Asesoría de imagen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Asesoría de Imagen»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La Asesoría de Imagen es un rubro comercial relacionado con la armonización de la imagen externa de una persona, producto o empresa, para ponteciar las cualidaes personales y/o grupales.[1]

Concepto también relacionado con el Marketing Personal, Programación Neurolinguística, morfología facial y lenguaje corporal, estética, postura corporal, Protocolo, Vestuario, etc., con el objetivo de llevar a cabo la optimización del Looking o la Imagen Personal.

Algunos ejemplos de personas que tienen a su servicio a diversos asesores de imagen son: Deportistas como David Beckham, Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Iker Casillas. Celebridades, tales como Michael Jackson, Madonna, Prince, Rihanna. Y por supuesto, últimamente los políticos se han unido a este selecto grupo. En México, el Presidente Enrique Peña Nieto es conocido por su gran asesoría en imagen e impacto en los medios de comunicación y en la sociedad, así también como en Felipe Calderón, Manlio Fabio Beltrónes y recientemente, Christian Michel.

Reseña histórica[editar]

La asesoría de imagen no es un rubro nuevo; en el siglo XX, uno de los casos emblemáticos de una asesoría de imagen fue la que requirió el rey Jorge VI quien se apoyó de un asesor en neurolingüística, Lionel Logue para mejorar sus discursos en público.

Se cree que todo comienza tras la investigacion del maestro John T. Malloy que vivía en Connecticut, USA, la cual se basó en la relación que existía entre el comportamiento de los alumnos, y la vestimenta de los maestros. Descubrió que la ropa que vestían los maestros tenía un impacto enorme en la actitud que tenían los alumnos en sus clases.

Continúo con su investigación y descubrió que la ropa que se usa afecta en gran medida como responde el público o los interlocutores. Por lo que en los comienzos de 1960 empezó a asesorar abogados, políticos y empresas acerca de como vestirse.

En 1975 lanzo su libro “Dress for Success” y luego en 1977 “The Woman's Dress for success”. En ambos, hacia énfasis en que su consejo estaba basado en su experiencia y no en su opinión personal. Allí surgió el término Ingeniería del Guardarropas.

Hoy en día los parámetros usados por Malloy se pueden considerar anticuados, pero lo que sigue siendo vigente en su teoría es que la forma de vestir debe ayudar a ascender al éxito en vez de retener.

Otra pionera en los comienzos del asesoramiento fue Emily Cho quien en 1970 fundo la firma consultora New Image en Nueva York. Su idea de servicio, según sus propias palabras, no era el mero hecho de acompañar a sus clientas en un proceso de compra, sino ayudarlas a descubrir también sus cualidades internas.

Muchos clientes acudían en su ayuda cuando necesitaban encontrar seguridad o descubrir su personalidad y eso lo lograba generando un cambio desde afuera.

En 1980, en EE.UU, el mercado corporativo creció considerablemente y así también la demanda de personas que requerían de los servicios de una consultora de imagen.

En esta época fue cuando los servicios se dividieron en 4 categorías:

- Vestimenta y color

- Oratoria y presentaciones en público

- Relaciones públicas y personales

- Motivación

Como en todo crecimiento, surgieron ramas o divisiones entre aquellos que defendían la idea de asesorar al cliente pero respetando sus intereses y aquellos que intentaban cambiar a sus clientes mas allá de sus preferencias particulares obligándolos a lucir forzadamente una imagen con la que no se hallaban.

Esto se vio empujado por el hecho de que en ese momento, en ese país, existía un presidente que anteriormente había sido actor.

A mediados de los 90, la economía en EE.UU. comenzó a declinar.

Los presupuestos se achicaron y muchas empresas recortaron también el número de empleados. Todo esto genero miedo e inseguridad en los trabajadores que recortaron también sus gastos y dejaron de lado todo lo que pareciera superfluo con el fin de dedicarse a mantener sus puestos de trabajo. Por otro lado, surgieron las compañías de tecnología, el boom de los sitios de Internet y compañías que se manejaban por jóvenes emprendedores que imponían su propio estilo.

Un estilo mas descontracturado, no solo por la personalidad de estos nuevos ejecutivos que no les interesaba como lucían, sino además apoyados por el hecho de que lo virtual era lo que estaba de moda. De ahí surgió lo que hoy conocemos como Viernes Casual o Cassual Friday que todas las compañías adoptaron. Este estilo de compañías permitía el trabajo a distancia y esto acrecentaba más el hecho de no tener que vestirse para trabajar. Todo esto obligó a la industria de la asesoría de imagen a repensar su negocio.

Como lo único constante es el cambio, el asesor de imagen debía estar al tanto de las tendencias no solo de la moda, sino también de los mercados para estar alerta y descubrir que nichos se abrían en donde se podía insertar. Se debía entender que pasaba con la fuerza laboral, detectar donde estaba la ganancia, las posibles inversiones y que profesiones o servicios se ponían de moda. Algunos ejemplos en esos años fueron el surgimiento de las AFJP, o el interés por la cocina, el consumo de vinos y el crecimiento de restaurantes.

También el furor por el cine y la industria del modelaje, y por los cambios en la situación social del país donde las amas de casa debían salir a trabajar, entre otras cosas.

Durante la segunda mitad de 1990 la economía creció en los EE.UU, y esto permitió al asesoramiento de imagen renacer aunque con una estructura un poco más amigable y relajada. Ya no se usaba el “uniforme” para ir a trabajar y los códigos de vestimenta se hicieron más flexibles. El hecho de que el mundo se hiciera mas globalizado generó una nueva inquietud hacia la profesión, incorporando la etiqueta y el protocolo que permite ayudar a los que interactúan con diferentes culturas.

Ya a comienzos del 2000, era totalmente común encontrar en cualquier punto de los Estados Unidos un/a asesor/a de imagen, como así también en muchos países de Europa.

Objetivos[editar]

Mediante la intervención del asesor o el equipo de asesoría, perseguiremos el propósito de una imagen en armonía con las características físicas y el estilo personal del cliente, potenciando las cualidades, opacando las áreas defectuosas y mejorando determinados aspectos que forman parte de la presencia del individuo como pueden ser la compostura, el saber estar o las actitudes corporales.

Por otro lado, dentro de los procesos de Marketing, el fin de la asesoría de imagen es entregar a un target que previamente fue motivo de Estudio de Mercado o Focus, un producto, cuya presencia escénica sea acorde al estatus del solicitante y/o en el medio donde se desenvuelve, implicando entonces, el conocimiento del contexto, experiencia en el rubro de la Producción, además del manejo y extensión de los Medios de Comunicación que conlleven a la completa ejecución de la estrategia.

Existen Agencias de Publicidad dedicadas a esta actividad y la asignan a uno de sus rubros que generalmente terminan aplicándolo en el ámbito político.

Funciones[editar]

La Asesoría de Imagen comprende la completa remodelación de la presencia de un sujeto, mejorando las actitudes corporales, el maquillaje (si se requiere), la fotografía propagandística, el protocolo, la propaganda involucrada, el peinado, la ornamentación, el vestuario etc.[2]

Para lograr un buen resultado es necesario: - Efectuar una evaluación y diagnóstico de Imagen.

- Identificar el estilo y evaluación de los objetivos de cada persona

- Desarrollar un completo análisis morfológico facial y corporal.

- Estructurar un programa de Asesoría en Imagen, con el plan de acción correspondiente, acorde al estilo y objetivos personales de cada cliente.

Sectores a trabajar[editar]

-Teoría del Color y Cromoestética®.

- Imagen facial acorde a la morfología facial y tipo de piel. Peinado, corte y color de acuerdo al análisis morfológico del rostro, cromoestética®, estilo y personalidad.

- Técnicas básicas de corte y tintura de cabello.

- Análisis de Morfología Corporal.

- Sugerencias de vestuario y guardarropa personal acorde a la morfología corporal, Cromoestética®, combinación de colores, estilo y personalidad.

- Compra de vestuario (Asesoría en compra de vestuario) o Personal Shopper.

- Protocolo y Comportamiento.

- Postura corporal y correcciones posturales.

- Maquillaje acorde a la Cromoestética® y morfología facial.

Entidades Educativas más representativas[editar]

VERSA Escuela de Gestión de Imagen y Protocolo - Perú

Escuela Internacional Desarrollo Profesional

Centro de Imagen Protocolo y Estilo - Perú

The Style Institute - Perú

CE Imagen - Argentina

Euroinnova

Universia - España

Referencias[editar]

[1] [2] [3] [4]