Asignación Universal por Hijo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Asignación Universal por hijo»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La asignación universal por hijo (AUH) para protección social es un seguro social de Argentina que otorga a personas desocupadas, que trabajan empleados en negro o que ganan menos del salario mínimo, vital y móvil un beneficio por cada hijo menor de 18 años o hijo discapacitado. Entró en vigor el 29 de octubre de 2009 por el decreto 1602/09 del Poder Ejecutivo de la Nación.[1] A partir de mayo de 2011, las prestaciones se complementaron con en lanzamiento de la «asignación universal por embarazo (AUE) para protección social», que se otorga a las futuras madres que se encuentren en las doce o más semanas de gestación.[2] A mediados del año 2013, más de 3,5 millones de niños y adolescentes se encontraban cubiertos por esta asignación.[3]

Sistema[editar]

Características[editar]

La AUH (asignación universal por hijo) se abona por cada hijo menor de 18 años (o sin límite de edad si es discapacitado) a las familias que no cuenten con cobertura social y se encuentren en situación de vulnerabilidad, hasta un límite de cinco hijos por grupo familiar, considerando primero a los hijos con discapacidad y a los niños/adolescentes en orden de edad de menor a mayor.[4] El sexto hijo y los hijos siguientes no reciben la AUH.[4]

Para percibir la AUH, son requisitos que el beneficiario

  • sea argentino, extranjero hijo de argentino nativo o por opción, extranjero naturalizado o residente, con residencia legal en el país no inferior a tres años previos a la solicitud;
  • acreditar, hasta los cuatro años de edad, el cumplimiento de los controles sanitarios y del plan de vacunación obligatorio;
  • acreditar, desde los cinco años de edad, el cumplimiento de los controles sanitarios, del plan de vacunación obligatorio y la concurrencia de los menores a un establecimiento educativos público.[4]

La administradora de la AUH es la Ansés (Administración Nacional de la Seguridad Social), que además emite la Libreta de la seguridad social, salud y educación, un documento que funciona como instrumento de control del cumplimiento de los requisitos de controles médicos, vacunación, inscripción al Plan Nacer y la asistencia regular a la escuela pública.[4] Esta libreta debe ser presentada anualmente para demostrar haber realizado los controles sanitarios y que concurre a un establecimiento educativo.

La AUH es incompatible con las prestaciones de otros planes sociales, por lo que, de haber acumulación, los beneficiarios deberían renunciar a uno de estos subsidios.[5]

Implementación[editar]

El 29 de octubre de 2009 la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, firmó el decreto 1602/09 que dispuso un ingreso de 180 pesos mensuales para menores de 18 años.[6] Los fondos previstos para financiar el sistema son provistos por la ANSES, con una inversión estimada en 10 000 millones de pesos. El anuncio fue realizado en el Salón Mujeres Argentinas de la Casa Rosada, con la presencia de gobernadores y otros dirigentes políticos. En la ocasión, Cristina Fernández declaró:

Este es el sistema más redistributivo y más justo, porque paga por cada uno de los hijos, sin distinción.

Cristina Fernández de Kirchner[6]

Importe[editar]

En los primeros cuatro años de funcionamiento de la AUH, el monto pagado ha sido aumentado anualmente, mediante decretos presidenciales. El último de estos aumentos fue otorgado en junio de 2015.[7] En esa fecha, el importe de la misma fue de 837 pesos, de los cuales se percibe el 80 %, mientras que el 20 % se acumula todos los meses, hasta mediados de marzo del año, oportunidad en la que el saldo acumulado es pagado previa presentación de la Libreta Nacional de Seguridad Social, Salud y Educación, en la cual se dejan constancias de que al menor se le han hechos los controles sanitarios y/o médicos, y que ha concurrido a la escuela. En julio de 2015, el Cristina Fernández de Kirchner envío al congreso una ley para que la Asignación Universal por Hijo, junto a la Asignación por Embarazo y las Asignaciones Familiares, sea actualizada en forma automática de manera automática, con el mismo cálculo con el que se actualizan los haberes jubilatorios.[8] De esta manera, en el mes de marzo de 2016, la AUH fue actualizada y su monto fue determinado en 966 pesos.[9]

Financiamiento[editar]

La AUH, junto a las asignaciones familiares que cobran los trabajadores registrados, integran el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Sistema Integrado Previsional, que es el fondo creado en el traspaso de los fondos de las AFJP al actual Sistema de Reparto.[1] [10] Este sistema cuenta con los aportes de los aportes de los trabajadores y las contribuciones de los empleadores, recursos tributarios de afectación específica, como el IVA, Ganancias, entre otros, y transferencias del Tesoro Nacional.[11]

Además, la financiación de todo el sistema de seguridad social fue reforzada por única vez con un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) de 480 millones de dólares en marzo de 2010.[12]

Análisis[editar]

Este tipo de transferencias, desde el punto de vista de la distribución de la renta, es progresivo. Se estima que aproximadamente 3,6 millones de niños reciben cada mes la asignación. Una diferencia fundamental con modalidades anteriores es que es la mujer la que cobra la asignación la mayoría de las veces, y no los hombres que (en algunos, pero no todos los casos) cobraban dinero por hijos que ni siquiera eran parte de su propio núcleo familiar, sino de familias anteriores.

Según el vicepresidente de Argentina Amado Boudou «Esta política puso en pie de igualdad a toda la población: aquellos que ya lo percibían por tener un empleo formal o aquellos que ya lo recibían como una deducción al impuesto a las ganancias, con aquellos que están en negro.» En el primer caso, Boudou se refería a que un trabajador en relación de dependencia no percibe la AUH, sino las llamadas «asignaciones familiares»; en el segundo caso, se refería a las personas físicas que pagan el Impuesto a las Ganancias, quien pueden a su vez deducir cargas de familia, reduciendo la base imponible de dicho impuesto.[13]

La AUH es una transferencia del Estado hacia las familias que genera el mismo efecto económico que las deducciones personales (disminución de carga) que se permiten en el Impuesto a las Ganancias de los contribuyentes en blanco. En otra palabras, se considera que un trabajador en blanco percibe la AUH como una deducción en el impuesto a las ganancias.[13]

Según un informe de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social, el plan permitió elevar hasta 26% el acceso a la comida y representa el 40% de ingreso de hogares pobres.Asimismo, se observa una reducción de 11.5% en el indicador de maternidad adolescente desde su implementación e incrementos en los niveles de escolaridad.[14] En 2013 se da la sanción del decreto 614/13 del Poder Ejecutivo Nacional, cuyo artículo 7 establece que sean las madres quienes tengan prioridad para cobrar la AUH. En dicho decreto se menciona:

Que la mujer es uno de los pilares fundamentales en el que se apoya la familia y la sociedad, teniendo un rol fundamental en el cuidado de los hijos.

Que dicha condición la hace esencial al momento de ser la receptora de los recursos otorgados por la Seguridad Social para dar cobertura a los niños, adolescentes y personas con discapacidad.

Decreto 614/13, P.E.N.

Contexto[editar]

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner presenta la tarjeta de la asignación universal por hijo en Mar del Plata.

A partir del 2003 se verificó en Argentina un aumento significativo de los empleos registrados (trabajo en blanco), que implicó mejores condiciones laborales, producto de la reformulación de una política económica que tenía y tiene como eje fundamental la creación de empleos de calidad. Entre el año 2002 y 2010, se observa un incremento del 66% de trabajadores registrados, mientras que en los períodos previos, desde 1974 hasta 2002, el aumento llegó apenas a ser entre 12% y del 15%. Este aumento de los empleos registrados hizo retroceder al empleo en negro o no registrado, del 50% que representaba en el año 2002 a un 35% en 2010.[15]

A pesar de estos cambios sustantivos en el mercado de trabajo, aun quedó una proporción muy significativa de trabajadores y familias por fuera de la seguridad social. Cabe señalar, que la Argentina contaba con una rica e histórica experiencia institucional en seguridad social. En efecto, dentro de ella se encuentra el subsistema de asignaciones familiares que cubre a los hijos de trabajadores asalariados registrados. Sin embargo, como una parte importante de los hogares ha tenido sólo acceso a trabajos precarios y no registrados, y se encuentran por fuera de la legislación laboral y de la seguridad social.

Antecedentes[editar]

La Asignación Universal por Hijo corresponde a los tipos de políticas universales de ingresos conocidas como Renta Básica Universal que han sido impulsadas en distintas reformas laborales y previsionales en el Siglo XX[16] .

Un posible antecedente de «renta básica universal» puede hallarse en el libro de Eva Perón, La razón de mi vida (de 1951), en el que la primera dama proponía, bajo el título «Una idea», dotar a las mujeres argentinas de un ingreso desde el día de su casamiento, con el objetivo de reforzar los lazos de la familia y el matrimonio. Planteando también la posibilidad de asignar otro monto a las mujeres por cada hijo nacido y otras situaciones.[17]

En la época de los 90s y en contraposición a las políticas sociales focalizadas que eran propuestas por el Consenso de Washington[18] , las diputadas de la Unión Cívica Radical Elisa Carrió y Elisa Carca presentaron en 1997 el primer proyecto de ley de Ingreso Ciudadano para la Niñez. El proyecto proponía la eliminación de las exenciones al impuesto a las ganancias y el reemplazo de las asignaciones familiares por un único ingreso universal ajustado por el índice de precios al consumidor. Todos los niños serían beneficiarios a través de sus madres, a partir del cuarto mes de embarazo y hasta los 18 años de edad sin excepciones.[19]

Posteriormente al Decreto hubo otros proyectos presentados por diferentes fuerzas políticas, entre ellos uno del Partido Socialista (diputada Silvia Augsburger), dos del Frente para la Victoria (senadora Elena Corregido y diputado Héctor Recalde), de la Unión Cívica Radical (senador Ernesto Sanz), Encuentro Social y Popular (diputada Cecilia Merchán), y Buenos Aires para Todos (diputado Claudio Lozano.

Impacto social[editar]

Pobreza e indigencia[editar]

Según estudios del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales, dependiente del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), la pobreza total del país se redujo del 26,0 % al 22,6 % en 2010, sacando de la pobreza entre 1,4 y 1,8 millones de personas, de las cuales entre 0,7 y 1,1 millones eran menores.[20] [21]

Siguiendo la misma tendencia, la indigencia disminuyó del 7,5 % al 3,4 %. Además la brecha entre ricos y pobres, que luego de la crisis económica de 2002 se situaba en 39,4 veces, cayó desde 24,8 veces (en 2009) hasta 14 veces (en 2010), llegando al nivel más bajo desde 1986 y posicionando a Argentina nuevamente como el país más igualitario de Latinoamérica. Por otra parte, el número de chicos escolarizados a nivel nacional ha aumentado un 27 %, de acuerdo a la información suministrada por el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos).[20] [21]

Para el 2011, la pobreza total del país se redujo un 21,9 % y los hogares con indigencia se redujeron en un 42,3 %. Asimismo, se registró una baja en la desigualdad del 20 %.[22]

Impacto educativo[editar]

Según un estudio realizado por el Ministerio de Educación a partir de investigaciones realizadas por seis universidades nacionales, los requisitos de asistencia a una institución educativa se reflejaron positivamente en varios aspectos de la educación.[23]

  • Contribuir a generar «conciencia» respecto de la importancia de la asistencia escolar de modo tal vez hasta más potente que las leyes educativas mismas.
  • Poner en valor la educación pública y la institucionalización de derechos sociales como plataforma desde donde interpretar la inclusión social de los sectores históricamente postergados.
  • Dinamizar procesos en marcha de políticas de inclusión educativas implementadas a nivel nacional y en las distintas jurisdicciones.
  • Aumentar la matrícula escolar.
  • Mejorar la asistencia y la retención escolar de los estudiantes.

Tomando las edades en que los jóvenes asisten al secundario (13 a 18 años), el porcentaje de quienes asisten a la escuela ascendió de 84,9 a 88 por ciento en los dos primeros años a partir de la implementación del programa.[24] Bajouna investigación coordinada por seis universidades nacionales investigación con seis universidades nacionales, tomando casos, en 7 provincias, se comprobó una reincorporación efectiva de 130.000 chicos a la escuela, que estaban afuera del sistema educativo. Segundo, confirmamos que a partir de la vigencia de la AUH se ha logrado mejorar el presentismo en la escuela.[25] en tanto desde su implementación hasta 2014 el ausentismo en la provincia de Buenos Aires descendió un 39:8 por ciento, en tanto se incremento en u ntercio el ingreso de estudiantes universitarios pertenecientes a sectores vulnerables a las univrsidades publicas nacionales. [26] [27]

En 2015 la ayuda escolar anual se extiendió a la asignación universal por hijo, los titulares que la perciben quedaron en iguales condiciones que los trabajadores formales, beneficiando a 2.681.484 niños, niñas y adolescentes de 4 a 17 años.[28]

Impacto Sanitario[editar]

Según un estudio sobre el Plan Nacer y la condicionalidad de AUH hizo que la demanda sobre el mismo, creciera con relación al año 2008 en un 97% (si consideramos que en este año se tenía un escenario sin AUH). Es en este programa donde se percibe claramente el impacto en las atenciones médicas y donde se corrobora la hipótesis que la condicionalidad ha provocado mayor inclusión en la prestación de servicios de salud. Se produjo un incremento en los controles de crecimiento y desarrollo que puede vincularse a la AUH. Los controles de crecimiento y desarrollo han aumentado en un 21% en el periodo 2009/2010.La AUH ha permitido acercar a la población de sectores vulnerables a los centros de salud, garantizando el derecho de los niños a realizarse controles de crecimiento y desarrollo y cumplir con el calendario de vacunación.[29]

Críticas[editar]

Algunos referentes de la oposición mostraron sus diferencias con el Decreto de la Asignación Universal por Hijo que firmó el Gobierno.

La coautora del proyecto de Ingreso Ciudadano para la Niñez, Elisa Carrió, se quejó de que la AUH fuese realizada por un Decreto de Necesidad y Urgencia, quintando al Congreso de la Nación la posibilidad de debatir la propuesta oficial junto con los proyectos que ya tenían trámite parlamentario.[30] [31] [32]

La otra coautora del Ingreso Ciudadano para la Niñez, Elisa Carca, se expresó en contra de la AUH por considerarla demasiado "burocrático". En la versión del Decreto, esta asignación obliga a las madres a presentar la libreta escolar de sus hijos —con la asistencia mínima requerida— en escuelas públicas, excluyendo las escuelas privadas y las privadas con aportes del Estado, y a presentar la libreta sanitaria. Si la madre no presenta ambas libretas en regla, se le retiene el aporte hasta tanto las presente, y entonces se le entrega la suma de todos los porcentajes que se le retiraron cada mes.[31]

Tanto Carrió como Carca expresaron reticencias respecto del origen de los fondos para la AUH, que a partir del Decreto se financia con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del ANSES, la caja de garantía para las jubilaciones[33] . Esto se debió a la integración de la Asignación Universal dentro del programa de Asignaciones Familiares, algo que también fuera criticado por la oposición porque significa una actualización diferenciada entre quienes reciben la asignación familiar por empleo, la AUH y la exención por hijo del impuesto a las ganancias, dejando fuera a otros hijos de trabajadores como son los hijos de monotributistas y autónomos[34] [35] [36] [37] .

Otros miembros de la oposición criticaron la implementación diciendo estaba provocando un aumento en los embarazos adolescentes. Sin embargo, estas declaraciones contrastan con estadísticas ofrecidas por el Ministerio de Salud de la Nación: en el año 2001 la tasa de fecundidad adolescente era de 30,5 cada mil mujeres, y si bien en 2011 se había registrado un aumento hasta alcanzar 35,3 por cada mil, desde el 2012 la tasa bajó hasta 33,7 cada mil hasta el 2014.[38]

En un sentido similar, el entonces senador de la Unión Cívica Radical, Ernesto Sanz declaró que los recursos de la AUH se estarían yendo «por la canaleta del juego y la droga», insinuando que los padres gastaban el dinero en dichos vicios en vez de alimentar a sus hijos.[39] [40] [41]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (2009): «Incorpórase el Subsistema no Contributivo de Asignación Universal por Hijo para Protección Social», artículo del 29 de octubre de 2009 en el sitio web Infoleg (Buenos Aires). Consultado el 2 de junio de 2013.
  2. «Modifícase la Ley n.º 24.714 en relación con la Asignación por Embarazo para Protección Social». Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. 18 de abril de 2011. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  3. «Asignación Universal por Hijo». Administración Nacional de la Seguridad Social. Consultado el 25 de julio de 2013. 
  4. a b c d «Asignación Universal por Hijo». Administración Nacional de la Seguridad Social. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  5. «Los cimbronazos del cambio». Página/12. 4 de abril de 2010. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  6. a b «"Es el sistema más redistributivo y más justo", dijo Cristina Kirchner». Diario La Nación. 29 de octubre de 2009. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  7. «La asignación por hijo aumenta 30% y se ajustará cada 6 meses». Clarín. 16 de junio de 2015. Consultado el 9 de abril de 2016. 
  8. «Por ley, la Asignación Universal por Hijo se actualizará dos veces al año». http://www.lanacion.com.ar/. La Nación. 16 de julio de 2015. Consultado el 7 de abril de 2016. 
  9. «Ya rigen los nuevos montos de asignaciones familiares». http://www.diariodecuyo.com.ar/. 18 de marzo de 2016. Consultado el 7 de abril de 2016. 
  10. «21 Preguntas para entender el FGS». Administración Nacional de la Seguridad Social. 23 de mayo de 2013. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  11. «Fuentes de financiamiento de los sistemas de seguridad social en países de América del Sur». Observarorio de la Seguridad Social. Noviembre de 2010. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  12. «Argentina/BM: Se expanden programas de protección social para beneficiar a la niñez». Banco Mundial. 10 de marzo de 2011. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  13. a b Montenegro, Maximiliano (2012). Es la ekonomía, estúpido. Buenos Aires: Planeta. p. 239. 
  14. http://www.minutouno.com/notas/343860-la-auh-celebra-cinco-anos-logros-y-objetivos-mayores
  15. Roca, Emilia. «Asignación Universal por Hijo (AUH): extensión de las asignaciones familiares». Revista Debate Público 1 (1): 29. ISSN 1853-6654. 
  16. http://www.ciepp.org.ar/index.php?page=shop.getfile&file_id=39&product_id=39&option=com_virtuemart&Itemid=2&lang=es
  17. Perón, Eva (1951). La razón de mi vida. Buenos Aires: Peuser. p. 48. ISBN 9781851589449. Consultado el 2 de marzo de 2013. «Pienso que habría que empezar por señalar para cada mujer que se casa una asignación mensual desde el día de su matrimonio. Un sueldo que pague a las madres toda la nación y que provenga de los ingresos de todos los que trabajan en el país, incluidas las mujeres. Nadie dirá que no es justo que paguemos un trabajo que, aunque no se vea, requiere cada día el esfuerzo de millones y millones de mujeres cuyo tiempo, cuya vida se gasta en esa monótona pero pesada tarea de limpiar la casa, cuidar la ropa, servir la mesa, criar los hijos, etc. Aquella asignación podría ser inicialmente la mitad del salario medio nacional y así la mujer ama de casa, señora del hogar, tendría un ingreso propio ajeno a la voluntad del hombre. [...] Luego podrían añadirse a ese sueldo básico los aumentos por cada hijo, mejoras en caso de viudez, pérdida por ingreso a las filas del trabajo, en una palabra todas las modalidades que se consideren útiles a fin de que no se desvirtúen los propósitos iniciales. Yo solamente lanzo la idea. Será necesario darle forma y convertirla, si conviene, en realidad.» 
  18. http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-5894-2012-03-25.html
  19. Barbeito, Alberto; y Lo Vuolo, Rubén. «Breve historia: El “ingreso ciudadano” en la agenda de políticas públicas de la Argentina». 
  20. a b «Línea de partida para combatir la pobreza». Diario Página/12. 8 de mayo de 2010. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  21. a b «El impacto de la Asignación Universal por Hijo en Argentina». Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. 8 de mayo de 2010. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  22. Roca, Emilia (2011). «Asignación Universal por Hijo (AUH): extensión de las asignaciones familiares». Revista Debate Público (Carrera de Trabajo Social de la Universidad de Buenos Aires) (1). ISSN 1853-6654. Consultado el 12 de septiembre de 2016. 
  23. «Análisis y evaluación de los aspectos educativos de la Asignación Universal por Hijo». Ministerio de Educación. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  24. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-190566-2012-03-28.html
  25. http://www.diarioregistrado.com/politica/el-verdadero-impacto-de-la-auh_a54a7622a42b51e2eea00b4b9
  26. Análisis de los primeros impactos en el Sector Educación de la Asignación Universal por Hijo (AUH) en la Provincia de Buenos Aires Nora Gluz e Inés Rodríguez Moyano, Universidad Nacional de General Sarmiento, iSSN 5679-7500776
  27. http://observatorio.anses.gob.ar/noticia/anses-recibio-el-premio-isalud-por-la-asignacion-universal-por-hijo-para-proteccion-social-y-por-la-asignacion-por-embarazo-77
  28. http://laciudadavellaneda.com.ar/la-ayuda-escolar-anual-se-extiende-la-asignacion-universal-por-hijo/
  29. http://www.ecumenica.org.ar/wordpress/informe-sobre-impacto-e-implicancias-de-la-asignacion-universal-por-hijo/
  30. http://tn.com.ar/politica/asignacion-universal-por-hijo-y-si-fuera-por-ley_066236
  31. a b «Carrió: "Es sacarle a los pobres jubilados para darle a los chicos"», artículo del 29 de octubre de 2009 en el diario La Nación (Buenos Aires).
  32. ««Carrió coordina acciones contra el proyecto oficialista de la asignación universal por hijo. Esta tarde estará con monseñor Jorge Casaretto»». Infobae. 20 de octubre de 2009. Consultado el 9 de abril de 2016. «Elisa Carrió había manifestado su rechazo al proyecto de ley para establecer la asignación por hijo para madres sin cobertura social o desocupadas. Elisa Carrió consideró que ese proyecto de ley era un tema que utiliza la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para «entretener» a la sociedad.» 
  33. http://edant.clarin.com/diario/2009/10/19/um/m-02022260.htm
  34. http://www.rionegro.com.ar/pulso/objetivos-de-la-asignacion-universal-por-hijo-XBRN_7824798
  35. http://edant.clarin.com/diario/2009/10/29/um/m-02029625.htm
  36. http://www.iprofesional.com/notas/144756-Asignacin-familiar-por-hijo-por-nuevo-esquema-muchas-familias-cobrarn-menos
  37. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/203523-60485-2012-09-16.html
  38. http://chequeado.com/ultimas-noticias/segun-lemus-el-embarazo-adolescente-en-la-argentina-aumento/
  39. «Sanz: “La asignación universal por hijo se va en droga y juego”». La Política On Line. 15 de mayo de 2010. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  40. «"Ojalá no mejore hasta octubre"». Diario Página/12. 24 de abril de 2013. Consultado el 2 de junio de 2013. 
  41. «Antes hacían el fuego del asado con el parquet». Diario Página/12. 16 de mayo de 2010. Consultado el 2 de junio de 2013. 

Enlaces externos[editar]