Antonio-Prometeo Moya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antonio-Prometeo Moya
Información personal
Nacimiento 1949
Montiel, Ciudad Real, España
Nacionalidad española
Información profesional
Ocupación Escritor traductor
Género Novela, Relatos
Movimientos Literatura española contemporánea
[editar datos en Wikidata]

Antonio-Prometeo Moya Valle es un escritor y traductor español, perteneciente a la primera generación posfranquista, que no se vincula con ninguna escuela ni tendencia.

Biografía[editar]

Nació el 7 de noviembre de 1949 en Montiel, Ciudad Real, población donde no ha vivido nunca. A principios de 1950 sus padres se instalaron definitivamente en Valencia. Estudió en los Escolapios y en el Instituto Luis Vives. En 1964 interrumpió temporalmente los estudios y trabajó en comercios, en una agencia de transportes, en la construcción y en una librería. En 1976, a raíz de la publicación de su primer libro, se trasladó a Barcelona. Es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona.[1]​ Desde 1975 colabora ocasionalmente en periódicos y revistas y desde 1980 ha traducido (del inglés, del francés y del italiano) libros de todos los géneros.
Traductor, entre muchos otros, de James Joyce, Gilles Lipovetsky, John Fante, Kazuo Ishiguro, Jim Thompson, Jack Kerouac, Hunter S. Thompson, Henry James, Thomas Pynchon, Tom Wolfe, George Orwell, Malcolm Lowry, Emily Brontë, Pier Paolo Pasolini, Isaac Asimov, Raymond Chandler, Arthur Miller.

Libros publicados[editar]

Retrato del fascista adolescente[editar]

Publicado en 1975 en Barcelona por Seix Barral. Volumen de relatos que fue saludado por la crítica por su carácter innovador en el panorama español, dominado hasta entonces por el realismo social. En él se reflejaba asimismo la variedad de influencias que había recibido: Joyce, los expresionistas alemanes, el nouveau roman y algunos autores italianos de posguerra.[2]

De la divina proporción[editar]

Su primera novela, publicada en 1981 en Barcelona por Montesinos. Fue un intento no del todo conseguido de crear un personaje entre cínico y demoníaco que destruye a su propia familia.[3]

Ópera ibérica[editar]

Su siguiente novela, publicada en 1983 en Barcelona por Seix Barral, es fruto de sus lecturas dickensianas. Una historia centrada en la búsqueda de la verdadera identidad de un padre mitificado y cuyas páginas componían una «excesiva, alegórica y riquísima experiencia verbal y narrativa».[4]

La loba[editar]

Novela publicada en 1985 en Barcelona por Seix Barral. Sobre un profesor universitario desterrado durante el franquismo a un pueblo de Castilla, que le valió la calificación de discípulo de Juan Benet.[5]​ Fue considerada su mejor obra hasta la fecha[6]​ y llamó la atención en el mundo universitario estadounidense.[7]

Asesinos en la ciudad ideal. Una historia de autómatas[editar]

Novela publicada en 1986 en Barcelona por Muchnik Editores. Una sátira de la joven democracia española, «con una excelente trama entre lo político y lo policial» que «evoca un mundo caótico y terrible... La construcción del relato, simétrica y armoniosa, funciona como una perfecta pieza de relojería».[8]​ Otro crítico destacó el carácter sarcástico del texto.[9]​ En realidad, toda la historia es una fantasía de un personaje que contempla una pintura atribuida a Piero della Francesca, una idea inspirada en una novela de Vladimir Nabokov. Moya confesó por entonces que los autores que más le habían permitido reflexionar sobre la literatura eran Dickens, Dostoievski, Henry James, Hermann Broch, Flaubert, Joseph Conrad, Jane Austen, James Joyce, Vladimir Nabokov y Samuel Beckett.[10]

Últimas conversaciones con Pilar Primo[editar]

Novela publicada en 2006 en Madrid por Caballo de Troya. Una entrevista-ficción con la fundadora de la Sección Femenina de Falange, que fue muy bien recibido por la crítica por su capacidad de convicción, su rigor historiográfico, su imparcialidad ideológica y su habilidad técnica, ya que era un diálogo puro, sin acotaciones de ninguna clase.[11]

Los misterios de Barcelona[editar]

Novela publicada en 2006 en Madrid por Caballo de Troya. Al mismo tiempo publicó Los misterios de Barcelona, una farsa que rendía homenaje a Wilkie

Collins y a los folletines españoles (en particular a Barcelona y sus misterios, de Antonio Altadill, 1860, cuyo principio calcaba prácticamente); esta novela creó cierta confusión entre los críticos poco informados.[12]

Escenas de guerra y miedo en España[editar]

Publicada por la Ed. Berenice (Córdoba, 2011), la guerra civil española es aquí un pretexto para presentar una galería de monstruos, unos clásicos, otros inventados por el autor, perfectamente encajados en la trama y que corroboran el interés de Moya por lo fantástico. La anécdota es sencilla: dos solados, uno franquista, el otro republicano (algún crítico que comentó el libro sin leerlo dijo que uno era un capitán falangista), deciden viajar juntos a Madrid para ver el final de la guerra; la sorpresa final acaba con todas sus esperanzas.[13]

Muerte de un ciudadano por encima de toda sospecha[editar]

Que Moya no se encasillaba en un género concreto vino a demostrarlo esta novela (publicada por Lengua de Trapo, Madrid, 2012), sátira despiadada de la sociedad catalana actual y desbordante de humor negro.[14]

Príncipes de Tartesos[editar]

Novela publicada por Ed. Almuzara (Córdoba, 2015) que rinde homenaje a Robert Louis Stevenson y en que Moya combinó su interés por la historia y por las aventuras.[15]

Temática y registros[editar]

Moya no cree en la espectacularización de la cultura, es enemigo de premios, estrellatos y mitomanías, y vive alejado del circo literario.[16]

La ficción de Moya tiene temas recurrentes, como la desarticulación de la familia, la crisis de la identidad personal y el desarraigo de los individuos, una geografía característica (cementerios, cloacas, subterráneos urbanos), tramas geométricas que buscan los esquemas de la novela policíaca, cierto gusto por la iconografía del género fantástico, cierta tendencia a la simbología, el enfoque satírico de los discursos dominantes, el juego con las convenciones literarias y un estilo que suele oscilar entre la ironía y el lirismo[17]

Referencias[editar]

  1. Los datos biográficos sobre Moya figuran en las solapas y contraportadas de sus libros. Véase también Ricardo Bellveser y Rafael Añón, Un purgatorio. Antología de narradores valencianos, Institución Alfonso el Magnánimo, Valencia, 1984, p. 220. En Antonio-Prometeo Moya, «Valence», Le Nouvel Observateur (Collection Voyages), nº 10, abril de 1992, pp. 66-69, hay una descripción autobiográfica de la infancia y adolescencia del autor. Pese a haber nacido en Castilla y vivir en Barcelona desde 1976, Moya se ha considerado siempre valenciano; véase por ejemplo su entrevista con Ricardo Bellveser en el programa Encontres del 2º Canal de la Televisión Valenciana, emitida en varias ocasiones durante la semana navideña de 2011.
  2. Víctor Pozanco, Tele/eXpres, febrero de 1976. Juan Pedro Quiñonero señalaba también la posible influencia de Luis Martín Santos, en Informaciones, enero de 1976. Véanse asimismo «Prometeo prosificado», entrevista con el autor por «King Kong» (seudónimo de José Luis Giménez-Frontín), Tele/eXpres, 31 de diciembre de 1975; y la entrevista de Ricardo Bellveser, «Antonio-Prometeo Moya: la muerte de la novela», Las Provincias, enero de 1976.
  3. Véanse, sin embargo, los comentarios elogiosos de Ricardo Cano Gaviria, «Para una geometría de lo divino», Quimera 11 (1981), pp. 46-49; y Jean Canavaggio y Rosa Navarro Durán (eds.), Historia de la literatura española, Ariel, Barcelona, 1994-1995, vol. VI, p. 329.
  4. Nora Catelli, «Intento de clausura del pasado», La Vanguardia, marzo de 1984.
  5. Martín de Riquer y José María Valverde, Historia de la literatura universal, Planeta, Barcelona, 1986, vol. 10, p. 212.
  6. «Antonio-Prometeo Moya confirma con La loba sus cualidades de excelente narrador», dijo Luis Suñén en El País, 21 de julio de 1985. «Una obra que sitúa nuevamente a su autor entre los escritores más interesantes de la literatura castellana actual y replantea el sentido y la función de la escritura fantástica», dijo Ana Gargatagli en La Vanguardia, 18 de julio de 1985. Juan Ignacio Farreras, en Historia crítica de la literatura hispánica, vol. 23, p. 130, la califica de «muy buena novela de terror».
  7. Cf. el comentario de Ignacio-Javier López, de la Universidad de Virginia, en World Literature Today, verano de 1986.
  8. Ana Gargatagli, «La escritura ideal», La Vanguardia, 16 de abril de 1987.
  9. Fernando Arias, «El paraíso de los policías», Las Provincias, 7 de marzo de 1987.
  10. Revista de Occidente, 98-99 (julio-agosto de 1989), número especial dedicado a la «Narrativa Española Actual», p. 206. (9).
  11. Cf. Jordi Gracia, El País, 15 de julio de 2006; Ramón Pedregal, El Crítico (en línea), 18 de julio de 2006; Sergi Doria, Revista de Libros nº 121, enero de 2007; Santos Domínguez, Encuentros de Lecturas (blog), 15 de noviembre de 2006; y en especial Rosario Sánchez López, Entre la importancia y la irrelevancia. Sección Femenina, de la República a la transición, Consejería de Educación y Cultura de la Universidad de Murcia, Murcia, 2007, p. 183.
  12. Entre los más perspicaces, sin embargo, hay que citar a Gerardo Elorriaga (cf. su breve nota «El gótico condal», El Correo Español, 28-06-2006).
  13. Cf. Margarita Rivière, «Escenas de guerra y miedo en España», Qué leer 176 (2012), p. 87. Iñaki Ezquerra, «Antonio-Prometeo Moya o el terror no tiene bando», El Correo, 7 de enero de 2012. Peio H. Riaño, «Franco entre vampiros», Público, 21 de diciembre de 2011. Rodrigo Pinto, nota aparecida en Babelia/El País, 4 de agosto de 2012. Y la ya mencionada entrevista con Ricardo Bellveser, en el programa Encontres del 2º Canal de la Televisión Valenciana, que giró alrededor de esta novela. El programa se emitió en tres ocasiones durante la semana navideña de 2011.
  14. Santos Sanz Villanueva, «Muerte de un ciudadano por encima de toda sospecha», El Cultural (revista de El Mundo), 15-21 de junio de 2012, calificó esta novela de «extraño relato, híbrido de ficción y reportaje, duro, aleccionador y muy divertido». Miguel Carreira, «Muerte de un ciudadano por encima de toda sospecha», Revista Factor Crítico, 23 de julio de 2012. Iñaki Ezquerra, «Antonio-Prometeo Moya y la sátira de la corrupción», El Correo, 30 de junio de 2012.
  15. Alfredo Valenzuela (EFE), «Antonio-Prometeo Moya publica su última novela sobre Tartesos», El Periódico, 20 de junio de 2015.
  16. No es una declaración reciente. Cf. el artículo del propio Moya, «O literatura o mundo literario», La Vanguardia, 7 de mayo de 1985.
  17. Ricardo, Gullón (ed.), (1993). «Diccionario de literatura española e hispanoamericana». Alianza/Sociedad Quinto Centenario, Madrid.