Arranque (informática)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fase POST de una PC basada en firmware BIOS.
Fase de carga de GNU/Linux (Knoppix).

En informática, la secuencia de arranque, (boot o booting en inglés) es el proceso que inicia el sistema operativo cuando el usuario enciende una computadora. Se encarga de la inicialización del sistema y de los dispositivos.

Cargador de arranque[editar]

Un cargador de arranque ( "bootloader" en inglés) es un programa sencillo (que no tiene la totalidad de las funcionalidades de un sistema operativo) diseñado exclusivamente para preparar todo lo que necesita el sistema operativo para funcionar. Normalmente se utilizan los cargadores de arranque multietapas, en los que varios programas pequeños se suman los unos a los otros, hasta que el último de ellos carga el sistema operativo.

En los ordenadores modernos, el proceso de arranque comienza con la CPU ejecutando los programas contenidos en la memoria ROM en una dirección predefinida (se configura la CPU para ejecutar este programa, sin ayuda externa, al encender el ordenador).

Cargador de arranque de segunda etapa[editar]

Plymouth desplegando una animación en Fedora.

Este programa contiene funcionalidades rudimentarias para buscar unidades que se puedan seleccionar para participar en el arranque, y cargar un pequeño programa desde una sección especial de la unidad más prometedora. El pequeño programa no es, en sí mismo, un sistema operativo sino, simplemente, un cargador de arranque de segundo nivel, como Lilo o Grub, que es capaz de cargar el sistema operativo propiamente dicho y, finalmente, transferirle el control. El sistema se auto-iniciará y puede cargar los controladores de dispositivos y otros programas que son necesarios para el normal funcionamiento del sistema operativo.

El proceso de arranque se considera completo cuando el ordenador está preparado para contestar a los requerimientos del exterior. El típico ordenador moderno arranca en, aproximadamente, un minuto (del cual, 15 segundos son empleados por los cargadores de arranque preliminares y, el resto, por el cargador del sistema operativo), mientras que los grandes servidores pueden necesitar varios minutos para arrancar y comenzar todos los servicios; para asegurar una alta disponibilidad, ofrecen unos servicios antes que otros.

La mayoría de los sistemas empotrados deben arrancar casi instantáneamente, por ejemplo, esperar un minuto para poder ver la TV se considera inaceptable. Por ello, tienen el sistema operativo en la ROM o memoria flash, gracias a lo que pueden ser ejecutados de forma casi instantánea.

Bootsplash & Splashy[editar]

En Linux, durante el proceso de arranque se muestra por pantalla la secuencia de módulos y otros componentes del sistema operativo en modo texto. Por defecto se muestra así, pero un parche llamado splashy,[1] (sustituto de bootsplash[2] ) permite ocultar esas líneas de texto (con la opción "quiet" y "splash" en las líneas de arranque), ofreciendo en su lugar una imagen más amigable, con una barra de progreso. No obstante se puede cambiar al modo "verbose" (detallado) pulsando la tecla F2, lo que nos mostrará de nuevo los mensajes propios del proceso de arranque. También dota a la consola de Linux de un fondo totalmente configurable.

Todo esto es posible gracias al framebuffer, que nos posibilita las consolas a resoluciones y profundidades de color altas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]