total). Los restos de un atolón antiguo en forma de colina en una zona de caliza se conoce como otero de arrecife.

Galería de imágenes de arrecifes[editar]

Nota: Los atolones Cosmoledo y Astove forman parte del grupo Aldabra de las islas Seychelles.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Darwin, C. 1842. " La estructura y distribución de arrecifes de coral ". Londres.
  • Dobbs, David. 2005. " Locura de Filón: Carlos Darwin, Alexander Agassiz, y el Significado de Coral ". Panteón. ISBN 0-375-42161-0.
  • Fairbridge, R. W. 1950. Los arrecifes de coral recientes y Pleistocene de Australia. " J. Geol. ", 58 (4): 330-401.
  • McNeil, F. S. 1954. Filones orgánicos y bancos y asociado detrital sedimentos. " Amer. J. Sci. ", 252 (7): 385-401.

Enlaces externos[editar]