Arte en Honduras

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

[1] No pueden existir seres humanos sin arte, ……

Pero quizás no existe arte sin seres humanos.

El Arte ha existido con la presencia misma del Ser Humano en nuestro territorio, lo cual podemos ubicar con la llegada de migraciones de grupos humanos cazadores recolectores que llegaron al istmo a finales de la última era del hielo, evidencia de la presencia del ser humano tenemos en la región de La Esperanza en el departamento de Intibucá, La Cueva del Gigante en La Paz, las Pisadas del Diablo en Talanga en el Departamento de Francisco Morazán.

Estos grupos se asentaron y formaron zonas culturales, siendo al momento de la llegada del europeo a finales del siglo XVI, dos las zonas o regiones geográfico culturales que tuvieron la mayor influencia en lo que es el actual territorio del país y casi diferenciadas dentro del territorio nacional por la GDTH (Gran Depresión Transversal de Honduras) las cuales podemos señalar a grandes rasgos como:

  • Región Cultural Mesoamericana: La que podemos ubicar con algún margen de error en el margen occidental de la GDTH, grupos humanos que sustentaban su dieta alimenticia en el maíz los que en algunos casos habían conformado culturas tribales como es el caso de los Lencas, Chortis, Tolupanes, Chorotegas pero que en algunos casos habían conformado civilizaciones como en el caso de los mayas que para el caso de Honduras mencionaremos tres centros ceremoniales urbanos: Copán, El Puente y Los Naranjos.
  • Región Cultural Circuncaribe: En esta región encontramos grupos humanos que fundamentaban su economía en la caza, pesca y recolección de frutos particularmente los pejibayes y el ñame. – Entre los grupos étnicos herederos hoy día de esta área cultural precolombina tenemos los Tawahkas, los Pech. – Aunque rompen con este hilo de pensamiento los últimos descubrimientos dados en las Cuevas del Talgua (a 4 kilómetros de la ciudad de Catacamas en el departamento de Olancho) y más reciente aún la mítica Ciudad Blanca (en la región de la Mosquitia del país).

Con la llegada del Colonizador, como parte del triángulo del comercio, se introdujo esclavos desde el África y con la llegada en el año de 1797 de los Garífunas se completa el triángulo del Mestizaje Bio Socio Cultural de la época colonial que caracterizan las raíces de nuestra población (Indígena, Afroamericanos y Europeos)

La historia del arte centroamericana y de la actual república de Honduras, cuenta como división tradicional las siguientes épocas; pre hispánica, la colonial,  independencia (épocas contemporánea y reciente), con representantes en todas las formas de expresión de las artes conocidas.

Entre algunas de las expresiones del arte en Honduras de acuerdo a las épocas antes señaladas se destacan las siguientes:

Arte prehispano[editar]

Durante tres milenios antes de los territorios de la actual Honduras florecieron muchas culturas, a grandes rasgos herederas de la influencia de la región cultural Mesoamérica y de la Región Cultural Circuncaribe.

La primera región cultural fundamento sus expresiones culturales en el cultivo del maíz mientras la segunda región cultural precolombina fundamento sus expresiones culturales en la recolección de frutos, la caza y la pesca, entre ellas la civilización maya, expresiones e esta civilización lo encontramos en los vestigios o evidencias de los Centros Ceremoniales que han llegado hasta nuestros días como es el caso de Copán, el Puente, Los Naranjos entre otros grupos precolombinos y hoy etnias vivas son los Tolupanes, Chortíes, Lencas, Tawahkas, entre otros, estas culturas desarrollaron diversas formas de expresión artística, las cuales aún siguen descubriéndose y replanteándose los paradigmas existentes sobre ellas a partir de los recientes descubrimientos dados en las Cuevas de Talgua y/o en la mítica “Ciudad Blanca”.

Dichos pueblos desarrollaron de maneras muy diversas y variadas las artes, entre ellas la arquitectura, las pinturas rupestres, la cerámica, escultura, música entre otras, además de diversas ciencias como biología, botánica, química, medicina, matemáticas y astronomía. Varias de estas obras se pueden observar en los diferentes museos que existen en el país, resaltan la Galería Nacional de Arte y/o en el Museo de la Identidad Nacional.

Arte colonial[editar]

El contacto dado con la llegada del colonizador europeo implico una serie de transformaciones radicales en la vida de los pobladores nativos del continente y de Honduras, pues la llegada del conquistador dio un vuelco vertiginoso ante la imposición de los patrones del invasor y de la cultura cristiano occidental que se impuso.

Demás recordar que junto con el genocidio y etnocidio físico de las poblaciones nativas se dio a la par un proceso de mestizaje que ha marcado el perfil del poblador de Honduras, que aún hoy día nos sigue afectando en todos los ámbitos de nuestra identidad cultural. - Durante la colonización española florecieron nuevas artes y técnicas en el país, traídas por el europeo colonizador e impuestas en las formas y estilos de cosmogonía indígena que sufre la imposición colonial y la rediseña en el mestizaje resultante, así en este contexto del proceso de acumulación originario de capital se climatizan el estilo Barroco y Rococó muchas de estas obras se encuentran preservadas en la Galería Nacional de Arte.

Durante la colonización española florecieron nuevas artes y técnicas en el país, muchas de estas obras se encuentran preservadas en la Galería Nacional de Arte. Durante este periodo destacan el pintor profesional José Miguel Gómez,[2] además de loa pintores Zepeda y Villafranca.[3] Dos escritores coloniales son Francisco Carrasco de Saz y Antonio de Paz y Salgado.[4]

Artes visuales[editar]

Pintura[editar]

Ilustración Artificiosa de la "Ciudad Perdida del Mono o Ciudad Blanca"

La pintura en el territorio de la actual Honduras existe desde tiempos precolombinos, lo cual se encuentra aún en pleno proceso de descubrimiento pues no ha existido los recursos y voluntades necesarias para encontrar estas raíces de la cultura precolombina en Honduras como lo demuestran los recientes procesos de investigación de la Ciudad Blanca en la región de la Mosquitia en el oriente del país.

Con la llegada del europeo colonizador se dan diversas técnicas que se introdujeron durante la colonización española y que sufrieron modificaciones como efecto del mestizaje que luego de la independencia se ahondan aún más por factores endógenos y exógenos como efecto de las transformaciones vigentes en dicha coyuntura.

Los pintores más destacados que ha tenido Honduras son José Antonio Velásquez y Carlos Garay.,[5] el pintor Velásquez, fue reconocido como el primer pintor primitivista de América. Expuso sus obras en EE. UU. y América Latina, así como en un buen número de países de Europa y Asia. Resaltan durante el período de consolidación del Estado de Honduras pintores como Pablo Zelaya Sierra hasta Arturo López Rodezno.

También desde 1940, fue fundada la Escuela Nacional de Bellas Artes (Honduras) situada en Comayagüela, D.C. con el fin de enriquecer los conocimientos de los futuros pintores de Honduras.

Arquitectura y Escultura[editar]

Escultura en Copan

La arquitectura y Escultura se ha desarrollado desde tiempos precolombinos en Honduras resalta la civilización maya, varias de estas obras se encuentran en la ciudad de Copán, El Puente y Los Naranjos para sólo mencionar tres centros ceremoniales poblacionales de la civilización en mención aún continúan descubriéndose magnas obras de las poblaciones nativas como en el caso de Ciudad Blanca. – En la época colonial resalta en el campo de la arquitectura la dirigida al campo militar de defensa como ser las Fortalezas del Castillo de San Fernando en la bahía de Omoa y la fortaleza de Santa Bárbara en Trujillo en el departamento de Colón; en el caso de la arquitectura civil los puentes en las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela como el Puente Mallol y en diversas localidades del país de gran relevancia en nuestra historia colonial las cuales reconoceremos por sus magníficos templos en Guarita,[6] otros templos de gran belleza en la capital de la provincia Gracias del departamento de Lempira y en  Comayagua con sus más de veinte templos o en Tegucigalpa con sus representaciones de corte barroco americano en el Templo más antiguo de esta ciudad el de “San Francisco” o en la Catedral “San Miguel Arcángel” de estilo rococó americano.


Cinematografía[editar]

En cine sobresale el cineasta hondureño Sami Kafati quien produjo el cortometraje Mi Amigo Ángel (1962) y el largometraje No hay Tierra sin Dueño (2003). También sobresalen Vilma Martínez y Mario López con los cortometrajes "Maíz, Copal y Candela", "Mundo Garífuna", "José Cecilio del Valle" y "Ticha Reyes" (1977-1980). También Hispano Durón, productor de la película Anita la cazadora de insectos (2000), Juan Carlos Fanconi productor de la película Almas de la Medianoche (2001)con Mario Jaén; y el recientemente producido documental realizado por Manuel Farias y Vilma Martínez, basado en el libro de Julio Escoto y arreglo musical de Guillermo Anderson, "Morazán está en las Calles" (2009).

Artes escénicas[editar]

Teatro[editar]

En Honduras históricamente se practica teatro europeo desde el siglo XVI, la primera presentación teatral en Honduras fue el Diablo Cojuelo, una obra del dramaturgo novelista español Luis Vélez de Guevara, la presentación se llevó a cabo en el año 1750, al aire libre, en la ciudad de Comayagua. - Es muy poco conocido el desarrollo del arte en esta época las obras de Fr. José Trinidad Reyes Sevilla, fundador de la Universidad Nacional y exponente del movimiento en defensa de los derechos de la mujer.

Con el final de la Primera Guerra Mundial, en el período de bonanza de la Economía de Enclave, el Teatro se volvió una necesidad para los grupos de poder y surge la urgencia de construcción de Teatros, así con el Enclave Minero se establece el teatro en la ciudad de San Juancito y en El Mochito de la compañía minera y con la Compañía UFCo  del Enclave Frutero que apoya los regímenes de donde surgirán los partidos tradicionales se establecen Teatros para entretener al pueblo laborante en los campos pero es con el régimen del fundador del Partido Nacional que se inicia la construcción del Teatro Nacional que lleva su nombre Manuel Bonilla Chirinos y el Avellaneda en la ciudad de Comayagüela. Al mismo tiempo surge la necesidad del arte popular de expresarse en el arte de las tablas, resultante de la presión del pueblo se da la educación pública y es en las escuelas donde saldrán los primeros pasos del teatro popular. Después de la segunda mitad del siglo XX resaltan entre otros Miguel Murillo Selva.

Danza[editar]

Honduras cuenta con más de 141 danzas folkloricas,[7] dividías en tres áreas culturales y representativas en su folklore: las danzas criollas, las danzas autóctonas, y las danzas afro - caribeñas.

Ballet[editar]

El ballet es un arte que se ha desarrollado muy poco en Honduras. Sin embargo, uno de los nombres que destaca es el de Daniel Ramos.

Escuelas de Ballet[editar]

Honduras cuenta con varias escuelas entre ellas Ángel Dance Academy, en San Pedro Sula, dirigida por Daniel Ramos quien estudió en Costa Rica y obtuvo su licenciatura en ballet clásico, donde fungió como primer bailarín de la Compañía Danza Libre. Comenzó su trabajo como director de Angel Dance Academy en junio de 2011, y desde entonces ha realizado presentaciones exitosas, tituladas "Bailando con los Ángeles", "Fantasías en Blanco y Negro" , "Retro Dance", "La Casa de Santa", la técnica que utiliza es de la 0Royal Academy of Dance.

En mayo de 2014 un grupo de alumnas de el Centro Sampedrano de Enseñanza Artística, (Censea) ganó la medalla de titanio por su coreografía Can-Can durante el torneo Sheer Talent en Costa Rica.[8]

Música[editar]

La música se ha desarrollado desde épocas prehispánicas, los antiguos mayas ya tenían sus propios instrumentos musicales como los aerófonos y las ranas de barro de Yaxchilan. Durante la época colonial se recibieron nuevas influencias musicales y luego de la independencia de Centro América continuó el cultivo de la música en Honduras, se comienza a rescatar la música e instrumentos tradicionales.

En el año 1936 se funda el Conservatorio Nacional de Música Francisco R. Díaz Zelaya (institución pública), en el año 1984 se aprueba la incorporación del conservatorio nacional de música al sistema educativo nacional, sus egresados obtienen el título de bachiller en música, donde se forma a los estudiantes en diversos instrumentos de cuerda como el violín, viola, violonchelo, contrabajo, guitarra, piano, de viento como la flauta, oboe, clarinete, fagot, corno, saxofón, trompeta, trombón, tuba, y también en instrumentos de percusión con clases teórico-prácticas.[9]

Entre los diversos grupos y orquestas nacionales tenemos a la Orquesta sinfónica nacional, la Orquesta sinfónica juvenil, la banda de los supremos poderes y la marimba nacional "Alma de Honduras".[10]

Arte culinario[editar]

Imagen de una baleada.

Honduras cuenta con una variedad de platillos tradicionales, entre ellos La baleada, La carne asada con chimol, pollo en arroz de maíz, pescado frito con encurtido de cebolla, y el plato típico garífuna que es pescado frito en aceite de coco.

Otros platillos son las montucas, enchiladas, nacatamales de maíz, "mondongo" o sopa de tripa. En las áreas costeras y en las Islas de la Bahía los mariscos se preparan de diversas maneras y algunos platillos se preparan con coco. Las áreas turísticas cuentan con restaurantes de cocina internacional y platillos estilo americano. Además se cuenta con una amplia variedad de sopas, postres, preparados a base de maíz, bebidas alcohólicas entre otras.

Literatura[editar]

La literatura en el territorio de la actual Honduras se remonta a hace más de mil quinientos años, fue desarrollada por la civilización maya en la ciudad de Copán, conocida como Literatura Maya, escritos empleando la Escritura maya de nuestros antepasados que empleaba logogramas y glifos silábicos, la literatura maya se encuentra conservada en las estelas, pirámides y templos en Copán. La ciudad de Copán alberga la pirámide más informativa de América, la pirámide de los jeroglíficos que cuenta con más de 2.500 glifos.

En la actual en Honduras ha habido varios periodos de literatura contando con muchos autores en los periodos del romanticismo, modernismo, post modernismo, etc. Entre los escritores más notables de Honduras están Froylán Turcios Juan Ramón Molina, Rafael Heliodoro Valle, Antonio José Rivas, Clementina Suárez, Edilberto Cardona, Bulnes, Víctor Cáceres Lara, Amaya Ama Ramón dor, Marco Antonio Rosa, Roberto Sosa, Juana Pavón, Lucila Gamero de Medina, Amanda Castro, Javier Abril Espinoza y Roberto Quezada. En teatro sobresalen las obras del padre José Trinidad Reyes Sevilla fundador de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, hoy en día las del renombrado Rafael Murillo Selva.

Con la Independencia y los movimientos de la ilustración, enciclopedismo y liberalismo clásico se desarrollaran a la par movimientos artísticos culturales como es el caso de los escritos de los próceres patrios, nos referimos obvio a José Cecilio del Valle, José Dionisio de Herrera, José Francisco Morazán Quesada, etc., te invitamos a que explores sus escritos, es un viaje sin retorno… A ellos debemos el auge de las letras en el istmo, es Morazán quien trae la imprenta y Valle uno de los Padres del Periodismo.

Con el ad viento de la Reforma Liberal se respiran aires de renovación, dentro del proyecto burgués de la Revolución Industrial el positivismo científico, explota bajo el movimiento neo clásico que en el caso de Honduras se expresa con su mayor exponente a nivel mundial el nicaragüense Rubén Darío y en el caso de Honduras con Juan Ramón Molina las generaciones hasta el primer cuarto del siglo XX.

Es en el siglo XX cuando en nuestro país resaltan escritores de talla continental que resuenan en nuestros sentidos hasta hoy día, algunos con posiciones encontradas por sus posturas de vida como: Álvaro Contreras, Rafael Heliodoro Valladares, Paulino Valladares, Froylán Turcios, Eduardo Barh, Clementina Zelaya, Roberto Sosa, etc. 

Véase también[editar]

Referencias[editar]