Aplicabilidad directa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un concepto de la derecho constitucional de la Unión Europea que trata específicamente de regulaciones, la aplicabilidad directa (o la característica de regulaciones a ser efectivas directamente) se expone en el artículo 249 (ex art. 189) de los Tratados de Roma (enmendado por el Tratado de Niza).[1]

Mientras a veces se confunde con la doctrina de efecto directo, la aplicabilidad directa refiere al hecho de que las regulaciones no requieran legislación implementoria dentro de los Estados Miembros - tienen efecto tan pronto como son publicadas por la Comisión Europea.

Quizás se puede explicar esta confusión con referencia a la disposición del tratado que gobierna las regulaciones que dispone que sólo regulaciones tienen aplicabilidad directa en los Estados Miembros. La jurisprudencia temprana del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sugiere que el 'efecto directo' fue una consecuencia de la aplicabilidad directa como se pensó que los redactores del Tratado original tuvieron la intención que sólo regulaciones serían efectivo directamente. Sin embargo, la expansión de la doctrina de el efecto directo a incluir directivas y otras medidas sirvió a crear una distinción entre la aplicabilidad directa y el efecto directo. Hoy en día, la aplicabilidad directa quiere decir que las regulaciones no requieren implementación doméstica - si el efecto directo sólo fue considerado a ser una consecuencia de la aplicabilidad directa, entonces la relación ha sido roto por una serie de casos del TJUE.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «The relationship between rights and remedies in EC law: in search of the missing link.». Common Market Law Review (October , 2004). Consultado el 27 de diciembre de 2007.