Arras matrimoniales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Arras. Monedas de plata del S XIX utilizadas como arras en la ceremonia del matrimonio
Arras matrimoniales

Tradicionalmente, las arras matrimoniales son un conjunto de 13 monedas que los novios intercambian en la ceremonia nupcial. El contenido simbólico responde a la compartición de los bienes materiales de la nueva sociedad, cuyo contrato se perfecciona tras la transacción.

Aunque de origen romano-germánico, en su configuración actual, el ritual es de origen mozárabe y establece doce partes (representadas por las monedas) para los meses del año y una para los pobres. No corresponden pues, en tanto que símbolo de destino común, ni a dote ni a precio alguno por la novia.

Edad Media[editar]

En la Edad Media se llamaba a la dotación del novio a la novia. Era importante materialmente e incluía comúnmente regalos además de propiedades. Algunos eclesiásticos distinguían el matrimonio del concubinato por la existencia de dichas arras. Las arras solían tener un límite, entre un 10% y un 50% de la propiedad o herencia del novio según época y lugar, aunque podían añadirse regalos hasta cierto valor, que aumentaba si ella también le hacía regalos. La mujer podía disponer de las arras hasta que tuviera hijos, que tenían el derecho a tres cuartas partes de ellas. Si enviudaba podía vivir de las rentas de dichas arras hasta volver a casarse.

Las cartas de arras contenían sermones cortos sobre el matrimonio y lecturas apropiadas, tanto de la biblia como del ritual hispano. Cambiaron poco entre los siglos IX y finales del XII. Las cartas conservadas pertenecían a gente acomodada e incluyen como arras tierras, casas, ganado, esclavos o ropa.

Para la gente de las ciudades fronterizas las arras debían ser más modestas y regularizarse para facilitar los matrimonios. Algunas, por ejemplo, las fijaron en 20 maravedís por una virgen y 10 por una viuda o por una joven aldeana. Para facilitar aún más los matrimonios, las arras podían también pagarse a plazos.

Destaca la Carta de arras que otorga Rodrigo Díaz el Campeador a Jimena datada en 1079. El documento cita como fedatarios a García Ordóñez (titulado ya como conde) y a Pedro Ansúrez.[1]

Rito de entrega de arras[2][editar]

Existen en España dos ritos tradicionalmente aceptados para la entrega de las arras en una ceremonia de matrimonio católica: el rito romano y el rito hispano. En ambos casos el sacerdote recibe las arras (habitualmente de alguno de los niños de la familia), las bendice y las ofrece al novio. Posteriormente se produce un intercambio de las monedas entre los dos cónyuges en las que se recitan diferentes versos según el rito:

  • Rito romano: quien las entrega dice el nombre de su cónyuge seguido de “recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los bienes que vamos a compartir”
  • Rito hispano: el cónyuge que las ofrece dice “estas arras te doy en señal de Matrimonio”  y el que las recibe recita “Yo las recibo”.

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Alberto Montaner Frutos, «La "carta de arras" del Cid: Algunas precisiones diplomáticas, filológicas y jurídicas», e-Legal History Review, vol. 4, junio de 2007. ISSN 1699-5317
  2. «Las arras de boda y su significado | Blanco de Novia». www.blancodenovia.com. Consultado el 4 de diciembre de 2017.