Arte nazi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Arte de las dictaduras»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Adolf Hitler visitó el París ocupado rodeado de un selecto grupo de artistas nazis: Albert Speer, Hermann Giesler y Arno Breker. También aparece en la foto Martin Bormann. 30 de junio de 1940.
Die Partei (El Partido), Arno Breker.
Lámina didáctica de 1936 sobre "Arte alemán". Tras maestros de gran relevancia histórica, como Holbein (renacimiento) y Friedrich (romanticismo), cierra la serie un pintor de época nazi: Werner Peiner (nº 9).


El Arte del Tercer Reich o Arte nazi, el arte aprobado oficialmente y producido en la Alemania nazi entre 1933 y 1945, se caracterizó en las artes plásticas por su carácter monumental, su propósito propagandístico hacia el gran público al que iba dirigido (las masas), su realismo y su seguimiento de modelos del arte clásico; todo lo cual ha permitido definir su estilo con las denominaciones de realismo heroico y realismo romántico.

Hasta la ascensión del poder del nacionalsocialismo existía en Alemania un arte considerado "moderno" o, más bien, como propiamente revela la esencia de este término, un arte diferente cada año.

Pero la Alemania nacionalsocialista exige un arte nuevamente "alemán", y ese debe ser y será, como todos los valores creativos de un pueblo, un arte eterno.

Si en vez de eso se revelase falto de tal valor eterno para nuestro pueblo, ya hoy mismo resultaría carente de un valor superior.
Discurso de Adolf Hitler en la inauguración de la Große Deutsche Kunstausstellung (Gran Exhibición de Arte Alemán), Múnich, 1937.[1]

Mientras se prohibían los estilos más sofisticados y elitistas propios del arte moderno o arte contemporáneo, denigrados bajo la calificación de "arte degenerado" (entartete kunst), los nazis promovían pintura y escultura que se ajustara estrictamente al gusto convencional o tradicional y que exaltaran los valores de sangre y suelo (blut und boden: pureza racial -mito ario, nordicismo, eugenesia-, militarismo y obediencia).[2] Temas favoritos eran la representación de tipos populares (volk) trabajando en el campo, la vuelta a las virtudes simples del amor a la patria (heimat), las virtudes de la lucha nazi (kampf) y la loa a las actividades consideradas propias de la mujer en los espacios a los que tradicionalmente se la restringía: niños, cocina, iglesia (kinder, küche, kirche).

De forma similar, se esperaba de la música que se ajustara a los cánones de la tonalidad y se librara de la influencia del jazz; con ese propósito se censuraban discos y películas, y se reprimía a sus jóvenes seguidores (swingjugend). Al igual que en las artes plásticas, se definió oficialmente una "música degenerada" (entartete musik) y se establecieron instituciones garantes de la pureza de la música alemana (Reichsmusikkammer y Reichsmusikprüfstelle).[3]

Pintura, escultura, arquitectura y cine[editar]

Entre los artistas plásticos que se ajustaron al modelo de arte nazi destacaron los escultores Josef Thorak,[4] Georg Kolbe y Arno Breker, y los pintores Werner Peiner,[5] Adolf Wissel[6] y Conrad Hommel.[7]

La arquitectura nazi estuvo representada por Paul Ludwig Troost, Albert Speer, Hermann Giesler y Werner March.

Las características propias del arte cinematográfico hacen difícil su comparación con un movimiento plástico, pero es muy clara la identificación con el ideario nazi y el aprecio del propio Hitler a los documentales rodados por Leni Riefenstahl, especialmente El triunfo de la voluntad (congreso de Núremberg de 1934) y Olympia (Juegos Olímpicos de Berlín de 1936). La industria cinematogáfica era regulada por la Reichsfilmkammer,[9] con la pretensión de utilizarla como parte esencial del aparato de propaganda a cargo de Joseph Goebbels. Entre sus actuaciones clave estuvo la gestión de la productora UFA, apartando a los cineastas del periodo anterior, muchos de los cuales se trasladaron a Hollywood, como Fritz Lang.[10]

Durante el Tercer Reich, entre 1933 y 1945, se produjeron más de 1.200 películas en Alemania. «De estas, unas cien pueden considerarse explícitamente de propaganda. En Alemania aún están prohibidas 40 de ellas con el objetivo de impedir sesiones inadecuadas.

Diseño gráfico[editar]

El diseño gráfico, especialmente en soporte cartel, que combinaba texto e imagen y se difundía de forma masiva, se convirtió en un importante medio de propaganda tanto en Alemania como en los territorios ocupados. Se pretendía que incluso la tipografía reflejara la ideología nazi: hasta 1941 se usaba el tipo Fraktur, pero a partir de ese momento se abandonó como consecuencia de la denuncia de Martin Bormann, que lo identificó como "letra judía" (judenlettern); decretándose la preferencia por el tipo Roman.[11] De modo similar, tipos más modernos, como el Sans-serif fueron condenados como "bolcheviques"; aunque el tipo Futura continuó usándose dado lo práctico que resultaba.[12]

Cultura popular[editar]

La cultura de masas fue sujeta a una regulación menos estricta que la alta cultura, posiblemente porque las autoridades temían las consecuencias de una interferencia demasiado fuerte en el entretenimiento popular.[13] Por ello, la mayor parte de las películas de Hollywood pudieron estrenarse hasta que comenzó la guerra (como It Happened One Night, San Francisco o Gone with the Wind). Aunque los conciertos de música atonal estaban prohibidos, la prohibición del jazz se eludía con mayor facilidad. Benny Goodman y Django Reinhardt eran bastante populares, y las más famosas jazz bands inglesas y estadounidenses siguieron tocando en las principales ciudades hasta la guerra; desde entonces, los grupos de música de baile tocaban oficialmente swing y no el jazz objeto de la prohibición.[14]

Arte nazi, arte fascista y realismo socialista. El "realismo heroico"[editar]

Estética fascista y estética totalitaria[editar]

Aunque hay un abundante uso de esos términos,[15] especialmente en la reflexión teórica que identifica el arte fascista con un arte de masas, un arte de propaganda o un estilo monumental (Walter Benjamin),[16] o para identificar la cultura fascista con el irracionalismo, la violencia, la simplificación, el populismo y la manipulación en cualquier ámbito;[17] no es muy evidente la determinación estilística de un estilo genérico que compartiera características comunes en las manifestaciones artísticas de los países donde el fascismo se desarrolló en los años treinta y cuarenta del siglo XX; y que, por otro lado, pueden encontrarse sin dificultad en otro totalitarismo: el comunismo soviético.

Cuando oigo la palabra "cultura", echo mano a mi pistola.[18]

Unión Soviética[editar]

El arte nazi mantuvo una paradójica similitud con el estilo artístico soviético denominado realismo socialista; la opción consciente de Stalin por un gusto artístico de fácil asimilación por el pueblo, sin complicaciones intelectuales y que prescinde despectivamente de los complejos pequeñoburgueses que asocian el gusto popular al mal gusto o kitsch; lo que demostró ser un eficaz factor propagandístico, identitario y movilizador. El desprecio por el elitismo y el intelectualismo (antiintelectualismo),[19] impuesto a los propios intelectuales, que debían someterse a reeducación y desclasamiento, identificándose con la forma de ver el mundo de los proletarios y el "hombre nuevo" socialista, es uno de los factores clave de la vida cultural comunista, tanto en la Unión Soviética como fuera de ella, entre la gran cantidad de intelectuales y artistas que se aproximaron al comunismo.[20]

Se desmontó radicalmente, incluyendo la elimiación de los artistas sujetos a purgas, el florecimiento de las vanguardias estéticas que había caracterizado el periodo inicial de la revolución soviética desde 1917 y durante los años veinte; especialmente el constructivismo, la abstracción y cualquier desviación de lo figurativo en artes plásticas, pero que también afectó posteriormente al cine de Eisenstein y a la música de Prokofiev y Shostakóvich, acusada de formalista y cacofónica (decreto Zhdánov, 10 de febrero de 1948).

La coincidencia entre el arte nazi y el realismo socialista soviético llega hasta tal punto que el término "realismo heroico" se ha usado de forma indistinta para describir ambos.[21]

Italia[editar]

De un modo similar, la cultura de la Italia fascista mantuvo una estrecha relación desde sus inicios en los años veinte con el vanguardismo (especialmente el futurismo y el racionalismo arquitectónico, con proyectos tan atrevidos como la EUR); aunque cuanto más avanzó el régimen en la construcción de un sistema totalitario, con más claridad se definieron programas artísticos similares al realismo heroico o al menos compartiendo sus valores estético-propagandísticos.[22] Especialmente en escultura (Arturo Martini) y en cinematografía (Istituto Luce, estudios Cinecittà y el Centro Sperimentale di Cinematografia -Centro Experimental de Cinematografía-). Toda la industria cinematográfica se puso bajo la autoridad de la Direzione generale per il cinema fundada en 1934 por Galeazzo Ciano y dirigida por Luigi Freddi. También intervino el propio hijo del Duce, Vittorio Mussolini. Entre las películas más declaramente fascistas estuvieron Vecchia guardia y 1860, de Alessandro Blasetti;[23] aunque la mayor parte de la ingente producción (600 películas en diez años) fue orientada al entretenimiento y la propagación de modelos de bienestar social cinema dei telefoni bianchi o cinema decó (cine de los teléfonos blancos o cine decó -por el Art decó-, especialmente en el periodo 1936-1943).[24] Desde los años veinte la subsecretaría de Estado per la stampa e la propaganda ("para la imprenta y la propaganda") y desde 1937 el Ministero della Cultura Popolare se encargaron del control de las manifestaciones artísticas y culturales.[25]

Tuvo lugar un Congresso di cultura fascista (Congreso de cultura fascista) en Bolonia en 1925, que Giovanni Gentile clausuró con su discurso Il fascismo nella cultura,[26] y donde se obtuvo la firma de un Manifesto degli intellettuali fascisti (Manifiesto de los intelectuales fascistas) por un nutrido grupo de prestigiosos representantes de la cultura italiana (Marinetti, Curzio Malaparte, Luigi Pirandello, Margherita Sarfatti, Giuseppe Ungaretti, Ildebrando Pizzetti, Ardengo Soffici, Francesco Ercole, etc.)[27]

España[editar]

En la España de Franco posterior a la Guerra Civil, se impuso una estética imperial y tradicionalista[28] que en arquitectura reproducía formas herrerianas (neoherreriano: Ministerio del Aire de Madrid, Universidad Laboral de Gijón),[29] y que se suele vincular política o ideológicamente a cualquiera de las familias del franquismo (especialmente al nacionalcatolicismo y al falangismo, aunque también a monárquicos -carlistas y juanistas- y militares); aunque algunas manifestaciones pudieron asemejarse a los modelos nazi y fascista (el Edificio de los Sindicatos -Francisco de Asís Cabrero, 1949-, o el Arco de la Victoria, ambos en Madrid). La obra más ambiciosa fue el Valle de los Caídos (arquitectos Pedro Muguruza y Diego Méndez y escultor Juan de Ávalos, 1940-1958, Sierra de Guadarrama). Un prominente falangista, Ernesto Giménez Caballero, es considerado uno de los primeros teóricos del arte fascista en España;[30] mientras que un teórico del arte de la talla de Eugenio d'Ors se esforzó por la creación de un ambiente artístico afín al régimen[31] (la expresión "arte franquista" no tiene apenas uso bibliográfico, más allá de la ubicación cronológica o la identificación política).[32]

El cartelismo español fue extraordinariamente importante en ambos bandos de la guerra civil (en el nacional destacaron Teodoro y Álvaro Delgado, José Caballero, Juan Acha, Jesús Olasagasti y Carlos Sáenz de Tejada); subsistiendo en la posguerra española una presencia de profesionales de las artes gráficas que permitieron la pujante producción editorial del cómic en España, con temática inequívocamente afín al régimen (Flechas y Pelayos, Roberto Alcázar y Pedrín, El Guerrero del Antifaz, etc.); que retrospectivamente se ha interpretado como un escapismo social (junto a la canción española, el cine español y otros espectáculos -pan y fútbol-) y una de las bases de la educación sentimental de la oposición al franquismo.[33] El propio Franco era muy aficionado al cine, y escribió el guion de Raza. La colaboración con el cine alemán e italiano durante la guerra mundial dio paso, tras la derrota del Eje, a la recepción del cine estadounidense en un entorno de censura nacionalcatólica, y a una producción interior en la que cineastas e intelectuales próximos a Falange se pudieron permitir algunas producciones de carácter crítico (Surcos).

Portugal[editar]

En el Estado Novo portugués de Oliveira Salazar hubo diferentes desarrollos artísticos, pero la muestra más claramente identificable con el arte fascista se realizó en 1940 en la praça do Imperio (Plaza del Imperio), en Belém: una Exposição do Mundo Português (Exposición del Mundo Portugués)[34] de gran repercusión propagandística para el régimen, con monumentales pabellones donde se pretendía conjugar el nacionalismo y el internacionalismo en arquitectura, a imitación explícita de los movimientos semejantes en Italia, Alemania y España; en lo que se denominó Estilo Portugués Suave.[35] El Monumento aos Descobrimentos (Monumento a los Descubrimientos) se realizó para aquella ocasión. El original fue desmontado, y en 1960 se construyó la réplica que puede verse hoy en día.

Precedentes estéticos[editar]

La exaltación de las características nacionales no es privativa ni originaria del arte fascista: los movimientos historicistas a partir del romanticismo del siglo XIX habían insistido en ello (arquitectura historicista: neogótico, neomudéjar, etc.). Asimismo, los programas de presencia pública del estado o del poder son consustanciales al arte de todos los tiempos (Antiguo Egipto, Antigua Roma), aunque destacaron particularmente por su orientación a la implicación de los espacios públicos a partir del neoclasicismo (muy importante en Alemania: Königsplatz de Múnich -Gliptoteca y otros edificios de estilo clásico-, utilizada en los desfiles nazis, Puerta de Brandemburgo de Berlín) y sobre todo en la época del nacionalismo y del imperialismo de la segunda mitad del siglo XIX y los inicios del siglo XX, que presenció una verdadera fiebre de la piedra en monumentos arquitectónicos y escultóricos de estilo ecléctico en Europa y Estados Unidos.[38]

Una función similar desempeñó el nacionalismo musical, especialmente compositores como Verdi y Wagner.

En cuanto a la resistencia a las innovaciones estéticas del denominado arte moderno, fue protagonizada inicialmente por las instituciones (el academicismo) y por la opinión pública mayoritaria, articulada desde finales del siglo XIX por los medios de comunicación de masas. El arte moderno fue durante mucho tiempo un reducto minoritario de intelectuales progresistas, artistas bohemios y ricos ociosos (connoisseurs o dilettanti), propicio a la ridiculización. El concepto orteguiano de arte deshumanizado, como el de rebelión de las masas se vulgarizó, desprovisto de su sutileza filosófica, como un tópico que, identificando arte moderno y transformaciones sociales, advertía de un peligro para las temerosas clases medias. Los ensayos del alemán Oswald Spengler (La decadencia de Occidente) y el norteamericano Walter Lippmann (Manufacture of Consent) incidían en ideas semejantes.

Buena parte de la sociedad veía con disgusto la cultura elitista, incomprensible y moralmente sospechosa de la República de Weimar,[39] que se había convertido en un centro de las vanguardias: a la distorsión de las figuras y los colores de cubismo y fauvismo se añadía el absurdo del dadá y el surrealismo; el expresionismo, que había nacido en la pintura alemana de preguerra, se había extendido incluso al cine (El gabinete del doctor Caligari de Robert Wiene, Metrópolis de Fritz Lang); mientras que en música se experimentaba la atonalidad de Arnold Schönberg, y el sórdido ambiente de los cabarets y la influencia del jazz se plasmaba en las obras de Paul Hindemith y Kurt Weill. La apuesta por el diseño racionalista de la Bauhaus se veía como una renuncia a la belleza tradicional sacrificada en beneficio de una abstracción deshumanizante.

Estética nazi[editar]

La respuesta nazi se debía en parte a una estética conservadora y en parte a su determinación por usar la cultura como propaganda.[40] Tras su acceso al poder en 1933, Hitler (que en su juventud se formó académicamente como pintor) dio a sus preferencias artísticas personales valor de ley, en un grado nunca antes conocido. Sólo en la Unión Soviética de Stalin, donde el realismo socialista se había convertido en una suerte de estilo oficial obligatorio, el Estado tenía tanto ascendiente sobre la regulación de las artes.[41] En el caso de Alemania, el modelo fue el arte clásico grecorromano, visto por Hitler como un arte cuya forma exterior incorporaba un ideal racial interior.[42]

La razón para ello, en palabras del historiador Henry Grosshans, es que Hitler "veía el arte griego y romano como incontaminado de influencias judías. El arte moderno era un acto de violencia estética de los judíos contra el espíritu alemán. Tal cosa era cierta para Hitler incluso aunque sólo Liebermann, Meidner, Freundlich, y Marc Chagall, entre los que hicieron contribuciones significativas al movimiento vanguardista alemán, fueran judíos. Pero Hitler ... tomó él mismo la responsabilidad de decidir quién, en materia de cultura, pensaba y actuaba como un judío."[43]

La supuesta naturaleza judía del arte indescifrable, distorsionado o que representara asuntos "depravados" se explicaba a través del concepto de degeneración, que sostenía que el arte distorsionado y corrupto era un síntoma de la presencia de una raza inferior.

Propagando la teoría de la degeneración, los nazis combinaron su antisemitismo con su propósito de control de la cultura, consolidando de tal forma el apoyo público para ambas campañas.[44]

Este tipo humano que ha aparecido ante el mundo entero por primera vez el pasado año, durante los Juegos Olímpicos, en su espléndida, orgullosa fuerza y salud -este tipo humano, queridos balbuceadores prehistóricos del arte, representa el tipo de la nueva época.

Y vosotros ¿que producís? ¡Lisiados deformes e idiotas, mujeres que suscitan únicamente horror, hombre más semejantes a las bestias que a los hombres, niños que, si viviesen en el modo en el que ha sido figurados, se creerían simplemente una maldición de Dios!

Y estos espantosos diletantes tienen la osadía de mostrar todo esto al mundo contemporáneo como arte de nuestra época, más bien como manifestaciones de aquello que forma la época actual y a ella impone el propio sello.
Adolf Hitler, 1937.[45]


Expolio artístico nazi[editar]

La persecución interna a los judíos y la ocupación de gran parte de Europa en la Segunda Guerra Mundial permitió a las autoridades alemanas disponer sin demasiadas dificultades de los fondos artísticos de un impresionante conjunto de museos públicos y colecciones privadas. Hitler aspiraba a reunir una colección inigualable de arte ario en su ciudad natal de Linz; inicialmente se pretendía realizar a base de intercambio de obras de arte, desprendiéndose de algunas consideradas degeneradas, incluyendo algunas obras maestras del impresionismo y las vanguardias. Posteriormente se obtuvieron donaciones forzadas, y llegado el caso se recurrió al simple saqueo.[46] A pesar del desprecio público por el arte degenerado, algunos líderes nazis, especialmente Hermann Göring, no se recataron en incluirlo entre el gran número de obras que consiguieron reunir.[47]

El mantenimiento de buenas relaciones entre los países aliados de Alemania provocó un curioso intercambio de objetos de arte: la dama de Elche y la Inmaculada de Soult de Murillo, en Francia desde el siglo XIX, fueron devueltas a la España de Franco por el gobierno de Vichy; mientras que el Retrato de la Marquesa de Santa Cruz, un cuadro de Goya que incluía una esvástica como motivo decorativo, estuvo a punto de ser regalado a Hitler.

El final de la guerra y la ocupación de Alemania por los aliados, especialmente en la zona soviética, fue ocasión para un expolio inverso. El Altar de Pérgamo fue trasladado al Hermitage, y finalmente devuelto a Berlín en 1959; mientras que muchas otras obras expoliadas siguen en Rusia (como las de la Galería de arte de Bremen)[48] o en paradero desconocido.

La reclamación de obras de arte expoliadas a coleccionistas judíos se ha convertido en un complejo asunto judicial, renovado cada vez que aparece en el mercado alguna obra susceptible de ello, a pesar de que sus actuales propietarios puedan demostrar haberla adquirido legalmente.

Lista Gottbegnadeten[editar]

En septiembre de 1944 el Ministerio de Instrucción Pública y Propaganda preparó una lista (denominada Gottbegnadeten -"los que tienen un don divino"-) de 1,041 artistas considerados cruciales para la cultura nazi, con el fin de eximirlos del servicio militar. La selección proporciona un índice muy preciso y bien documentado de los pintores, escultores, arquitectos, músicos y cineastas (incluyendo compositores, intérpretes, cantantes, actores y directores de cine y orquesta), que los nazis veían como políticamente próximos, culturalmente valiosos y que todavía residían en Alemania en ese periodo final de la Segunda Guerra Mundial. (ver Gottbegnadeten-Liste)

Pintores[editar]

Escultores[editar]

Arquitectos[editar]

Músicos[editar]

Véase también[editar]

en:The arts and politics (Arte y política)

  • Id. en la wikipedia en alemán
  • Id. en la wikipedia en francés

Notas[editar]

  1. Voelkischer Beobachter, 19-7-1937, citado en Arte Totalitario, antes y durante la guerra. Texto completo del discurso.
  2. The Doctrine of Blut und Boden; fuente citada en en:Blood and soil
    • Michael H. Kater, The Twisted Muse: Musicians and their Music in the Third Reich (1997)
    • Alan E. Steinweis, Art, Ideology, and Economics in Nazi Germany: The Reich Chambers of Music, Theater, and the Visual Arts (1993)
    • "Degenerate" Music in Nazi Germany
    Fuentes citadas en los artículos en:Degenerate music, en:Reichsmusikkammer y en:Reich Music Examination Office de la Wikipedia en inglés.
  3. Literatur von und über Josef Thorak im Katalog der Deutschen Nationalbibliothek. Fuente citada en de:Josef Thorak
  4. Literatur von und über Werner Peiner im Katalog der Deutschen Nationalbibliothek. Fuente citada en de:Werner Peiner
  5. Literatur von und über Adolf Wissel im Katalog der Deutschen Nationalbibliothek. Fuente citada en de:Adolf Wissel
  6. Literatur von und über Conrad Hommel im Katalog der Deutschen Nationalbibliothek. Fuente citada en de:Conrad Hommel
  7. Gerhard Wietek: 200 Jahre Malerei im Oldenburger Land. ISBN 3-9801191-0-6. Fuente citada en de:Willi Meyer
  8. Heinrich Glöß: Bilder aus der Dunkelkammer. Filme aus Brandenburg im Zeichen der Reichsfilmkammer. In: Filme, Drehorte und Filmstudios. UFA, Metropolis, Woltersdorf, Reichsfilmkammer, DEFA, Babelsberg. Marika Großer Verlag, Berlin, 2009, ISBN 978-3-910134-12-6, S. 22–27 (Die Mark Brandenburg. Heft 74). Fuente citada en de:Reichfilmkammer
  9. Albrecht, Gerd (1969). Nationalsozialistische Filmpolitik. Munich: Hanser. Fuente citada en en:Nazism and cinema. Véase también en:Reichsfilmkammer, en:Department of Film (Nazi Germany), en:List of German films 1933–1945 y en:Cinema of Germany#1933-1945 - Film in Nazi Germany Enlaces web en castellano: Cine de propaganda nazi y Cine en la Alemania nazi
  10. Newton, Gerald, 2003, "Deutsche Schrift: The Demise and Rise of German Black Letter", German Life and Letters, 56:2 (abstract).
  11. Hollis, 2001, pp. 66-67
  12. Laqueur, 1996, p. 73.
  13. Laqueur, 1996, pp. 73-5.
  14. Uso bibliográfico de las expresiones "estética fascista", "arte fascista", "estética totalitaria" y "arte totalitario".
  15. El arte fascista es un arte de propaganda. Por tanto, su ejecución se llevará a efecto de cara a las masas. Además, habrá de abarcar el conjunto de la vida social. No sólo se ejecutará para las masas, sino desde las masas. Adula al régimen existente con la lisonja de retratarlo de acuerdo con sus rasgos eternos, o sea, de retratarlo como invencible... A este interés artístico y político sirve el "estilo monumental".

    Walter Benjamin: Carta desde París (1936). Otros teóricos que han reflexionado sobre el mismo asunto han sido Hannah Arendt, Erich Fromm (Miedo a la libertad), Lutz Winckler (La función social del lenguaje fascista -retórica autoritaria como arma de dominación-), etc. (citados y comentados brevemente en Retórica autoritaria). Véase también Arte público y espacio político, pg. 64.

    como dijera el propio Mussolini, el hombre, "antes de experimentar la necesidad de la cultura, ha experimentado la necesidad del orden". Y así se construirá la cultura y el arte del fascismo. Como explicara Marinetti a propósito de la guerra de Abisinia, una guerra que era "la interpretación más perfecta del africanísimo ardor lírico de nuestra península", la aventura africana era también la más potente inspiración de poesía, pintura, música, arquitectura, con su exuberante oferta de imágenes, colores, poemas y sonidos.

    Recogido en Julio Rodríguez-Puértolas Literatura fascista española: Antologia, Akal, 1987, ISBN 8476000901

  16. Un ejemplo de uso periodístico aplicado a la denominada telebasura: Josep Ramoneda: La construcción cultural del fascismo
  17. La frase, con esta o parecida formulación, es muy citada. Véase aquí, atribuida a Joseph Goebbels, citada por Slavoj Zizek, que la replica con una paráfrasis: "cuando oigo pistolas, echo mano de mi cultura" (In Defense of Lost Causes, pg. 489). En otras ocasiones se atribuye a otros dirigentes nazis, como Hermann Göering, o incluso al español Millán Astray. Es probable que pueda haber sido pronunciada por más de un personaje de ese ámbito, pero en todo caso, como muchas otras frases célebres, es apócrifa: la frase Wenn ich Kultur höre ... entsichere ich meinen Browning! (cuando oigo "cultura"... quito el seguro de mi Browning" -una marca de revólveres, que al tiempo permite un juego de palabras con el apellido del poeta inglés Robert Browning-) aparece inicialmente en Schlageter, una obra de teatro de 1933 escrita en honor de Hitler por Hanns Johst (un poeta y dramaturgo nazi). Posteriormente se usó en entornos nazis e incluso en el documental de Frank Capra Why We Fight. Véase wiquote (en inglés) y en:Hanns Johst.
    • Dane S. Claussen, Anti-Intellectualism in American Media, New York: Peter Lang Publishing, 2004. ISBN 0-8204-5721-3
    • Perry Link, Evening Chats in Beijing: Probing China's Predicament, New York, London: W.W. Norton & Company, 1991. ISBN 0393310655
    Fuentes citadas en en:Anti-intellectualism
  18. El papel de los intelectuales en el comunismo, y sus denominaciones, unas elogiosas y otras peyorativas, como compañeros de viaje, tontos útiles e intelectuales cabezas de chorlito, es analizado por Jorge Semprún en obras como Autobiografía de Federico Sánchez y el guion de La confesión (película Costa Gavras, 1970).
  19. Uso bibliográfico en castellano y en inglés. Designing heroes, fuente citada en en:Heroic realism.
  20. No obstante, "en Italia había una tradición de realismo, que en el siglo XX había producido el Novecento, el arte fascista y un movimiento realista en Milán, Corrente, fundado en 1939 por marxistas en su mayor parte y en el que estaban Renato Guttusso y Giacomo Manzú. Algunos de ellos forman en 1947 un Fronte Nuovo delle Arti, y exponen arropados por textos de Venturi y Argan" (Italia. El compromiso, en artehistoria).
  21. Schlomo Sand, El siglo XX en pantalla, Critica, 2008, ISBN 8484327485, pgs. 240 y ss. Véase it:Istituto Luce, en:Centro Sperimentale di Cinematografia, en:Luigi Freddi, en:Vittorio Mussolini, it:Direzione generale per il cinema, it:Cinema di propaganda fascista, it:Vecchia guardia y it:1860 (film).
  22. Momenti del Cinema Italiano; fuente citada en it:Cinema dei telefoni bianchi
  23. it:Ministero della Cultura Popolare
  24. Referencias bibliográficas
    • Mario Isnenghi, Intellettuali militanti e intellettuali funzionari: appunti sulla cultura fascista, Einaudi, 1979.
    • Roberto Maiocchi, Scienza italiana e razzismo fascista, La Nuova Italia, 1999.
    • Idem, Gli scienziati del duce, Carocci, 2004.
    Fuentes citadas en it:Manifesto degli intellettuali fascisti
  25. Alexandre Cirici La estética del franquismo, G. Gili, 1977, ISBN 8425206553.
  26. Uso bibliográfico del término "neoherreriano"
  27. Archivos de la Filmoteca: revista de estudios históricos sobre la imagen, Generalitat Valenciana, 2002 ns. 42-43
  28. Julián Díaz Sánchez y Ángel Llorente Hernández, La crítica de arte en España (1939-1976), Akal, 2004, ISBN 847090440X.
  29. Uso bibliográfico en español y en inglés.
  30. Carmen Martín Gaite, Jaime Gil de Biedma, Manuel Vázquez Montalbán, Terenci Moix, etc.
  31. pt:Exposição do Mundo Português
  32. Atlas de Lisboa: a cidade no espaço e no tempo, 1993, Gabinete de Estudos Olisiponenses, ISBN 9725751833, pg. 13.
  33. tr:Güvenpark Anıtı. Poca información puede encontrarse en otro idioma que no sea el turco; véase este breve texto en inglés sobre los monumentos de Ankara, que describe el monumento y su significado -güven, "confianza", güvenlik, "seguridad"-: Keepers of Ankara’s memories.
  34. Eric Hobsbawm La era del Imperio. Barcelona: Labor.
  35. Adam, 1992, p. 29
  36. Adam, 1992, p. 110
  37. Barron, 1991, p.10
  38. Grosshans, 1983, p. 87
  39. Grosshans, 1983, p. 86
  40. Barron, 1991, p.83
  41. Kunst in Deutschland 1933-1945, citado en Arte Totalitario, web cit. Texto completo del discurso.
  42. Conducting Research at the National Archives into Art Looting, Recovery, and Restitution by Ernest Latham, US National Archives
  43. en:Nazi plunder de:Beutekunst (Zweiter Weltkrieg) en:The Train (1964 film)
  44. Artículo

Referencias[editar]

  • Adam, Peter (1992). Art of the Third Reich. New York: Harry N. Abrams, Inc.. ISBN 0-8109-1912-5
  • Barron, Stephanie, ed. (1991). 'Degenerate Art:' The Fate of the Avant-Garde in Nazi Germany. New York: Harry N. Abrams, Inc. ISBN 0-8109-3653-4
  • Grosshans, Henry (1983). Hitler and the Artists. New York: Holmes & Meyer. ISBN 0-8419-0746-3
  • Hollis, R. (2001). Graphic design: a concise history. World of art. New York: Thames & Hudson. ISBN 0500203474
  • Kater, Michael and Albrecht Reithmuller, ed. (1992).Music and Nazism; Art under Tyranny. Berlin: Freie Universitat Berlin. ISBN 3-89007-516-9
  • Laqueur, Walter (1996). Fascism: Past, Present, Future. New York: Oxford University Press. ISBN 0-19-509245-7
  • Levi, Erik (1994). Music in the Third Reich. New York: Palgrave Macmillan. ISBN 0312103816.
  • Michaud, Eric (2004), The Cult of Art in Nazi Germany, translated by Janet Lloyd, Stanford: Stanford University Press. ISBN 0-804-74327-4.
  • Nordau, Max (1998). Degeneration, introduction by George L. Mosse. New York: Howard Fertig. ISBN 0-8032-8367-9
  • Steinweis, Alan E.(1993). Art, Ideology, and Economics in Nazi Germany: The Reich Chambers of Music, Theater, and the Visual Arts. Chapel Hill: The University of North Carolina Press. ISBN 0807846074


Enlaces externos[editar]