Arnaldo de Barbazán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Figura yacente del Arnaldo de Barbazán sepulcro de la catedral de Pamplona.
Bóveda de la capilla Barbazana.

Arnaldo de Barbazán o Arnalt de Barbazán (Barbazan-Dessus, Altos Pirineos, Francia, ? - Pamplona, 6 de noviembre de 1355), fue obispo de Pamplona durante más de un tercio de siglo. De familia noble, el papa Juan XXII le encomendó la dirección de la sede pamplonesa (enero de 1319).[1]

Fue un activo dentro de la política del Reino de Navarra, tratando de mantener buenas relaciones con la Corona. Poco después de tomar posesión de la mitra, fue a París para solucionar el problema del dominio del obispado pamplonés. Resuelto finalmente mediante un acuerdo firmado en dicha ciudad en 1319 y ratificado por el papa, se aplicó en 1321. A raíz de éste acuerdo, el prelado renunciaba a la jurisdicción señoral sobre la urbe de la capital diocesana, los castillos de Oro y Monjardín y los lugares de Andarreta, Azqueta, Luquin, Urbiola y Villanueva, recibiendo a cambio una renta de 500 libras y el patronato de doce importantes iglesias, incluyendo los bienes parroquiales de Lerín y de su abadía poniendo al cargo de la población un Vicario.

Intervino directamente en la entronización de la casa de Evreux, aunque acabó teniendo un enfrentamiento con Felipe III por su resistencia a aceptar el capítulo del amejoramiento del fuero en el que el obispo de Pamplona estaba obligado a aportar 100 caballeros en la hueste regia, como se le exigió con ocasión de la "Cruzada" de Algeciras (1344). Fallecido el monarca en esta contienda, Arnaldo fue procesado y confiscados sus bienes. La intervención del papa Clemente VII, favoreció la reconciliación con la reina Juana II. A la muerte de ésta, el nuevo rey, Carlos II, mandó restituir todos sus bienes, y volvería así la paz entre ambos poderes.[2]

Arnaldo se rodeó de eficaces consejeros y organizó frecuentes sínodos diocesanos (1325, 1341, 1346, 1349, 1354), y participó directamente o por delegación en todos los concilios de la provincia eclesiástica celebrados en Zaragoza, nueva sede metropolitana desde 1318.[3]

Preparó una regla para el culto en la catedral y alentó sin dua la preparación de una guía litúrgica y los dos breviarios pamploneses más antiguos. Además instituyó la cofradía del Corpus Christi y de Santa Catalina mártir.[4]​ Promovió la reforma y ampliación del dormitorio de los canónigos de la catedral pamplonesa, el refectorio, continuó las obras del nuevo claustro y sobre todo, mandó levantar la capilla de Santa María, la "Barbazana", a la que hoy da nombre y en la que hoy descansa su cuerpo incorrupto.[3]

Notas[editar]

  1. VV. AA. (1990). Gran enciclopedia navarra. Villatuerta: Caja de Ahorros de Navarra. p. 30. ISBN 84-87120-10-5. 
  2. VV. AA. (1990). Gran enciclopedia navarra. Villatuerta: Caja de Ahorros de Navarra. p. 31. ISBN 84-87120-10-5. 
  3. a b VV. AA. (1994). La catedral de Pamplona, (tomo I). Torres de Elorz: CAN. p. 39. ISBN 84-87120-21-0. 
  4. VV. AA. (1990). Gran enciclopedia navarra. Villatuerta: Caja de Ahorros de Navarra. p. 31. ISBN 84-87120-10-5. 

Enlaces externos[editar]