Anillamiento de aves

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un Regulus calendula anillado recapturado en una red japonesa.

El anillamiento es una técnica de marcaje para el estudio de aves silvestres, que consiste en la colocación de una anilla metálica, habitualmente de aluminio, en la pata de un ave viva. Esta anilla lleva impreso un remite, que identifica a la estación anilladora donde se centralizan los datos, uno o varios dígitos característicos del tamaño de la anilla y un número diferente para todas las anillas del mismo modelo y estación. Los datos de anillamiento correspondientes a todas las aves que llevan anillas de un remite determinado quedan archivados en el centro correspondiente, de forma que distintos aspectos de la vida del ave se pueden estudiar gracias a la posibilidad de reencontrar al mismo individuo. Estos aspectos incluyen desde la migración, longevidad, mortalidad, estudios de población, comportamiento de alimentación y otros varios.

Los primeros programas de anillamiento organizado se iniciaron en 1909 por parte de Arthur Landsborough Thomson en Aberdeen, Escocia y Harry Witherby en Inglaterra, aunque se habían realizado pruebas de anillamiento de carácter individual con anterioridad en Dinamarca y Alemania.

Algunos resultados sorprendentes[editar]

Un charrán ártico anillado cuando todavía no era capaz de volar en las islas Farne, frente a la costa de Northumberland en la costa este de Gran Bretaña en el verano de 1982, fue recuperado en Melbourne, Australia en octubre de 1982, un viaje de más de 22.000 km (14,000 millas) en tan solo tres meses.

Una pardela (Puffinus puffinus) anillada cuando ya era adulta (al menos contaba con 5 años), que criaba en la Isla de Copeland, Irlanda del Norte, es en la actualidad (2003/2004) el ave salvaje conocida más vieja del mundo, fue anillada en julio de 1953 y atrapada de nuevo en julio de 2003, por lo que tiene al menos 55 años. Otras recuperaciones han mostrado que los fulmares migran más de 10.000 km hasta las aguas frente a las costas del sur de Brasil y Argentina en invierno, de modo que esta ave habría cubierto un mínimo de 1.000.000 km tan solo en sus migraciones (sin contar lo que haya recorrido cada día para pescar). Otra ave casi tan anciana, que cría en la isla de Bardsey frente a Gales se estimó que había volado unos 8 millones de km durante su vida (y está viva en la actualidad, 2003, habiendo sobrevivido incluso al ornitólogo que hizo esta estimación, Chris Mead).

Bibliografía[editar]

  • Knox, A.G. 1982. Ringing pioneer. BTO News No. 122, p.8.
  • Knox, A.G. 1983. The location of the Ringing Registers of the Aberdeen University Bird-Migration Inquiry. Ringing and Migration 4: 148. (Este número contiene referencias adicionales)
  • Pinilla, J. (Coord.) 2000. Manual para el anillamiento científico de aves. SEO/BirdLife y DGCN-MIMAM. Madrid.

Enlaces externos[editar]