Antonio de Arfián

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retablo de la Capilla del Mariscal, catedral de Sevilla, policromado por Antonio de Arfián con pinturas de Pedro de Campaña y trazas arquitectónicas de Pedro Becerril.

Antonio de Arfián fue un pintor y dorador renacentista español, activo en Sevilla en la segunda mitad del siglo XVI.

Vecino del barrio de Triana y formado en el de Feria, donde según Ceán Bermúdez se citaban los «buenos coloristas», se inició en la pintura de sargas, muy apreciadas para la decoración de las casas y el mercado americano, antes de pasar a ser discípulo de Luis de Vargas.[1]

Pintor de sargas al temple y, según Francisco Pacheco, introductor en Sevilla del estofado a base de grutescos al modo de Julio Aquiles y Alejandro Mayner,[2]​ se han perdido buena parte de las obras documentadas a su nombre, comenzando por los dos retablos que Pacheco ponía como ejemplo de su maestría: el del altar de San José en la Casa Profesa de los jesuitas y el retablo mayor del convento de San Pablo de los dominicos, contratado por Juan Bautista Vázquez el Viejo en 1577.[3]​ Consta su intervención en la policromía del retablo de la capilla del Mariscal de la catedral de Sevilla, iniciado en 1555, obra en lo arquitectónico de Pedro Becerril con pinturas de Pedro de Campaña. También colaboró con el escultor Jerónimo Hernández en diversos retablos sevillanos, desaparecidos, y en el primitivo retablo mayor de la iglesia de San Miguel de Jerez de la Frontera por el que en 1595 cobró 500 reales a cuenta de los 150 ducados en que había concertado la cuarta parte del dorado y estofado.[4]

Tuvo un hijo, Alonso de Arfián, continuador de su oficio.

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Ceán t. VI, p. 55.
  2. Pacheco, pp. 447 y 461.
  3. Pacheco, p. 500, nota 14.
  4. Ríos (1991), p. 33.

Bibliografía consultada[editar]