Armenia romana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Gran Armenia como parte del Imperio Romano (en rojo), Armenia Menor (en azul).

Desde el siglo I a. C. en adelante, Armenia estuvo, parcial o totalmente, sometida al Imperio romano y sus sucesores, el Imperio romano de Oriente y el Imperio bizantino.

Historia[editar]

Lucha contra los partos por la influencia[editar]

Con la expansión hacia el Este de la República Romana durante las Guerras Mitridáticas, el reino de Armenia, bajo la Dinastía Artáxida, se convirtió en un protectorado romano con Pompeyo en 66/65 a. C. Durante los siguientes cien años, Armenia permaneció bajo influencia romana. Hacia mediados del siglo I d. C., la creciente influencia parta disputó la supremacía romana, con el restablecimiento por las campañas de Cneo Domicio Corbulón. En 114, el emperador Trajano incorporó Armenia al Imperio, haciendo de ella una provincia romana plena. Sin embargo, poco después, en 118, su sucesor Adriano abandonó Armenia e instaló a Partamaspates como rey. En 161, Armenia se perdió de nuevo en manos de Vologases IV de Partia. Después Armenia era objeto de frecuentes disputas entre los dos imperios y sus candidatos para el trono armenio, una situación que duró hasta que surgió un nuevo poder, los sasánidas.

Armenia romana tardía[editar]

La frontera oriental del Imperio tras el tratado del año 384 d. C.

En 384, se firmó un tratado entre el Imperio Romano de Oriente y el Imperio persa sasánida, que dividió Armenia entre los dos. Los persas conservaron la parte mayor de Armenia mientras que los romanos recibieron una pequeña parte de Armenia Occidental. El nuevo territorio fue organizado en dos provincias, Armenia Maior y la Satrapiae, que estaban divididas en cinco satrapías semiautónomas bajo nobles armenios. Junto con las antiguas provincias de Armenia Minor, que se llamaron Armenia I y Armenia II, quedaron bajo la diócesis del Ponto.

La situación permaneció inalterada durante un siglo, hasta el año 536, cuando el emperador Justiniano I abolió la autonomía de las satrapías armenias y reorganizó las provincias armenias de nuevo. Armenia Maior se unió a partes del Pontus Polemoniacus para formar una nueva provincia, Armenia I Magna, la antigua Armenia I y Armenia II fueron divididas de nuevo en Armenia II y Armenia III, y la antigua Satrapiae formó la nueva provincia de Armenia IV. En 538, los nobles armenios se alzaron contra la intensa tributación, pero fueron derrotados y forzados a buscar refugio en Persia.

En 591, un tratado entre Cosroes II y Mauricio cedió la mayor parte de Persarmenia al Imperio Romano de Oriente.

Historia posterior[editar]

Tras la caída de la Armenia bagrátida en 1045 y las posteriores pérdidas del Imperio Bizantino en Oriente en 1071 tras la batalla de Manzikert, Armenia cayó en poder de los selyúcidas.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]