Antella

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Antella
municipio de España

Bandera d'Antella.svg
Bandera
Escut d'Antella.svg
Escudo

Panoràmica amb Torre i Campanar.jpg
Antella ubicada en España
Antella
Antella
Ubicación de Antella en España.
Antella ubicada en Provincia de Valencia
Antella
Antella
Ubicación de Antella en la provincia de Valencia.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of the Valencian Community (2x3).svg Comunidad Valenciana
• Provincia Valencia
• Comarca Ribera Alta
• Partido judicial Alcira
Ubicación 39°04′45″N 0°35′33″O / 39.079166666667, -0.5925Coordenadas: 39°04′45″N 0°35′33″O / 39.079166666667, -0.5925
• Altitud 44 msnm
Superficie 17,6 km²
Fundación 1250
Población 1 209 hab. (2018)
• Densidad 70,06 hab./km²
Gentilicio antellense
Predom. ling. oficial Valenciano
Código postal 46266
Alcalde Gustavo Montagudo (Gent d'Antella) - Amparo Estarlich (PSPV)
Sitio web www.antella.es

Localización de Antella respecto a la comarca de la Ribera Alta

Localización de Antella respecto a la comarca de la Ribera Alta

Antella es un municipio de la Comunidad Valenciana, España. Perteneciente a la provincia de Valencia, en la comarca de la Ribera Alta.

Geografía[editar]

Situado entre el río Júcar y las estribaciones de la sierra de Tous. La superficie del término es muy accidentada, a excepción de una estrecha franja ribereña del Júcar. Las principales alturas son: la Loma Larga (312 m.), Moreras (221 m.) Cantalares y Rodeno. El río Júcar que cruza el término de noroeste a sureste sirve de límite con Sumacárcel. En las partes montañosas del término hay pinares muy diseminados y pastos.

El pueblo está situado en la margen izquierda del Júcar.

Localidades limítrofes[editar]

El término municipal de Antella limita con las siguientes localidades:

Alberique, Alcira, Cárcer, Cotes, Gabarda, Sumacárcel y Tous, todas ellas de la provincia de Valencia.

Historia[editar]

La población es de origen musulmán; antiguamente en el término hubo un poblado llamado Xarquia, que fue abandonado a causa de las repetidas inundaciones del Júcar. Sus habitantes construyeron el actual pueblo, en un lugar más elevado sobre el cauce normal del río; pese a ello, Antella ha sufrido diversas inundaciones, algunas de las cuales fueron muy importantes durante el siglo XIX.

Sin embargo, el nombre de la población es de origen latino indirectamente y de las lenguas romances del antiguo Reino de Valencia, directamente, y procede de antella (anticula), es decir, "compuertas".

Administración[editar]

Alcaldes desde las elecciones de 1979
Legislatura Nombre Partido
1979-1983 Arturo Peris Sales Independiente, CID
1983-1987 José Pardo Calvo PSPV-PSOE
1987-1991 José Pardo Calvo PSPV-PSOE
1991-1995 Vicente Frigols Lila Independiente, ADA
1995-1999 Jesús Leonardo Giménez PSPV-PSOE
1999-2003 Jesús Leonardo Giménez PSPV-PSOE
2003-2007 María Isabel Giménez Candel Partido Popular
2007-2011 María Isabel Giménez Candel Partido Popular
2011-2015 Gustavo Montagudo - Amparo Estarlich GdA - PSPV
2015-2019 Amparo Estarlich Martorell-Doña Emilia Ortiz Castillo PSPV- Gent d'Antella Unida
2019- n/d n/d

Demografía[editar]

Evolución demográfica
1990 1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006 2007 2011 2016
1.672 1.621 1.610 1.558 1.533 1.488 1.508 1.498 1.427 1.526 1.454 1271

Economía[editar]

El regadío está destinado casi exclusivamente a la producción de naranjas y kakis. El reducido secano se dedica a algarrobos y olivos.

Para riegos utilizan aguas de la Acequia Real del Júcar que tiene una presa dentro de este término; también hay motores para la extracción de aguas subterráneas. La ganadería es doméstica.

Monumentos[editar]

Monumentos religiosos[editar]

  • Iglesia de la Inmaculada Concepción. Fecha de principios del siglo XVIII, fue levantada sobre el solar de una antigua mezquita y es de estilo churrigueresco.
  • Ermita del Cristo de la Agonía. En la falda de la montaña de la Creueta al final de uno bonito paseo escalonado y con capillas del vía crucis, de estilo gótico construidas con ladrillos roges a cara vista en que colocaran retablos de azulejos con las estaciones, protegidos por un marco con tela metálica.

Monumentos civil[editar]

  • Casa de las Compuertas.

Se construye por primera vez el año 1732, destinada a ubicar en su interior las tres compuertas mediante las cuales, al levantarlas, dejaban pasar el agua del río Júcar a la Acequia Real, sirviendo también para regular el caudal de la acequia. La casa está situada junto al azud, sobre un puente de piedra de tres arcos y con dos barandillas a los lados. Dentro de ella hay tres compuertas de las que dos pertenecen a la comunidad de regantes y son las del antiguo riego, y la otra un poco mayor es propiedad del Duque de Hijar, cada una de ellas corresponde en un arco del mencionado puente, son unos grandes y gordos tableros de 9 palmos de latitud que subiendo y canalón por medio de unos espirales colocados convenientemente sirven de dique o contra azud para detener y hacer retroceder el agua del río cuando se quiere quitar en la acequia y para graduar la cantidad que se desea dejar entrar. En la parte alta de la casa hay una especie de galería o mirador en que a un palo alto se pone una bandera que sirve de señal a los trabajadores del campo para empezar y dejar los trabajos. Encima de una puerta de entrada en una lápida de mármol negro se leo la siguiente inscripción: "Año 1835, tercero del Reinado de Isabel II y siendo "Baile General" El señor Antonio González Alborç, se hizo la obra sólida de la azud de los caudales de la Comunidad de Regantes de la Real Acequia de Alzira".

Ha sido reconstruida totalmente respetando en lo posible su estructura anterior a la "riuà" (riada) de 1982. La Casa de la Comunidad o de Regantes fue arrasada hasta sus fundamentos por la fuerte corriente de las aguas del río y no se ha vuelto a edificar, debido, tal vez, a que había perdido la función para la que había sido construida.

  • Casa del rey.

Este edificio está en la plaza del mismo nombre. Desde el azud se puede llegar por el calle Pintor Lozano, antigua calle del arrabal. La plaza se construyó al primero tercio del siglo XIX, para que los carruajes de los síndicos de la acequia pudieron entrar en el corral de la casa. La casa, una mansión noble diez este nombre a la realeza de la acequia y era, es, el lugar donde se reúnen los síndicos de los pueblos que riega la acequia real anualmente para las asambleas de la acequia.

  • Torre árabe.

La torre de Antella es el último vestigio histórico de que fue el castillo-casa solariego del Señor Territorial de Antella y se levantó en el centro de toda la edificación. La torre es de estilo mudéjar y forma rectangular, y no tiene el talud como es habitual en este tipo de construcciones para su mejor sustentación, para que esta torre se construyó reduciendo la espesor de sus paredes por la parte interior, con lo cual resulta que a medida que se sube en los pisos superiores, estos tienen una mayor superficie interior. Al siglo XIX fue utilizada coma prisión.

Lugares de interés[editar]

  • L'Assut de Antella (el azud de Antella). La pieza fundamental de la infraestructura hidráulica de la Acequia Real del Júcar es, además de la propia acequia, el azud de Antella, que sirve como presa para derivar parte de las aguas del río en la Acequia. Su importancia se expresa en el hecho de que se encuentra representado en el escudo de la población. Y las aguas sobrantes continúan su curso sobresaliéndolo en su primer tramo o bien dejadas salir por los "portillos". Comienza a construirse el año 1239 y finaliza el 1260.

Fiestas y celebraciones[editar]

  • Fiestas patronales. Tradicionalmente, estas fiestas se celebraban los días 8 y 9 de diciembre en honor a la Puríssima Concepción y el Santísimo Cristo del Calvario. A causa del mal tiempo de esta época del año, las Fiestas Patronales se trasladan a partir de 1977 a las fechas veraniegas del 6 y 7 de agosto.
  • La Salpassa. Era un acto tradicional que se celebraba en la Semana Santa, y consistía en que el cura, el día de Miércoles Santo visitaba todas las casas del pueblo para bendecirlas, llevando un crucifijo, al tiempo que recogía los donativos. Al capellán le acompañaban los monaguillos y toda la población infantil del pueblo, los cuales llevaban unas mazas de madera, con las que daban fuertes golpes sobre el suelo, al tiempo que proferían gritos parafraseando estrofas como la que decía: "Ous a la pallissa, Ous al ponedor, A pegar-li garrotades al senyor capellà" ("Huevos al pajar, Huevos al ponedor, A pegarle garrotazos, al señor capellán") produciendo un fuerte estruendo y algarabía que llenaba de alegría a los pequeños y de alegría a los mayores. El golpeo de las mazas sobre el suelo tenía como objetivo matar al diablo, matar a los judíos y a los duendes o espíritus malignos.
  • La Maerà. Fiesta que rememora el oficio de los gancheros y el transporte fluvial de troncos de madera, una tradición que durante más de 800 años se ha llevado a cabo en el Júcar y su afluente el Cabriel, entre otros ríos valencianos. Esta actividad milenaria fue recuperada en Antella con motivo de la XXVII Trobada de Centres d'Ensenyament en Valencià que tuvo lugar en esta localidad de la comarca de la Ribera Alta el 22 de abril de 2012. Desde entonces, la maderada o conducción de madera por aguas del Xúquer se celebra anualmente en Antella cada último sábado del mes de julio, coincidiendo con las vísperas de las fiestas patronales. En ella, los gancheros o ganxers miembros de l'Associació Cultural de Maeros del Xúquer, entidad sin ánimo de lucro organizadora del evento, son los encargados de guiar hasta el paraje del Assut d'Antella, entre 4 y 8 toneladas de troncos mediante el sistema de flotación de piezas sueltas por un recorrido fluvial de unos dos kilómetros. Lo hacen ataviados con indumentaria típica y con la única ayuda de su destreza y de una larga vara de madera provista en un extremo de una punta de hierro y un garfio. A su llegada al Assut, ordenada construir por Jaume I con la indicación expresa de dejar una compuerta que permitiese el paso de los troncos, estos son extraídos del agua por los maeros y maeres con la ayuda de caballos y mulas. Antella fue un punto importante de paso, y a partir del siglo XV, de recuento y extracción de troncos. Una vez fuera del agua, se dejaban secar durante al menos 40 días y se medían -en palmos valencianos- y marcaban en grados -Tocho (A), Mejoría (M), Sisa (U), Madero (m), Cuaderno (Q), Seiseno (L) y Cabrio (C)- en función de su calibre. La conducción fluvial de madera por el Júcar y el Cabriel se ha llevado a cabo desde tiempos de la dominación musulmana, como atestiguó el geógrafo Al-Idrisi. Durante más de ocho siglos, esta actividad estuvo estrechamente ligada a las necesidades de madera de Cartagena, Valencia, Alzira y Xàtiva, entre otras ciudades, para la construcción naval, edificaciones y uso doméstico, principalmente y, a partir del siglo XIX, para la industria valenciana del mueble y la fabricación de cajas de naranjas destinadas a la exportación. A través de la Maerà, Antella rinde homenaje a una tradición y un oficio milenarios.

Enlaces externos[editar]