Asesinato de Marielle Franco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Asesinato de Marielle Franco
Velório de Marielle Franco.jpg
Lugar Rua dos Inválidos, Lapa, Río de Janeiro, Brasil
Coordenadas 22°54′42″S 43°11′06″O / -22.911555, -43.184921Coordenadas: 22°54′42″S 43°11′06″O / -22.911555, -43.184921
Blanco(s) Marielle Franco
Fecha 14 de marzo de 2018
21:30 (UTC-3)
Muertos 2
Heridos 1
Perpetrador(es) Desconocido
Sospechoso(s) Desconocido
Participante(s) Desconocido
Motivación Desconocido

El asesinato de Marielle Franco, concejala de Río de Janeiro por el PSOL, fue un crimen ejecutado el día 14 de marzo de 2018, en el Estácio, región céntrica de la ciudad. Los criminales estaban en un coche que se puso a la par del de la concejala y efectuaron varios disparos, que también mataron el conductor. Aunque en fase inicial, la investigación apunta a motivaciones políticas.

Descripción del crimen[editar]

Marielle llegó a la Casa de las Negras, en la calle de los Inválidos, en la Lapa, para mediar un debate promovido por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) con jóvenes negras, alrededor de las diecinueve horas. Según imágenes obtenidas por la policía, un Cobalt con placa de Nueva Iguaçu, municipio de la Bajada Fluminense, estaba detenido próximo al local. Alrededor de las 21 horas, Marielle dejó la Casa de las Negras junto a una asesora y un conductor, siendo inmediatamente seguida por el Cobalt. Alrededor de las 21:30 hs, en la Calle Joaquim Paralhes, en el Estácio, un vehículo alcanza al coche de Marielle y hace trece disparos. Nueve aciertan la carrocería y cuatro aciertan el vidrio. La concejala fue alcanzada por tres tiros en la cabeza y uno en el cuello y el conductor recibió al menos tres tiros en la espalda, causando la muerte de ambos. La asesora fue alcanzada por esquirlas, llevada a un hospital y dada de alta. La policía declaró creer que el coche de Franco fue perseguido por alrededor de 4 km. Los criminales huyeron sin robar nada.

Investigación[editar]

Imágenes capturadas por cámaras locales revelaron que un segundo vehículo posiblemente daba cobertura a los criminales que efectuaron los disparos. Además, otras imágenes mostraron dos hombres parados dentro de un vehículo, por dos horas, en el lugar del evento en el cual la concejala había participado minutos antes. Según la policía, la munición utilizada, de calibre 9 mm, no puede ser vendida la civiles en general. La TELE Globo informó que la munición pertenecía a un lote vendido a la Policía Federal, hecho confirmado por la Policía Civil. Ese mismo lote fue constatado en la mayor chacina ocurrida en São Paulo, en 2015. Los investigadores creen que la concejala fue seguida desde el evento de la Lapa, por cuatro kilómetros, hasta pasar por un local de más pequeño tráfico, donde se dio el ataque.

El jefe de la Policía Civil, Rivaldo Barbosa, trabaja con la hipótesis de ejecución porque nada fue llevado por los atiradores y porque la concejala era militante de comunidades carentes, habiendo sido muy activa en la defensa de los derechos humanos de sus habitantes, principalmente negros y mujeres. Ella había denunciado muertes practicadas por policías. El sábado anterior al crimen, ella denunció lo 41º Batallón de la Policía Militar, de Acari, apuntado por el Instituto de Seguridad Pública como el mayor causador de muertes en los últimos cinco años.

La pericia descubrió que las municiones de calibre 9 mm que mataron la concejala carioca son del mismo lote de parte de los projéteis utilizados en la mayor chacina del estado de São Paulo. Los asesinatos de diecisiete personas ocurrieron en Barueri y Osasco, en la Grande São Paulo, en 13 de agosto de 2015. Tres policías militares y un guardia-civil fueron condenados por las muertes. Según la Policía Civil de Río de Janeiro, ese lote fue vendido a la Policía Federal (PF) de Brasilia por la empresa Compañía Brasileña de Cartuchos (CBC), el día 29 de diciembre de 2006. El análisis técnico también reveló que la munición es original, o sea, no fue recargada porque la espoleta, que provoca el disparo del projétil, es original. La PF abrió un interrogatorio para filtrar el origen de las municiones y como ellas llegaron a Río de Janeiro. El Ministro Extraordinario de la Seguridad Pública Raul Jungmann afirmó que la munición fue robada de la sede de los Correos en Paraíba "años atrás".

Repercusión[editar]

Brasil[editar]

Un manifestante cogiendo un cartel para homenajear Marielle en sesión solemne en la Cámara de los Diputados, en 15 de marzo de 2018.
Mapa de protestas en Brasil en contra del asesinato de Marielle Franco

Roberto Romano, filósofo y profesor de Ética de la Universidad Estatal de Campinas, dijo que el crimen es un indicativo de fragilidad de las instituciones democráticas en Brasil. "A pesar del final oficial de la dictadura militar, nodos estamos siempre a un paso de retorno. Con eventos como lo de miércoles, esa distancia entre Estado democrático y Estado de excepción disminuyó enormemente", afirmó en entrevista. Él comparó el caso al asesinato de la missionária americana Dorothy Stang en 2005, en el Pará, lo que revela, de su punto de vista, las lagunas de los avances de derechos humanos en Brasil. El filósofo cree que el episodio debería promover un cambio en el tratamiento a la crisis de seguridad, con medidas de meso y largo plazo, como la mejora de la educación y políticas de reducción de la desigualdad social en el país. "La forma como el gobierno federal está tratando el caso muestra que no está asumiendo su responsabilidad para modificar la situación", concluyó.

La Procuradora-General de la República, Raquel Dodge, afirmó que su gabinete está empeñado en la investigación del asesinato, por medio de una monitorización de las investigaciones y de la evaluación de federalização del caso. Para ella, un atentado contra líderes políticos y la corrupción son ejemplos de atentado a la democracia y el nivel de impunidad aún es elevado. Dodge estuvo en Río de Janeiro el día 15 de marzo, donde participó de una reunión para acompañar los trabajos de investigación del crimen.

El Presidente Nacional de la Orden de los Abogados de Brasil (OAB), Claudio Lamachia, emitió una nota el día 15 de marzo: “El asesinato de la concejala Marielle Franco es un crimen contra toda la sociedad y ofende directamente los valores del Estado Democrático de Derecho. El Consejo Federal de la OAB acompaña el caso y espera agilidade en la apuração y punición ejemplar para los grupos envueltos”. Lamachia informó que la OAB está acompañando el caso.

La jueza federal Marília Castro Neves, del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro, presentó otra versión del crimen. En un mensaje escrito en su Facebook, la magistrada dijo que "El tema es que Marielle no era sólo una 'luchadora'; ¡estaba comprometida con los bandidos! Fue señalada por el Comando Rojo porque incumplió "compromisos" asumidos con su partido", en consecuencia, siendo asesinada por no pagar deudas. "Cualquier otra cosa diferente es mimimimi de la izquierda tratando de añadirle valor a un cadáver tan común como cualquier otro", agregó.[1]​ El mensaje de la jueza federal generaron protestas.[2]​ El presidente del PSOL anunció que va a interponer una demanda contra la magistrada en el Consejo Nacional de Justicia.[3][4]

También hubo manifestaciones en las redes sociales, teniendo Twitter como la principal plataforma de discusiones. Según la Fundación Getúlio Vargas, hubo 567 mil menciones al nombre de la política. El pico ocurrió cerca de dos horas después del homicidio, alrededor de las 23h50min, con 594 "tuítes" por minuto. La encuesta apuntó que el 88 por ciento de ellos fueron mensajes de duelo y de destaque a la trayectoria de Marielle, siendo también constatada una gran sospechosa de que el crimen fue una ejecución y de que fue promovido por policías militares. Los usuarios recordaron que la concejal, en la víspera de su muerte, acusó a la Policía Militar del homicidio de un adolescente e hizo críticas a la actuación de la PM en Acari, barrio de la Zona Norte de Río. Al mismo tiempo, una parcela menor de usuarios de la red hicieron manifestaciones contra la izquierda y defendieron medidas de seguridad más duras, criticando también el aprovechamiento político del caso por el PSOL.

Resto del mundo[editar]

La Asamblea de la República de Portugal aprobó por unanimidad un voto de pesar por la muerte de Franco, expresando “de más vehemente condena por la violencia y por los crímenes políticos y de odio que aumentan de día para día en Brasil”. El voto fue anunciado el día del crimen por la líder del Bloque de Izquierda, Catarina Martins, durante el debate quincenal con el primer-ministro, y es suscrito por el presidente del Parlamento, Hierro Rodrigues, y por el diputado André Silva. Según el texto, "Marielle Franco era Socióloga, feminista, militante de los derechos humanos y crítica de la reciente ocupación de vastas áreas urbanas por la intervención militar del gobierno federal en Río de Janeiro" y "Marielle Franco se empeñó en la lucha por los derechos humanos, especialmente en defensa de los derechos de las mujeres negras y de los habitantes de favelas y periferias, y en la denuncia de la violencia policial".

Referencias[editar]

  1. «Desembargadora diz que Marielle ‘estava engajada com bandidos’». VEJA.com (en portugués de Brasil). Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  2. «Desembargadora afirma que Marielle estava engajada com bandidos». Gazeta do Povo (en portugués de Brasil). Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  3. «PSOL ingressa no CNJ contra desembargadora que acusou Marielle Franco - Revista Fórum». Revista Fórum (en portugués de Brasil). 17 de marzo de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  4. «PSOL vai ao CNJ contra desembargadora que acusou Marielle de 'engajamento' com bandidos». O Globo (en portugués de Brasil). 17 de marzo de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2018. 

Enlaces externos[editar]