Argumento ad nauseam

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un argumento ad nauseam,[1]​ o argumentum ad nauseam, es una falacia en la que se argumenta a favor de un enunciado mediante su prolongada reiteración, por una o varias personas.[2]​ La apelación a este argumento implica que alguna de las partes incita a una discusión superflua para escapar de razonamientos que no se pueden contrarrestar, reiterando aspectos discutidos, explicados y/o refutados con anterioridad.[3]

Esta falacia es utilizada habitualmente por políticos, creyentes religiosos y retóricos, y es uno de los mecanismos para reforzar leyendas urbanas al repetir determinadas afirmaciones verdaderas o falsas hasta asentarlas como parte de las creencias de un individuo o de la sociedad, convirtiéndolas en verdades incontestables.[4]

Su estructura funciona de la siguiente manera:

  • A afirma B.
  • B se repite constantes veces en la conversación.
  • Por lo tanto, B termina volviéndose verdadero.

La expresión ad nauseam es una locución latina que se utiliza para describir un debate que se alarga hasta llegar al abandono de alguna de las partes por cansancio;[3]​ la locución hace alusión a algo que continúa hasta llegar —en sentido figurado— al punto de producir náuseas.[5]​ Por ejemplo: «Este asunto se ha debatido ad nauseam»: quiere decir que se ha discutido tanto que al menos una de las partes se ha hartado del mismo.

Es conocida la frase atribuida al Ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels, «una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad».

Esta falacia viene de la falsa creencia de que si alguien se molesta o dedica tanta energía para la repetición de un mensaje es porque este debe ser más veraz que otro que no se molesta o puede rebatirlo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «[...] cuando se empleen en textos escritos en español, lo más adecuado, en consonancia con el uso culto mayoritario, es que las locuciones latinas reciban el mismo tratamiento que las otras lenguas (ver § 2.1.2) y, por tanto, se escriban en cursiva (o entre comillas) y sin acentos gráficos, ya que estos no existen en la escritura latina». Citado en RAE y ASALE (2010), «La ortografía de las expresiones procedentes de otras lenguas: locuciones latinas y dichos o citas en latín», Ortografía de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe, pp. 610-612, ISBN 978-6-070-70653-0 .
  2. Kuran, Timur (1997). Leben in Lüge: Präferenzverfälschungen und ihre gesellschaftlichen Folgen (en alemán). Mohr Siebeck. p. 462. ISBN 978-316-146-424-9. 
  3. a b Schleichert, Hubert (2001). Wie man mit Fundamentalisten diskutiert, ohne den Verstand zu verlieren (en alemán). C.H.Beck. p. 196. ISBN 978-340-642-144-0. 
  4. Francisco José, Sánchez (2010). «Paralogismos y sofismas del discurso político español. La falacia en un corpus de debates parlamentarios». Anuario de Estudios Filológicos (33): 271-290. ISSN 0210-8178. 
  5. Ehrlich, Eugene (1985). Amo, Amas, Amat and More (en inglés). Nueva York: Harper & Row, Publishers.