Apofenia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La apofenia (del griego ἀπό, apó, "separar, alejar", y φαίνειν, phaínein, "aparecer, manifestar(se) como fenómeno, fantasía") es la experiencia consistente en ver patrones, conexiones o ambos en sucesos aleatorios o en datos sin sentido. Este término tiene acepciones diferentes en los ámbitos de la Psicología y de la Estadística, donde también suele utilizarse.

Terminología: historia[editar]

El término fue acuñado en 1959 por Klaus Conrad, quien lo definió como «visión sin motivos de conexiones» acompañada de «experiencias concretas de dar sentido anormalmente a lo que no lo tiene». Por ejemplo, se piensa en un teléfono y este suena por casualidad; sin embargo, se puede creer que sonó porque nuestro pensamiento lo provocó. Algunos profesionales de salud de urgencias creen que las noches de luna llena son más agitadas que las demás; esto se debe a que se presta atención cuando efectivamente ocurren simultáneamente, y se ignoran los casos que se oponen a la creencia.

En el 2001 el neurocientífico Peter Brugger citó la terminología de Conrad,[1]​ y definió este término como la "percepción no motivada de conexiones", acompañada de la "experiencia específica de dar un significado anormal".

Estadística[editar]

En estadística, la apofenia suele estar relacionada con un error de tipo I, que puede llevar a conclusiones falsas en una investigación. La probabilidad de encontrar una asociación espuria o casual entre dos variables, y creer erróneamente que se ha encontrado una asociación real, se incrementa cuando en lugar de aplicar el método científico se realiza el hackeo estadístico de una base de datos (P-hacking). Esta mala práctica consiste en jugar con una base de datos y relacionar la variable dependiente con todas las posibles variables independientes hasta encontrar una asociación estadísticamente significativa, sin haber establecido previamente un marco conceptual y una hipótesis de investigación que justifiquen por qué se van a estudiar estas relaciones.[2]​ La publicación de estos resultados en revistas científicas es una de las causas de la pérdida de credibilidad y reproducibilidad de la ciencia, lo que ha llevado a muchos científicos y científicas a realizar manifiestos de alerta.[3]

Psicología[editar]

Conrad describió originalmente este fenómeno en relación con la distorsión de la realidad presente en la psicosis y se ha sugerido que la apofenia puede ser un vínculo con la creatividad, pero se ha utilizado más ampliamente para describir esta tendencia en individuos sanos, sin que esto implique necesariamente la presencia de enfermedades neurológicas o mentales. La apofenia también se usa a menudo como explicación de afirmaciones paranormales o religiosas. A la larga, todos seríamos descendientes de aquellos homínidos cuyos cerebros asociaron los ruidos detrás de la hierba con la presencia de un animal hostil al acecho. Ante estas presiones ambientales, la percepción de patrones y la supuesta intencionalidad de los eventos naturales son sensaciones emergentes inevitables.[4]​ Se piensa que los seres humanos somos criaturas buscadoras de patrones por naturaleza, pues la evolución seleccionó positivamente la asociación entre eventos.[5]

Pareidolia[editar]

Es como la ilusión llamada pareidolia, pero no se perciben figuras que pueden reconocerse como imágenes, sino formas aleatorias exageradas.[cita requerida]

Ejemplos de apofenia en el cine y la televisión[editar]

  • En el capítulo 7 de la primera temporada de la serie Houdini & Doyle, Harry Houdini menciona este fenómeno cuando Arthur Conan Doyle descubre lo que parece ser un patrón: "Estamos hechos para encontrar patrones; nos ayuda a descubrir predadores (...) Y nos hace ver caras en todos lados: desde el hombre en la Luna a Jesús en una tostada." Conan Doyle responde aludiendo al término apofenia, y añade: "A veces las ves en la frente de la gente." Descubren, así, en las marcas halladas en el cuello de dos víctimas la marca de Abadón.[6]
  • La película de suspense El número 23, protagonizada por Jim Carrey, narra la historia de un hombre que se obsesiona con el número 23.
  • La película de Darren Aronofsky, Pi, en la que el protagonista se obsesiona con encontrar la base o modelo de números que conforman la Torá.
  • La serie Stranger Things Temporadada 3, le explican a la señora Byers que quizás sufre de apofenia por encontrar patrones donde no los hay, respecto al estar viendo en distintos lugares como se caen los imanes caseros.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Brugger, P. (2001). "From Haunted Brain to Haunted Science: A Cognitive Neuroscience View of Paranormal and Pseudoscientific Thought", Hauntings and Poltergeists: Multidisciplinary Perspectives, edited by J. Houran and R. Lange (North Carolina: McFarland & Company, Inc. Publishers).
  2. García-Garzón E et al. (2018) Estudios de replicación, pre-registros y ciencia abierta en Psicología. Apuntes de Psicología 1-2: 75-83
  3. Munafò MR et al. (2017) A manifesto for reproducible science. Nature Human Behaviour 1, 0021 doi:10.1038/s41562-016-0021 [1]
  4. Why People Believe Weird Things: Pseudoscience, Superstition, and Other Confusions of Our Time. (1997, reeditado en 2002) ISBN 0-8050-7089-3
  5. Cosmos: A Spacetime Odyssey, "Some of the Things That Molecules Do"
  6. Serie de televisión Houdini & Doyle, temporada 1, capítulo 7, aproximadamente minuto 10. (Consultado sábado 15 de julio de 2017.)

Enlaces externos[editar]