Arma antibunker

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las armas antibúnker son proyectiles diseñados para penetrar objetivos blindados o enterrados a gran profundidad.

Granadas de artillería[editar]

Primera Guerra Mundial[editar]

Al finales del Siglo XIX y comienzo del XX, se construyeron cada vez más extensas y mejor fortificaciones. Varios estados comenzaron a desarrollar armas para destruir estos búnkeres. La más famosa de estas armas fue el mortero de 42 cm "Gran Berta". Al comienzo de la Primera Guerra Mundial estas armas consiguieron un gran éxito contra las fortificaciones que ya se habían quedado obsoletas, como las de Lieja. Debido a que se sigue utilizando como munición granadas convencionales de alto poder explosivo, estas armas no son armas especializadas revienta-búnkers como se podría considerar. Contra las fortificaciones más modernas de Verdún no resultaron tan utiles. A partir de mediados de 1915 se desarrollaron granadas especiales para estos cañones súper-pesados ​​y cañones de ferrocarril. Estos recibieron una carcasa extra de acero templado y estaban equipados con espoletas de tiempo. Los proyectiles deben penetrar profundamente en los búnkeres de hormigón y destruir mediante el explosivo los enormes búnkers.

Segunda Guerra Mundial[editar]

En la década de 1930, en Alemania, se retomó la idea de grandes armas contra fortificaciones. Mediante el empleo de proyectiles de aún mayores calibre el poder de penetración podría aumentar sustancialmente. A los proyectiles se les dio una punta de una aleación de acero especial, y una gran proporción de la carga explosiva ha sido sustituido por hormigón. Estas mejoras hicieron que el mortero de 60 cm "Karl" pudiera penetrar 2,5 metros de hormigón,[1] frente a sólo un metro de la "Gran Berta". Los proyectiles del cañón de 80 cm "Dora" podían penetrar hasta siete metros de hormigón.[2] La utilidad militar de estas armas fue escasa debido a los enormes costes logísticos y de personal y la muy baja precisión.

Las granadas Röchling eran granadas de artillería revienta-búnkeres, desarrollado por el ingeniero alemán August Cönders, sobre la base teoría de una mayor densidad por superficie frontal, es decir mas peso en una sección menor, mejorar la penetración. Se probaron entre 1942 y 1943 contra la fuerte belga Fort d'Aubin-Neufchâteau[3]

Bombas de aviación[editar]

Segunda Guerra Mundial[editar]

Reino Unido[editar]

Un refugio de U-Boot después de ser golpeado por una Grand Slam - Aparece una figura de pie sobre el montón de escombros.

En la Segunda Guerra Mundial el ingeniero británico Barnes Wallis, ya famoso por la invención de la bomba de rebote, diseñó dos bombas que se convertirían en los precursores conceptuales de las modernas destructores de búnker las bombas "terremoto": la Tallboy de unas cinco toneladas y la Grand Slam de diez toneladas. Los diseños eran muy aerodinámico con una cola que les hacía girar alrededor del eje lonlitudinal. Esto les permitió superar la velocidad del sonido lanzadas desde 6.700 m. Tenían una carcasa de acero de alta calidad, mucho más fuerte que la típica bomba de la Segunda Guerra Mundial, para que pudieran sobrevivir golpear una superficie endurecida, o penetrar profundamente en el suelo.

Aunque hoy en día se pueden considerar esta bombas como antibunkers el planteamiento original era más complejo y sutil que simplemente penetrar una superficie endurecida. Las bombas del terremoto no están concebidos para hacer blanco directo en un objetivo, sino para impactar al lado, penetrar en el suelo y detonar. Lo cual causaba dos efectos sobre el objetivo, por un lado una le enviaba una potente onda de choque a través del suelo similar a un terremoto y por otro lado crear un camufleta o gran caverna enterrada que debilitaba los cimientos. El objetivo entonces se derrumba en el agujero, no importa lo reforzado que puede estar. Las carcasas resistentes estaban pensadas para atravesar roca, no hormigón armado. En un ataque a los refugios para submarinos en Farge dos Grand Slam atravesaron los 4,5 m de hormigón armado endurecimiento del techo[4] - iguales o superiores a las mejores especificaciones actuales de penetración. Pero existía el riesgo de que la carcasa no resistiera y se rompiera.

La bomba Disney era una bomba de la Segunda Guerra Mundial que aumentaba su velocidad de caída mediante un cohete. Fue otro dispositivo empleado contra los refugios de submarinos y otros objetivos súper reforzados. Ideado por el capitán Edward Terrell voluntario de la reserva de la Royal Navy de la Directorate of Miscellaneous Weapons Development o DMWD (Dirección de Desarrollo de las Armas Varios) del Almirantazgo[5] que tenía un caso endurecido ágil y pesaba alrededor de 2000 kg (4.500 lb), incluyendo el cohetes. El contenido total de explosivos era de aproximadamente 230 kg. La bomba se lanzaba desde 20.000 pies (6.100 m). A 5.000 pies (~ 1.500 m) una espoleta barométrica encendía los cohetes en la cola para alcanzar una velocidad en el impacto de hasta 730 m/s. Se utilizó por primera vez por el grupo de bombardero 92º de la USAAF, el 10 de febrero de 1945 sobre el refugio de Schnellboot en IJmuiden, Países Bajos, nueve B-17 fortaleza volante cada uno con dos bombas, una bomba debajo de cada ala. En esa ocasión solo se anotó un golpe directo. Un total de 158 "bombas Disney" se utilizaron operacionalmente hasta el fin de las hostilidades en Europa.

Postguerra[editar]

Estados Unidos[editar]

En Estados Unidos se fabricó una versión modificada de las Tallboy para emplear componentes estándar de Estados Unidos. Más tarde, a finales de 1950 el T-10 se le cambió el nombre a M-121. Durante la Guerra de Corea unas cuantas T-10 fueron convertidos a la bomba radio guiada Tarzon y lanzadas desde B-29 Superfortress se utilizaron para destruir puentes de ferrocarril, embalses y contra un centro de mando subterráneo cerca de Kanggye.[6]

Finales del siglo XX[editar]

Una bomba guiada alcanza su objetivo en una prueba

EE.UU.[editar]

Durante la Operación Tormenta del Desierto (1991) se necesitaba una bomba de penetración similares a las armas británicas de la Segunda Guerra Mundial, pero ninguna fuerzas aéreas de la OTAN disponía de tal arma. Como para salir del paso, se desarrollo en un período de 28 días, empleando como carcasa el tubo de un obús de artillería de 8 pulgadas (203 mm). Estas bombas pesaba más de dos toneladas, pero sólo llevaba 293 kg de explosivo de alto poder. Eran guiadas por láser y se designó GBU-28 y fueron eficaces.

Los EE.UU. tiene una serie de bombas hechas por encargo para penetrar en las estructuras endurecidas o enterrados a gran profundidad:

Profundidad de penetración Sistema de armas
Penetración de hormigón armado: 1.8 m Penetrator BLU-109 GBU-10, GBU-15, GBU-24, GBU-27, AGM-130
Penetración de hormigón armado: 3.4 m Penetrator avanzada Unitario (AUP) BLU-116 GBU-15, GBU-24, GBU-27, AGM-130
BLU-118/B Cabeza de combate termobárica GBU-15, GBU-24, AGM-130
Penetración de hormigón armado: más de 6 m BLU-113 Super Penetrator GBU-28, GBU-37

Más recientemente, los EE.UU. ha desarrollado el 30.000 libras GBU-57.

Rusia[editar]

Un ejemplo ruso de bomba antibúnker es la KAB-1500L-Pr. Llevada por el Su-24M y el Su-27IB. Se dice que es capaz de penetrar 10-20 m de tierra o de 2 m de hormigón armado. La bomba pesa 1.500 kg, de los cuales 1.100 kg pertenecen a una gran ojiva penetrante explosiva. Es guiada por láser y su precisión se 7m. de CEP.

Europa[editar]

  • BROACH: Es un desarrollado anglo - francesa de un penetrador con una carga hueca adicional para el misil de crucero "Storm Shadow". El BROACH puede penetrar hasta cuatro metros de hormigón.
  • MEPHISTO: A cerca de 500 libras de carga de doble penetrador, fue desarrollado en Alemania para el misiles de crucero Taurus. El poder de penetración es también a varios metros de hormigón armado.

Detonación[editar]

El tradicional espoleta es el mismo que una bomba perforante clásico: la espoleta situada en la parte posterior se arma cuando la bomba se libera, y detona cuando el temporizador llega a su fin.

Las armas antibunker modernas puede utilizar además de la espoleta tradicional, un micrófono y un microcontrolador. El micrófono recoge el sonido y el microcontrolador cuenta con pisos hasta que estalla al llegar al números deseado de planta.

ATK está trabajando en un Hard Target Void Fuze Sensing (HTVSF) para armas de 2000 y 5000 libras que explotar cuando llegan a un espacio abierto en un búnker enterrado profundamente.

Misiles[editar]

La velocidad extra proporcionada por un motor cohete permite una mayor penetración de una ojiva antibúnker montada en un misil. Para alcanzar la máxima penetración (capacidad de penetración), la ojiva puede consistir solamente en un proyectil de alta densidad.Una ojiva de tales caracteristicas lleva más energía que una ojiva con explosivos químicos (energía cinética de un proyectil a hipervelocidad ).

Nuclear[editar]

El destructor de búnker nuclear es el arma nuclear, versión de la antibúnker . El componente nuclear del arma está diseñada para mejorar en gran medida la penetración en el suelo, roca o hormigón para lanzar una ojiva nuclear a un objetivo. Estas armas se usan para destruir endurecidos, subterráneas militares búnkers enterrados profundamente en el suelo. En teoría, la cantidad de lluvia radiactiva se reduce a la de un estándar, aire explosión detonación nuclear, ya que tendría relativamente baja potencia explosiva . Sin embargo, debido a dichas armas necesariamente entrar en contacto con grandes cantidades de tierra basado en los residuos, pueden, bajo ciertas circunstancias, todavía generar una precipitación significativa. El rendimiento de la cabeza de combate y diseño arma han cambiado regularmente a lo largo de la historia del diseño de dichas armas. Una explosión subterránea libera una mayor fracción de su energía en el suelo, en comparación con una explosión en o por encima de la superficie que libera la mayor parte de su energía a la atmósfera.

Referencias[editar]

  1. * Jentz, Thomas: Bertha's Big Brother: Karl-Geraet (60 cm & 54 cm), Panzer Tracts, 2001 ISBN 0-9708407-2-1
  2. [1]
  3. http://derelicta.pagesperso-orange.fr/aubin3.htm
  4. "Grand Slam Raids" Royal Air Force Bomber Command 60th Anniversary raf.mod.uk
  5. Terrell, 1958. pp. 197-212
  6. Rockets & Guided Missiles p. 119 by Bill Gunston, Salamander Books Ltd, ISBN 0-517-26870-1

Bibliografía[editar]