Arquitectura de Asturias

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Centro Niemeyer, única obra de Oscar Niemeyer en España

La arquitectura en el Principado de Asturias presenta sus primeros restos materiales en la cultura de castros y época romana, pero no es hasta la etapa alto medieval cuando nos encontramos con una arquitectura relevante que, además, ha llegado hasta nuestros días, el arte Preorrománico. En el resto de la época medieval el estilo que más presencia tendrá será el románico, con pocos ejemplos góticos, hasta llegar a las casonas y palacios barrocos del siglo XVI. Posteriormente la industrialización asturiana dio lugar a un gran crecimiento urbano (especialmente en Oviedo, Gijón, Avilés y las comarcas mineras) que ha desembocado en interesantes ejemplos de arquitectura modernista, regionalista, industrial (reflejado en fábricas, estaciones, mercados, colegios...) y numerosos ejemplos de movimiento moderno. Todo ello sin perder de vista la llamada arquitectura popular asturiana, compuesta principalmente por casas de galerías, corredores, hórreos y paneras. En los últimos años del siglo XX y principios del XXI destacan algunos ejemplos de "nueva arquitectura".

Cultura castrense[editar]

Roma[editar]

Tras la conquista del norte peninsular, los romanos se establecieron en la actual Asturias y el resto de la franja cantábrica. El grado de romanización de Asturias ha sido un tema debate. Lo que sí está claro es que la presencia de Roma es evidente y, aunque no se han descrito templos ni lugares de culto, han aparecido numerosas monedas y estelas funerarias. Los restos arquitectónicos más relevantes son dos conjuntos de termas, uno en Gijón, situado actualmente junto a la Playa de San Lorenzo, y otro en Valduno (Las Regueras). También existen restos de la Villa de Veranes, en Gijón, que fue ocupada hasta el siglo V. La otra villa romana más importante de la que se conservan restos en Asturias es Villa de San Martín, en Las Regueras, donde en 2018 se encontró un segundo mosaico romano[1]

Existen numerosos restos arqueológicos repartidos por la región, como el fuerte romano de La Carisa y la Vía Carisa, el Chao Samartín y restos de la explotación áurea en el occidente[2]​.

El prerrománico asturiano[editar]

Palacio de Ramiro I, Oviedo

El Reino de Asturias se convirtió en la primera entidad política cristiana tras la invasión musulmana de la Península Ibérica. Se estableció como una pequeña monarquía de herencia visigoda que llegó a ampliar sus territorios por toda la cornisa cantábrica y hasta el Duero entre 718 y 924. Los restos materiales de este reino se engloban en el conocido como Arte Asturiano, que comprende pintura, escultura, orfebrería y arquitectura. La arquitectura asturiana de este periodo se enmarca en el estilo prerrománico con unas características singulares por las que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985. Hasta nuestros días han llegado un buen número de edificios donde destacan un puñado de iglesias por conservar más elementos originales. Se trata de Santa Cristina de Lena, San Julián de los Prados, San Salvador de Valdediós, Santianes de Pravia, Santa María de Bendones, San Pedro de Nora, San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco, siendo esta última en su orígenes una de las dependencias del palacio de verano de Ramiro I construido en la loma del Monte Naranco y de la que Lillo era su iglesia palatina, no conservándose el resto de estructuras del complejo. Así mismo destacan los restos más antiguos de la Catedral de Oviedo: parte de la Cámara Santa y la Torre Vieja.

Se trata de iglesias pequeñas, con ventanas con celosías y geminadas, decoración interior, arcos de medio punto, gruesos muros de sillar trabajado y contrafuertes, así como columnas ricamente decoradas con la técnica de sogueado. Influencias del arte visigodo, pero también oriental y lombardo. Sin embargo las iglesias con restos prerrománicos se cuentan por más de veinte, entre ellas el testero de San Tirso en el centro de Oviedo. La obra civil más importante es la Fuente de Foncalada, situada también en la capital asturiana.

Arquitectura medieval[editar]

El Románico[editar]

Columnas de la Cámara Santa

A partir del siglo XI los límites del reino asturiano se consolidan hasta el Duero, acabando por constituirse el Reino de León y pasando, por tanto, la capitalidad de Oviedo a la ciudad de León. Esto sin embargo no mermó la actividad económica de la región asturiana, y una buena muestra son los abundantes ejemplos de románico, tanto internacional como un románico con rasgos específicos que permiten diferenciar al asturiano del de otras zonas limítrofes como el gallego o el leonés. La Enciclopedia del Románico en la Península Ibérica registra 200 vestigios románicos en el Principado incluyendo puentes, escultura, orfebrería, viviendas y muy especialmente iglesias y monasterios. Es de tener en cuenta que el Camino de Santiago primitivo, declarado Patrimonio de la Humanidad, parte de Oviedo, al que se unen sus vías adyacentes. Fue una importante vía de comunicación que trajo innovaciones artísticas y que además favoreció la construcción de edificios religiosos a lo largo del trayecto (además de malaterías y hospicios).

La Catedral de Oviedo conserva parte de su obra románica, simbolizada en su Cámara Santa, Patrimonio de la Humanidad y en la que destaca el apostolado que funciona como columnas para sostener la bóveda.

Como sucede con el prerrománico, destacan las pequeñas iglesias que se dispersan por el territorio asturiano perfectamente integradas en el entorno, aunque algunos de estos edificios han acabado por incorporarse a entorno urbanos como San Nicolás de Bari y la Iglesia de los Padres Franciscanos en Avilés o las portadas románicas de San Esteban de Ciaño y Santa Eulalia de Ujo, conservadas en edificios de estilo neo reconstruidos a finales del XIX. En los templos románicos asturianos destaca la decoración en tímpanos, arquivoltas, capitles, canecillos y ábsides.


El Gótico[editar]

Catedral Metropolitana de San Salvador

La arquitectura gótica tuvo menor importancia en Asturias que el románico. La existencia de gran número de iglesias y capillas cubrían las necesidades de culto, y la presencia de la tradición románica pesó sobre las nuevas edificaciones que corresponden al periodo gótico en la península[3]​. Además, es una época económica y políticamente menos relevante en la región. El ejemplo más destacado de arte gótico es la Catedral de Oviedo. En el siglo XIV comienza la construcción de su estructura gótica, finalizando en el siglo XV. Destacan especialmente las bóvedas interiores estrelladas, los arcos formeros, triforios y el claustro de la catedral. La torre se culmina en el siglo XVI, con cierto carácter renacentista y con la experiencia de las agujas de Burgos compartiendo su autor, Juan de Colonia. El antes mencionado claustro comenzó su construcción en 1300, sustituyendo al románico, y se finalizó en 1441 en gótico flamígero. Escultóricamente, sigue la tradición románica.

Otros ejemplos de gótico en Asturias están presentes en la Colegiata de Santa María del Conceyu (Llanes), la Capilla de los Alas e iglesias de los Franciscanos y San Nicolás de Bari (Avilés). En muchas ocasiones el gótico queda reservado al pórtico principal del templo, como son los casos de las iglesias de Santa María de Llas (Cabrales ), Santa Eulalia (Benia de Onís) y Santa María de la Oliva (Villaviciosa).

En cuanto a arquitectura civil destacan los palacios de García de Tineo (Tineo), el Palacio de Camposagrado de Siero o el Palacio de Gastañaga (Llanes), que anticipan a las casonas barrocas. Los puentes medievales de Olloniego y Cangas de Onís presentan arcos apuntados.

Era Moderna[editar]

Renacimiento[editar]

La etapa renacentista se corresponde con un periodo de decadencia, por lo que la influencia de este estilo no es tan notable como el posterior barroco. Si bien en el siglo XVI se construyen varios palacios señoriales en Asturas, especialmente en zonas rurales, la mayoría serán reformados en el XVII y XVIII, perdiendo su estructuraoriginal. En este momento abre sus puertas la Universidad de Oviedo y precisamente su sede principal es un ejemplo de Renacimiento asturiano[4]​. El edificio, ubicado en el centro de Oviedo, fue construido entre 1574 y 1608 por Rodrigo Gil de Hontañón y Juan Ribero de Rada. Destaca su atrio principal bordeado de columnas con arcos de medio punto. También destacan algunas iglesias como San Emeterio de Sietes o el Santuario de la Virgen del Remedio de Nava

Barroco y casonas asturianas[editar]

Arquitectura popular asturiana[editar]

Casa mariñana

La arquitectura popular asturiana, por su carácter vernáculo, abarca todas aquellas construcciones tradicionales, realizadas con los materiales que proporciona naturalmente el entorno, adaptadas a las condiciones climáticas y a los requerimientos específicos de la vida y el trabajo las personas del lugar. Son construcciones sin autoría conocida, y forman parte del patrimonio etnográfico asturiano. Dentro de este apartado se encuentran, en primer lugar, las viviendas. Se han venido a dividir en la casa terrena, casa mariñana, casa de corredor y la casa de patín. Muchas de las tradicionales casas con corredor tendieron a cerrarse a finales del siglo XIX y siglo XX formando galerías, casi siempre orientadas al sur a fin de aprovechar al máximo la luz y calor. Las construcciones tradicionales asturianas se techan con teja excepción de la zona occidental, donde se usa la pizarra al igual que en Galicia, puesto que es el material más presente en esta zona.

La construcción auxiliar más reconocible de Asturias son los hórreos, paneras y cabazos, almacenes elevados sobre el suelo a través de pegoyos para proteger el grano de la humedad y los roedores. Si bien existen en varias partes del mundo, en Asturias y Galicia forman parte significativa del paisaje rural. Los hórreos tienen cuatro pegoyos, las paneras tienen seis o más pegoyos, mientras que los cabazos se encuentran sólo en el Occidente, especialmente Taramundi, siendo de planta rectangular y cuadrada. Se calcula que, a pesar de las constantes pérdidas en este patrimonio, existen aún 10 000 construcciones de este tipo en el Principado.[5]​ La legislación vigente protege todos los hórreos, paneras y cabazos construidos antes de 1900 y regula su utilización y conservación.[6]​ Existen diferentes tipologías dentro de la geografía asturiana, entre ellas el Estilo Villaviciosa (el más antiguo), el Estilo Allande y el Estilo Carreño (nombres de los municipios donde más ejemplares se conservan). Un estilo particular son el Hórreo Beyusco, tipología extendida únicamente en el concejo de Ponga[7]​. Entre las diferencias de los distinto tipos están las de la forma de la planta, cubierta, la existencia o no de corredores, la decoración, etc. En los siglos XIX y principios del XX fue común la construcción de un edificio bajo el hórreo para diferentes dependencias que llegó a ser usado como viviendas con la llegada de inmigrantes de otros lugares de España debido a la industrialización asturiana.

Otros elementos etnográficos son las fuentes, lavaderos, bebederos y molinos y por supuesto los teitos y casas circulares.

Arquitectura Contemporánea[editar]

Arquitectura de Indianos[editar]

Quinta Guadalupe, actual sede del Archivo de Indianos

En el siglo XIX y XX Asturias fue, junto a Galicia, la región española de la que más emigrantes salieron rumbo a América. La mayoría de ellos progresaron hacia una vida de clase media, pero algunos consiguieron amansar una relevante fortuna. Éstos volvieron y se les conocieron como "indianos"[8]​. Muchos llevaron a cabo obras caritativas en sus lugares de origen, especialmente la fundación de escuelas, y construyeron pequeños palacetes con jardines. En estos jardines era común la plantación de palmeras, símbolo de la victoria y que hoy está presente en casi todas las localidades asturianas. Los indianos partieron principalmente de las alas occidental y oriental de Asturias, por tanto es en estas zonas donde se concentra la mayor parte de la arquitectura indiana. Ésta sigue patrones principalmente modernistas, influenciadas por cierto regionalismo o estilo montañés como en Villa Maria de Cangas de Onis. Suelen tener galerías, gran decoración, escaleras de acceso, numerosos ventanales y torres mirador. Una de las más imponentes es Villa Excélsior, cerca de Luarca, en actual estado de abandono. Otras han sido reconvertidas a hoteles o viviendas privadas. Algunos ejemplos son Quinta Guadalupe (Ribadedeva), Casa Morí (Luanco), Villa María Luisa (Colunga), Villa Rosario (Ribadesella) o la Casa de la Torre (Pravia), aunque existen un total de 2.000 viviendas indianas repartidas por el Principado además de cientos de edificios impulsados por éstos. De estas se calcula que más del 80% se encuentran en buen estado[9]​. En el Palacio de Partarríu (Llanes) se rodó la película El Orfanato[10]

Modernismo, eclecticismo y Art Decó[editar]

C/ Marqués de Santa Cruz, Oviedo

El incremento económico y demográfico que caracterizó a Asturias durante la segunda mitad del siglo XIX hizo crecer sus principales ciudades, las cuales expresaron este crecimiento a través de edificios y casas de factura modernistas que encajarían en los llamados "modernismo vegetal", ondulante, eclecticismo y estilo de Secesión, y que se convirtieron en vivienda de la clase burguesa. Desde entonces los ensanches de finales de siglo y principios de siglo XX que se llevaron a cabo en Oviedo, Gijón y Avilés, conllevaron la construcción de edificios cuya nota arquitectónica más característica fueron los balcones de miradores acristalados, viéndose numerosos ejemplos en otras localidades de menor tamaño a pesar de los derribos ocasionados por la presión demográfica y especulación de la segunda mitad del siglo XX. Además la proliferación de bancos levantó edificios modernistas con un gran desarrollo decorativo. En este aspecto los edificios de los actuales Banco BBVA de Oviedo, los del Herrero de Oviedo, Sama de Langreo y Pola de Laviana, el antiguo Banco de Gijón y el Banco Español de Crédito en Gijón, el Banco de Siero (Siero) o el actual Banco Santander de Avilés son buenos ejemplos. Destacan otros grandes edificios modernistas como los de Casa Conde, la imponente Casas del Cuitu, antiguo Banco de Oviedo, casas de la calle Marques de Santa Cruz, edificio Campoamor 17 y el edificio esquina de Uría y Melquiades Álvarez (inspirado en el conocido Metrópolis de Madrid) en Oviedo, el Gran Hotel[11]​ y el Teatro Palacio Valdés de Avilés, el Casino de Llanes, el Ayuntamiento de Luarca y los edificios de la Calle Rectoría 1, el Martillo de Capua, la Merced o Parchís (inspirado en el modernismo catalán), Almacenes Simeón, Calle Corrida 1, y el chalet de la Plaza Europa en Gijón[12]​. Otros síntomas de crecimiento fueron los mercados de abastos, casi todos bajo estilo modernista (mercados de Mieres, Mercado del Sur, Mercado de El Fontán y desaparecido Mercado de La Felguera). Construcciones llamativas fueron los templetes o "quiscos de la música" gracias a la construcción de parques urbanos en Asturias: los quiscos de La Felguera, Sama, Avilés y Oviedo principalmente. Destaca también el palacio de la sede de la Junta General del Principado de Asturias ya en estilo ecléctico. Muchos de estos edificios fueron diseñados por el arquitecto cubano-asturiano Manuel del Busto.

La arquitectura religiosa se decantó en ocasiones por los movimiento neo (neogótico y neorrománico) pero también por el modernismo, con los ejemplos San Juan el Real de Oviedo y la gaudiana Basílica del Sagrado Corazón de Gijón.

Art Decó[editar]

Manuel del Busto trajo el movimiento Art Decó a Asturias tras su visita a Nueva York cuando residía en Cuba durante los años 20[13]​, dejando una importante huella principalmente en Oviedo y Gijón a pesar de la poca influencia de este estilo en España. En la capital del Principado la conocida como Casa Blanca es el edificio más representativo, sin olvidar la Casa Roja[14]​, el Edificio Chile y el edificio de la calle Palacio Valdés 13. En Gijón los edificios de las calles Asturias 4 ó Cabrales 62 son los más destacados. Existen pequeños detalles art-decó en otras localidades asturianas. Ejemplos más tardíos serían los edificios de las calles Ruperto Velasco 2 y Álvarez Garayo 13.

Regionalismo[editar]

Los Neo[editar]

A finales del XIX y hasta la posguerra, se llevan a cabo los movimiento de revival expresados principalmente en la arquitectura religiosa (iglesias y cementerios como el de La Carriona en Avilés) aunque también en algunos edificios civiles como el neoclasicismo de la Biblioteca de Gijón (antiguo Banco de España). Son iglesias neorománicas (algunas con la particularidad de un neo-prerománico asturiano) la Basílica de Covadonga, San Pedro (La Felguera), San Andrés (El Entrego), San Pedro (Gijón), Santa Bárbara (Llanera) y San Pedro de los Arcos (Oviedo). El neogótico está presente en las de Santo Tomás de Canterbury (Avilés), San Lorenzo (Gijón), Santiago (Sama) y el antiguo Seminario de Oviedo. El neobarroco destaca en la Iglesia de San José de Gijón y San Juan de Mieres. El Palacio de la Quinta Selgas, en Cudillero, apodado el "Versalles asturiano" (en relación a sus jardines) es otro ejemplo de neoclasicismo inspirado directamente en las mansiones francesa del siglo XIX. El conjunto formado por palacio, pabellón de tapices, iglesia, varios jardines y pinacoteca con obras de pintura flamenca de los siglos XV y XVI, Francisco de Goya o El Greco, lo configuran como el palacio más importante de Asturias y uno de los más destacado del norte de España. Más raro es el caso del neoplateresco, presente en el número 23 de la calle Marqués de San Esteban de Gijón. Caso aparte sería la Universidad Laboral de Gijón, obra que conjugó el "neoherreriano" o "neoimperialismo" de manera grandiosa con el neoclasicismo y racionalismo, siendo actualmente el mayor edificio de España, superando al Monasterio de El Escorial[15]​.

Patrimonio industrial[editar]

Pozo San Luis en Langreo

El Principado es una de las regiones españolas con mayor presencia de patrimonio industrial, a pesar de los constantes derribos en este ámbito, proveniente de la intensa actividad industrial que se desarrolló en Asturias desde el siglo XIX hasta la reconversión industrial de los años 80[16]​. Aunque los bienes industriales se encuentran repartidos por toda la comunidad, la zona centro entre la costa y las comarcas mineras es donde se concentran más ejemplos. El patrimonio industrial conservado en Asturias muestra un gran espectro de elementos: puentes, estaciones y otras infraestructuras de ferrocarril debido a la gran cantidad de líneas férreas en Asturias, fábricas y talleres, minas y castilletes, centrales hidráulicas y eléctricas, macelos, viviendas obreras, viviendas para altos mandos, etc. A pesar del paso del tiempo hay grandes conjuntos que se conservan parcialmente (Fábrica de Armas de Trubia, Fábrica de Armas de Oviedo, Fábrica de gas de Oviedo, Fábrica de La Felguera, Factoría de Nitrastur, Loza de San Claudio, Azucarera de Pravia, antigua Ensidesa/Arcelor-Mittal, Gijón Industrial, poblados de Llaranes y Bustiello, El Águila Negra y numerosos complejos mineros como los pozos Candín, Fondón, Sotón, San Luis, Figaredo, Espinos, Santa Bárbara...). Los edificios más antiguos, del siglo XIX y principios del XX, son ejemplos de arquitectura de estilo inglés, con la utilización del ladrillo visto y repeticiones de vanos y óculos (Taller de Cañones de Trubia, edificios de la Siderurgia de La Felguera, Nave de Cristasa de Gijón, minas de la empresa Duro Felguera...) pasando por edificios de factura modernista como La Curtidora de Avilés o Pozo San Luis de Langreo. Posteriormente se fue generalizando el uso del hormigón armado como en las grandes naves de Ensidesa, de mediados del siglo XX. Destacan especialmente elementos de obra pública como grandes presas (Salto de Grandas de Salime, de Joaquín Vaquero Turcios, al igual que la Central de Proaza). Los castilletes y puentes más antiguos se construyeron en estilo Eiffel, utilizando remaches o roblones hasta la llegada de la técnica del soldado. Destacan también los elementos fruto de las políticas de paternalismo industrial, especialmente las viviendas anteriores a la Guerra Civil: poblado minero de Bustiello (Mieres), Barrio Urquijo (La Felguera), Colonia Santa Bárbara (Oviedo), La Cudriella (Turón), cuarteles de Ujo y Figaredo, Barrio de Junigro (Trubia) y numersos "chalés" como los de la fábrica de Armas de La Vega o los diseñados por Enrique Bustelo y Manuel del Busto en varias localidades.

Desde la Consejería de Cultura se ha realizado un inventario con 1.700 bienes industriales[17]​.

El movimiento moderno[editar]

El siglo XXI[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Forssmann, Alec (18 de mayo de 2018). «Descubierto un nuevo mosaico romano en Asturias». National Geographic. Consultado el 1 de agosto de 2018. 
  2. «Un paseo por la Asturias romana». Victor Imperi, tu camino a Roma. Consultado el 1 de agosto de 2018. 
  3. «Guía del Arte Gótico en Asturias». Arte guías. Consultado el 1 de agosto de 2018. 
  4. Educastur http://blog.educastur.es/mariajosef/files/2011/02/el-renacimiento-en-asturias.pdf |url= sin título (ayuda). Consultado el 1 de octubre de 2018. 
  5. Maria Victoria Rodríguez (7 de septiembre de 2010). «Asturias: hórreos, paneras y cabazos». Diario del Viajero. 
  6. «Artículo 75 Protección de hórreos, paneras y cabazos». Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural. Marzo de 2001. 
  7. «Hórreos Beyuscos». Ayuntamiento de Ponga. Consultado el 7 de septiembre de 2019. 
  8. Martínez Mansilla, Javier (6 de noviembre de 2015). «Las casas de indianos, lujo en un entorno rural». CInco Días. Consultado el 31 de julio de 2018. 
  9. Fernández, Guillermo (31 de mayo de 2015). ««El 12% de las casas de indianos están en muy mal estado y el 8% en ruina»». El Comercio. Consultado el 12 de septiembre de 2019. 
  10. Fernández Buergo, Guillermo (30 de septiembre de 2007). «El personaje de piedra». El Comercio. Consultado el 31 de julio de 2018. 
  11. Del Río (8 de diciembre de 2014). «Del Imperial al Gran Hotel». El Comercio. Consultado el 28 de enero de 2019. 
  12. «Gijón, una ruta por el modernismo». Qtravles. 1 de marzo de 2017. Consultado el 28 de enero de 2019. 
  13. Arrieta, Valentín (20 de marzo de 2016). «Pinceladas art déco». El Comercio. Consultado el 29 de enero de 2019. 
  14. Berzal, Victor (11 de marzo de 2018). «26 rutas por el Gijón Art-Decó». Cultura Diversa. Consultado el 28 de enero de 2019. 
  15. «Universidad Laboral de Gijón, el edificio más grande de España (Asturias)». Lugares con Historia. 27 de marzo de 2014. Consultado el 29 de enero de 2019. 
  16. «Patrimonio Industrial en Asturias». Incuna. Consultado el 3 de septiembre de 2018. 
  17. «Los 1.700 elementos del patrimonio industrial en Asturias». La Voz de Asturias. 28 de noviembre de 2016. Consultado el 3 de septiembre de 2018.