Antonio de Sesma y Alencastre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nació el 21 de abril de 1754 en la ciudad de Orizaba, Veracruz. Fue hijo de Miguel de Sesma y Escudero, coronel de origen navarro y de Antonia María Alencastre y Noroña, nieta de la Marquesa de Sierra Nevada. A muy corta edad se trasladó a suelo navarro para ser educado a la usanza de las élites militares. Se desempeñó como regidor mudalafe, alcalde y procurador en las villas de Tudela y Corella. A los 20 años de edad, contrajo matrimonio con María Joaquina de Sesma y Escribano. En 1782 vendió la casa principal del marquesado de Sierra Nevada localizada en el antiguo barrio orizabeño de Ixhuatlán, al gobierno novohispano para la creación de un hospital militar. En 1786 ingresó como socio nato a la Real Sociedad Tudelana de los Deseosos del Bien Público y tres años más tarde, en 1789, recibió el empleo de reconocedor del estanco del tabaco en las villas de Orizaba y Córdoba.

Después de extinguirse su primer empleo, fue nombrado contador de las cajas de Guanajuato, donde permaneció hasta agosto de 1792. En septiembre del mismo año, por recomendación de su sobrino Manuel de Flon, conde de la cadena e intendente de Puebla, asumió el cargo de contador de las cajas de Puebla. A inicios de agosto de 1808, José Antonio Jiménez de las Cuevas denunció a Antonio de Sesma ante el tribunal de la inquisición por declarar que no había obligación de pagar tributos y que se debía auxiliar con un ejercito de 6,000 hombres a la corona para hacer frente a la ocupación francesa.

En noviembre de 1810, sus hijos Joaquín y Ramón de Sesma y Sesma, se incorporan al regimiento de patriotas distinguidos de la ciudad de Puebla en calidad de capitán y subteniente respectivamente. Cuatro meses después se concedió a Antonio de Sesma una jubilación de 3,000 pesos por veinte años de servicios en las cajas de Puebla. Secretamente y a través de su hijo Ramón, aportó 12,000 pesos para auxiliar a Morelos durante el sitio de Cuautla. Entre 1812 y 1815 proporcionó cerca de trescientos mil pesos en alimentos y pertrechos de Guerra a las tropas insurgentes.

Antonio y su hijo Ramón brindaron importante información a Morelos para la toma de Orizaba y el estanco del tabaco. Después de la victoria sobre la tropa de Labaqui, Antonio de Sesma fue nombrado Intendente General del Ejército Insurgente y se comisionó para que reconociera los efectos del navío Mercedes en la bahía de Santa Cruz, Huatulco. Aunque no pudo firmarla, contribuyó a la promulgación de la Constitución de Apatzingán y para 1815 se integró al cuerpo de diputados del Congreso Nacional.

En septiembre de 1816, Antonio de Sesma mantuvo estrecho contacto con Guadalupe Victoria sobre la administración de los recursos económicos del movimiento y la situación del frente de batalla veracruzano. El 2 de octubre de 1816 murió Miguel de Sesma y Sesma en Actopan, Veracruz, mientras realizaba una misión secreta para pactar apoyo financiero y militar norteamericano. Pocos meses después, su hermano Ramón fue derrotado en Silacayoapan, pero fue indultado por intervención de su tía la Marquesa de Sierra Nevada. Al descubrirse su reincidencia, Ramón fue desterrado a Manila, donde murió poco antes de concluirse la independencia.

El congreso mexicano desconoció los amplios servicios de Antonio de Sesma y prefirió pagar la jubilación que la corona española le concedió por sus servicios en cajas de Puebla. Falleció el 16 de febrero de 1830 en la ciudad de Orizaba, Veracruz[1]​.

Referencias[editar]

  1. Trejo Huerta, Jesús Héctor (2017). Grañén Porrúa, ed. Don Antonio de Sesma y Alencastre, del marquesado de Sierra Nevada a la Intendencia General del Ejército Insurgente, 1754-1817. México: Sociedad Bascongada de los Amigos del País en México/ADABI/Grañén Porrúa/Municipio de Orizaba/UNICACH. ISBN 978-607-8341-47-4.