Arión de Lesbos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arión sobre el delfín (hipocampo), por William-Adolphe Bouguereau (1855).

Arión de Lesbos o de Metimna fue un tañedor de lira o cítara, considerado el mejor de su tiempo (siglo VII a. C.). Personaje legendario, se le consideraba hijo de la ninfa Oncea y de Ciclón o Poseidón. Aunque había nacido en la ciudad de Metimna, en la isla de Lesbos, pasó la mayor parte de su vida en la ciudad de Corinto, donde sus cantos en honor a Dionisio (como el famoso ditirambo) se hicieron muy populares. Fue precursor de la tragedia.

Gracias a su talento se granjeó la amistad del rey de Corinto, Periandro, que lo honraba con los máximos honores. Sin embargo, Arión marchó hacia Italia, haciendo una gira que incluía Sicilia y en la que calculaba que iba a adquirir gran fama, además de una considerable suma de dinero.

Obtuvo un éxito rotundo, pero en su camino de regreso alquiló una nave corintia (por la confianza que ello le daba) cuya tripulación (o sus mismos esclavos), codiciosa de su dinero, intentó matarle. Informado por Apolo mediante un sueño, Arión les ofreció astutamente que retrasaran su asesinato para así poder cantarles durante la travesía, lo que los marineros aceptaron por la idea de poder disfrutar de una de las mejores voces de Grecia. Arión entonó entonces una canción con una voz tan aguda que atrajo a los delfines, se arrojó entonces al mar y logró milagrosamente alcanzar la costa de Laconia cabalgando a lomos de uno de estos animales.

Regresó a Corinto y sacrificó un buey en honor a Apolo. Pero Periandro, desconfiando de él o creyéndole un impostor, le mandó encarcelar hasta que llegase el barco que en teoría lo traía de regreso. Otra versión afirma que no arribó en Laconia, sino que el delfín lo llevó hasta el mismo Corinto y allí, exhausto, no pudo volver al mar. El rey mandó construir un monumento funerario al heroico animal. Cuando la tripulación fue interrogada contestaron que el artista había preferido quedarse en Tarento, o que había muerto, según las versiones. Entonces Periandro les ordenó que lo juraran ante el monumento del delfín, donde apareció Arión con las mismas ropas que llevaba cuando se arrojó al mar. Los marineros no pudieron reaccionar ante la sorpresa y el rey corintio los mandó crucificar o quizá empalar.

Cuando Arión murió, Apolo colocó su figura en el firmamento junto con la del delfín que le salvó, formando ambos la constelación del delfín.

Enlaces externos[editar]