Apego en adultos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Apego en adultos se ocupa de la teoría del apego en las relaciones adultas, incluyendo amistades, asuntos emocionales, relaciones románticas adultas y en algunos casos los objetos inanimados conocidos como "objetos transicionales. "[1]

La teoría del apego se estudió inicialmente en la década de 1960 y 1970, principalmente en el contexto de los niños y los padres. Se extendió a las relaciones adultas a finales de 1980. Se han identificado en los adultos cuatro estilos principales de apego:

  • seguro
  • ansioso - preocupado
  • desdeñoso - evasivo
  • miedo - evasivo

Los investigadores han explorado la organización y la estabilidad de los modelos de trabajo mentales que subyacen a estos estilos de apego. También han explorado cómo los resultados de fijación impactan en relación a la fijación dinámica.

Extensión de la teoría de apego[editar]

John Bowlby y Mary Ainsworth fundaron la teoría moderna del apego en los estudios de los niños y sus cuidadores. Los niños y los cuidadores fueron el foco principal de la teoría del apego durante muchos años. Luego, a finales de 1980, Cindy Hazan y Phillip Shaver aplicaron la teoría del apego a las relaciones adultas.[2][3][4]​ Hazan y Shaver notaron que las interacciones entre los adultos comparten similitudes con las interacciones entre niños y cuidadores. Por ejemplo, parejas sentimentales con deseo de estar cerca el uno al otro. Los adultos se sienten reconfortados cuando sus relaciones están presentes y ansioso o solos cuando están ausentes. Las relaciones románticas, por ejemplo, sirven como una base segura que ayuda a las personas frente a las sorpresas, oportunidades y desafíos de la vida. Similitudes como estas llevaron Hazan y Shaver a extender la teoría del apego a las relaciones adultas.

Por supuesto, las relaciones entre los adultos difieren en muchos aspectos de las relaciones entre los niños y sus cuidadores. La teoría no es que estos dos tipos de relaciones sean idénticas. La pretensión es que los principios básicos de la teoría del apego se aplican a ambos tipos de relaciones.

Los investigadores tienden a describir los principios básicos de la teoría del apego a la luz de sus propios intereses teóricos. Sus descripciones parecen bastante diferentes en un nivel superficial. Por ejemplo, Fraley y Shaver[5]​ describe las "proposiciones centrales " de apego en adultos de la siguiente manera:

  • Las dinámicas emocionales y conductuales de las relaciones lactante y su cuidador y las relaciones adultas se rigen por el mismo sistema biológico.
  • Los tipos de diferencias individuales observadas en las relaciones lactante y su cuidador son similares a los observados en diversas relaciones adultas cercanos.
  • Las diferencias individuales en la conducta de apego adulto son un reflejo de las expectativas y creencias de personas se han formado sobre sí mismos y sus estrechas relaciones sobre la base de sus historias de fijación; estos "modelos de trabajo" son relativamente estables y, como tal, puede ser reflejo de las experiencias de cuidados tempranos.
  • El amor romántico, como comúnmente se concibe, implica la interacción de unión, el cuidado y la intimidad.

Compare esto con los cinco "proposiciones fundamentales " de la teoría del apego listados por Rholes y Simpson:[6]

  • Aunque el impulso básico para la formación de las relaciones de apego es proporcionado por factores biológicos, los lazos que forman los niños con sus cuidadores están determinadas por la experiencia interpersonal.
  • Experiencias en relaciones anteriores crean modelos internos de trabajo y estilos de apego que afectan sistemáticamente las relaciones de apego.
  • Las orientaciones de fijación de los cuidadores adultos influyen en el vínculo de apego a sus hijos tienen con ellos.
  • Modelos de trabajo y orientaciones de fijación son relativamente estables en el tiempo, pero no son impermeables a cambiar.
  • Algunas formas de desórdenes clínicos de inadaptación y psicológicos son atribuibles en parte a los efectos de los modelos de trabajo inseguras y los estilos de apego.

Si bien estas dos listas reflejan claramente los intereses teóricos de los investigadores que los crearon, una mirada más cercana revela una serie de temas comunes. Los temas compartidos afirman que:

  • Las personas son impulsadas biológicamente para formar lazos con los demás, pero el proceso de apego que forman está influenciado por las experiencias de aprendizaje.
  • Las personas que forman diferentes tipos de apego en función de las expectativas y creencias que tienen sobre sus relaciones. Estas expectativas y creencias constituyen "modelos de trabajo "interno que se utilizarán para orientar los comportamientos de relación.
  • Los "modelos internos de trabajo" son relativamente estables a pesar de que pueden ser influenciados por la experiencia.
  • Las diferencias individuales en el apego pueden contribuir de manera positiva o negativamente a la salud mental y la calidad de las relaciones con los demás.

Sin duda estos temas podrían ser descritos en una variedad de formas (y otros temas añadidos a la lista). Independientemente de cómo se describen los principios básicos de la teoría del apego, la idea clave es que los mismos principios se aplican de unión para cerrar las relaciones a lo largo de la vida útil.Los principios de la unión entre los niños y los cuidadores son fundamentalmente los mismos que los principios de la unión entre los adultos.

Estilos[editar]

Los adultos tienen 4 estilos de apego: seguro, ansioso preocupado, desdeñoso - evasión, y temeroso - evasión. El estilo de apego seguro en los adultos corresponde con el estilo de apego seguro en los niños. El estilo de apego ansioso preocupado en adultos corresponde con el estilo de apego ansioso - ambivalente en los niños. Sin embargo, el estilo de apego desdeñoso - evasión y el estilo de apego miedo - evasión, que son distintos de los adultos, corresponden a un solo estilo de apego evasivo en niños. Las descripciones de los estilos de apego adulto que se ofrecen a continuación se basan en el cuestionario de relaciones ideado por Bartholomew y Horowitz[7]​ y en una revisión de los estudios realizados por Pietromonaco y Barrett.[8]

Hay varios enfoques de tratamiento basadas en el apego que se pueden utilizar con los adultos.[9]​ Además, hay un enfoque para el tratamiento de las parejas sobre la base de la teoría del apego.[10]

Seguro[editar]

Las personas con apego seguro tienden a estar de acuerdo con las siguientes afirmaciones: "Es relativamente fácil para mí acercarme emocionalmente a los demás. Me siento cómodo en función de los otros y que los otros dependan de mí. No me preocupo por estar sola o que los demás no me acepten." Este estilo de apego suele ser resultado de una historia de interacciones cálidas y sensibles con sus relaciones. Las personas con apego seguro tienden a tener una visión positiva de sí mismos y sus relaciones. También tienden a tener una visión positiva de sus relaciones. A menudo reportan una mayor satisfacción y el ajuste en sus relaciones que las personas con otros estilos de apego. Las personas con apego seguro se sienten cómodos tanto con la intimidad y la independencia. Muchos buscan equilibrar la intimidad e independencia en sus relaciones.

El apego seguro y la adaptación funcional son promovidos por un cuidador que está emocionalmente disponible y es adecuado en respuesta a la conducta de apego de su hijo, así como capaz de regular tanto sus emociones positivas como negativas.[11]

Inseguro[editar]

Ansioso - preocupado[editar]

Las personas con tipo de apego ansioso-preocupado tienden a estar de acuerdo con las siguientes afirmaciones: "Quiero tener una intimidad emocional completa con los demás, pero a menudo me encuentro que otros son reacios a acercarse tanto como me gustaría ", y "me siento incómodo sin una relación cercana, pero a veces me preocupa que los otros no me valoren tanto como los valoro". Las personas con este estilo de apego buscan altos niveles de intimidad, aprobación y capacidad de respuesta de su figura de apego. A veces valoran la intimidad hasta el punto de que se convierten en demasiado dependientes de la figura de apego. En comparación con las personas con apego seguro, las que tienen un apego ansioso-preocupado tienden a tener puntos de vista menos positivos sobre sí mismos. Pueden tener una sensación de ansiedad que sólo se retira cuando están en contacto con la figura de apego. A menudo dudan de su valor como persona y se culpan por la falta de capacidad de respuesta de la figura de apego. Las personas con apego ansioso-preocupado puede presentar altos niveles de expresividad emocional, preocupación e impulsividad en sus relaciones.

Desdeñoso - evasivo[editar]

Las personas con un estilo desdeñoso de apego evasivo tienden a estar de acuerdo con estas afirmaciones: "Me siento cómodo sin relaciones emocionales estrechas", "Es muy importante para mí sentir que soy independiente y autosuficiente", y "prefiero no depender de los demás y que otros no dependan de mí". Las personas con este estilo de apego desean un alto nivel de independencia. El deseo de independencia a menudo aparece como un intento de evitar por completo el apego. Se consideran autosuficientes e invulnerables a los sentimientos asociados a estar estrechamente unido a los demás. A menudo niegan la necesidad de relaciones estrechas. Algunos pueden incluso ver las relaciones cercanas como relativamente poco importantes. No es sorprendente que busquen menos intimidad con sus conocidos, a las cuales a menudo ven de manera menos positivas de lo que se ven a sí mismos. Los investigadores observan comúnmente el carácter defensivo de este estilo de apego. Las personas con un estilo de apego desdeñoso-evasivo tienden a reprimir y ocultar sus sentimientos, y tienden a lidiar con el rechazo, distanciándose de las fuentes de rechazo (por ejemplo, sus relaciones).

Temeroso - evasivo[editar]

Las personas que han sufrido pérdidas u otros traumats, tales como el abuso sexual en la infancia y la adolescencia, a menudo pueden desarrollar este tipo de apego[12]​ y tienden a estar de acuerdo con las siguientes afirmaciones: "Estoy un poco incómodo acercándome a los demás. Quiero relaciones emocionalmente cerca, pero me resulta difícil confiar o depender de los demás por completo. A veces me preocupa que me lastimen si me permito acercarme a los demás ". Las personas con este estilo de apego tienen sentimientos encontrados acerca de las relaciones cercanas. Por un lado, el deseo de tener relaciones emocionalmente cercanos. Por otro lado, tienden a sentirse incómodos con la cercanía emocional. Estos sentimientos encontrados se combinan con vistas a veces inconscientes, negativos sobre sí mismos y sus relaciones. Comúnmente se ven a sí mismos indignos de la capacidad de respuesta de sus relaciones y no confían en las intenciones de sus relaciones. Al igual que el estilo de apego evasivo-desdeñoso, las personas con un estilo de apego evasivo-temeroso buscan menos la intimidad de las ataduras y con frecuencia suprimir y negar sus sentimientos. Debido a esto, no se sienten cómodos de expresar su afecto.

Modelos de trabajo[editar]

Bowlby observó que los niños aprenden a interactuar de sus cuidadores. A lo largo de muchas interacciones, los niños forman expectativas sobre la accesibilidad y amabilidad de sus cuidadores. Estas expectativas reflejan los pensamientos de los niños sobre sí mismos y sobre sus cuidadores :

La confianza en que una figura de apego es , además de ser accesible, con probable respuesta puede ser visto para encender al menos dos variables : ( a) si la figura de apego se considera que es el tipo de persona que en general responde a las llamadas para el apoyo y la protección ; ( B ) si el auto se juzga que es el tipo de persona a quien hacia nadie, y la figura de apego , en particular , es probable que respondan de una manera útil . Lógicamente , estas variables son independientes . En la práctica son aptos para ser confundidos . Como resultado , el modelo de la figura de apego y el modelo de la auto son propensos a desarrollar de manera que sea complementaria y confirmando mutuamente . (Bowlby, 1973, p. 238)[13]

Los pensamientos de los niños sobre sus cuidadores, junto con pensamientos acerca de que tanto merecen un buen cuidado de sus cuidadores, forman modelos de trabajo de unión. Modelos de trabajo ayudan a guiar el comportamiento permitiendo a los niños a anticipar y planificar las respuestas del cuidador. Bowlby tenía la teoría de que una vez formados, los modelos de trabajo se mantienen relativamente estables. Los niños usualmente interpretan sus experiencias con sus modelos de trabajo, en vez de cambiar su modelo de trabajo para que se adapte a nuevas experiencias. Sin embargo, cuando las experiencias no pueden ser interpretadas a la luz de sus modelos de trabajo a continuación, los niños pueden modificar sus modelos de trabajo.

Cuando Shaver y Hazen extendieron la teoría del apego a las relaciones románticas en los adultos, sino que también incluyen la idea de modelos de trabajo. La investigación sobre los modelos de trabajo para adultos se ha centrado en dos cuestiones.

Organización de los modelos de trabajo[editar]

Bartholomew y Horowitz han propuesto que los modelos de trabajo constan de dos partes.[7]​ Una parte se ocupa de pensamientos sobre sí mismo. La otra parte trata sobre pensamientos de los demás. Proponen además que los pensamientos de una persona sobre uno mismo son generalmente positivos o negativos en general. Lo mismo se aplica a los pensamientos de una persona sobre los demás. Con el fin de probar estas propuestas, Bartholomew y Horowitz han analizado la relación entre los estilos de apego, la autoestima y la sociabilidad. El siguiente diagrama muestra las relaciones que observaron:

Estrategia basada en la seguridad de la regulación afectiva
Autoestima (pensamientos sobre sí mismo)
Positivo Negativo
Sociabilidad
(pensamientos sobre otros)
Positivo Seguro Ansioso - preocupado
Negativo Desdeñoso - evasivo Temerosos - evasivo

Los estilos de apego seguro y desdeñosas se asocian con una mayor autoestima en comparación con los estilos de apego ansioso y temeroso. Esto corresponde a la diferencia entre pensamientos positivos y negativos sobre el mismo en los modelos de trabajo. Los estilos de apego seguro y de ansiedad están asociados con la sociabilidad más alto que los estilos de apego desdeñosas o temeroso. Esto corresponde a la diferencia entre pensamientos positivos y negativos sobre otros en modelos de trabajo. Estos resultados sugieren que los modelos de trabajo contienen dos distintos dominios de pensamientos acerca de sí mismo y pensamientos sobre los demás, y que cada dominio puede ser caracterizado como generalmente positivo o generalmente negativo.

Baldwin y sus colegas han aplicado la teoría de los esquemas relacionales a los modelos de trabajo del apego. Esquemas relacionales contienen información acerca de la forma en que la figura de apego interactuar regularmente con los demás.[14][15]​ Para cada patrón de interacción que se produce regularmente en la pareja, se forma un esquema relacional que contiene :

  • información sobre sí mismo
  • información sobre el apego
  • información sobre la forma en que normalmente se desarrolla la interacción

Por ejemplo, si una persona pide regularmente a su pareja para darle un abrazo o un beso, y el socio responde regularmente con un abrazo o un beso, la persona forma un esquema relacional que representa la interacción predecible. El esquema contiene que información sobre el mismo (por ejemplo, "Necesito un montón de afecto físico "). También contiene información acerca de la pareja (por ejemplo, "Mi pareja es una persona cariñosa "). Esquemas relacionales ayudan a guiar el comportamiento en las relaciones permitiendo a la gente anticipar y planificar las respuestas asociadas.

Baldwin y sus colegas han propuesto que los modelos de trabajo de unión se componen de esquemas relacionales. El hecho de que los esquemas relacionales contienen información sobre el mismo y sobre los demás la información es consistente con las concepciones anteriores de los modelos de trabajo. TLa contribución única de esquemas relacionales a los modelos de trabajo es la información sobre la forma en que las interacciones con apego por lo general se desarrollan. Esquemas relacionales añaden las declaraciones si-entonces acerca de las interacciones con los modelos de trabajo. Para demostrar que los modelos de trabajo se organizan como esquemas relacionales, Baldwin y sus colegas crearon un conjunto de escenarios escritos que describen las interacciones que se ocupan de la confianza, la dependencia y la cercanía.[16]

Después de cada escenario, las personas se les presentaron dos opciones acerca de cómo sus relaciones pueden responder. Una opción era "él / ella te acepta. "La otra opción era "él / ella le rechaza. "Se pidió a las personas para evaluar la probabilidad de cada respuesta en una escala de siete puntos. Las calificaciones de las respuestas probables de fijación correspondían a los estilos de apego de las personas. Las personas con estilos de apego seguro eran más propensos a aceptar esperar respuestas de sus relaciones. Su esquema relacional para el tercer escenario sería la cercanía, "Si le digo a mi pareja lo mucho que siento por él o ella, a continuación, mi pareja me va a aceptar. "Las personas con otros estilos de apego eran menos propensos a aceptar esperar respuestas de sus relaciones. Su esquema relacional para el tercer escenario sería la cercanía, "Si le digo a mi pareja lo mucho que siento por él o ella, a continuación, mi apego me va a rechazar. "Las diferencias en los estilos de apego reflejan diferencias en los esquemas relacionales. Por lo tanto, los esquemas relacionales se pueden utilizar para comprender la organización de los modelos de unión de trabajo, como se ha demostrado en estudios posteriores.[17][18][19]

Los esquemas relacionales implicados en los modelos de trabajo es probable que organizan en una jerarquía. Según Baldwin :

Una persona puede tener un modelo de trabajo general de las relaciones, por ejemplo , en el sentido de que otros tienden a ser sólo parcialmente y de manera impredecible que responde a las necesidades de uno . A un nivel más específico , esta expectativa se llevará a diferentes formas cuando se consideran diferentes relaciones de funciones , como cliente o pareja romántica. Dentro de las relaciones románticas , a continuación, las expectativas podrían variar significativamente dependiendo de la unión específica , o la situación específica , o las necesidades específicas que se expresa. (Baldwin, 1992, p. 429).[14]

El nivel más alto de la jerarquía contiene esquemas relacionales muy generales que se aplican a todas las relaciones. El siguiente nivel de la jerarquía contiene esquemas relacionales que se aplican a determinados tipos de relaciones. El nivel más bajo de la jerarquía contiene esquemas de relación que se aplican a las relaciones específicas.

In fact, several theorists have proposed a hierarchical organization of working models.[20][21][22][23][24]​ Pietromonaco y Barrett dice:

Desde esta perspectiva , las personas no tienen un único conjunto de modelos de trabajo del mismo y los demás ; más bien, que poseen una familia de modelos que incluyen , en los niveles superiores , reglas o suposiciones abstractas acerca de las relaciones de apego y , a niveles más bajos , la información acerca de las relaciones y eventos específicos dentro de las relaciones. Estas ideas también implican que los modelos de trabajo no son una sola entidad, sino que son representaciones múltiples facetas en las que la información en un nivel no tiene que ser coherente con la información en otro nivel. (Pietromonaco & Barrett, 2000, page 159)[25]

Cada jerarquía de modelos de trabajo incluye dos modelos generales de trabajo (más altos en la jerarquía) y modelos de trabajo específicas para determinadas relaciones (inferiores en la jerarquía). Los estudios han apoyado la existencia de dos modelos generales de trabajo y modelos de trabajo específicas para determinadas relaciones. La gente puede informar de un estilo general adjunto cuando se le preguntó a hacerlo, y la mayoría de sus relaciones son consistentes con su estilo general adjunto.[18]​ Un estilo general adjunto indica un modelo de trabajo general que se aplica a muchas relaciones. Sin embargo, las personas también reportan diferentes estilos de apego a sus amigos, padres y amantes.[26][27]​ Estilos de apego a determinadas relaciones indican modelos de trabajo a determinadas relaciones. La evidencia de que los modelos generales de trabajo y modelos de trabajo específicas para determinadas relaciones se organizan en una jerarquía proviene de un estudio realizado por En general, Fletcher y Friesen.[28]

En resumen, los modelos de trabajo mentales que subyacen a los estilos de apego parecen contener información acerca de uno mismo y de información acerca de otros organizados en esquemas relacionales. Los esquemas relacionales son ellos mismos organizan en una jerarquía de tres niveles. El nivel más alto de la jerarquía contiene esquemas relacionales para un modelo de trabajo general que se aplica a todas las relaciones. El nivel medio de la jerarquía contiene esquemas relacionales para los modelos que se aplican a diferentes tipos de relaciones (por ejemplo, amigos, padres, amantes) de trabajo. El nivel más bajo de la jerarquía contiene esquemas relacionales para los modelos de trabajo de relaciones específicas.

Modelos de trabajo estables[editar]

Los investigadores estudian la estabilidad de los modelos de trabajo mirando a la estabilidad de los estilos de apego. estilos de apego reflejan los pensamientos y expectativas que constituyen modelos de trabajo. Los cambios en los estilos de apego por lo tanto, indican cambios en los modelos de trabajo.

Alrededor del 70-80 % de las personas no experimentan cambios significativos en los estilos de apego en el tiempo.[17][29][30][31][32]​ El hecho de que los estilos de apego no cambian para la mayoría de la gente indica los modelos de trabajo son relativamente estables. Sin embargo, alrededor del 20-30 % de las personas experimentan cambios en los estilos de apego. Estos cambios pueden ocurrir en períodos de semanas o meses. El número de personas que experimentan cambios en los estilos de apego, y los períodos cortos durante el cual se producen los cambios, sugieren modelos de trabajo no son rasgos de personalidad rígidos.[33]

Su propuesta es apoyada por la evidencia de que las personas que experimentan acontecimientos vitales negativos también tienden a experimentar cambios en los estilos de apego.[29][34][35]​ Davila, Karney y Bradbury han identificado cuatro grupos de factores que podrían causar cambios en los estilos de apego : (a) los eventos de situación y circunstancias, (b) los cambios en los esquemas relacionales, (c) las variables de personalidad, y (d) combinaciones de variables de personalidad y eventos situacionales.[36]​ Se llevó a cabo un estudio para ver qué conjunto de factores explica mejor los cambios en los estilos de apego. Curiosamente, el estudio encontró que los cuatro conjuntos de factores causan cambios en los estilos de apego. Los cambios en los estilos de apego son complejas y dependen de múltiples factores.

Resultado de relaciones[editar]

Las relaciones entre adultos varían en sus resultados. Los participantes de algunas relaciones expresan más satisfacción que los participantes de otras relaciones. Los participantes de algunas relaciones permanecen juntos más tiempo que los socios de otras relaciones.

Satisfacción[editar]

Varios estudios han relacionado los estilos de apego a la satisfacción de la relación. Las personas que tienen estilos de apego seguro generalmente expresan una mayor satisfacción con sus relaciones que las personas que tienen otros estilos de apego.[37][38][39][40][41][42][43][44][45]

Aunque la relación entre los estilos de apego y satisfacción marital se ha establecido firmemente, los mecanismos por los que los estilos de apego influyen en la satisfacción marital siguen siendo poco conocidos. Un mecanismo puede ser la comunicación. estilos de apego seguro puede dar lugar a una comunicación más constructiva y más íntimos auto-revelaciones, que a su vez aumentar la satisfacción de la relación.[38][46]​ Otros mecanismos por los cuales los estilos de apego pueden influir satisfacción de la relación incluyen la expresividad emocional,[47][48]​ estrategias para hacer frente a los conflictos,[42]​ y la percepción de apoyo de los asociados.[43][49]​ Se necesitan más estudios para comprender mejor cómo influyen los estilos de apego satisfacción de la relación.

Duración[editar]

Algunos estudios sugieren que las personas con estilos de apego seguro tienen relaciones más duraderas.[50][51]​ Esto puede deberse en parte al compromiso. Las personas con estilos de apego seguro tienden a expresar con mayor compromiso de sus relaciones. Las personas con estilos de apego seguro también tienden a estar más satisfechos con sus relaciones, que pueden animarles a permanecer en sus relaciones más tiempo. Sin embargo, los estilos de apego seguro son de ninguna manera una garantía de relaciones duraderas.

Tampoco son estilos de apego seguro los únicos estilos de apego asociados a las relaciones estables. Las personas con estilos de apego ansioso - preocupado a menudo se encuentran en - duraderos, pero infeliz, relaciones.[52][53]​ Estilos de apego ansioso - preocupado a menudo implican la ansiedad acerca de ser abandonado y las dudas sobre la pena de uno como una relación. Este tipo de sentimientos y pensamientos pueden llevar a las personas a permanecer en relaciones infelices.

Dinámica en las relaciones[editar]

Adjunto desempeña un papel en el camino actores interactúan uno con el otro. Algunos ejemplos incluyen el papel del apego en la regulación del afecto, el apoyo, la intimidad y los celos. Estos ejemplos se discuten brevemente a continuación. Adjunto también desempeña un papel en muchas interacciones que no se analizan en este artículo, como los conflictos, la comunicación y la sexualidad.[54][55][56]

Regulación de afecto[editar]

Bowlby, en estudios con niños, observó que ciertos tipos de eventos desencadenan la ansiedad, y que la gente trata de aliviar su ansiedad mediante la búsqueda de la cercanía y la comodidad de los cuidadores.[57]​Tres conjuntos principales de condiciones desencadenan la ansiedad en los niños :

  • Condiciones del niño (fatiga, el hambre, la enfermedad, el dolor, el frío, etc.)
  • Las condiciones que implican el cuidador (ausente cuidador, cuidador de partir, desalentando cuidador de proximidad, cuidador dando atención a otro niño, etc.)
  • Condiciones del entorno (alarmantes eventos, crítica o rechazo de los demás)

La ansiedad provocada por estas condiciones que motiva a los individuos a participar en comportamientos que les traen físicamente más cerca de los cuidadores. Una dinámica similar se presenta en adultos en relaciones donde otros se preocupan por ellos. Las condiciones que implican el bienestar personal, condiciones que implican una relación de pareja, y condiciones que impliquen el medio ambiente pueden desencadenar la ansiedad en adultos. Los adultos tratan de aliviar su ansiedad mediante la búsqueda de la cercanía física y psicológica a sus parejas.

Mikulincer, Shaver y Pereg han desarrollado un modelo para esta dinámica.[58]​De acuerdo con el modelo, cuando las personas experimentan ansiedad, que tratan de reducir su ansiedad mediante la búsqueda de cercanía con los socios de relación. Sin embargo, los socios pueden aceptar o rechazar las solicitudes de mayor proximidad. Esto lleva a la gente a adoptar diferentes estrategias para reducir la ansiedad. La gente se involucra en tres estrategias principales para reducir la ansiedad.

La primera estrategia se llama la estrategia basada en la seguridad. El siguiente diagrama muestra la secuencia de eventos en la estrategia basada en la seguridad.

Estrategia basada en la seguridad de la regulación afectiva.

Una persona percibe algo que provoca ansiedad. La persona trata de reducir la ansiedad por la búsqueda de la proximidad física o psicológica para ella o su adjunto. El apego responde positivamente a la solicitud de proximidad, que reafirma una sensación de seguridad y reduce la ansiedad. La persona regresa a su o sus actividades cotidianas.

La segunda estrategia se llama la hiperactivación, o embargo de la ansiedad. El siguiente diagrama muestra la secuencia de eventos en la estrategia de hiperactivación.

Estrategia de hiperactivación de la regulación afectiva.

Los actos comenzarán la misma manera. Algo provoca ansiedad en una persona, que luego trata de reducir la ansiedad por la búsqueda de la proximidad física o psicológica para su fijación. El apego rechaza la solicitud de mayor cercanía. La falta de capacidad de respuesta aumenta la sensación de inseguridad y ansiedad. La persona entonces se queda encerrado en un círculo con el accesorio : la persona que trata de acercarse, el apego rechaza la petición de mayor cercanía, lo que lleva a la persona a esforzarse aún más para acercarse, seguido de otro rechazo de la unión, y por lo en. El ciclo termina sólo cuando la situación cambia a una estrategia basada en la seguridad (ya que el attachmentattachment finalmente responde positivamente) o cuando la persona cambia a una estrategia de evasión de fijación (porque la persona se da por vencido en conseguir una respuesta positiva de la unión).

La tercera estrategia se llama la estrategia de evasión de apego. El siguiente diagrama muestra la secuencia de eventos en la estrategia para evitar el apego.

Estrategia para evitar la fijación de la regulación afectiva.

Los actos comenzarán la misma manera que la estrategia basada en la seguridad. Una persona percibe algo que desencadena la ansiedad, y la persona que trata de reducir la ansiedad por la búsqueda de la proximidad física o psicológica para ella o su adjunto. Pero la unión no está disponible o rechaza la solicitud de cercanía. La falta de respuesta de los combustibles aumenta la inseguridad y la ansiedad. La persona se da por vencido en conseguir una respuesta positiva de la unión, ella o su ansiedad suprime, y se distancia o el mismo desde el apego.

Mikulincer, Shaver, y Pereg sostienen estas estrategias de regulación de la ansiedad apego tiene consecuencias muy diferentes.[58]​ La estrategia basada en la seguridad conduce a pensamientos más positivos, tales como explicaciones más positivas de por qué los demás se comportan de una manera particular y los recuerdos más positivos sobre personas y eventos. Pensamientos más positivos pueden animar a más respuestas creativas a problemas difíciles o situaciones angustiantes. Las estrategias de hiperactivación y evasión de fijación conducen a pensamientos más negativos y menos creatividad en el manejo de problemas y situaciones de estrés. Es de destacar que la estrategia basada en la seguridad depende de una respuesta positiva de su adhesión. Desde esta perspectiva, sería beneficiar a las personas que tienen apego que están dispuestos y son capaces de responder positivamente a la petición de la persona de cercanía, de modo que puedan utilizar estrategias basadas en la seguridad para hacer frente a la ansiedad.


Influencias de fijación tanto la percepción del apoyo de los demás y la tendencia a buscar el apoyo de los demás. Las personas que tienen relaciones que responden de manera consistente y positiva a las solicitudes de proximidad permiten que los individuos tienen relaciones seguras, y en cambio buscan más apoyo, de una manera relajada, mientras que las personas cuyos relaciones son inconsistentes en reaccionar positivamente o regularmente rechazan las solicitudes de apoyo encontrar que necesitan para utilizar otros estilos de apego.[59][60][61][62]​ Las personas con estilos de apego seguro pueden confiar en sus relaciones para proporcionar apoyo debido a que sus conexiones han ofrecido apoyo fiable en el pasado. Que pueden ser más propensos a pedir ayuda cuando es necesario. Las personas con estilos de apego inseguro a menudo no tienen un historial de respuestas de apoyo de sus relaciones. Pueden depender menos de sus relaciones y ser menos propensos a pedir ayuda cuando es necesario, aunque puede haber otros factores involucrados, como también.

Los cambios en la forma en que las personas perciben apego tienden a ocurrir con los cambios en la forma en que las personas perciben apoyo. Un estudio examinó las percepciones de apego a sus madres, padres, amigos del mismo sexo, y amigos de distinto sexo de los estudiantes universitarios[63]​ y encontraron que cuando los estudiantes reportaron cambios en la unión para una relación particular, que generalmente se reportan cambios en el apoyo para esa relación, así. Los cambios en el apego para una relación no afectaron a la percepción de apoyo en otras relaciones. La relación entre los cambios en la unión y cambios en el apoyo era específica a la relación.

Intimidad[editar]

La teoría del apego siempre ha reconocido la importancia de la intimidad. Bowlby escribe:

La teoría del apego se refiere a la propensión a hacer lazos emocionales íntimos a individuos en particular como un componente básico de la naturaleza humana , ya presente en forma germinal en el recién nacido y continuando hasta la vida adulta hasta la vejez. (Bowlby, 1988, pp. 120–121)[64]

El deseo de intimidad tiene raíces biológicas y, en la gran mayoría de la gente, persiste desde el nacimiento hasta la muerte. El deseo de intimidad también tiene implicaciones importantes para la unión. Las relaciones que con frecuencia satisfacen el deseo de intimidad conducen a los accesorios más seguros. Las relaciones que rara vez satisfacen el deseo de intimidad conducen a apegos menos seguros.

Collins y Feeney han examinado la relación entre el apego y la intimidad en detalle.[65]​ Definen la intimidad como un conjunto especial de interacciones en las que una persona revela algo importante acerca de sí mismo, y su unión responde a la divulgación de una manera que hace que la persona se sienta validado, comprendidos y atendidos. Estas interacciones verbales por lo general implican la auto-revelación. Sin embargo, las interacciones íntimas también pueden incluir formas no verbales de expresión personal, tales como tocar, abrazar, besar, y el comportamiento sexual. Desde esta perspectiva, la intimidad requiere lo siguiente :

  • Disposición a revelar su verdadero pensamientos, sentimientos, deseos y temores
  • Disposición a confiar en un accesorio para el cuidado y el apoyo emocional
  • Voluntad de participar en la intimidad física en el caso de parejas románticas románticas o potenciales

Collins y Feeney revisan una serie de estudios que muestran cómo cada estilo de apego se refiere a la voluntad de auto- revelar, la disposición a depender de socios, y la voluntad de participar en la intimidad física. El estilo de apego seguro se relaciona generalmente con más auto -revelación, una mayor dependencia de los socios, y la intimidad más físico que otros estilos de apego. Sin embargo, la cantidad de intimidad en una relación puede variar debido a las variables de personalidad y circunstancias de situación, por lo que cada estilo de apego puede funcionar para adaptarse a un individuo con el contexto particular de la intimidad en el que viven.

Mashek y Sherman reportan algunos resultados interesantes en el deseo de una menor cercanía con los socios.[66]​ A veces demasiada intimidad puede ser sofocante. La gente en esta situación menos deseo cercanía con sus parejas. Por un lado, la relación entre los estilos de apego y deseo de una menor cercanía es predecible. Las personas que tienen estilos de apego evasivo - temerosa y ansiosa - preocupados por lo general quieren una mayor cercanía con sus parejas. Las personas que tienen estilos de apego desdeñoso - evasión normalmente quieren menos cercanía con sus parejas. Por otro lado, los números relativamente grandes de personas que admiten a querer menos la cercanía con sus parejas (hasta el 57 % en algunos estudios) supera con creces las personas que tienen estilos de apego evasivo - desdeñoso. Esto sugiere que las personas que tienen estilos de apego seguro, ansioso preocupado, o tiene miedo - evasión veces buscan menos la cercanía con sus parejas. El deseo de una menor cercanía no está determinada por los estilos de apego solos.

Celos[editar]

Los celos se refiere a los pensamientos, sentimientos y comportamientos que se producen cuando una persona cree una relación valorada se ve amenazada por un rival. Una persona celosa experimenta ansiedad por mantener el apoyo, la intimidad, y otras cualidades de ella o su relación valorada. Dado que el apego se refiere a la regulación de la ansiedad, el apoyo y la intimidad, como se mencionó anteriormente, no es de extrañar que el apego se refiere también a los celos.

Bowlby observó que el apego comportamientos en los niños pueden ser provocados por la presencia de un rival :

En la mayoría de los niños pequeños la mera visión de la madre con otro bebé en sus brazos es lo suficientemente fuerte para provocar la conducta de apego . El niño mayor insiste en permanecer cerca de su madre , o en la escalada en el regazo . A menudo se comporta como si fuera un bebé . Es posible que este comportamiento conocido es solamente un caso especial de un niño reaccionar a la falta de atención y la falta de capacidad de respuesta a él de la madre. El hecho , sin embargo, que un niño mayor frecuencia reacciona de esta forma incluso cuando su madre hace un punto de ser atento y sugiere que más está involucrado ; y los experimentos pioneros de Levy (1937 ) también indican que la mera presencia de un bebé en el regazo de la madre es suficiente para hacer que un niño mayor apego mucho más . (Bowlby, 1969/1982, page 260)[57]

Cuando los niños ven un contendiente rival por la atención de un cuidador, los niños tratan de acercarse al cuidador y captar la atención del cuidador. Los intentos de acercarse al cuidador y captar la atención del cuidador indicar que el sistema de fijación ha sido activado. Pero la presencia de un rival también provoca los celos en los niños. Los celos provocado por un hermano rival ha sido descrita en detalle.[67]​ Estudios recientes han demostrado que un rival puede provocar celos a edades muy tempranas. La presencia de un rival puede provocar celos en los bebés de tan sólo seis meses de edad.[68][69][70]​ El apego y los celos pueden ser provocados tanto en niños por la presencia de un rival.

El apego y los celos pueden ser provocados por las mismas claves de percepción en los adultos, también.[71]​ La ausencia de la unión puede desencadenar tanto una necesidad de una estrecha proximidad y los celos cuando las personas creen que el apego es pasar tiempo con un rival. La presencia de un rival también puede desencadenar una mayor necesidad de apego y los celos.

Las diferencias en los estilos de apego influyen tanto en la frecuencia y el patrón de expresión de celos. Las personas que tienen estilos de apego ansioso o temeroso preocupado a - evasión experimentan celos más a menudo y ver como rivales más amenazante que las personas que tienen estilos de apego seguro.[71][72][73][74]​ Las personas con diferentes estilos de apego también expresan los celos de diferentes maneras. Un estudio encontró que:

Los sujetos participantes sintieron rabia con más intensidad que otras emociones y eran relativamente más propensos que otros a los participantes que lo expresan , especialmente hacia su adhesión . Y aunque los participantes sentían ansiosos ira relativamente intensa , y eran más propensos que otros a lo expresan mediante la irritabilidad , que eran relativamente poco probable que enfrentar en realidad su fijación . Esto podría ser atribuible a los sentimientos de inferioridad y miedo , que eran especialmente característico de la ansiedad adjunto y que podría esperarse para inhibir la expresión directa de la ira . Avoidants sintieron tristeza relativamente más intensamente que lo hizo asegura en ambos estudios . Además, avoidants eran relativamente más propensos que otros a trabajar para mantener su autoestima y , quizás como consecuencia , relativamente poco probable que sea llevado más cerca de su unión.(Sharpsteen & Kirkpatrick, 1997, page 637)[71]

Un estudio posterior ha confirmado que las personas con diferente experiencia de los estilos de apego y los celos expresa en formas cualitativamente diferentes.[73]​ El apego juega un papel importante en las interacciones de celos al influir en la frecuencia y la forma en que las parejas reflejan celos.

Después del amor[editar]

Después de la disolución de las relaciones románticas las personas suelen pasar por ansiedad de separación y duelo. El duelo es un proceso muy importante que conduce a la aceptación de la pérdida y, finalmente, por lo general permite a la persona seguir adelante. Durante este proceso, las personas tienden a utilizar diferentes estrategias para hacer frente. Individuos con apego seguro tienden a buscar apoyo, que es la estrategia más eficaz de respuesta. Los individuos evasivos tienden a devaluar las relaciones y a aislarse. Los individuos con ansiedad de apego son más propensos a usar estrategias de afrontamiento centradas en las emociones y prestar más atención a la angustia experimentada (Pistole, 1996). Tras el final de las relaciones, las personas con apego seguro tienden a tener experiencia emocional en general menos negativa que los individuos con apego inseguro (Pistole, 1995).

Relaciones del mismo sexo[editar]

Ridge y Feeney (1998) han estudiado un grupo de homosexuales y lesbianas en las universidades australianas. Los resultados mostraron que la frecuencia de los estilos de apego en la población gay y lesbiana era el mismo que en los heterosexuales ; al mismo tiempo, los estilos de apego han predicho variables de relación de una manera similar a la de la población heterosexual. Sin embargo, los estilos de apego adulto homosexuales y lesbianas no estaban relacionados con experiencias de la infancia con los padres. En contradicción con este último resultado, Robinson (1999) ha encontrado que en la población de lesbianas existía una relación entre los estilos de apego y la paternidad temprana. Sin embargo, a diferencia de las mujeres heterosexuales, estilo de apego se relaciona con la relación del participante con sus padres.

Referencias[editar]

  1. Hooley JM.; Wilson-Murphy M. «Adult attachment to transitional objects and borderline personality disorder». 
  2. Hazan C.; Shaver P.R. (March 1987). «Romantic love conceptualized as an attachment process». J Pers Soc Psychol 52 (3): 511-24. PMID 3572722. doi:10.1037/0022-3514.52.3.511. 
  3. Hazan, C.; Shaver, P.R. (1990). «Love and work: An attachment theoretical perspective». Journal of Personality and Social Psychology 59: 270-280. doi:10.1037/0022-3514.59.2.270. 
  4. Hazan, C.; Shaver, P.R. (1994). «Attachment as an organizational framework for research on close relationships». Psychological Inquiry 5: 1-22. doi:10.1207/s15327965pli0501_1. 
  5. Fraley, R.C.; Shaver, P.R. (2000). «Adult attachment: Theoretical developments, emerging controversies, and unanswered questions». Review of General Psychology 4: 132-154. doi:10.1037/1089-2680.4.2.132. 
  6. Rholes, W.S. & Simpson, J.A. (2004). Attachment theory: Basic concepts and contemporary questions. In W.S. Rholes and J.A. Simpson (Eds.), Adult Attachment: Theory, Research, and Clinical Implications, pp. 3–14. New York, NY: Guilford Press.
  7. a b Bartholomew K, Horowitz LM (August 1991). «Attachment styles among young adults: a test of a four-category model». J Pers Soc Psychol 61 (2): 226-44. PMID 1920064. doi:10.1037/0022-3514.61.2.226. 
  8. Pietromonaco PR, Barrett LF (December 1997). «Working models of attachment and daily social interactions». J Pers Soc Psychol 73 (6): 1409-23. PMID 9418285. doi:10.1037/0022-3514.73.6.1409. 
  9. Sable, P., (2000). Attachment & Adult Psychotherapy. Northvale NJ: Aaronson.
  10. Johnson, S., (2002). Emotionally Focused Couples Therapy with Trauma Survivors. NY: Guilford.
  11. Sable, Pat (2008). «What is Adult Attachment?». Clin Soc Work J 36: 21-30. doi:10.1007/s10615-007-0110-8. 
  12. «Contextualizing the effects of childhood sexual abuse on adult self- and social functioning: an attachment theory perspective». 
  13. Bowlby, J. (1973). Separation: Anxiety & Anger, Volume 2 of Attachment and loss London. Hogarth Press; New York: Basic Books; Harmondsworth: Penguin (1975).
  14. a b Baldwin, M.W. (1992). «Relational schemas and the processing of social information». Psychological Bulletin 112: 461-484. doi:10.1037/0033-2909.112.3.461. 
  15. Baldwin, M.W. (1997). «Relational schemas as a source of if-then self-inference procedures». Review of General Psychology 1: 326-335. doi:10.1037/1089-2680.1.4.326. 
  16. Baldwin, M.W.; Fehr, B.; Keedian, E.; Seidel, M.; Thompson, D.W. (1993). «An exploration of the relational schemata underlying attachment styles: self-report and lexical decision approaches». Personality and Social Psychology Bulletin 19: 746-754. doi:10.1177/0146167293196010. 
  17. a b Baldwin, M.W.; Fehr, B. (1995). «On the Instability of Attachment Style Ratings». Personal Relationships 2: 247-261. doi:10.1111/j.1475-6811.1995.tb00090.x. 
  18. a b Baldwin, M.W.; Keelan, J.P.R.; Fehr, B.; Enns, V.; Koh-Rangarajoo, E. (1996). «Social-cognitive conceptualization of attachment working models: Availability and accessibility effects». Journal of Personality and Social Psychology 71: 94-109. doi:10.1037/0022-3514.71.1.94. 
  19. Baldwin, M.W.; Meunier, J. (1999). «The Cued Activation of Attachment Relational Schemas». Social Cognition 17: 209-227. doi:10.1521/soco.1999.17.2.209. 
  20. Bowlby, J. (1980) Loss: Sadness & Depression, in Vol. 3 of Attachment and loss, London: Hogarth Press. New York: Basic Books; Harmondsworth: Penguin (1981).
  21. Bretherton, I. (1985). Attachment theory: Retrospect and prospect. Monographs of the Society for Research in Child Development, 50 (1–2, Serial No. 209).
  22. Bretherton, I. (1990). Open communication and internal working models: Their role in the development of attachment relationships. In R.A. Thompson (Ed.), Nebraska Symposium on Motivation, 36, 57–113. Lincoln: University of Nebraska Press.
  23. Collins, N., & Read, S.J. (1994). Cognitive representations of attachment: The structure and function of working models. In D. Perlman & K. Bartholomew (Eds.), Advances in personal relationships (Vol. 5, pp. 53–90). London: Jessica Kingsley.
  24. Main, M., Kaplan, K., & Cassidy, J. (1985). Security in infancy, childhood, and adulthood: A move to the level of representation. Monographs of the Society for Research in Child Development, 50 (1–2, Serial No. 209).
  25. Pietromonaco, P.R.; Barrett, L.F. (2000). «The internal working models concept: What do we really know about the self in relation to others?». Review of General Psychology 4: 155-175. doi:10.1037/1089-2680.4.2.155. 
  26. Trinke, S.J.; Bartholomew, K. (1997). «Hierarchies of attachment relationships in young adulthood». Journal of Social and Personal Relationships 14: 603-625. doi:10.1177/0265407597145002. 
  27. La Guardia JG, Ryan RM, Couchman CE, Deci EL (September 2000). «Within-person variation in security of attachment: a self-determination theory perspective on attachment, need fulfillment, and well-being». J Pers Soc Psychol 79 (3): 367-84. PMID 10981840. doi:10.1037/0022-3514.79.3.367. 
  28. Overall, N.C.; Fletcher, G.J.O.; Friesen, M.D. (2003). «Mapping the intimate relationship mind: Comparisons between three models of attachment representations». Personality and Social Psychology Bulletin 29: 1479-1493. doi:10.1177/0146167203251519. 
  29. a b Waters, E.; Merrick, S.; Treboux, D.; Crowell, J.; Albersheim, L. (2000). «Attachment security in infancy and early adulthood: A twenty-year longitudinal study». Child Development 71: 684-689. doi:10.1111/1467-8624.00176. 
  30. Kirkpatrick, L.; Hazen, C. (1994). «Attachment styles and close relationships: A four year prospective study». Personal Relationships 1: 123-142. doi:10.1111/j.1475-6811.1994.tb00058.x. 
  31. Feeney, J.; Noller, P. (1992). «Attachment style and romantic love: Relationship dissolution». Australian Journal of Psychology 44: 69-74. doi:10.1080/00049539208260145. 
  32. Scharfe, E.; Bartholomew, K. (1994). «Reliability and stability of adult attachment patterns». Personal Relationships 1: 23-43. doi:10.1111/j.1475-6811.1994.tb00053.x. 
  33. Waters, E.; Weinfield, N.S.; Hamilton, C.E. (2000). «The stability of attachment styles from infancy to adolescence and early adulthood: General discussion». Child Development 71: 703-706. doi:10.1111/1467-8624.00179. 
  34. Hamilton, C.E. (2000). «Continuity and discontinuity of attachment from infancy through adolescence». Child Development 71: 690-694. doi:10.1111/1467-8624.00177. 
  35. Weinfield, N. S.; Sroufe, L.A.; Egelund, B. (2000). «Attachment from infancy to early adulthood in a high-risk sample: Continuity, discontinuity, and their correlates». Child Development 71: 695-702. doi:10.1111/1467-8624.00178. 
  36. Davila, J.; Karney, B.R.; Bradbury, T.N. (1999). «Attachment change processes in the early years of marriage». Journal of Personality and Social Psychology 76: 783-802. doi:10.1037/0022-3514.76.5.783. 
  37. Brennan, K.A.; Shaver, P.R. (1995). «Dimensions of adult attachment, affect regulation, and romantic relationship functioning». Personality and Social Psychology Bulletin 21: 267-283. doi:10.1177/0146167295213008. 
  38. a b Feeney, J.A. (1994). «Attachment style, communication patterns and satisfaction across the life cycle of marriage». Personal Relationships 1: 333-348. doi:10.1111/j.1475-6811.1994.tb00069.x. 
  39. Feeney, J.A. (1996). «Attachment, caregiving, and marital satisfaction». Personal Relationships 3: 401-416. doi:10.1111/j.1475-6811.1996.tb00124.x. 
  40. Feeney, J.A., Noller, P., & Callan, V.J. (1994). Attachment style, communication and satisfaction in the early years of marriage. In K. Bartholomew & D. Perlman (Eds.), Advances in personal relationships: Attachment processes in adulthood (Vol. 5, pp. 269–308). London: Jessica Kingsley.
  41. Fuller, T.L.; Fincham, F.D. (1995). «Attachment style in married couples: Relation to current marital functioning, stability over time, and method of assessment». Personal Relationships 2: 17-34. doi:10.1111/j.1475-6811.1995.tb00075.x. 
  42. a b Lussier, Y.; Sabourin, S.; Turgeon, C. (1997). «Coping strategies as moderators of the relationship between attachment and marital adjustment». Journal of Social and Personal Relationships 14: 777-791. doi:10.1177/0265407597146004. 
  43. a b Meyers, S.A.; Landsberger, S.A. (2002). «Direct and indirect pathways between adult attachment style and marital satisfaction». Personal Relationships 9: 159-172. doi:10.1111/1475-6811.00010. 
  44. Collins, N.L.; Read, S.J. (1990). «Adult attachment, working models and relationship quality in dating couples». Journal of Personality and Social Psychology 58: 644-663. doi:10.1037/0022-3514.58.4.644. 
  45. Senchak, M.; Leonard, K.E. (1992). «Attachment styles and marital adjustment among newlywed couples». Journal of Social and Personal Relationships 9: 51-64. doi:10.1177/0265407592091003. 
  46. Keelan, J.P.R.; Dion, K.K.; Dion, K.L. (1998). «Attachment style and relationship satisfaction: Test of a self-disclosure explanation». Canadian Journal of Behavioural Science 30: 24-35. doi:10.1037/h0087055. 
  47. Feeney, J.A. (1999). «Adult attachment, emotional control, and marital satisfaction». Personal Relationships 6: 169-185. doi:10.1111/j.1475-6811.1999.tb00185.x. 
  48. Davila, J.; Bradbury, T.N.; Fincham, F. (1998). «Negative affectivity as a mediator of the association between adult attachment and marital satisfaction». Personal Relationships 5: 467-484. doi:10.1111/j.1475-6811.1998.tb00183.x. 
  49. Cobb, R.J.; Davila, J.; Bradbury, T.N. (2001). «Attachment security and marital satisfaction: The role of positive perceptions and social support». Personality and Social Psychology Bulletin 27: 1131-1143. doi:10.1177/0146167201279006. 
  50. Simpson, J.A. (1990). «Influence of attachment styles on romantic relationships». Journal of Personality and Social Psychology 59: 971-980. doi:10.1037/0022-3514.59.5.971. 
  51. Duemmler, S.L.; Kobak, R. (2001). «The development of commitment and attachment in dating relationships: attachment security as relationship construct». Journal of Adolescence 24: 401-415. doi:10.1006/jado.2001.0406. 
  52. Kirkpatrick, L.A.; Davis, K.E. (1994). «Attachment style, gender, and relationship stability: A longitudinal analysis». Journal of Personality and Social Psychology 66: 502-512. doi:10.1037/0022-3514.66.3.502. 
  53. Davila, J.; Bradbury, T.N. (2001). «Attachment insecurity and the distinction between unhappy spouses who do and do not divorce». Journal of Family Psychology 15: 371-393. doi:10.1037/0893-3200.15.3.371. 
  54. Rholes, W.S., Simpson, J.A., & Stevens, J.G. (1998). Attachment orientations, social support, and conflict resolution in close relationships. In W.S. Rholes & J.A. Simpson (Eds.), Attachment Theory and Close Relationships (pp. 166–188). New York, NY: Guilford Press.
  55. Anders, S.L.; Tucker, J.S. (2000). «Adult attachment style, interpersonal communication competence, and social support». Personal Relationships 7: 379-389. doi:10.1111/j.1475-6811.2000.tb00023.x. 
  56. Feeney, J.A. & Noller, P. (2004). Attachment and sexuality in close relationships. In J.H. Harvey, A. Wenzel, and S. Sprecher (Eds.), The Handbook of Sexuality in Close Relationships. (pp. 183–201) Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
  57. a b Bowlby, J. (1969/1982) Attachment, Vol. 1 of Attachment and loss. London: Hogarth Press. New York: Basic Books (1982).
  58. a b Mikulincer, M.; Shaver, P.R.; Pereg, D. (2003). «Attachment theory and affect regulation: The dynamics, development, and cognitive consequences of attachment-related strategies». Motivation and Emotion 27: 77-102. 
  59. Kobak, R.R.; Sceery, A. (1988). «Attachment in late adolescence: Working models, affect regulation, and representations of self and others». Child Development 59: 135-146. doi:10.2307/1130395. 
  60. Mikulincer, M.; Florian, V.; Weller, A. (1993). «Attachment styles, coping strategies, and post-traumatic psychological distress: The impact of the Gulf War in Israel». Journal of Personality and Social Psychology 64: 817-826. doi:10.1037/0022-3514.64.5.817. 
  61. Simpson, J.A.; Rholes, W.S.; Nelligan, J.S. (1992). «Support seeking and support giving within couples in an anxiety provoking situation: The role of attachment styles». Journal of Personality and Social Psychology 62: 434-446. doi:10.1037/0022-3514.62.3.434. 
  62. Florian V, Mikulincer M, Bucholtz I (November 1995). «Effects of adult attachment style on the perception and search for social support». J Psychol 129 (6): 665-76. PMID 7500299. doi:10.1080/00223980.1995.9914937. 
  63. Asendorpf, J.B.; Wilpers, S. (2000). «Attachment security and available support: Closely linked relationship qualities». Journal of Social and Personal Relationships 17: 115-138. doi:10.1177/0265407500171006. 
  64. Bowlby, J. (1988). A secure base. New York: Basic Books.
  65. Collins, N.L. & Freeney, B.C. (2004). An Attachment Theory Perspective on Closeness and Intimacy. In D.J. Mashek & A. Aron (Eds.), Handbook of Closeness and Intimacy, pp. 163–188. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
  66. Mashek, D.J., & Sherman, M.D. (2004). Desiring less closeness with initimate others. In A. Aron and Mashek, D.J. (Eds.), Handbook of Closeness and Intimacy (pp. 343–356). Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
  67. Volling, B.L.; McElwain, N.L.; Miller, A.L. (2002). «Emotion regulation in context: The jealousy complex between young siblings and its relations with child and family characteristics». Child Development 73: 581-600. doi:10.1111/1467-8624.00425. 
  68. Hart, S. (2002). «Jealousy in 6-month-old infants». Infancy 3: 395-402. doi:10.1207/s15327078in0303_6. 
  69. Hart, S. (2004). «When infants lose exclusive maternal attention: Is it jealousy?». Infancy 6: 57-78. doi:10.1207/s15327078in0601_3. 
  70. Harris, C.R. (2004). «The evolution of jealousy». American Scientist 92: 62-71. doi:10.1511/2004.45.919. 
  71. a b c Sharpsteen, D.J.; Kirkpatrick, L.A. (1997). «Romantic jealousy and adult romantic attachment». Journal of Personality and Social Psychology 72: 627-640. doi:10.1037/0022-3514.72.3.627. 
  72. Buunk, B.P. (1997). «Personality, birth order and attachment styles as related to various types of jealousy». Personality and Individual Differences 23: 997-1006. doi:10.1016/s0191-8869(97)00136-0. 
  73. a b Guerrero, L.K. (1998). «Attachment-style differences in the experience and expression of romantic jealousy». Personal Relationships 5: 273-291. doi:10.1111/j.1475-6811.1998.tb00172.x. 
  74. Radecki-Bush, C.; Farrell, A.D.; Bush, J.I. (1993). «Predicting jealous responses: The influence of adult attachment and depression on threat appraisal». Journal of Social and Personal Relationships 10: 569-588. doi:10.1177/0265407593104006. 

Bibliografía[editar]

  • Andersson, P. (2006) Determinants of Individual Vulnerability to Heroin Addiction – A Psychosocial Study. The Doctoral thesis, Åbo Akademi University. ISBN 952-12-1677-8.
  • Cassidy, J., & Shaver, P., (Eds). (1999) Handbook of Attachment: Theory, Research, and Clinical Applications. Guilford Press, NY.
  • Greenberg, M.T., Cicchetti, D., & Cummings, E.M., (Eds) (1990) Attachment in the Preschool Years: Theory, Research and Intervention University of Chicago, Chicago.
  • Greenspan, S. (1993) Infancy and Early Childhood. Madison, CT: International Universities Press. ISBN 0-8236-2633-4.
  • Holmes, J. (1993) John Bowlby and Attachment Theory. Routledge. ISBN 0-415-07730-3.
  • Holmes, J. (2001) The Search for the Secure Base: Attachment Theory and Psychotherapy. London: Brunner-Routledge. ISBN 1-58391-152-9.
  • Karen R (1998) Becoming Attached: First Relationships and How They Shape Our Capacity to Love. Oxford University Press. ISBN 0-19-511501-5.
  • Levine, A. and Heller, R. (2010). Attached: The New Science of Adult Attachment and How It Can Help You Find—And Keep—Love. ISBN 978-1-58542-848-9.
  • Parkes, CM, Stevenson-Hinde, J., Marris, P., (Eds.) (1991) Attachment Across The Life Cycle Routledge. NY. ISBN 0-415-05651-9
  • Pistole, M.C. (1996). «After Love: Attachment Styles and Grief Themes». The Family Journal 4 (3): 199-207. doi:10.1177/1066480796043003. 
  • Pistole, M.C. (1995). «College Students' Ended Love Relationships: Attachment Style and Emotion». Journal of College Student Development 36 (1): 53-60. 
  • Ridge, S.R.; Feeney, J.A. (1998). «Relationship history and relationship attitudes in gay males and lesbians: attachment style and gender differences». Australian & New Zealand Journal of Psychiatry 32 (6): 848-860. PMID 10084350. doi:10.3109/00048679809073875. 
  • Robinson, L.A. (1999). «The relationships between attachment style and romantic attachment, autonomy and equality in lesbian relationships». Australian Journal of Psychology 51: 137-137. 
  • Siegler R., DeLoache, J. & Eisenberg, N. (2003) How Children develop. New York: Worth. ISBN 1-57259-249-4.
  • Heard, D. H.AND Lake (1986). «The Attachment Dynamic in adult life». The British Journal of Psychiatry 149: 430-438. doi:10.1192/bjp.149.4.430.