Arqueología de los naufragios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El naufragio del Severance, un naufragio moderno con la estructura intacta.
Expedición a un naufragio en la Bahía de Tallinn.
Imagen de un sonar de barrido lateral del naufragio del "Aid" en Estonia.

La arqueología de los naufragios es el campo de la arqueología especializado en el estudio y la exploración de los naufragios. Sus técnicas combinan aquellas de la arqueología con las del submarinismo.

Introducción[editar]

Una comprensión de los procesos por los cuales el sitio de un naufragio se va conformando, es importante para poder tener en cuenta las distorsiones que sobre el material arqueológico produce el filtrado y mezclado de los restos materiales durante y con posterioridad al proceso de hundimiento.

Cuando un barco naufraga, sufre un gran número de cambios de estado hasta que finalmente los restos alcanzan un equilibrio con el entorno que les rodea. Inicialmente, el proceso de naufragio de un barco operativo, una forma organizada por los humanos, pasa a un estado inestable subacuático de la estructura y los artefactos. Las fuerzas naturales actúan sobre el naufragio durante el proceso de hundimiento y continúan actuando hasta que se alcanza un equilibrio. Los objetos pesados se hunden rápidamente, los objetos livianos pueden derivar antes de hundirse, mientras que los elementos flotantes pueden ser arrastrados a sitios muy distantes. Ello produce un filtrado y mezclado de los restos materiales. La llegada brusca de una estructura al fondo del mar cambiará las corrientes marinas en su inmediación, a menudo dando lugar a nuevos patrones de circulación y deposición en el fondo marino. Una vez sumergido, los procesos químicos y la acción de los organismos biológicos contribuirán a su desintegración. Los humanos puede que intervengan en cualquier punto de estos procesos, como por ejemplo extrayendo o recuperando elementos valiosos del naufragio.

Antes de naufragar, el barco ha operado como una máquina organizada, y su tripulación, equipo, pasajeros y carga deben ser considerados como un sistema. Los restos materiales proveen pistas sobre la capacidad marinera, navegación y propulsión como también de la vida a bordo.

Finalmente el barco como medio de transporte puede ser considerado como un elemento parte de un sistema social, político y económico geográficamente disperso. Los barcos de guerra imponen decisiones políticas mediante la fuerza; los cargueros existen en un sistema de comercio; mientras que los barcos de pasajeros dan pistas sobre las clases sociales y estructura. El estatus social también puede existir dentro del barco, por ejemplo, la segregación entre los oficiales y los marineros.

Convención de la UNESCO[editar]

Los naufragios que han estado sumergidos durante cien años o más son protegidos por la Convención de la UNESCO sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático. Esta convención tiene como objetivo prevenir el saqueo y la destrucción o la pérdida de información histórica y cultural. Mediante un marco legal internacional se ayuda a los estados miembros a proteger su patrimonio cultural subacuático.[1]

Teorías arqueológicas sobre los naufragios[editar]

Modelo de Muckelroy[editar]

En 1976 Keith Muckelroy propuso un modelo sistemático para caracterizar e interpretar la arqueología de los naufragios[2]​ El modelo de sistema de Muckelroy describe la evolución de los restos materiales del barco durante l proceso de hundimiento, las operaciones subsiguientes de rescate y desintegración y acomodamiento de los restos producto de factores ambientales. Si bien Muckelroy consideró en su modelo tanto procesos naturales como también la actividad humana, investigaciones posteriores han expandido los factores ambientales aunque poco se agregó sobre los efectos de la interacción humana.

Considerando la intervención humana[editar]

Un trabajo de Martin Gibbs en 2006,[3]​ expande el modelo de Muckelroy para considerar el comportamiento humano durante el desastre y las relaciones de largo plazo entre las personas y los naufragios. Este modelo utiliza estudios del comportamiento de los humanos que se han visto involucrados en desastres para caracterizar la actividad humana en fases. Este modelo considera las siguientes fases:

  • Fase de amenazas pre-impacto, durante la cual los humanos consideran el riesgo en que pueden incurrir si no toman acción que puede resultar en que el naufragio no se produzca, o pueden realizar acciones fallidas para mitigar la amenaza percibida, por ejemplo la posición del naufragio puede deberse a los intentos de evitar una amenaza mayor.
  • Fase de advertencia pre-impacto, en la cual los humanos pueden tomar medidas drásticas para evitar la catástrofe, por ejemplo, dirigir el barco a tierra, deshacerse de la carga o cortar el ancla.
  • Impacto, en la cual se toma la decisión de abandonar el barco o permanecer a bordo, y por ejemplo intentar reflotarlo.
  • Post impacto, en la cual los sobrevivientes se reagrupan y, por ejemplo, intentan salvar sus bienes o realizar reparaciones.
  • Rescate y post desastre en la cual se abandona el barco y otros grupos de personas pueden estar involucrados para el salvamento o quitar los restos que representan un riesgo para la navegación.

Véase también[editar]

Naufragios famosos[editar]

Referencias[editar]

  1. La Convención de la UNESCO, sobre la protección del patrimonio cultural subacuático [1]
  2. Muckleroy, K., 1976. The integration of historical and archaeological data concerning an historic wreck site: The 'Kennemerland'. World Archaeology 7.3 pp 280-289.
  3. Gibbs, M., Cultural Site Formation Processes in Maritime Archaeology: Disaster Response, Salvage and Muckelroy 30 years on. International Journal of Nautical Archaeology vol 35.1 pp 4-19

Enlaces externos[editar]