Antracosis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

1.ANTRACOSIS[editar]

1.1 ETIMOLOGÍA:[editar]

La palabra antracosis proviene del griego anthrax cuyo significado es carbón y osis que significa proceso patológico.[1]

1.2. DESCRIPCIÓN GENERAL:[editar]

Es una enfermedad pulmonar parénquimal difusa causada por la acumulación de carbono inhalado o polvo de carbón. La enfermedad puede progresar de la antracosis asintomática a la fibrosis pulmonar masiva. Esta lesión pulmonar generalmente ocurre en trabajadores de minas de carbón, pero se puede ver en habitantes urbanos y fumadores de tabaco.[2]

1.3. EL TÓXICO :[editar]

En cuanto al tóxico que produce la patología antracosis es el carbón,que es el nombre general con el que se denomina a los residuos de sustancias vegetales fosilizadas que se han transformado en compuestos ricos de carbono tras haberse cubierto de una capa de roca sedimentaria que las aisló del aire y posteriormente haber sido sometidas a presión y temperaturas altas durante eras geológicas.[3]

El carbono se puede encontrar presente en el aire como contaminante atmosférico, dado su pequeño tamaño, al inspirar, este es capaz de llegar a los alvéolos pulmonares. Al llegar a los alvéolos, las partículas de carbón pueden ser fagocitadas por macrófagos pudiendo alcanzar el tejido pulmonar intersticial y así llegar a los ganglios linfáticos. Es por esto que los individuos que padecen esta patología se caracterizan por una pigmentación pulmonar ennegrecida.[4]

1.4. GRUPOS DE RIESGO[editar]

Dada la alta exposición a ambientes de carbono, los grupos de riesgo son los siguientes:

  • Cortadores de carbón
  • Mineros
  • Fabricantes de grafito
  • Manufactureros de electrodos de carbón
  • Fumadores de tabaco

En términos generales, y dada la exposición crónica de los grupos de riesgo, es una entidad clínica que afecta a población mediana o de avanzada edad, con una media de edad de 59.4 ± 12.7 años. Es preciso comentar que afecta de manera más pronunciada a mujeres que a hombres.[5]

1.5. CUADRO CLÍNICO[editar]

El desarrollo de la enfermedad así como de los síntomas van a a depender de una serie de variables como puede ser la cantidad de polvo retenida en las vías respiratorias y los pulmones. También van a depender de la forma, tamaño, flotabilidad y características fisicoquímicas de las partículas.

Debido a las variables mencionadas anteriormente, la enfermedad se puede presentar en dos formas de fisiopatologías. Por un lado como antracosis simple que se caracteriza por una progresión lenta y por la aparición de pequeños agregados de carbón que provocan tos y disnea. Por otro lado, una forma más avanzada de la enfermedad causada por una inhalación de polvos de mayor tamaño y dosis. Se denomina fibrosis masiva progresiva y su sintomatología se debe a la bronquitis crónica así como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es decir pérdida de la función respiratoria que provoca dificultad respiratoria.[6]

También se han reportado otros síntomas asociados como puede ser la hemoptosis donde se la expulsión de sangre con la tos así como la ampliación anormal del lado derecho del pecho.[5]

1.6. ENFERMEDADES ASOCIADAS[editar]

  • Bronquitis crónica
  • Enfisema pulmonar
  • Asma bronquial
  • Artritis reumatoide[7]

1.7. DIAGNÓSTICO[editar]

Dada que la evolución es lenta y progresiva, el diagnóstico inicial resulta complicado y suele producirse cuando la enfermedad ha avanzado y las complicaciones y secuelas a nivel pulmonar ya se encuentran presentes.

Para realizar el diagnóstico, además de basarnos en el cuadro clínico anteriormente mencionado y atender a la historia clínica y laboral del sujeto, se utiliza un examen radiológico. En el examen radiológico se pueden observar bien lesiones simples (de tamaño menor a 10 mm de diámetro) o bien complicadas (de diámetro mayor a 10 mm). Así mismo se observan pequeñas y redondas opacidades en el parénquima pulmonar, principalmente en los lóbulos superiores.

Existen pacientes a los que no se pueden someter a un diagnóstico radiológico, en estos casos recurrimos a un examen histológico de pulmón, siendo este examen de ultima opcion dado que es muy invasivo, pero que es útil dado que permite la comprobación de pigmentos y macrófagos presentes.[2][8]


Figura 1. Se observa líneas negras en los lóbulos de un pulmón causado por los polvos antracóticos.[8]

1.8. TRATAMIENTO[editar]

El tratamiento consiste en aliviar los síntomas y tratar de realizar una rehabilitación pulmonar.

Con frecuencia se desarrolla dificultad respiratoria en las personas que padecen la enfermedad,podría ser útil la terapia con oxígeno, así como, tratar de conseguir que las actividades diarias resulten menos complejas a través de la rehabilitación pulmonar.

En caso de ser necesario el tratamiento farmacológico podemos recurrir a fármacos broncodilatadores que mantengan las vías respiratorias libres de secreciones y abiertas.[2]

1.9. PREVENCIÓN[editar]

Dado que en ocasiones es inevitable minimizar la exposición, puesto que muchas veces se debe al espacio laboral, es fundamental la utilización de equipos de protección respiratoria de garantía, así como programas de vigilancia médica con exámenes específicos y seguimiento de las condiciones laborales del sujeto por si se pudiera minimizar su exposición.[2]

También hay que incidir en el avance de la investigación para lograr un diagnóstico temprano, previniendo así daños graves e irreversibles.

2. ANTRACOSILICOSIS[editar]

➔ 2.1 ETIMOLOGÍA[editar]

La palabra antracosilicosis proviene de la unión de antracosis y silicosis. Ambas palabras provienen del griego. Por un lado anthrax significa carbón y silex significa sílice ; mientras que por otro lado osis significa proceso patológico.

Para referirse a esta patología podemos usar tanto la palabra antracosilicosis como neumoconiosis por polvos mixtos ,además de silicosis endobronquial.[9]

➔ 2.2 DESCRIPCIÓN GENERAL[editar]

Se trata de una patología similar a la antracosis debido a que se produce como consecuencia de la inhalación de partículas de carbón , pero también de polvo de sílice.

Se caracteriza por la pigmentación negra superficial localizada a nivel bronquial como consecuencia de la inhalación de partículas de carbón y polvo de sílice en el ámbito laboral sobre todo.

Además, puede producir lesiones como fibrosis y estenosis llamándose antracofibrosis y antracoestenosis.

La presentación clínica, radiológica y endobronquial varía dependiendo del grado de la afectación de las vías respiratorias por parte del material antrasilílico. Se presenta típicamente en personas mayores con una media de 63 años y no fumadoras.[10]



Figura 2- Lesión polipoidea pigmentada que obstruye parcialmente los bronquios segmentarios del lóbulo inferior derecho[4]









BIBLIOGRAFÍA

  1. «Dicciomed: Diccionario médico-biológico, histórico y etimológico». dicciomed.usal.es. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  2. a b c d «Neumoconiosis de los trabajadores del carbón - Trastornos del pulmón y las vías respiratorias». Manual MSD versión para público general. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  3. Padrón, Heliodora Díaz; Chamorro, Rita María González; Arango, María Pastor Arango Elena Pastor; Vega, Enrique José Ibarra Fernández de la (27 de agosto de 2020). «Evaluación de la exposición ocupacional a polvo de antracita». Revista Cubana de Salud y Trabajo 15 (1): 17-20. ISSN 1991-9395. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  4. a b Cullivan, Sarah; Murphy, Desmond M.; Kennedy, Marcus P. (2019-01). «Antracosilicosis: A Rare Cause of Endobronchial “Tumor”». Journal of Bronchology & Interventional Pulmonology (en inglés estadounidense) 26 (1): e5. ISSN 1944-6586. doi:10.1097/LBR.0000000000000517. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  5. a b Singh, Virendra (2017-11). «Antracosis: causa de parches de pigmentación color negro en la tráquea y el árbol bronquial». Salud(i)Ciencia 22 (7): 662-663. ISSN 1667-8990. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  6. Roa, Laura Alejandra; Vargas, Beatriz Pescador (5 de diciembre de 2016). «Dualidad, la locomotora minera versus el pulmón negro». Revista Med 24 (2): 88-89. ISSN 1909-7700. doi:10.18359/rmed.2645. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  7. hopeheal (24 de enero de 2016). Silicosis y antracosis. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  8. a b «Caninum.com -». www.caninum.com. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  9. «Antracosis - Diccionario Médico». www.portalesmedicos.com. Consultado el 24 de noviembre de 2022. 
  10. J. GARCIA COSLO (15 de octubre de 1952). «ANTRACO-SILICOSIS». Revista Clínica Española 47 (1): 18-27. ISSN 0014-2565. Consultado el 24 de noviembre de 2022.