Aprendizaje electrónico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Espacio multimedia en la Alliance Française de Moldavia.
El 'Consejo de Europa' impulsa los salones informáticos en las escuelas y en otros emplazamientos,[1] entre otras cosas porque pueden colaborar con la formación en línea.
El videoproyector y el pizarrón digital permiten al formador/profesor de interactuar con el grupo.

Generalmente, se denomina e-learning a un tipo de educación, en este caso virtual y a distancia, mediante canales electrónicos (en especial Internet), utilizando para ello herramientas o aplicaciones digitales como soporte a los procesos de enseñanza y aprendizaje.

El concepto de e- learning hace referencia, en su traducción literal, a aprendizaje electrónico, ya que el prefijo e- se traduce como electrónico y learning como aprendizaje. Por lo tanto " en su concepto más amplio puede comprender cualquier actividad educativa que utilice medios electrónicos para realizar todo o parte del proceso formativo."[2]

Una de sus características principales es que es asincrónico

Existen también otros términos en Español que se manejan como sinónimos tales como: aprendizaje en red, tele-formación, aprendizaje virtual, educación virtual, formación en línea y enseñanza virtual.

Encontrar una definición para el modelo educativo e-learning no ha sido nada sencillo, ya que no hay consenso en que el término e-learning esté acotado, solamente a procesos educativos a distancia.

Existen distintas modalidades de acuerdo a las plataformas usadas y el uso que se le da a estas.

A continuación se muestran algunas definiciones de distintos autores en el área de educación y tecnologías:

  • Para Manuel Area Moreira y Jordi Adell (2009) "es una modalidad de enseñanza-aprendizaje que consiste en el diseño, puesta en práctica y evaluación de un curso o plan formativo desarrollado a través de redes de ordenadores y puede definirse como la educación o formación ofrecida a individuos que están geográficamente distantes y que interactúan en tiempos diferidos del docente empleando los recursos informáticos y de telecomunicaciones. Lo característico del e-learning es que el proceso formativo tiene lugar totalmente o en parte a través de un aula o entorno virtual en el cual tiene lugar la interacción profesor-alumno, así como las actividades de los estudiantes con los materiales de aprendizaje".
  • Es "la formación que utiliza la red como tecnología de distribución de la información, sea esta red abierta (Internet) o cerrada (intranet)".(Cabero, J. 2006). Por otro lado, "Los cursos de formación en red son definidos ...( )... como cursos donde la mayoría, si no toda, de la instrucción y de las pruebas se logran vía recursos accesibles en la Web" (Schell, 2001, pág. 95).
  • Fainholc (2008) define al e-learning como un aprendizaje de tipo electrónico: "Proceso de aprendizaje que se apoya en medios electrónicos para su realización, sin importar la modalidad a distancia o presencial en que se contextualiza. Generalmente, es el aprendizaje basado o apoyado en tecnologías de redes como complemento del aprendizaje presencial o con diversos medios en el aula formal o en grupos no formales de aprendizaje donde es posible incluir ejercicios de simulación, participar de discusiones grupales, enlaces de sitios de Internet, trabajos colaborativos,etc.
  • "Se define como las aplicaciones y servicios que, tomando como base las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC), se orientan a facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje".[3]
  • Para Boneu Josep “El e-learning es una forma de utilizar la tecnología para distribuir materiales educativos y otros servicios, permitiendo establecer un canal de retorno entre profesores y alumnos. Es decir, que e-learning es la formación que se realiza completamente a distancia con soporte de las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC)”.
  • Cabero (2006) menciona que "La Dirección General de Telecomunicaciones de Tele Educación la define como el desarrollo del proceso de formación a distancia (reglada o no reglada) basado en el uso de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, que posibilitan un aprendizaje interactivo, flexible y accesible, a cualquier receptor potencial. Es decir, se refiere a una modalidad formativa a distancia que se apoya en la red, y que facilita la comunicación entre el profesor y los alumnos según determinadas herramientas sincrónicas y asincrónicas de la comunicación".

Si bien las definiciones sobre e-learning varían según la perspectiva desde la cual se las analiza, según García Peñalvo todas hacen mención explícita o implícita a lo que se viene llamando el triángulo del e- learning, formado por la tecnología (plataformas, campus virtuales ...), los contenidos (calidad y estructuración de los mismos se toman como elementos capitales para el éxito de una iniciativa de formación) y los servicios (engloba la acción de los profesores, elementos de gestión, de comunicación, de evaluación...) Variando el peso de estos tres componentes se obtienen diferentes modelos de e-formación.[2]

Características principales del e learning:[editar]

  • Separación física entre el profesor y el alumno.
  • Organización del aprendizaje por medio de una institución educativa.
  • Utilización de los medios técnicos para relacionar a profesores y alumnos y transmitir los contenidos del curso.
  • Provisión de medios de comunicación de dos vías que permiten el establecimiento del diálogo entre el profesor y el alumno.
  • Posibilidad de establecer encuentros ocasionales con finalidad didáctica o socializadora mediante el establecimiento de un modelo institucionalizado de educación.

Evolución del E-learning[editar]

Varios autores han analizado los procesos de evolución del e-learning con base en diversos enfoques y considerado las distintas maneras como se ha comprendido, desarrollado y aplicado esta modalidad educativa.

Boneu J. propone el análisis de los antecedentes del e-learning mediante la clasificación de los medios tecnológicos usados.

- El CBT (Computer based training)

Este enfoque hace referencia al aprendizaje mediado por una computadora o como lo denomina el autor “instrucción asistida por computador”: “Fue implantado en múltiples instituciones educativas y organizaciones. Está basado en la lectura e incorpora mecanismos de retroalimentación pregunta-respuesta, convirtiendo al alumno en un ente más activo dentro de su propio proceso formativo”. (Boneu J.; 2007; 37)

- El IBT (Internet based training)

Se refiere al aprendizaje mediado por las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC). El uso de Internet, las aplicaciones y los dispositivos de acceso a la red juegan un papel fundamental. En esta etapa se generaba un medio para la comunicación y colaboración entre los alumnos y el profesor/tutor, usando, por ejemplo, herramientas como el correo electrónico.

- El WBT (Web based training)

Consiste en el aprendizaje haciendo uso de la web, a través de la cual, se generan e intercambian contenidos, se gestionan actividades, se establecen vínculos entre alumnos, profesores, y la institución. Es lo que comúnmente se define como campus virtual¨. (Boneu J.; 2007; 37)

Cabero J.(2006)señala tres etapas básicas de desarrollo del e-learning.

Detalles de cada etapa:

- Enfoque tecnológico

Enfoque que se ubica en períodos iniciales del e-learning y se basa en una perspectiva tecnocrática de los medios, es decir, en la idea de que la sofisticación de la tecnología y los recursos o medios utilizados garantizan la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

- Enfoque temático o centrado en el contenido

Este enfoque surge como contraposición del enfoque tecnológico posicionando la idea de que la calidad del proceso formativo se garantiza en función de la forma como estén presentados, "...( )... teniendo en cuenta que materiales altamente sofisticados proporcionan calidad”. (Cabero, 2006, Pág. 4)

- Enfoque metodológico

En este enfoque el alumno tiene un rol protagónico. El hincapié está puesto en el uso de criterios pedagógicos para adecuar una combinación justa entre tecnología, contenidos, organización y actividades que garanticen un proceso de calidad. “El enfoque más adecuado debe basarse en la idea de que los procesos de enseñanza y aprendizaje son sistémicos y que, en ese caso, todas las variables deben adaptarse a las características de los estudiantes y de la acción formativa¨. (Cabero; 2006; Pág. 4)

Karrer (2007), diferencia tres etapas fundamentales que se denominan: e-learning 1.0, e-learning 1.3, y e-learning 2.0.

Primera etapa: marcada por la incorporación de la plataforma para la extensión de la formación y la reducción de los costos. La función del profesor en este caso es la de experto en la materia, y los contenidos son distribuidos de forma homogénea para todos los estudiantes.

Segunda etapa: los componentes del software libre entran en funcionamiento, pero las visiones pedagógicas siguen siendo las mismas. La propuesta de Karrer (2007) señala que en la segunda etapa adquieren bastante sentido los CMS.

Tercera etapa: está fuertemente marcada por la web 2.0. Con estas herramientas el estudiante adquiere el control sobre el aprendizaje.

Gros (2011), ha planteado que el e-learning ha pasado por tres generaciones:

Primera generación - Adaptación de los materiales textuales a formatos web.(Modelo centrado en los materiales).

Segunda generación - Énfasis en la búsqueda del mejor campus virtual (plataformas y gestores).

Tercera generación - Modelo apoyado en la colaboración y en la flexibilidad (Que el estudiante pueda generar conocimiento de forma conjunta.

Esta perspectiva implica la superación de la metáfora del aula. Y se asume que se puede acceder a los materiales a través de diferentes dispositivos, y no sólo a través del ordenador, se asume la importancia del aprendizaje como un proceso social.[4]

En América Latina[editar]

Distribución e-learning América Latina

El 88,59% de las universidades latinoamericanas están implementando proyectos de e-learning. De las 101 instituciones de educación superior indagadas que están ejecutando programas de formación online, se constató que solo el 23,76% prefiere instancias de enseñanza totalmente online, mientras que el 76,23% opta por b-learning (e-learning combinado con instancias presenciales). América Latina encontró en el e-learning una herramienta vital y eficaz para superar distancias, falta de acceso a los principales centros urbanos, y ausencia de una. Prueba de ello es que al menos de 8 de cada 10 universidades están ejecutando alguna instancia de formación virtual.

Latinoamérica está creciendo y sin duda ésta tendencia también se ve reflejada en el campo educativo. Pero este crecimiento no solo se debe a la dinámica económica -que permitió la profundización y capitalización del acceso a Internet-, ya que la región tiene un acervo educativo de siglos, con universidades que pronto cumplirán los 500 años de trayectoria, que se potencia y retroalimenta con la incorporación de las TIC

Fuente: http://www.americalearningmedia.com/component/content/article/24-indicadores/82-amplia-incorporacion-del-e-learning-en-universidades-latinoamericanas

Conforme a Valzacchi y Asinsten (2013)[5] la educación virtual tiene una trayectoria de décadas en ambientes empresariales y en algunos espacios universitarios. En tanto en los años recientes ha dado sus primeros pasos en el sistema educativo básico de los países de Iberoamérica, con resultados desiguales y varias dificultades pero también con ricas experiencias y excelentes perspectivas. Entre los principales desafíos relevados en su informe E-Learning: Buenas prácticas en la Red Latinoamericana de Portales Educativos (RELPE/OEI) se encuentran:

• La falta de equipos informáticos propios de los docentes y/o en las instituciones educativas para las prácticas requeridas.

• El acceso limitado o deficiente a internet, tanto en forma privada como institucional, en muchas de las zonas de los países de América Latina.

• La falta de experiencia de los docentes en estos entornos de formación, que se traduce en: -debilidad en el trabajo sistemático y organizado; -baja calidad de los trabajos finales; -poco uso de herramientas TIC en el proceso educativo; -desconocimiento por parte de los docentes de la metodología necesaria para el trabajo a distancia; -deserción durante la cursada.

• Limitados recursos humanos para la capacitación, falta de perfiles con la formación necesaria en la región.

• La necesidad de lograr mayor reconocimiento oficial por los sistemas educativos de la modalidad de formación de e-learning.

Pese a ello, concluyen afirmando que las experiencias relevadas muestran decisiones políticas, talento y capacidad pedagógica y de gestión por parte de los portales para llevar adelante proyectos adecuados a la realidad de cada país, para lograr objetivos de distinto grado de impacto pero con fuertes bases de calidad, estrategia y valores.

Fuente: http://www.relpe.org/wp-content/uploads/2013/04/06-E-Learning-Buenas-Pr%C3%A1cticas-en-la-Red-Latinoamericana-de-Portales-Educativos.pdf

Una nueva visión: E-learning 2.0[editar]

El concepto de e–learning 2.0 fue mencionado por primera vez por Stephen Downes. Este concepto pretende ser la nueva generación del e–learning al incorporar software social o Web 2.0 en la educación electrónica. El e–learning 2.0 se sustenta en la teoría pedagógica de Siemens (2004), y del conectivismo (Hauttekeete, Mechant, Veevaete y De Wever, 2007; Reig, 2008). El e-learning ha tomado como eje para su desarrollo una nueva concepción de la web y sus aplicaciones íntimamente relacionada con la conformación morfológica de las redes sociales y que se ha dado por denominar Web 2.0. De acuerdo con esto la nueva corriente de e-learning, conformada en torno a las concepciones y principios de la Web 2.0 ha sufrido un giro lo suficientemente significativo para cambiar su denominación, e-learning 2.0 y poder de esta forma diferenciarse de los tradicionales planteamientos que ha regido su desarrollo hasta el momento. Este nuevo e-learning 2.0, se basa en la aplicación de las herramientas de la Web 2.0 (blogs, wikis, podcasts, redes sociales,…) y, sostiene que: ƒ

  • El alumnado es el que crea y modifica los contenidos por medio de las herramientas que pone a su disposición la Web 2.0, desarrollando redes de aprendizaje similares a las comunidades de prácticas definidas por Wenger (1998).
  • Se conforman las experiencias de aprendizaje gracias a la reutilización y las remezclas de los contenidos provenientes de diversas fuentes de acuerdo con las necesidades e intereses del alumnado (Downes, 2005).
  • Se produce un cambio en las herramientas, diseñando e integrando las herramientas de la nueva Web 2.0 que permiten a los usuarios un mayor grado de comunicación y colaboración de formar flexible y rápida (Salvachúa y otros, 2006).

En éste nuevo entorno el profesorado tiene que modificar su rol, dejando al alumnado la opción de generar los nuevos contenidos de aprendizaje y centrando su trabajo en el desarrollo de espacios adecuados para que se lleven a cabo los aprendizajes colaborativos. Como afirma Martín Hernández (2006:48) el profesorado deberá crear entornos con objetivos, tareas y propuestas en los que el alumnado a través de las herramientas que tiene a su disposición vaya creando y desarrollando sus espacios personales de aprendizaje. La concepción originaria del e-learning 2.0 reconoce el aprendizaje como una actividad creativa que tiene en las plataformas su medio natural de desarrollo y que no se encuentra centrada en el diseño de contenidos de aprendizaje, sino en cómo éstos son usados. Desde este modelo se trata de proveer al estudiante de lo que necesita conocer en un contexto determinado, dónde se busca la accesibilidad al aprendizaje al margen del lugar y la situación en la que nos encontremos. Es esencial la reorientación y la conformación pedagógica de los programas de e-learning, para que superando las concepciones tecnológicas iniciales, se opte por el desarrollo de un modelo pedagógico robusto, basado en la experiencia docente, condimentado con el desarrollo de nuevas perspectivas pedagógicas como el conectivismo de Siemens (2004) y posibilitando una mayor interacción y colaboración en la generación y construcción del conocimiento.[6]

Ventajas del aprendizaje electrónico[editar]

Esta modalidad formativa a distancia a través de Internet, ha contribuido a que la formación llegue a un mayor número de personas. Entre las características más destacadas del e-learning están:

- Desaparecen las barreras espacio-temporales. Los estudiantes pueden realizar un curso en su casa o lugar de trabajo, en cualquier lugar del mundo, estando accesibles los contenidos cualquier día a cualquier hora, pudiendo de esta forma optimizar al máximo el tiempo dedicado a la formación.

- Formación flexible. La diversidad de métodos y recursos empleados, facilita una mayor adaptación a las características y necesidades de los estudiantes.

- Se facilita y estimula que el alumno se constituya en el centro de los procesos de enseñanza y aprendizaje, participando de manera activa en la construcción de sus conocimientos, teniendo capacidad para decidir el itinerario formativo más acorde con sus intereses.

- Hay grandes oportunidades para que el profesor pase de ser un mero transmisor de contenidos, a un tutor que orienta, guía, ayuda y facilita los procesos formativos.

- Los contenidos pueden ser actualizados y las novedades y recursos relacionados con el tema de estudio se pueden introducir de manera rápida en los contenidos, de forma que las enseñanzas estén totalmente actualizadas.

- La comunicación entre los participantes puede ser permanente, gracias a las herramientas que incorporan las plataformas e-Learning (foros, chat, correo-e, wikis, etc.).

Internet es una herramienta para la educación que tiene muchas ventajas, en cualquier sistema, ya sea presencial o a distancia es una fuente de información, producción, comunicación y socialización. En la actualidad los estudiantes cuentan con dispositivos como computadoras, celulares y tabletas, para consultar todo tipo de información, desde cualquier parte del mundo (aprendizaje ubicuo), permitiendo la movilidad y flexibilidad, otorgando la posibilidad de realizar otras actividades. También podemos hablar de "Aulas aumentadas" como modalidad de uso de espacios virtuales complementarios con espacios presenciales donde docente y alumnos acuerdan una propuesta de enseñanza y aprendizaje. Debido a estas ventajas inmutables hoy en día se permite recibir formación para la profesionalización del estudiante, superando las dificultades como distancia, tiempos y costos de estudiar en un sistema escolarizado. Además permite formas de organizar el trabajo en "Comunidades de Aprendizajes" que podemos definir como espacios digitales basados en redes sociales que permiten aprovechar la complementariedad de la diversidad de los participantes. Cada uno aporta sus experiencias, conocimientos y distintos puntos de vista de manera de lograr enriquecer la propuesta de "construcción del aprendizaje". Para aquellos que tienen la intención de estudiar a distancia deben tener claro que son muchas las ventajas que presenta esta forma de seguir estudiando.

Factores que han provocado el aprendizaje a distancia[editar]

Dentro de los factores principales encontramos los avances sociopolíticos, la necesidad de aprender a lo largo de la vida, la carestía de los sistemas convencionales, los avances en el ámbito de las ciencias de la educación y las transformaciones tecnológicas. La enseñanza a distancia ha evolucionado a través de tres grandes etapas que podemos denominar de la siguiente manera: correspondencia, telecomunicación y telemática.

El avance tecnológico y sistemas de comunicación electrónicos así como su legitimidad ante instituciones educativas han abierto la posibilidad, de prescindir de la presencia física, más no cognitiva, de disciplina y dedicación básicas para el aprendizaje. El impacto de la globalización abre las posibilidades de empleos multinacionales y necesidad de elevar el nivel educativo de una nación han orillado a que el aprendizaje a distancia se presente como alternativa eficaz para ello.

El conocimiento de las plataformas educacionales que aprende el alumno durante la praxis posteriormente le ayuda a elevar su nivel competitivo ante esta sociedad globalizada, sin embargo el avance programático de estas tecnologías se ve influenciado en gran parte por las circunstancias políticas, sociales y económicas de cada región.

Esto es, en relativa comparativa, los usuarios de estas plataformas son más escasos en regiones africanas contra la alta estabilidad de un país europeo; donde no se puede olvidar que el avance y crecimiento tecnológico van de la mano de la necesidad de un aprendizaje a distancia con la máxima eficiencia posible.

Importancia del aprendizaje a distancia[editar]

Lo más importante en el caso de los estudiantes es la flexibilidad en cuanto al manejo de sus propios tiempos, la ausencia del requisito de asistencia periódica a clase, la posibilidad de seguir los estudios desde cualquier parte a donde el alumno se vea obligado a trasladarse por distintas razones laborales o personales, en definitiva el alto grado de autonomía de la que goza en el sistema, constituye a la educación a distancia en una opción apropiada para los tiempos que corren, ya que permite compatibilizar las exigencias de capacitación con las limitaciones espacio-temporales que impone la vida diaria.

A este porcentaje de población estudiantil que recurre a la educación a distancia le es de gran ayuda el lograr una carrera y formar parte de la sociedad de profesionales sin tener que descuidar sus puestos laborales y a su familia, puesto que en su mayoría pasan de los 23 años y cuentan con por lo menos una de estas dos. Es un método de aprendizaje que solo se puede realizar con dedicación, decisión y esfuerzo.

Enseñanza[editar]

Salón de clase de una escuela de comercio (Jansons School of Business) en Coimbatore (India).
Diagrama costo/eficacia. El e-learning (verde) necesita una inversión informática inicial, pero a partir de un determinado momento, la formación presencial se vuelve más costosa respecto de la formación a distancia.

Con las nuevas tecnologías, los estudiantes "en línea" pueden comunicarse y colaborar con sus compañeros "de clase" y docentes (profesores, tutores, mentores), de forma síncrona o asíncrona, sin limitaciones espacio-temporales. Es una modalidad de aprendizaje dentro de la educación a distancia en la que se utilizan las redes de datos como medios (Internet, intranet), las herramientas o aplicaciones hipertextuales como soporte (por ejemplo, correo electrónico, web, chat) y los contenidos y/o unidades de aprendizaje en línea como materiales formativos (por ejemplo, desde simples imágenes, audio, vídeo, documentos, hasta complejas producciones multimedia y los contenidos construidos de forma colaborativa, derivados del desarrollo de la conocida como Web 2.0), entre otros.

Es una de las opciones que actualmente se utiliza con mayor frecuencia para atender la necesidad de educación continua o permanente. La generación de programas de perfeccionamiento profesional no reglados está en crecimiento debido a que existe un reconocimiento de que los trabajadores se capaciten y se adapten a los nuevos requerimientos productivos. Dadas sus características y el soporte tecnológico que lo respalda, se constituye en una alternativa para aquellos que combinan trabajo y actualización, ya que no es necesario acudir a una aula permanentemente.

Si la educación a distancia es, desde sus orígenes, una opción para atender la formación de personas adultas, éste tiene la ventaja de que los usuarios eligen sus propios horarios, y puede entrar a la plataforma desde cualquier lugar donde puedan acceder a una computadora y tengan conexión a Internet. La educación virtual da la oportunidad de que el estudiante elija sus horarios de estudio convirtiéndose así en una muy buena opción para aquellas personas autónomas que trabajen y quieran estudiar en sus momentos libres; por otra parte es importante mencionar que el e-learning es una excelente herramienta que puede ayudar a los usuarios no solo a aprender conceptos nuevos sino también a afianzar conocimientos y habilidades, aumentado así la autonomía y la motivación de los estudiantes por diferentes temas.

El aula virtual

Area, M. y Adell, J. (2009), expresan que este tipo espacio o entorno es creado virtualmente con la intencionalidad de que un estudiante obtenga experiencias de aprendizaje a través de recursos/materiales formativos bajo la supervisión e interacción con un profesor. El alumno puede acceder y desarrollar una serie de acciones similares a las que acontecen en un proceso de enseñanza presencial como conversar, leer documentos, realizar ejercicios, formular preguntas al docente, trabajar en equipo, entre otras acciones. No hay interacción física entre docentes y estudiantes. Este espacio de encuentro educativo no es azaroso, sino intencional, regulado, planificado y dirigido por el docente.

Las aulas virtuales contemplan cuatro dimensiones:

  • Dimensión Informativa: se presentan contenidos que adoptan distintos formatos, son recursos y materiales de estudio, como textos, animaciones, enlaces, videoclips, presentaciones, entre otros. Este conjunto de materiales de distinta naturaleza (textual, multimedia, gráfica, audiovisual) permiten al estudiante acceder autónomamente a los conocimientos del objeto de estudio.
  • Dimensión Práxica: actividades y experiencias de aprendizaje individual o colectiva. Pueden ser de diverso tipo: participar en foros, realizar ensayos, resolver problemas o ejercicios, crear base de datos, desarrollar trabajos colaborativos mediante wiki, entre otros. Permite que los estudiantes desarrollen experiencias activas en la construcción del conocimiento.
  • Dimensión Comunicativa: interacción social entre estudiantes y docentes. La comunicación se produce a través de herramientas telemáticas como los foros, los chats, la mensajería interna, el correo electrónico, la videoconferencia o la audio-conferencia. Esta dimensión incrementa la motivación, la implicación y rendimiento de los estudiantes en las tareas propuestas.
  • Dimensión Tutorial y Evaluativa: seguimiento y valoración del aprendizaje por el profesor, a través de: tutorías individuales (seguimiento de foros debates), tutoría grupal, evaluación de trabajos, control y seguimiento de estadísticas como por ejemplo el tiempo de utilización del aula virtual, entre otras acciones. [7]

En México esta modalidad educativa la están implementando algunas de las universidades más importantes como lo es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para brindarle la oportunidad a personas que por diferentes circunstancias no pueden asistir al sistema escolarizado. El sistema de Educación Abierta y a Distancia que ofrece esta Universidad brinda la facilidad de estudiar con un ritmo propio, organizando el tiempo con otras actividades. En Argentina, la Ley Nacional de Educación N° 26.206 la ha incorporado como una modalidad más de enseñanza y aprendizaje, en el nivel secundario.

H-Learning: La creó Edison Enrique Reina en 1999, Uruguayo, mucho antes que el b-learning y casi a l par con el e-learning, pero entró en funcionamiento por primera vez en Chile en 1989, con un Sistema IBM S/36, pero en enero del 2010 fue donde se creó la modalidad h-learning (Home Learning), o también denominada Virtual-H, con varios Métodos, hoy en día usado por varias entidades educativas, Edison ha aportado mucho en referencia a la conversión de las horas lectivas, presenciales y semi-presenciales en función de audiolibros, vídeos, entre otros, para definir las horas correspondientes según las extensiones. Esta modalidad incluye una fusión de horas lectivas en casa, técnicas virtuales y tutorias semi-presenciales, presenciales o virtuales como Face to Face. Es una idea renovadora y actualizada del b-learning.

Ventajas[editar]

Las ventajas que ofrece la formación en línea son las siguientes:

  • Se aprende a desarrollar habilidades utilizando las diferentes herramientas que se utilizan en estos medios de comunicación.
  • Se desarrollan habilidades de manera individual o en equipo.
  • Es autodidacta y se adquieren experiencias personales a través de las cuales se refuerzan conocimientos.
  • Una inmediatez en el proceso de búsqueda de información.
  • Encontrar una mayor cantidad de puntos de vista en cualquier tema.
  • Estar en contextos socioculturales diferentes.
  • Inmersión práctica en un entorno web 2.0.
  • Eliminación de barreras espaciales y temporales (desde el propio hogar, en el trabajo, en un viaje a través de dispositivos móviles). Supone una gran ventaja para empresas distribuidas geográficamente.
  • Prácticas en entornos de simulación virtual, difíciles de conseguir en formación presencial sin una gran inversión.
  • Gestión real del conocimiento: intercambio de ideas, opiniones, prácticas, experiencias. Enriquecimiento colectivo del proceso de aprendizaje sin límites geográficos.
  • Actualización constante de los contenidos (deducción lógica del punto anterior).
  • Reducción de costos (en la mayoría de los casos, a nivel metodológico y, siempre, en el aspecto logístico).
  • Permite una mayor conciliación de la vida familiar y laboral.
  • Disminución del tiempo necesario.
  • Un mayor número de personas cuyas actividades no les permitían la posibilidad de estudiar con los métodos convencionales escolarizados renovaron el interés por elevar su nivel académico con las alternativas que ofrecen los sistemas electrónicos al poder alternar trabajo y estudio.
  • La posibilidad de retomar un tema en el momento que se requiera y auxiliarse con varias fuentes de información en ventanas alternas sin las limitaciones de libros específicos con opiniones unilaterales.
  • Permite a los personas con alguna capacidad diferente tener acceso a cursar un diplomado curso o taller e incluso hasta una carrera.
  • Existe una comunicación más rápida con el asesor.
  • En algunos casos, los papeles tales como diplomas, boleta de calificaciones, certificados de estudios y/o títulos profesionales, tienen la misma validez que los que se otorgan en el sistema escolarizado.

Desventajas[editar]

En el caso de las desventajas, se presentan algunas:

  • Requiere más inversión de tiempo por parte del profesor (al menos en su parte inicial).
  • Precisa unas mínimas competencias tecnológicas por parte del profesor y de los estudiantes.
  • Requiere que los estudiantes tengan habilidades para el aprendizaje autónomo y colaborativo.
  • Puede disminuir la calidad de la formación si no se da una relación adecuada profesor-alumno.
  • Requiere más trabajo que la convencional.

Tecnológicamente, las NTICx son el soporte de este nuevo concepto de educación. Por otro lado, habla de él como un uso. Un uso formativo “una fuente de servicios para alcanzar su cometido formativo”. Además, etimológicamente, e-learning es aprendizaje electrónico: todo proceso formativo que uso cualquier tipo de NTICx. Desde este punto de vista, el profesorado lleva haciendo uso del e-learning desde la inclusión de los aparatos audio, visuales y audiovisuales. Así se pronuncia la American Society of Training and Development que lo define como “término que cubre un amplio grupo de aplicaciones y procesos, tales como aprendizaje basado en web, aprendizaje basado en ordenadores, aulas virtuales y colaboración digital. Incluye entrega de contenidos vía Internet, intranet/extranet, audio y vídeograbaciones, transmisiones satelitales, TV interactiva, CD-ROM y más”.

No obstante, otros autores lo definen como el uso de software y hardware en el entorno de Internet, como Rosenberg (2001): el uso de tecnologías Internet para la entrega de un amplio rango de soluciones que mejoran el conocimiento y el rendimiento. Está basado en tres criterios fundamentales:

  1. El aprendizaje electrónico trabaja en red, lo que lo hace capaz de ser instantáneamente actualizado, almacenado, recuperado, distribuido, y permitiendo compartir instrucción o información.
  2. Es entregado al usuario final a través del uso de ordenadores utilizando tecnología estándar de Internet.
  3. Se enfoca en la visión más amplia del aprendizaje que van más allá de los paradigmas tradicionales de capacitación.

Desde la perspectiva que ofrece la experiencia en el desarrollo y explotación de plataformas e-learning, "García Peñalvo" ofrece su propia definición de e-learning como la capacitación no presencial que, a través de plataformas tecnológicas, posibilita y flexibiliza el acceso y el tiempo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, adecuándolos a las habilidades, necesidades y disponibilidades de cada discente, además de garantizar ambientes de aprendizaje colaborativos mediante el uso de herramientas de comunicación síncrona y asíncrona, potenciando en suma el proceso de gestión basado en competencias.[8]

Por tanto a la vista de lo expuesto, podemos definirlo de la siguiente manera:

Enseñanza a distancia caracterizada por una separación espacio/temporal entre profesorado y alumnado (sin excluir encuentros físicos puntuales), entre los que predomina una comunicación de doble vía asíncrona, donde se usa preferentemente Internet como medio de comunicación y de distribución del conocimiento, de tal manera que el alumno es el centro de una formación independiente y flexible, al tener que gestionar su propio aprendizaje, generalmente con ayuda de tutores externos.

Existen algunas publicaciones que han contribuido notablemente a la difusión de esta modalidad formativa e incluso a definirla, realizando un importante aporte en términos de comprensión de sus ventajas y potencialidades, y colaborando fuertemente en brindar elementos de análisis para la toma de decisiones. En 1999 salió al mercado la revista digital "Bitácora", una publicación especializada en capacitación virtual de renovación diaria, que se constituyó en una de las primeras experiencias a nivel iberoamericano en generar una comunidad integrada por especialistas de habla hispana, focalizados en ésta área de la gestión del conocimiento.

En diciembre de 2002, cuando el sector del e-learning comenzaba a consolidarse como industria a nivel iberoamericano, una nueva vía de comunicación comenzó a convertirse en el medio más consultado por especialistas: la revista "e-Learning América Latina".[cita requerida] A partir de estas experiencias y su legado, surgieron publicaciones hispanoparlantes como "Data Learning" y "Learning Review".

Plataforma[editar]

Un sistema de gestión de contenidos es un programa que permite crear una estructura de soporte para la creación y administración de contenidos por parte de los participantes principalmente en páginas web. El entorno de hardware y software diseñado para automatizar y gestionar el desarrollo de actividades formativas se conoce como plataforma de teleformación o sistema de gestión de aprendizaje.

Un sistema de gestión de aprendizaje (o LMS, por sus siglas en inglés) registra usuarios, organiza catálogos de cursos, almacena datos de los usuarios y provee informes para la gestión. Suelen incluir también herramientas de comunicación al servicio de los participantes en los cursos. Las mejoras en usabilidad (navegación fácil e intuitiva) y accesibilidad (posibilidad de acceso por personas con discapacidad) permiten salvar la brecha digital y extender las posibilidades de formación a mayor número de personas, superando una de las mayores barreras del e-learning: la barrera tecnológica.

Actualmente existe un gran número de plataformas, tanto comerciales como de código abierto. En el ámbito universitario es la WebCT la plataforma más utilizada, seguida a bastante distancia de la plataforma Edustan ce. Se está empezando a implantar con fuerza la plataforma de licencia libre Moodle. También se utiliza en varias universidades la plataforma de código abierto .LRN (se lee en inglés: dot learn), Docebo, Blackboard y eCollege. A nivel europeo, cobra especial relevancia la plataforma de código abierto ILIAS, ampliamente utilizada en Europa tanto en instituciones educativas como en entornos de formación empresarial y Fronter, especialmente en Reino Unido y los países del norte.

Es una alternativa de formación que no reemplaza necesariamente a los profesores y las clases presenciales, sino que es un espacio que desarrolla la autonomía del aprendiz.

Herramientas para el aprendizaje electrónico[editar]

Internet es un medio que nos permite comunicarnos, almacenar, buscar y transferir información, sin grandes requerimientos tecnológicos. En este medio podemos encontrar instituciones gubernamentales, educativas, científicas, sin fines de lucro, empresas privadas, ONG´s y más, haciendo disponible su información a más de 50 millones de cibernautas. Es importante acotar que el estudiante puede encontrarse en cualquier lugar del mundo y seguir recibiendo la instrucción adecuada por Internet. Existen actualmente ofertas de cursos, talleres, posgrados, máster, etc., de manera que se le ofrece al usuario una educación sin barreras y a su alcance.

Rafael E. Bello Díaz plantea: El espacio virtual, cuyo mejor exponente actual es la red Internet, no es presencial, sino representacional, no es proximal, sino distal, no es sincrónico, sino asincrónico, y no se basa en recintos espaciales con interior, frontera y exterior, sino que depende de redes electrónicas cuyos nodos de interacción pueden estar diseminados en distintos lugares. La educación virtual se da en cualquier lugar y momento, sin precisar de aulas gracias a la Internet.

La educación a distancia se lleva a cabo a través de las plataformas de difusión del conocimiento o Learning Management System (LMS), lo cual no es otra cosa que un paquete integrado de software alojado en un servidor que incluye todas las herramientas necesarias para ofrecer los cursos sin necesidad de instalar ningún programa en el equipo del usuario.

Algunos programas que ofrecen entornos virtuales que facilitan el intercambio de información son:

  • WebCT: Este servidor puede albergar un gran número de cursos. El programa se puede bajar desde Internet en forma gratuita, la institución prepara los cursos y sólo cuando se empieza a usar el programa con alumnos matriculados es necesario conseguir las licencias correspondientes.
  • TopClass: Es un software para servidores diseñado para desarrollar formación a través de Internet. Se puede acceder a este desde múltiples plataformas utilizando navegadores estándares. Además, proporciona a los estudiantes un ambiente de clase virtual con soporte para la construcción de mensajes y la discusión.
  • Learning Space: Es un software de IBM lotus, conocido como e-learning o educación en línea, que incorpora la fortuna del aprendizaje de grupo con la elasticidad del aprendizaje individual. Learning space (Espacio de aprendizaje) está compuesto por módulos interconectados, cada uno de los cuales es una base de datos en Lotus notes, que consta de: programación del curso, centro de medios, cuarto de colaboración, administración de evaluaciones y perfiles de la clase.
  • Virtual-U: Es una plataforma de enseñanza – aprendizaje distribuido en línea, sencilla tanto para el maestro como para el alumno, que permite enfocarse en el modelo de aprendizaje y en el diseño de instrucciones para los cursos.
  • Web Course in a Box: El sistema incluye un creador interactivo de clases y un creador de pruebas. La interface es muy intuitiva y requiere poco conocimiento de lenguaje HTML para crear y diseñar clases. Permite la interacción entre docentes y alumnos, tiene tutoriales de apoyo para que todos los que interactúen a través del sistema sepan como hacerlo, entre otros beneficios.
  • Authorware 4: Fue desarrollado por la empresa Macromedia. Es una herramienta que permite desarrollar componentes multimediales. También puede ser descrita como una herramienta courseware.
  • DigitalThink: Es un proveedor de soluciones de e-learning o educación en línea. Ofrece una solución basada completamente en Internet, que combina el contenido de los cursos adecuados a los objetivos empresariales, una experiencia de e-learning orientada a los resultados, con herramientas que permiten valorar claramente el aprendizaje.
  • Manhattan Virtual Classroom: Es un sistema de publicación de cursos en Internet vía Web (lo que se conoce como un WBT). Incluye un sistema cerrado de correo por Web, grupos de discusión, definición de tareas, Chat, funcionalidades para colocar elementos multimedia, etc. Puede usarse para impartir tanto cursos a distancia como elementos de apoyo en cursos normales.

Internet es un medio no sólo de comunicación sino también de socialización, informativo e instruccional, de alta calidad que le brinda la oportunidad de acceder a la educación a las personas que por sus diversos roles no pueden asistir presencialmente a una institución.

Rol del Docente/Tutor en el Aprendizaje electrónico[editar]

Es interesante abordar, en primera instancia el origen etimológico del término: “Proviene de la voz latina tueri, que significa cuidar” (Mena y Otras; 2005).

Por extensión, y considerando los contextos formativos, el tutor es quien cuida a los alumnos; es decir hace referencia a la persona que acompaña al estudiante, lo guía y aconseja en su propio aprendizaje. A su vez, se puede analizar que otros términos como: mentor, consejero, preceptor, asesor y/o facilitador, hacen mención al término tutor. Por lo tanto el tutor puede definirse como:

“El nexo interactuante entre la organización general del sistema y los alumnos, capaz de captar las expectativas, necesidades, intereses y reacciones, y de intervenir en el proceso de retroalimentación académica y pedagógica.” (Mena y Otras; 2005)

Profundizando las acciones vinculadas a las principales funciones del tutor/docente se abordan los tipos de apoyo que se pueden determinar en función al problema planteado, expresado y/o observado en el alumno como así también de las exigencias del contexto en que se desarrolla la formación. Por ello se citan las tipologías que identifica y definen Mena y Otras (2005):

  • Apoyo conceptual:

Orienta al alumno acerca de lo que debe tener en cuenta. Éste puede desarrollarse proveyendo estructuras que faciliten la organización de los conceptos o la información sobre los conceptos objeto de estudio.

  • Apoyo metacognitivo:

Orienta al alumno sobre cómo razonar durante el proceso de aprendizaje. También funciona cuando se recuerda a los alumnos que deben reflexionar sobre los objetivos perseguidos o sobre las estrategias utilizadas para alcanzarlos.

  • Apoyo procedimental:

Ayuda a utilizar las herramientas y recursos disponibles. Algunos programas ofrecen, exigen o permiten el uso de diferentes dispositivos. Su diversidad y complejidad pueden abrumar o, simplemente obstaculizar el desempeño de los alumnos. Este tipo de apoyo facilita demostraciones acerca de los procedimientos a seguir, describiendo sus características y funciones.

  • Apoyo estratégico:

Orienta acerca de planteamientos alternativos existentes para el tratamiento de la información disponible, dando consejo para la identificación y la selección de recursos y para el establecimiento de relaciones entre los nuevos conocimientos y los ya adquiridos.

Garrison y Anderson (2005)[9] señalan que hay ciertos elementos indispensables en una relación de enseñanza - aprendizaje de calidad en un contexto e-learning. Ellos lo denominan “presencias”, e identifican tres: presencia social, docente y cognitiva. Estas presencias se juegan de manera entrelazada y se necesitan una de otra para que realmente funcione con éxito, la presencia social y la docente funcionan como facilitadores del aprendizaje del alumno. Por ello, en este modelo, la centralidad no está puesta en el docente, ni el alumno, sino que el acento está puesto en el aprendizaje. En cuanto a la presencia docente, para los autores ésta se juega en el diseño y organización de la propuesta educativa. El docente es quien diseña, anima, dirige, facilita y alimenta la transmisión y la interacción. El profesor toma decisiones antes y durante el desarrollo de la experiencia, es quien debe facilitar el discurso para construir conocimiento habilitando la palabra del otro para que hable sobre y con el contenido, y debe intervenir de manera directa para guiar el aprendizaje, es decir, mantener un entorno educativo dinámico. Los autores identifican tres elementos centrales de la presencia docente en un un entorno de e-learning:

1) Diseño y organización: se relacionan con la macroestructura y el proceso. Pues es el profesor quien diseña este espacio de manera intencionada, regulada para crear las experiencias de aprendizaje de sus alumnos, el éxito de una experiencia de e-learning dependen en parte de la responsabilidad del docente sobre este aspecto.

2) Facilitar el discurso: aquí convergen el interés, el compromiso y el aprendizaje. Tiene que ver con la responsabilidad del profesor de gestionar el discurso, guiar la comunicación para la construcción de conocimientos. Implica aspectos pedagógicos, interpersonales y organizativos.

3) Enseñanza directa: va más allá de la función de promoción del debate y la participación, abarcando la competencia del docente para presentar los contenidos, resumir debates, identificar ideas y conceptos importantes, diagnosticar errores de concepto, ofrecer fuentes adicionales de información, etc. Se trata de intervenciones directas y proactivas que dan soporte a una experiencia educativa eficaz y eficiente.

Como cierre, podríamos citar dos cuestiones vitales expresadas por Fainholch, B para pensar en el rol del profesor:

1-Superar la idea de que la tecnología es solo útil para transportar contenido(...). Aun cuando la tecnología es potente para soportar, como nunca antes, programas de educación a distancia, es necesario recordar que la conectividad no es lo mismo que la interactividad pedagógica.No se puede confundir ya mas la entrega de la información, que es el primer paso visible, con orientar a construir conocimiento.

2-Entender el rol cultural de la herramientas tecnológicas en el proceso de mediación pedagógica.La red de redes electrónicas, como una herramienta cultural, promueve un nuevo lenguaje que crea nuevos procesos del desarrollo del pensamiento abstracto en otras coordenadas las que , entre otros rasgos, replantean las categorías del tiempo y del espacio (Fainholch, B: 1999)[10]

El Rol del Alumno en el ámbito del e-learning[editar]

En el proceso de aprendizaje electrónico el estudiante necesita desarrollar la autorregulación, que consiste en la habilidad psicológica de supervisar todas sus actividades de manera consciente lo cual le permitirá realizar los ajustes necesarios para lograr el objetivo del aprendizaje. La autoregulación constituye una habilidad a desarrollar o a reforzar en propuestas educativas basadas en e-learning. Ahora bien, esta capacidad que tiene que desarrollar el alumno requiere de un acompañamiento y orientación del docente mediante ayudas y contribuciones.

Las fases de la autorregulación son: la fase de planeación que consiste en conocer el objetivo que se persigue, establecer metas a corto, mediano y largo plazo, organizar el tiempo con el que se cuenta para realizar la tarea y establecer el procedimiento que se utilizará para llegar al objetivo; la fase de supervisión, referente a analizar el avance en la realización de la tarea, así como los procedimientos utilizados y en su caso tomar la decisión de realizar ajustes al procedimiento; y finalmente la fase de autoevaluación en la cual se analiza si se cumplió con el objetivo y se decide si en situaciones similares se utilizaría el mismo procedimiento.

Dicha habilidad es indispensable para el aprendizaje electrónico ya que el mismo, si bien tiene a su mano diversas herramientas y tecnología, los aprendizajes se desarrollan de forma independiente. De igual manera que el docente orienta y guía, los recursos TICs están a disposición del alumno para facilitar sus procesos de construcción de aprendizajes.

Competencias claves vinculadas al aprendizaje de tipo electrónico[editar]

Begoña Gros (2011), sostiene que el estudiante de un entorno virtual debe poseer ciertas competencias. La competencia instrumental, es decir, las habilidades digitales, la necesaria alfabetización digital, se constituye como el cimiento sobre las que se construyen las demás competencias. Muchas veces se piensa que el dominio instrumental del entorno tecnológico donde se despliega su proceso de aprendizaje es lo principal, sin embargo, no basta con con saber cómo moverse, orientarse y saber utilizar las diferentes herramientas de dicho entorno. Otro tipo de competencia se complementa, y es la que la autora define como competencia cognitiva. Ésta comporta tanto el saber previo sobre determinado estudio, el saber estudiar de manera independiente como la capacidad para saber seleccionar la información necesaria. Otro tipo de competencia es la competencia relacional, refiere a la dimensión social del aprendizaje, en tanto implica que el estudiante pueda relacionarse con los pares y docente con el fin de establecer una comunidad de aprendizaje mutuamente enriquecedora, implica aprender tanto individualmente como en grupo, y también asumir una responsabilidad activa en el aprendizaje. Finalmente la autora identifica una tercera competencia clave, la competencia metacognitiva, que refiere a la capacidad del estudiante para poder reflexionar y autoevaluarse en el devenir de su propio proceso de aprendizaje, metas, expectativas y motivaciones. Así para poder abordar el formato de aprendizaje electrónico (e-learning) las personas y/o grupos deben desarrollar capacidades y habilidades vinculadas no tan sólo al uso de las tecnologías como herramientas sino también a éstas en contextos educativos. Otro conjunto de competencias que se pueden identificar son:

  • Comunicación interpersonal:

Permite incrementar las situaciones de diálogo y discusión que bonifica y potencia el proceso de aprendizaje de tipo electrónico.

  • Participación activa e interactiva:

Esta capacidad se complementa con la anterior, ya que describe el rol de la persona en ese diálogo que permite la virtualidad, permitiendo una postura de compromiso frente a la comunicación y la interactividad vinculada a agregar y recibir información de diferentes fuentes.

  • Invención de trayectos y protagonismos socio cognitivos flexibles:

Los hipertextos presentes en estos formatos de aprendizaje permiten recorridos según el interés de la persona, generando que el aprendizaje se profundice en cada elección que realice ante los diferentes caminos que le ofrecen los textos electrónicos.

  • Monitoreo del autodominio de habilidades:

Se vincula a la necesidad de desarrollar comportamientos maduros orientados a auto diagnosticar las capacidades relacionadas con el e-learning, desarrollarlas y mejorarlas.

"Los docentes y las instituciones tienen la responsabilidad de hacer que sus estudiantes sean conscientes de su papel de estudiantes virtuales, y de lo que comporta cada dimensión competencial de este rol".[11] 

Características que deben presentar tanto los profesores como los alumnos de entornos virtuales[editar]

Las características que deben presentar los profesores que trabajan en entornos virtuales son:

  • Entienden la naturaleza y la filosofía de la educación a distancia bajo el influjo del nuevo paradigma telemático.
  • Identifican las características del estudiante o participante más allá de las fronteras geográficas, y asumiendo diferentes contextos.
  • Diseñan y desarrollan cursos interactivos que utilicen en forma apropiada las nuevas tecnologías.
  • Adaptan las estrategias de enseñanza y aprendizaje para la educación virtual.
  • Organizan los recursos en un formato o diseño capaz de potenciar el estudio independiente.
  • Se entrenan en la práctica de los nuevos sistemas virtuales.
  • Se involucran en la organización, planificación y toma de decisiones.
  • Evalúan la actitud de los estudiantes hacia los nuevos medios telemáticos.
  • Son un agente innovador tanto tecnológica como socialmente.

Todas estas características ponen de manifiesto un cambio significativo en el papel que desempeña el docente, deviniendo el concepto de "guía que acompaña", o en inglés "guide on the side", acuñado por Palloff, R. & Prat, K. (2001). Estos mismos autores definen en el año 2003 las características que deben presentar los alumnos en línea, recogidas por Borges, F. (2007):

  • Creen que el aprendizaje de calidad puede tener lugar en cualquier entorno, sea presencial o virtual.
  • Saben que aprender en un entorno virtual no resulta más fácil necesariamente.
  • Relacionan su vida real con lo que aprenden.
  • Manejan adecuadamente la ambigüedad o la incertidumbre que se puede dar en un entorno virtual de enseñanza y aprendizaje.
  • Organizan su tiempo adecuadamente.
  • Construyen su propio conocimiento a partir del material de estudio y de las relaciones con los compañeros y con el profesor.
  • Muestran una gran motivación y autodisciplina.
  • Utilizan, si es necesario, los canales de petición de ayuda que la institución pone a su disposición.
  • Ayudan a los compañeros y están dispuestos a colaborar y a mantener una buena atmósfera en el aula virtual.
  • Tienen una actitud proactiva y son autónomos.


El proceso de evaluación en la enseñanza-aprendizaje electrónico[editar]

La evaluación en el proceso de enseñanza-aprendizaje electrónico debe contar con un sistema de evaluación con dos elementos claves:

  • Diseño de instrumentos para recoger información en las distintas instancias del programa.
  • Herramientas de procesamiento de la información recogida.


«La evaluación debe ser el medio de calificar no sólo la bondad del resultado, sino también el medio de iniciar un análisis de las responsabilidades de todos los elementos que codeterminan el resultado. Es decir, un recurso de investigación científica en conexión con la propia acción, un elemento interno e imbricado en el propio sistema didáctico». (Gimeno Sacristan, 1986; Mena y otras, 2005).


En este proceso de evaluación es importante analizar los actores claves y las implicancias de esta instancia en ellos:

Alumno

Le permite:

  • Comprobar permanentemente cómo marcha su proceso de aprendizaje.
  • Recibir la información de sus tutores y del resto del sistema acerca de sus aciertos, errores, posibilidades, limitaciones y caminos alternativos en el trayecto hacia el logro de los objetivos propuestos.
  • Rediseñe su proceso de aprendizaje en función dela retroalimentación recibida. (Mena y otras, 2005)


Tutor

Le permite:

  • Obtener datos para apreciar la calidad del proceso de aprendizaje que está desarrollando el alumno.
  • Diseñar caminos alternativos para orientarlo.
  • Comprobar la eficacia de su accionar docente y de las estrategias didácticas utilizadas.
  • Determinar los aspectos positivos y negativos del material utilizado e informar a los responsables acerca de ellos. (Mena y otras, 2005)


Mediación en la enseñanza en entornos virtuales[editar]

La mediación es, sin lugar a dudas, el componente que la singulariza desde su propia naturaleza, desde la comunicación por correspondencia hasta el uso de Internet. Dada esta condición mediática y la constante evolución de las tecnologías de la información, las posibilidades fácticas de la EAD resultan dinamizadas de modo tal que, aunque se conserven elementos constitutivos constantes, aparecen variaciones de magnitud que alteran el juego dialéctico entre la teoría y la praxis de la modalidad.
Realmente falta énfasis en este punto, puesto que si llega a no mostrarse al alcance de toda la sociedad es por la debilidad mediática que posee este sistema, convirtiéndose en algunos frentes como una educación débil y sin sustento, caso que se llega a creer por la mayoría de la sociedad, cuando realmente resulta ser todo lo contrario; la evolución de las tecnologías ha facilitado que los antiguos procedimientos educativos puedan ser ahora mucho más dialógicos, interactivos, creativos y flexibles. Siguiendo la línea crítica que atraviesan las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), también pueden ser aplicadas a la relación educativa sin la adecuada mediación de los límites del avance evolutivo, o comúnmente conocido como “miedo a lo nuevo” como principal barrera para que el sistema de educación a distancia sea aceptado con mayor fluidez.

María Elena Chan Núñez, del área de Coordinación de Investigación del Sistema de Universidad virtual de la Universidad de Guadalajara, México, escribió un artículo para la Revista Electrónica de Investigación Educativa http://redie.uabc.mx/redie/article/view/190/1100, referido a las Competencias mediacionales para la educación en línea.

En el artículo las Competencias mediacionales para la educación en línea,  la pedagoga centra su análisis en la educación por y para la virtualidad. Y considera importante que quienes trabajan en el proceso educativo en los entornos digitales, se hagan cargo, también, de la construcción de los mismos. A las competencias que deben asumir  los actores de los procesos educativos virtuales, María Elena Chan las llama mediacionales.

Usando las competencias mediacionales, los actores de la educación virtual deben concebir un modelo de diseño pedagógico que atienda a ese entorno digital, en donde conviven “colectivos, culturas, razas”. Entorno digital que, según Chan, “no es un reflejo de la sociedad, sino un espacio de interacción social, socialmente construido, real  y tangiblle.”

Lo antes señalado, es el punto de partida para desarrollar su artículo Competencias mediacionales para la educación en línea. Chan cambia el posicionado orden de la educación en línea: la relación entre tecnologías de la información y de la comunicación con la educación, no sólo puede leerse desde la perspectiva de las tecnologías como herramienta o soporte mediático para la educación, sino también de forma inversa pensada como educación para la comunicación y la información con soportes tecnológicos.  Con ello quiere darle más importancia al tercer entorno, el digital, como espacio social. Éste requiere constructores, actores y no sólo navegantes, observadores o lectores que consumen lo que otros producen (…)

Y para construir ese entorno digital trabaja sobre las siguientes competencias mediacionales.

1.     Entorno digital como entorno de vida y lecturas sobre el contexto

El entorno digital, al cual  (Echeverría 2000)  lo llama realidad aumentada, según cita María Elena Chan, es un mundo artificial creado por un sistema informático, donde el usuario tiene la impresión de estar en dicho mundo, siendo capaz de navegar a través del mismo y de manipular los objetos que hay en él. Es un espacio que se siente, que tiene vida.

La realidad aumentada, junto a los entornos natural y social, mantiene prácticas reales, sentimientos reales, interacciones reales. Echeverría lo sintetiza así: El entorno digital es igual a espacio de interacción. Chan muestra en el presente gráfico, las lenguas que habitan en mayor porcentaje la realidad aumentada.

Población por lenguas en línea (total: 801.4 millones a septiembre de 2004).

Luego de representar la interacción de contenidos en las diferentes lenguas, la autora del artículo analiza las ausencias y presencias de las diferentes culturas en la realidad aumentada:

“La desproporción entre la representación de las lenguas, hace suponer que los contenidos de ciertas culturas están poco representados y ausentes. Así como tomamos el parámetro de la lengua, podríamos reconocer cualquier otra categoría para comparar las proporciones: nacionalidad, campos disciplinarios o científicos, temas de interés. Esto nos permitiría observar hasta dónde y quiénes están colocando los contenidos que más circulan y ¿qué tanta representación hay de la diversidad cultural, de las problemáticas e intereses de grupos y tratamiento de temas planetarios?"

Chan considera que hay retos visibles que debe asumir el sistema educativo para la vida en el entorno digital:

°          Patrimonio cultural en el entorno digital: El entorno digital se está convirtiendo en un gran contenedor y distribuidor de patrimonio cultural, un modo de preservación y de posicionamiento.

°          Modelamiento de las interacciones sociales: Las redes sociales tejidas por las generaciones más jóvenes se están modelando en el espacio digital, en su ritmo, su lenguaje y sus temas.

°          Las competencias profesionales: Cada vez más las profesiones se operan en entornos digitales o con herramientas digitales. Una alta proporción del saber y el hacer profesional requieren dominio de entornos y herramientas digitales.

°          Mirada planetaria sobre el conocimiento: La posibilidad de formación de grupos y colocación de agendas internacionales posibilita el tratamiento informativo del conocimiento desde una perspectiva planetaria.

°          Multiculturalidad: Nunca como ahora se tuvo el potencial de acceso a contenidos culturales, tan diversos y tan ricos en expresión por la utilización de los múltiples lenguajes que se materializan en el entorno digital.

La docente e investigadora de la Universidad virtual de la Universidad de Guadalajara, cree que por las razones arriba descritas  la educación para la virtualidad es necesaria pero tiene en frente varios obstáculos que le impiden lograr su total expansión. Los cita y los desarrolla:

·       El concepto de internacionalización educativa: Las instituciones educativas de nivel superior suelen ver el entorno digital con una perspectiva de ampliación del mercado de servicios educativos. Así, el mundo se divide entre las instituciones que venden y las que consumen, y se considera que se cubren parámetros de internacionalización lo mismo si se ha logrado colocar el producto en otros países, que si se tienen contratos para abrir sedes locales de programas extranjeros. Con ello se parcializa la visión sobre las posibilidades de la universidad virtual, dado que no se toma conciencia del potencial para la creación de redes de conocimiento planetario, ni de conservación (digital) y difusión del patrimonio cultural. La inversión y organización de lo virtual se carga así a la enseñanza, para cubrir cada vez a mayor número de “clientes” independientemente de la calidad de esos productos desarrollados para un consumo masivo:

·       Uso de tecnologías prioritariamente para acceso a información: Otro eje problemático es el que se aleja de la comprensión de la revolución digital en todas las dimensiones de su impacto social y cultural, para reducir el uso tecnológico al acceso informativo. Numerosas instituciones basan sus políticas de equipamiento y entrenamiento en hacer accesible información a la gente, y no en la potenciación de la comunicación y de las herramientas de expresión. Los usuarios tienen acceso a máquinas y navegadores, pero no a los programas de autoría de contenido.

·       Competencias administrativas y técnicas enfocadas en los entrenamientos sobre tecnología educativa: Hay también una reducción en cuanto a lo que se supone por competencia necesaria para usar la tecnología en educación. Se considera que los saberes principales requeridos son la planeación de estrategias, la administración de contenidos y actividades, así como el buen manejo de todas las posibilidades de los soportes; pero se dejan de lado las competencias comunicativas.

·       El diseño de plataformas se hace considerando procesos de administración y control: El desarrollo de dispositivos tiende a facilitar la administración y el control de los procesos escolares, pero muy poco se diseña considerando los modos de interacción, la significación y expresión requeridos para modelos educativos diversos. Estas plataformas de administración acaban imponiendo su estructura a las relaciones educativas.

Es así que puede cerrarse este apartado con algunas preguntas, resalta la académica mexicana: ¿Qué función deben asumir las instituciones educativas ante la revolución digital? ¿Qué dimensiones de la revolución digital son visibles hoy para las instituciones educativas? ¿Se está considerando la producción de conocimiento en las instituciones como parte de un posicionamiento y ocupación de espacios en esta sociedad digital? ¿La escuela está asumiendo una función constructora del entorno digital?

Este tipo de preguntas pueden asumirse en un tipo de investigación que recupere la tecnicidad como categoría en la investigación educativa y, particularmente, la que se realiza sobre el campo de la educación virtual. Pero ¿qué significa recuperar la tecnicidad como categoría?

Significa considerar la tecnología como modeladora de relaciones, de modos de expresión; como facilitadora de lenguajes y espacios y, a su vez, modelable por las visiones constructivas de lo social, específicamente de lo educativo.

En el discurso pedagógico es común encontrar la afirmación de que las tecnologías sólo son herramientas o medios. Esta visión las reduce y las coloca en un terreno aparente de subordinación a los fines educativos. Además suele también observarse a las computadoras y sus recursos como los artefactos en torno a los cuales se investiga, considerando la relación hombre-máquina en sus posibilidades didácticas, sin abordar todo lo que circula en la red y a través de los programas de software, como el verdadero espacio social de aprendizaje.

La posición que se asume en este artículo pretende evidenciar que esta forma de negar las otras dimensiones de la comunicación, más allá de lo meramente mediático, anulan la posibilidad de calibrar el peso del uso tecnológico en las transformaciones culturales.

El discurso típico de lo que debe ir antes (lo pedagógico) y lo que debe ir después (lo tecnológico) niega, en cierta forma, la mediación tecnológica que puede transformar incluso el sentido de los objetivos, la selección y la forma que toman los contenidos, el tiempo que se dedica a realizar actividades y el modo de hacerlo. Además, considerar el efecto mediacional de la tecnología como base de una reflexión de lo educativo-virtual que rebase las limitaciones dicotómicas impuestas para investigar lo pedagógico como separado de lo tecnológico, es indispensable para obtener un conocimiento profundo del significado social de la revolución digital, resalta la docente coordinadora del área de investigación del Sistema de Universidad Virtual de la Universidad de Guadalajara.

Las otras 4 competencias mediacionales que María Elena Chan cita son:

2.    Mediación estructural de las tecnologías sobre la producción de conocimiento

3.    Mediación y competencia mediacional

4.    Un modelo mediacional para el diseño educativo en entornos digitales

5.    Desafíos para la interdisciplina

Fuente: Chan, M. E. (2005). Competencias mediacionales para la educación en línea. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 7 (2). Consultado el día 24 de junio de 2016 en: http://redie.uabc.mx/vol7no2/contenido-chan.html

Blended learning[editar]

Existen numerosas experiencias educativas en las cuales el e-learning se articula con situaciones de aula presenciales. Este tipo de modalidad semipresencial se denomina blended learning (b-learning). El b-learning combina la modalidad tradicional del encuentro cara a cara entre docentes y estudiantes con el aprendizaje a distancia.[12]

La combinación entre ambas modalidades está orientada a posibilitar nuevos aprendizajes, por lo tanto, siguiendo a García Areito blended learning podemos sostener que antes de hablar de mezcla nos inclinamos por integración que nos llevaría a una idea semejante de un Modelo de enseñanza y aprendizaje integrado.

Ejemplos de aprendizaje electrónico[editar]

A principios de los años noventa el Ministerio de Educación de España crea el proyecto Aula Mentor, cuyo objetivo es proporcionar un sistema de formación para personas adultas utilizando las tecnologías de la información y la comunicación en el ámbito de la formación no reglada con un enfoque abierto, flexible y a distancia a través de la red Internet. Existen distintas instituciones y empresas cuyo objetivo es favorecer la inclusión del e-learning como futuro de la formación como es el caso de Elerniam.

Actualmente en México existe un sistema impartido por la UNAM denominado Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (SUAyED). Esta modalidad educativa surge como apoyo al sistema abierto y al presencial, caracterizado por el uso y aplicación de las tecnologías de la información y comunicación. La flexibilidad y potencialidad para el estudio independiente evita las barreras de horarios, lugar, edad, trabajo, entre otras, permitiendo que cualquier persona que cubra los requisitos de ingreso pueda optar por un título universitario. El uso de las TICs, la responsabilidad y el compromiso son las bases para el desarrollo de la educación a distancia.

El Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (SUAyED) perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se crea como una alternativa adaptada a las necesidades de aprendizaje electrónico con un sistema innovador, flexible, que propicia un estudio independiente, con metodologías de enseñanza y la evaluación de los conocimientos con criterios de calidad normados por un estatuto. En México todo ciudadano si tiene los requisitos de ingreso puede aprovechar esta gran oportunidad de estudio para adquirir un título universitario. En la modalidad a distancia se ofertan un bachillerato, veinte licenciaturas y cuatro doctorados. También se ofrecen a distancia tres especializaciones y tres programas de maestría en seis campos del conocimiento. Para ingresar hay que estar pendiente a la convocatoria que se publica durante el año en el portal SUAyED y en las redes sociales. Los primeros trámites son por internet, aprobar la evaluación de conocimientos por medio de un examen presencial, acreditar satisfactoriamente el curso propedéutico SUAyED. La UNAM exige los mismos requisitos de ingreso, de acuerdo a la normatividad vigente, y otorga a los alumnos seleccionados los mismos títulos y grados según corresponda, ya que tienen los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro alumno de la universidad. Actualmente SUAyED está conformado por un consejo asesor, por las facultades, escuelas, centros, institutos y sedes que ofrecen programas académicos, y por la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (CUAED).

SUAyED - PORTAL DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO. Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia [en línea]. [Consulta: 9 de diciembre de 2015]. Disponible en web: http://suayed.unam.mx/Acerca_del_SUAyED_4septiembre2014.pdf

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) también cuenta con un servicio de aprendizaje a distancia llamado Polivirtual el cual ofrece en México estudios de bachillerato, licenciatura, posgrado y servicios educativos complementarios en modalidades alternativas, innovadoras y flexibles con apoyo de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Para garantizar la calidad de la atención a estudiantes y usuarios, en el Polivirtual confluyen los esfuerzos y recursos de distintas dependencias politécnicas, a saber: unidades académicas, áreas de coordinación académica, técnica y administrativa.

El Bachillerato Tecnológico Bivalente a Distancia (BTBD) dependiente del IPN ofrece la oportunidad de estudiar el bachillerato sin importar la edad o el lugar donde se encuentre el alumno obtendrá un certificado para continuar con sus estudios en alguna licenciatura, ofreciendo además un título de técnico en alguna de las 15 especialidades con las que cuenta.

El Polivirtual cuenta con 6 licenciaturas para poder cursar en la misma modalidad no escolarizada a distancia con la misma calidad y reconocimiento que la modalidad presencial, con la ventaja de que el alumno puede avanzar a su propio ritmo sin necesidad de descuidar sus actividades diarias, ni pérdida de tiempo en traslados a la unidad académica, este servicio del IPN también cuenta con estudios de posgrado y complementarios.  

Otra opción en México para el aprendizaje electrónico se encuentra en la Universidad Abierta y a Distancia de México UNAdM , ésta  es una institución descentralizada de la Secretaría de Educación Pública (SEP) es totalmente gratuita y pública, está reconocida como Universidad a partir del 19 de enero de 2012. Cuenta con una amplia gama de Licenciaturas e Ingenierías, también existe la opción de estudiar una carrera como Técnico Superior Universitario y por el momento ofrece dos postgrados.

Un ejemplo de esta forma de enseñanza lo comparte María de los Ángeles, mexicana de nacimiento. Decidió vivir en Atlanta, Georgia, Estados Unidos de América desde el año 1985. En el año 2014 decide estudiar su bachillerato a distancia en la Universidad Nacional Autónoma de México, ingresa a la página de http://www.bunam.unam.mx/ atendiendo la convocatoria de noviembre 2014; realizó sus exámenes y comenzó sus estudios en línea a partir de febrero del 2015. Hasta la fecha su aprendizaje es complicado por el tiempo que dejo de estudiar. Las expectativas en cuanto al cumplimiento y desarrollo de las tareas son muy altas, y la materia de matemáticas fue su mayor reto; sin embargo, sus resultados han sido satisfactorios. Definitivamente para ella el aprendizaje y la enseñanza en línea son una magnífica oportunidad de desarrollo profesional. Para las personas que deciden emigrar a otros países, es excelente encontrar este tipo de herramientas y métodos.

Las herramientas de enseñanza en línea y su función cognitiva en la generación de aprendizaje[editar]

Las TIC han ampliado las posibilidades de acceso a la información, de desarrollo social, económico y académico, por mencionar solo algunas. También han permitido el desarrollo de propuestas educativas, como la Educación a Distancia, que permite adquirir conocimientos interdisciplinarios y habilidades que facilitan la formación de los alumnos en los ámbitos humanístico, científico y social, generando individuos autónomos, conscientes, responsables y capaces de asumir nuevos retos académicos, laborales y profesionales en la sociedad moderna.[13]

El uso de las nuevas tecnologías para la enseñanza en línea promueve el desarrollo cognitivo de los alumnos y el aprendizaje, ya que éstos enfocan su atención, sus percepciones, observaciones y sentidos hacia la resolución de las situaciones didácticas propuestas en las plataformas educativas, a través de trabajo individual así como de trabajo colaborativo. De esta manera los alumnos aprenden, construyen, comparten y transfieren conocimientos, es decir, construyen saberes y saberes-hacer. Asimismo, los ambientes virtuales de aprendizaje proveen de estímulos que modifican las estructuras mentales de los alumnos, captando sus capacidades motivadora y atencional, lo que les permite dar coherencia a las situaciones didácticas propuestas, desarrollando en ellos un pensamiento sistémico, estructurado, lógico y formal. Este proceso de adaptación de los esquemas mentales conduce al desarrollo cognitivo y al aprendizaje.[14]

Según indica Cabero[15] un error que siempre se comete con las nuevas tecnologías, y que ha llevado a que las mismas no se desarrollen todas las posibilidades que presentan para la creación de nuevos entornos formativos, es el deseo de trasladar sobre ellas principios aplicados de la enseñanza presencial o de tecnologías más tradicionales. Este hecho podría explicar la alta deserción que se observa en los cursos. Según este autor se registra más de un 80% de fracaso en la gestión de cursos a distancia y más de un 60& de abandono por parte de los estudiantes.

Los blogs: Una herramienta para la educación en línea[editar]

El rápido crecimiento de la tecnología durante los siglos XX y XXI conllevó al desarrollo de la “Sociedad de la información y el conocimiento” que es el concepto según el cual la información puede ser difundida por medio de la tecnología de manera rápida y amplia.

En la actualidad se ha vuelto una prioridad el uso de las nuevas tecnologías que se comienzan a usar en la “Educación”, una educación que se alimenta gracias a estas herramientas las cuales son utilizadas por su flexibilidad y condición ya que pueden utilizarse por doquier.

El Blog en la educación demostró ser una herramienta eficaz para el aprendizaje, una alternativa que utiliza un lenguaje crítico, didáctico y formal.

Entre los blogs más populares encontramos los que expresan de manera abierta comentarios y sentimientos del autor o autores, pero también existen aquellos blogs en los que la información proporcionada es objetiva y formal puesto que la información no contiene opiniones personales sino todo lo contrario, muestra la información tal cual es para su aprendizaje.

El blogging se ha vuelto uno de los servicios de Internet más utilizados por los artistas, políticos, analistas y estudiantes. De igual manera se ha convertido en foros de crítica y reflexión sobre una variedad de temas que conciernen a la sociedad, algunos ejemplos de blogs son: ADN político y pájaro político. Además cabe destacar que se han vuelto un símbolo de libertad de expresión, donde se comparten ideas y opiniones entre los blogueros. Un ejemplo actual, es el de la famosa bloguera cubana Yoani Sánchez la cual utilizó el Blog como medio para denunciar las injusticias y la situación social de Cuba bajo el régimen socialista de Raúl Castro. Otro ejemplo es el de Stella Serrano que creo un curso de aprendizaje gratuito de Patronaje de ropa, tecnología textil donde muchas mujeres latinoamericanas, del Caribe y otros países aprenden desde su casa a hacer su ropa como un medio de economía para su hogar o como un medio de trabajar desde su casa.

Importancia de las políticas educativas para el uso de TIC en la educación[editar]

Las TIC por sí mismas no promueven el aprendizaje, como tampoco lo hace el hecho de proveer grandes cantidades de información, por ello es necesario que los educadores hagan un uso estratégico de la información y de las TIC, con una propuesta didáctica claramente definida, y que se apeguen a políticas educativas para el uso de TIC.

Las políticas educativas para el uso de TIC contribuyen al fortalecimiento y la gestión de la planificación educativa, tal como sugiere la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En este sentido, la UNESCO creó un modelo “genérico” de simulación con miras a apoyar la planificación de la educación en los países, llamado Modelo de Simulación de Políticas y Estrategias Educativas (EPSSim). EPSSim es una herramienta técnica para la planificación estratégica, la proyección de recursos y el desarrollo de programas en el sector educativo.[16]

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) contribuyen al fortalecimiento de la planificación educativa. La UNESCO se centra en la mejora y transformación de estos sistemas.La tecnología de la comunicación amplia el acceso al aprendizaje, además de que contribuye a distribuir y actualizar la información. La UNESCO examina qué funciones pueden cumplir las TIC en la concepción de las políticas educativas. El papel que desempeña es tanto normativo como informativo.

El uso de las TIC permite mejorar la práctica y el conocimiento de los docentes, así como de sus alumnos, incidiendo en la calidad del sistema educativo.En este sentido deben de desarrollar diversas formas de integración en los procesos de enseñanza y aprendizaje, de tal forma que su incorporación tenga un sentido didáctico-pedagógico y no una simple formación tecnológica de carácter instrumental. Dicha organización marca el interés para el desarrollo de métodos innovadores en la utilización de la tecnología, ampliando el acceso a la escolaridad por medio de la reducción de costos, así como mejorar el rendimiento académico de los alumnos. El e-learning ofrece métodos de apoyo para su aprendizaje por medio del uso de instrumentos móviles como tabletas, ordenadores portátiles, teléfonos inteligentes (smartphones) y teléfonos móviles.

Razones para el crecimiento del e-learning[editar]

Los profesores de universidades y colegios en toda Norte América, Europa Occidental, y Australia utilizan, como parte integral de su enseñanza, Internet y la web.

Las razones de este crecimiento en la utilización de la web en educación responden a varias razones instructivas y socioeconómicas.

Las siguientes son las principales razones instructivas para el uso de la Internet y la Web:

  • Acceso a recursos educativos externos a la institución en una base global e instantánea;
  • Interacción mayor y flexible con estudiantes por medio de e-mail y discusiones en foros;
  • Notas de cursos, diagramas  y otros materiales de cursos disponibles para los estudiantes en cualquier momento;
  • Habilidad para combinar texto, gráficos y una cantidad limitada de multimedia , posibilitando un amplio rango de aplicaciones educativas
  • Conexiones profesionales y por disciplina en base internacional para propósitos de investigación y enseñanza;
  • Oportunidades para aprendizaje internacional, inter cultural y colaborativo;
  • Bajo costo relativo para los profesores en términos de tecnología.

Las razones sociales y económicas son más complejas. En una economía basada en conocimiento, los estudiantes necesitan aprender cómo utilizar la tecnología para satisfacer sus necesidades a la hora de realizar una producción a partir de la información que poseen.  Las economías basadas en conocimientos, cómo los servicios financieros, salud, entrenamiento, requieren  una fuerza de trabajo flexible y adaptable a los cambios que se producen en el mundo, esto implica, aprendizaje constante por parte del trabajador. Esto garantiza, que las compañías compitan efectivamente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Comisión Europea, e-Learning – Penser l'éducation de demain (documento pdf), Bruselas, 22 de mayo de 2000.
  2. a b García Peñalvo, Francisco José. «Estado actual de los sistemas e-learning». Ediciones Universidad de Salamanca. Consultado el 27/06/2016. 
  3. Baelo Álvarez, Roberto. «El e-Learning, una respuesta educativa a las demandas de las sociedades del siglo XXI.». Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación. ISSN 1133-8482. Consultado el 24 de julio de 2009. 
  4. Cabrera Almenara, Julio (2012). de Educación a Distancia/ «Tendencias para el aprendizaje digital: de los contenidos cerrados al diseño de materiales centrado en las actividades. El Proyecto Dipro 2.0.». Revista de Educación a Distancia (España) (32): 4. 
  5. Valzacchi, Jorge Rey y Asinstein, Juan Carlos (2013). «E-Learning - Buenas Prácticas en la Red Latinoamericana de Portales Educativos». http://www.relpe.org/wp-content/uploads/2013/04/06-E-Learning-Buenas-Pr%C3%A1cticas-en-la-Red-Latinoamericana-de-Portales-Educativos.pdf. RELPE / OEI. Consultado el 27/06/16. 
  6. Baelo Álvarez, Roberto. «EL E-LEARNING, UNA RESPUESTA EDUCATIVA A LAS DEMANDAS DE LAS SOCIEDADES DEL SIGLO XXI.». Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación. ISSN 1133-8482. Consultado el 24 de julio de 2009. 
  7. Adell, Jordi. «e-Learning: Enseñar y Aprender en Espacios Virtuales». Tecnología educativa. La formación del profesorado en la era de Internet. Consultado el Enero del 2009. 
  8. Francisco José García Peñalvo, usal.es, consultado el 28 de noviembre de 2010
  9. Garrison, D.R; Anderson, T. (2005). El e-learning en el siglo XXI. Octaedro. 
  10. Fainholc, Beatriz (1999). Formación del profesorado para el nuevo siglo. Lumen. pp. 208-209. 
  11. Gros Salvat, B. «Evolución y retos de la educación virtual. Construyendo el e-learning del siglo XXI». UOC. Consultado el 25 de junio de 2015. 
  12. Aguado, David. «Desarrollo de competencias mediante Blended Learning: un análisis descriptivo». Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación. ISSN 1133-8482. Consultado el 24 de agosto de 2015. 
  13. Herrera Bautista, Miguel Ángel. «Las nuevas tecnologías en el aprendizaje constructivo». Revista Iberoamericana de Educación. ISSN 1681-5653. Consultado el 24 de abril de 2013. 
  14. Leyva García, Víctor Hugo; Díaz García, Erika; et. al. (abril de 2013). «La función cognitiva del microcontrolador Arduino en la generación de aprendizaje». UNAMente Robótica (México: Facultad de Ingeniería. UNAM) (5): 6. Consultado el 1 de mayo de 2013. 
  15. Cabero, Julio (04/2006). «Bases pedagógicas del e-learning». Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento. Consultado el 27/06/2016. 
  16. UNESCO. «Modelo de Simulación de Políticas y Estrategias Educativas (EPSSim)». Consultado el 24 de abril de 2013. 

Bibliografía[editar]

  • AREA, M. y ADELL, J. (2009): «―eLearning: Enseñar y aprender en espacios virtuales.» En J. De Pablos (coord): Tecnología Educativa. La formación del profesorado en la era de Internet. Aljibe, Málaga, pp. 391-424.
  • Boneu, J. M. (2007). «Plataformas abiertas de e-learning para el soporte de contenidos educativos abiertos.» RUSC. Universities and Knowledge Society Journal, 4(1), 8.
  • Fainholc, B. L.  (2012): «Aprendizaje electrónico.»
  • Santiago, R., Trabaldo, S., Kamijo, M. & Fernández, Á. (2015): «Mobile Learning: Nuevas realidades en el aula (Innovacion Educativa).»
  • CABERO, Julio; "Bases pedagógicas del e-learning"; Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, Vol.3, Nro. 1, Abril 2006.
  • Tony Bates. UNESCO(2001). National strategies for e-learning in post-secondary education and training.

Enlaces externos[editar]