Apenas un delincuente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Apenas un delincuente es una película argentina del género de policial filmada en blanco y negro dirigida por Hugo Fregonese según su propio guion escrito en colaboración con Israel Chas de Cruz, Raimundo Calcagno, Tulio Demicheli y José Ramón Luna que se estrenó el 22 de marzo de 1949 y que tuvo como protagonistas a Jorge Salcedo, Tito Alonso, Sebastián Chiola, Homero Cárpena, Nathan Pinzón, Linda Lorena, Josefa Goldar y Jacinto Herrera. Un filme que es un hito en el cine policial semidocumental y que tiene a Buenos Aires como uno de sus protagonistas. Tulio Demicheli colaboró también en el encuadre.

Sinopsis[editar]

La película cuenta la historia de José Morán, interpretado por Jorge Salcedo, un empleado que desea salir a cualquier precio de la vida gris que lleva, y cree descubrir para ello, un plan perfecto para ello: estafar a la empresa donde trabaja en una importante suma de dinero, esconder mientras cumple la condena de seis años de cárcel que le dan por el hecho y disfrutarlo a su salida. Una vez en la cárcel la vida se complica tanto para él como para su familia y poco a poco el plan perfecto empieza a develarse como un terrible error.[1]

Reparto[editar]

Los intérpretes del filme fueron:[1]

Jorge Salcedo Tito Grassi y Mauricio Esposito en una escena del film Apenas un delincuente, dirigido por Hugo Fregonese

.

Comentario[editar]

Santiago García opina que la narración de una simple historia le alcanza y sobra para ser uno de los policiales más sobresalientes de la historia del cine nacional. Con un impactante comienzo que retrata la fiebre de la ciudad de Buenos Aires, la película es un excelente ejemplo de cine de gángsters, que brilló en la década de 1930 en Hollywood y cuya estética con elementos de documental y su mirada del universo del hampa, quedó inmortalizado en imágenes. Fregonese se muestra como un director conocedor de su oficio que acompaña esta estética con un constante ritmo y un gran espectáculo. Además del protagonista, el filme brilla por un grupo de actores secundarios notables que interpretan a la particular fauna carcelaria. Sebastián Chiola, Nathan Pinzón y Homero Cárpena forman un trío memorable de presos. Asimismo, Tito Alonso, como el hermano de José Morán, encaja a la perfección en su rol de hermano honesto que debe aceptar una ayuda de su hermano, aunque luego éste empiece a creer que lo traiciona. La película es un cuento moral y enseña que quienes cometen un crimen deben pagarlo pero también muestra cómo la delincuencia libera ambiciones ocultas en el común de la población, lo que constituye parte del ambiguo encanto de estas películas. Más de 60 años después este filme hecho con nervio, energía y talento sigue brillando y entreteniendo como en su estreno, y no sólo por ser un gran policial, sino también, un agudo retrato de un personaje muy porteño.[2]

La crónica del diario Crítica decía que «la realización de H. Fregonese es cinematográfica y da a la película una fisonomía muy norteamericana sin que ese alarde, disimulado por la misma fluidez de la acción, llegue al virtuosismo de visible fabricación artificial».[1]

La investigadora Clara Kriger dice que esta película inaugura en el cine argentino el gusto por mostrar el trajín de las calles urbanas, la gente apurada cruzando la calle, los tranvías y todo aquello que pudiera representar la velocidad de la vida urbana, más las persecuciones a través de techos rutas y calles con autos motos y helicópteros en tanto los delincuentes y los policías utilizan todos los medios de comunicación disponibles. El filme suma elementos realistas, sacados de la vida cotidiana local, expone las modalidades actualizadas tanto del delito como de su persecución.[3]

Fue la última película de Sebastián Chiola y la primera película argentina admitida en el Festival Internacional de Cine de Venecia. Con el antecedente de esta película sumado a sus anteriores filmes Pampa bárbara, Donde mueren las palabras y De hombre a hombre, Fregonese hace su segunda incursión en Hollywood y esta vez es contratado para dirigir diversas películas.[1]

Referencias[editar]

  1. a b c d Manrupe, Raúl; Portela, María Alejandra (2001). Un diccionario de films argentinos (1930-1995). Buenos Aires: Editorial Corregidor. p. 30. ISBN 950-05-0896-6. 
  2. García, Santiago. «Apenas un delincuente, de Hugo Fregonese. Hollywood en castellano». Archivado desde el original el 23 de septiembre de 2009. Consultado el 6 de julio de 2010. 
  3. Kriger, Clara: Cine y Peronismo. El estado en escena pág. 141. Siglo XXI Editores Buenos Aires 2009 ISBN 978-987-629-085-2

Enlaces externos[editar]