Arturo Zanichelli

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arturo Orlando Zanichelli
Zanichelli.jpg

Escudo de la Provincia de Córdoba.svg
Gobernador
de la Provincia de Córdoba
1 de mayo de 1958-15 de junio de 1960
Predecesor Medardo Gallardo Valdez (de facto)
Sucesor Juan Francisco de Larrechea (interventor federal)

Datos personales
Nacimiento 27 de agosto de 1910
Bandera de Argentina Mendoza, Argentina
Fallecimiento 25 de mayo de 1964
Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Partido Unión Cívica Radical
UCR Intransigente
Profesión Abogado
Ocupación abogado y político
[editar datos en Wikidata]

Arturo Orlando Zanichelli (Mendoza, 27 de agosto de 1910 - Córdoba, 25 de mayo de 1964), apodado "el rengo", fue un político radical y abogado argentino y quincuagésimo primer (51º) Gobernador de Córdoba elegido constitucionalmente.[1] [2] [3]

Los primeros años[editar]

Nació el 27 de agosto de 1910 en Mendoza. A los veinte años se trasladó a la ciudad de Córdoba, donde en 1936 se graduó en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.

Adhirió a la Unión Cívica Radical y ese mismo año, fue designado Director del Departamento Provincial de Trabajo, integró la línea principal de funcionarios de Amadeo Sabattini y Santiago del Castillo. Una posición que le permitió percibir de manera directa la problemática social y acceder al trato con profesionales, empresarios y el sindicalismo. Luego, desempeñó funciones en el Ministerio de Hacienda.[1] [3]

Electo senador provincial en 1946, ocupó el cargo por espacio de un año hasta que el gobierno nacional intervino la provincia. Entre 1949 y 1952 fue nuevamente senador provincial. En la elección general del 11 de noviembre de 1951 se presenta como candidato a Vicegobernador de Córdoba, secundando a Arturo Illia, pero resultó vencedor el candidato justicialista, Raúl Felipe Lucini.[1] [2] [3]

En 1953 es elegido presidente del Comité Capital de la Unión Cívica Radical. Fue candidato a Diputado de la Nación Argentina en las elecciones del 25 de abril de 1954, pero no resultó electo.

Derrocamiento del peronismo y división del radicalismo[editar]

Producido el Golpe de Estado contra el gobierno peronista, denominado Revolución Libertadora, el 21 de septiembre de 1955 el General de División (RE) Eduardo Lonardi pone en funciones al General Dalmiro Videla Balaguer a cargo del intervenido Poder Ejecutivo de Córdoba. Este será reemplazado el 15 de diciembre del mismo año por el Comodoro Medardo Gallardo Valdez.

Busto del gobernador Zanichelli en la plazoleta del mismo nombre, frente a Plaza España en la ciudad de Córdoba.

El 27 de abril de 1956, el presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, dispuesto a suprimir, extinguir o modificar cualquier vestigio del peronismo y sus políticas, declaró vigente la Constitución de 1853 y todas sus reformas con exclusión de la de 1949, que quedaba así derogada. Las provincias debieron igualmente volver atrás y en Córdoba quedó vigente la cuestionada Constitución de 1923 por disposición del Decreto-Ley 3718. Se declaró, además, que los poderes, organismos y autoridades creados o modificados en virtud de la Reforma de 1949

mantendrán su actual estructura y funcionamiento hasta tanto se produzca la reorganización definitiva de los poderes constitucionales; igualmente podrán continuar actos y procedimientos, cuando ellos estén vinculados con la conservación y eficacia de la administración pública y servicios públicos provinciales.

A pesar de los esfuerzos del gobierno de Aramburu por cambiar la orientación general del país, una importante masa de votantes argentinos seguía leal a Juan Domingo Perón y respondía a directivas enviadas por éste a través de su organización clandestina. En ese marco político, surgió un formidable movimiento de oposición política al gobierno militar que trataba de capitalizar el descontento del electorado peronista para promover la candidatura a presidente de la República de Arturo Frondizi: los desarrollistas.

Aunque los dirigentes y militantes radicales partidarios del ex candidato a Vicepresidente de la Nación Argentina habían aceptado en un primer momento el reemplazo de Eduardo Lonardi por el General Pedro Eugenio Aramburu y su sector seguía representado en la Junta Consultiva Nacional, aun después de las ejecuciones de junio de 1956, Arturo Frondizi, influenciado por el economista, periodista y empresario Rogelio Frigerio, comenzó a transformarse en un enérgico crítico de la Revolución Libertadora.

La plataforma de difusión política fue el semanario "Qué", cuyas editoriales y columnas incluían colaboraciones de ex simpatizantes de Perón, en cuya tapa del primer número del 29 de febrero de 1956 apareció la fotografía de Arturo Frondizi. Desde allí se atacaron las decisiones políticas del gobierno militar al que calificaron de instrumento retrógrado de la oligarquía y de los intereses económicos internacionales. Cuestionaron a Aramburu por sus actos punitivos contra los peronistas, sobre informaciones de tortura por parte de agentes del Estado argentino y las ejecuciones de junio de 1956, y se incluyeron peticiones al gobierno para que liberara a prisioneros políticos y gremialistas. Además, en tanto los desarrollistas propugnaban un modelo de desarrollo nacional por medio de la industrialización, Frondizi, convirtiéndose en el portavoz natural de esa nueva masa de votantes, atacaba al gobierno por medidas económicas que favorecían a los grandes productores agropecuarios -en especial los círculos ganaderos- en detrimento de la industria, y por los planes de vender el dominio argentino sobre las fuentes naturales de energía.

El sistema de partidos políticos se hallaba en profunda crisis por la irreconciliable separación entre los antiperonistas y los no peronistas, que ahora competían por la conquista del electorado mayoritario sin representación. La denominación "partido político democrático" no incluía al peronismo, que había sido declarado ilegal y cuyos bienes habían sido incautados por orden del gobierno militar. Por disposición de los decreto-leyes 3855/55, 4161/56 y 4258/56, se llegó al extremo de establecer la prohibición de mención o publicación de nombres, símbolos, imágenes y palabras que fueran sinónimos del movimiento político peronista. Además, los individuos que hubieran sido funcionarios, agentes designados o responsables de la organización partidaria del peronismo fueron declarados "inhábiles" para ocupar cargos públicos o actuar en cargos partidarios hasta una fecha que fijaría el próximo gobierno constitucional.[4]

El radicalismo se debatía internamente entre quienes propugnaban la extinción total de peronismo y apoyaban al gobierno dictatorial -balbinistas, unionistas y los intransigentes sabattinistas de Córdoba-; y los que postulaban una suerte de "peronismo sin Perón" -los frondizistas-. La Convención Nacional del Radicalismo, celebrada en San Miguel de Tucumán el 9 de noviembre de 1956, proclamó la candidatura presidencial de Arturo Frondizi. En ese contexto, se produjo la división del radicalismo entre la UCRP, sector antiperonista liderado por el ex candidato presidencial Ricardo Balbín, y la UCRI, sector no peronista liderado por Frondizi. Al conformarse el Comité Provincial de la UCRI en Córdoba, Arturo Zanichelli, que pertenecía a la facción interna minoritaria del radicalismo, se incorporó a esta fuerza política.

Elecciones de 1958: Zanichelli gobernador[editar]

La publicación, el 15 de noviembre de 1957, del Decreto oficial que convocaba a elecciones generales para el 23 de febrero de 1958, disipó las dudas de la sociedad argentina en torno a la permanencia de los militares en el poder y el país ingresó a una breve campaña electoral.

En Córdoba, la Unión Cívica Radical Intransigente celebró una elección interna que dirimieron las fracciones lideradas por Arturo Zanichelli y el escribano Ángel Reale, enfrentando al Senador departamental Julio Brouwer de Koning. Realizados los comicios generales, Zanichelli —con el beneficio de los votos peronistas— se impuso con 359 528 votos (41,99%) sobre el candidato de la UCRP, Eduardo Gamond con 309 218 votos (36,11%).[5]

Asumió la titularidad del Poder Ejecutivo de Córdoba el 1° de mayo de 1958. La obra de Gobierno puso énfasis en el desarrollo del plan energético —con la puesta en marcha de las centrales eléctricas de Pilar y Deán Funes— la red vial y el estímulo para el campo, sobre todo en el norte provincial, con la creación del Instituto Provincial de Asuntos Agrarios y Colonización (IPAAC), destacándose el programa de instalación de bañaderos para hacienda y los programas de sanidad, que fortalecieron la comercialización de los productos agropecuarios.

En julio de 1958, Zanichelli inauguró la nueva Casa de Gobierno provincial, en el edificio que a partir de entonces fue llamado "Casa de las Tejas".

Encaró la reforma y adecuación del régimen previsional cordobés a los preceptos de las leyes nacionales 14473 (Jubilaciones del personal docente) y 14499 (Régimen jubilatorio nacional), que culminó con la aprobación de las leyes provinciales 4687 y 4688, el 13 de noviembre de 1959, que establecieron el 82% móvil de las remuneraciones de los trabajadores en actividad como base de cálculo para las jubilaciones, y el 75% para las pensiones.

No obstante, debió enfrentar numerosas huelgas de médicos, magistrados y empleados del Poder Judicial, los trabajadores bancarios, recordada como la Huelga bancaria de 1959 —aunque derivada de un conflicto con el gobierno nacional, fue la más extensa de todas— y la Policía, como consecuencia de la derogación de la constitución de 1949, la supresión de organismos administrativos, cesantías dispuestas sin sumarios previos y las detenciones de dirigentes gremiales. Los empleados y policías rebeldes fueron sometidos a movilización militar. El costo político en términos de pérdida de autoridad fue enorme.

Los adversarios políticos del gobernador utilizaron —de acuerdo a las costumbres y hábitos políticos de la época— cualquier circunstancia para hostigarlo y desgastarlo. Hasta se valieron de la controversia racial y acusación de encubrimiento político en torno a un caso criminal, conocido como "la masacre de los Yalovetzky", el cuádruple homicidio de un matrimonio y sus dos hijos, propietarios de una almacén en el barrio San Martín de la ciudad de Córdoba, barrio de residencia de la Familia Zanichelli, ocurrido el 29 de mayo de 1959.

Con frecuencia, Zanichelli se sentía resentido en su salud, por lo que el vicegobernador Reale debió remplazarlo en distintas oportunidades.[6]

La voladura de la Shell-Mex[editar]

El 16 de febrero de 1960 visitaban Córdoba el ministro de Economía Álvaro Alsogaray y el secretario de Guerra, general Rodolfo Larcher. Ese mismo día explotaron los depósitos de nafta que la empresa estadounidense Shell-Mex tenía en el barrio cordobés de San Fernando, en cercanías del ramal ferroviario tendido hacia la ciudad de Malagueño. Murieron 15 personas y hubo más de 20 heridos. La conmoción nacional fue muy grande. Toda la prensa lo calificó como "un atentado terrorista", y generalmente se afirmó que había sido promovido, dirigido y realizado por grupos peronistas, con apoyo del gobierno de la provincia. Sin embargo, nunca se probó fehacientemente que fuera un atentado y no un accidente técnico, y las personas que fueron arrestadas por el hecho fueron sobreseídos tras 19 meses de encierro —que incluyó torturas— y no hubo ninguna persona condenada por su eventual autoría.

Frente a "la voladura de la Shell-Mex", como se denominó al hecho, el Ejército, en virtud del Plan de Conmoción Interna del Estado (Plan Conintes), tomó las riendas del caso por encima de los poderes constitucionales de la República y se creó un Consejo de Guerra Especial presidido por el coronel Juan Carlos Sánchez. Se anunció que se aplicaría la pena de muerte y se establecieron "zonas militares", justificadas para "tiempos de guerra". Anteriormente, en 1958, el coronel Sánchez había acusado a Zanichelli —en un informe presentado al Comando en Jefe del Ejército— de "promover la formación de milicias civiles adictas, integradas por peronistas e izquierdistas". En marzo de 1959, un informe de la inteligencia militar que el comandante en jefe del Ejército entregó al presidente Arturo Frondizi (conocido como Informe Conintes o Informe Landa), había reiterado la acusación.

Paralelamente, los militares detuvieron a los máximos dirigentes del peronismo cordobés, entre ellos, Raúl Bercovich Rodríguez, Armando Andruet y Julio Antún; también se allanó el domicilio del ex gobernador radical Santiago del Castillo. Asimismo, se detuvo a numerosos dirigentes sindicales que nada tenían que ver con el presunto atentado.

Por su parte, los partidarios del gobernador de Córdoba tenían otra hipótesis sobre la voladura de la Shell-Mex: era una operación militar destinada a derribar a Zanichelli. Al respecto, el diputado provincial Héctor González advertía en una sesión legislativa de entonces:

Los servicios de información secreta del Ejército, el famoso Side y otros más (...) se han convertido en organismos judiciales y fiscales al margen de la Constitución, y entran en el terreno político. Aceptar que los informes de organismos del Ejército puedan servir para enjuiciar a un gobierno civil sería dar validez a lo que podríamos llamar nuevo tipo de golpe de Estado.

El desgaste político y la paulatina licuación de poder de la gestión Zanichelli fue tan importante que, en la elección legislativa del 27 de marzo de ese año, apenas poco más de un mes después de aquel incidente, obtuvo mayoría la Unión Cívica Radical del Pueblo.

Un Juez de Instrucción, Héctor A. Gilly, ordenó la detención de los ocho presuntos autores, todos ellos militantes de la inorgánica resistencia peronista, y los imputó por el delito de asociación ilícita. El 22 de abril, el coronel Sánchez solicitó por nota al juez Gilly la entrega de los detenidos, sin aclarar por cuánto tiempo ni dónde los alojaría. Pero éste este rechazó el requerimiento, afirmando que en tales condiciones "la negativa es, pues, inevitable". Sánchez no admitió la respuesta del juez, y dos días después envió los comandos de la Escuela de Tropas Aerotransportadas, al mando del mayor Manuel H. Pomar, a la Cárcel de Encausados de Córdoba y los sustrajo por la fuerza.

De inmediato, el juez de Instrucción puso en conocimiento del hecho al Tribunal Superior de Justicia, presidido por Antonio de la Rúa, padre de Fernando de la Rúa. El máximo tribunal emitió una histórica acordada el 26 de abril de 1960, mediante la cual respaldó en forma categórica la jurisdicción del juez civil para entender en la cuestión de las "actividades subversivas", no obstante la vigencia del Decreto 2639/60 del Poder Ejecutivo Nacional, que se la confería a las autoridades militares a través del Plan Conintes. Entre otras cosas, sostuvo el TSJ en su decisión:

Que durante la vigencia del estado de sitio el gobierno federal no puede interferir por sí o por intermedio de autoridad que le esté subordinada, el normal ejercicio del Poder Judicial de la provincia que en el presente caso, el ejercicio legítimo de la jurisdicción de un juez local ha sido interferido por la autoridad militar. Que el acto cumplido implica prácticamente el más terminante arrogamiento de jurisdicción y el total desconocimiento de la del juez de la provincia al margen del debido procedimiento legal, con la consecuencia inadmisible de la más drástica intervención militar en la vida civil local (...) Que a este Tribunal le corresponde velar por los fueros de la jurisdicción local y promover su defensa por la vía constitucional.

El Vocal Esteban Gorriti pronunció la frase más contundente:

Sólo una mente trasnochada pudo haber creído que en estos tribunales encontraría furrieles en lugar de magistrados.

Afectado en su salud, Zanichelli presentó su renuncia a la gobernación el 27 de abril de 1960, pero la misma no fue tratada por la Legislatura provincial.

Remitida de urgencia la causa de los detenidos a la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina, esta dio la razón al Tribunal Superior el 29 de abril y ordenó al juez militar la restitución de los detenidos al juez civil, dentro del plazo de tres días.

La Intervención Federal a Córdoba[editar]

El 12 de mayo de 1960, el Comunicado Nº 3 del Comando en Jefe del Ejército, firmado por Federico Toranzo Montero y ampliamente difundido por los medios, no sólo acusaba a Zanichelli de complicidad, sino que lo responsabilizaba de "organizar y armar grupos terroristas". El conservador Partido Demócrata de Córdoba y el Partido Cívico Independiente —que respondía al ministro Alsogaray— también responsabilizaron al propio gobernador en sintonía con la acusación militar.

La Junta de Comandantes de las Fuerzas Armadas exigió al presidente Frondizi la intervención federal a los tres poderes de la Provincia de Córdoba, aduciendo que el gobierno de Zanichelli era incapaz de enfrentar la amenaza terrorista, por las buenas relaciones que mantenía con la proscripta dirigencia peronista. Frente al peligro cierto de ser él mismo derrocado en caso de no acceder, Frondizi cedió, una vez más, a la presión militar y envió al Senado el proyecto de ley de intervención. “Vengo a ver cómo me degüellan mis amigos”, fueron las inolvidables palabras pronunciadas por el gobernador Zanichelli mientras presenciaba la votación de la ley intervencionista en el Congreso de la Nación Argentina.

La intervención federal se hizo efectiva el 15 de junio de 1960, cuando Zanichelli debió entregar al gobierno al interventor Juan Francisco de Larrechea, ligado al ministro Alsogaray.

Diputado de la Nación y muerte[editar]

A pesar de sus malas condiciones de salud, fue elegido Diputado de la Nación Argentina en la elección general del 7 de julio de 1963 en representación de la minoría. No llegó a completar su mandato: falleció el 25 de mayo de 1964.[6]

Espacios de homenaje y recuerdo[editar]

En la Provincia de Córdoba, distintos espacios y establecimientos públicos llevan el nombre del gobernador Arturo Zanichelli:

  • central termoeléctrica ubicada en Pilar.
  • Puente Zanichelli, sobre el cruce de la calle Santa Fe y Avenida Ramón Mestre (Costanera Norte) ciudad de Córdoba.
  • Plazoleta Arturo Zanichelli -Frente a la rotonda de la Plaza España - ciudad de Córdoba.
  • Avenida de ingreso a la Ciudad de Deán Funes, hasta 2012, cuando le cambiaron el nombre a "Presidente Kirchner".
  • Pasaje Gobernador Arturo Zanichelli San Francisco.
  • Escuela Municipal Gobernador Doctor Arturo Zanichelli. Pertenece a la educación pública estatal, Jardín de Infantes Nivel Inicial, EGB1 y EGB2, Educación para Adultos, Primaria para Adultos -dirección: Alfonsina Storni 1300 Barrio Parque Liceo, Tercera Sección- (CP: 5019) ciudad de Córdoba.

Referencias[editar]

  1. a b c Gran enciclopedia argentina, D. Abad de Santillán, 1963
  2. a b Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana, 1958
  3. a b c Quien es quien en la Argentina, 1963
  4. El Ejército y la Política en Argentina (II). 1945 - 1962. De Perón a Frondizi, Robert Potash, 1985
  5. Atlas Electoral de Andy Tow, Towsa.com/andy/totalpais/cordoba/1958g.html
  6. a b Historia mínima de Córdoba, E. Dómina, 2003


Predecesor:
Medardo Gallardo Valdez
Gobernador de Córdoba
1° de mayo de 1958 - 15 de junio de 1960
Sucesor:
Juan Fco. de Larrechea