Antonio de Valbuena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antonio de Valbuena
Antonio de Valbuena.jpg
Información personal
Nacimiento octubre de 1844
Pedrosa del Rey, España
Fallecimiento 13 de marzo de 1929
Pedrosa del Rey, España
Nacionalidad España
Información profesional
Ocupación Escritor, periodista
Seudónimo Venancio González
Miguel de Escalada[1]
[editar datos en Wikidata]

Antonio de Valbuena (Pedrosa del Rey, 1844 - 13 de marzo de 1929)[2]​ fue un escritor y periodista español.

Biografía[editar]

Nacido en 1844 en Pedrosa del Rey, municipio demolido y posteriormente anegado por las aguas del denominado embalse de Riaño en 1987. Debido a una cicatriz en el rostro, fue apodado "El Melladín de Pedrosa". Cursó estudios en el Seminario de León, licenciándose posteriormente en Derecho en Madrid. Valbuena, de profundas convicciones religiosas, apoyará en sus artículos la causa del carlismo, lo que le obligará a exiliarse en Francia en 1871. Durante la III Guerra Carlista ejerció como auditor de guerra de la división de Navarra y, posteriormente, auditor general del ejército de Carlos VII.

Concluida la contienda, se avecindó en Bilbao, donde dirigió un periódico satírico titulado La Voz de Vizcaya, colaborando además en otras publicaciones de Madrid. Escribió para El Cascabel, dirigido Carlos Frontaura; en La Regeneración, La Esperanza, El Pensamiento Español, La Lealtad y otros periódicos católicos.[3]​ Después fue redactor de El Siglo Futuro, en el que sostuvo con El Imparcial una competencia de narrar cuentos de barbería aplicados a la vida política, que luego se recogieron en un libro titulado Cuentos de barbería o Arte de afeitar bien y afeitar mal, escritos por «El Siglo Futuro» y «El Imparcial».[1]​ Fue asimismo candidato a diputado sin éxito y financió la construcción de un círculo carlista en la localidad leonesa de Riaño.

No sería hasta 1883, cuando comenzaría su labor de crítica literaria, que le granjeó odios y amores en el mundo académico, siendo considerado el crítico más duro del país junto con Leopoldo Alas "Clarín". Además, Antonio de Valbuena publicó un gran números de obras atacando a la Real Academia Española, que consideraba una amenaza contra lengua española. Según afirmó él mismo,

"No me propuse con ello (sus críticas) ganar dinero, ni honores, ni fama, sino exclusivamente limpiar nuestra hermosa lengua, que encontré maltratada y corrompida, y devolverla su nativo esplendor".

Su labor le valió una gran popularidad. Así, en 1892, Damián Isern afirma:

"¿Qué ha de pensarse, qué ha de decirse de los dos críticos más de moda en estos momentos, de Alas, más conocido con el pseudónimo de "Clarín", y de Valbuena [...]?"

Obra[editar]

La obra literaria de Antonio de Valbuena puede dividirse entre una producción de carácter literario y otra de carácter crítico.

  • Entre la obra crítica, destacan sus "ripios" ("Ripios aristocráticos", "Ripios académicos", "Ripios vulgares", "Ripios ultramarinos"), su "Fe de erratas del Diccionario de la Academia" o su popular obra "Des-trozos literarios".
  • En el campo literario, son especialmente recordadas su novela "Agua turbia", y obras como "Cuentos de afeitar", "Metamorfosis" o "La Condesa de Palenzuela".

Influencia[editar]

Antonio de Valbuena está considerado uno de los principales escritores leoneses de todos los tiempos. Su contemporáneo Leopoldo Alas "Clarín" afirmó que:

"ha probado que sabe escribir con gracia, con soltura [...] que es un escritor correcto, fácil de leer, gracioso y franco [...] que detesta el estilo cursi, soso y pseudoclásico".

Emilia Pardo Bazán, duramente criticada por Valbuena, escribió:

"Si en este autor correspondiese la importancia del contenido novelesco y humano, al encantador desafeite del estilo, al sabor neto y puro del lenguaje, tendríamos un cuentista y la promesa de un novelista de primera línea".

Antonio de Valbuena

Ya en el siglo XX, fue Azorín el gran valedor del escritor leonés, que había ido cayendo en el olvido. "Valbuena fue un prosista de los buenos; en su prosa hay sabor castellano. Digo leonés". Francisco Martínez García, en su "Historia de la literatura leonesa" (1982) dice que el autor leonés "no hizo crítica. Hizo auténtica literatura creativa, apoyando sus creaciones en la realidad asumida de unos defectos -"ripios"- que cualquier lector enterado podía ver. Su mérito no consiste en descubrir el "ripio", sino en construir un texto literario (artículo periodístico) sobre el "ripio" descubierto. [...]Valbuena fue - y sigue siendo - un literato auténtico cuya categoría, como es claro, habría que calibrar."

En la actualidad, el escritor da nombre a una calle en la capital leonesa y a un colegio de Educación Primaria situado en el Barrio de Pinilla.

Referencias[editar]

  1. a b «Don Antonio de Valbuena». La lectura dominical (1838): 201. 23 de marzo de 1929. 
  2. «"Miguel de Escalada"». Heraldo de Madrid: 12. 14 de marzo de 1929. 
  3. «Muerte de Antonio de Valbuena». La Voz: 4. 14 de marzo de 1929. 

Enlaces externos[editar]