Anexo:Serpientes venenosas de Costa Rica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las serpientes venenosas de Costa Rica constan de 22 especies, 16 de las cuales pertenecen a la familia Viperidae, y 6 a la familia Elapidae. El estudio específico de estas especies de reptiles toma especial importancia debido a que el envenenamiento por mordedura de serpiente, también llamado "accidente ofídico", constituye un importante problema de salud pública tanto en Costa Rica como en el resto de Centroamérica. El envenenamiento por mordedura de serpiente causa índices importantes de morbi-mortalidad en estos países, siendo responsable de diversas secuelas en las víctimas de estos accidentes.

La lucha antiofídica en Costa Rica data de los primeros años de siglo xx, con los trabajos pioneros del Dr. Clodomiro Picado Twight. En Costa Rica, instituciones como el Instituto Clodomiro Picado, la Universidad de Costa Rica, el Ministerio de Salud y otras organizaciones nacionales, han trabajado durante varias décadas en el estudio del envenenamiento por mordedura de serpiente, en la búsqueda de soluciones al mismo, con el objetivo de reducir su impacto. Se ha determinado que en el país ocurren unos 600 casos al año de accidentes ofídicos (tasa de incidencia del 16%), con entre 5 y 6 muertes al año (tasa de letalidad menor al 1%). Esto se debe a tres medidas implementadas en el país:

  • Disponibilidad de suero antiofídico polivalente y anticoral. Éste es producido en el Instituto Clodomiro Picado desde 1970.
  • Existencia de programas de capacitación para personal relacionado.
  • Programas de prevención entre la población general.

Por sus características ecológicas y biogeográficas, Costa Rica posee una rica fauna de reptiles, entre ellos, más de 150 especies de serpientes, de las cuales 22 especies se consideran venenosas, las cuales se clasifican en dos familias: Viperidae y Elapidae.

Familia Viperidae[editar]

Especie Nombre común Distribución Descripción EC[nota 1] Imagen
Agkistrodon bilineatus

Cantil

Castellana

Mocasín
Agkistrodon-bilineatus range-map.png
Talla mediana. L: 138 cm (promedio entre 60-70 cm). Cuerpo robusto, cabeza grande que se distingue del cuello, cola larga. Color dorsal rojizo anaranjado, con bandas dorsales color café a anaranjado, el color de fondo varía de gris a café y hasta negro, con flecos transversales-diagonales de color crema o café. Dos líneas claras se extienden desde la punta del hocico hacia atrás, a lo largo de las supralabiales (escamas en el labio superior) y a lo largo del canto de la cara hacia el cuello, las cuales la hacen distinguible de otras especies. Presenta entre 9 y 15 placas simétricas en la cabeza. Posee dos potentes colmillos en la parte anterior de la maxila, perforados internamente por un canal para inyectar el veneno. Estos colmillos se pliegan en el interior de la cavidad oral cuando la boca está cerrada.
NT
Agkistrodon bilineatus 2.jpg
Atropoides mexicanus Mano de piedra centroamericana center. Talla pequeña a mediana. L: 60-70 cm. Cuerpo robusto, cilíndrico o comprimido lateralmente, mayor en la hembra. Cabeza grande, ancha y diferenciada del resto del cuerpo. Cola corta. Posee dos colmillos potentes, perforados, en la parte anterior de la maxila, plegados cuando la boca está cerrada. Tiene una foseta loreal del tamaño del ojo que alberga el órgano termorreceptor. Escamación dorsal aquillada compuesta de 21 a 35 hileras. Manchas cuadradas o romboidales o de color negro uniforme. Escamas ventrales 121 a 135 hileras. Hábitos terrestres, nocturnos y diurnos. Se le encuentra oculta en la hojarasca del suelo, en madrigueras de otros animales, cuevas y cerca de cuerpos de agua. Camadas entre 5 y 27 crías. Una vez atrapa su presa, no la suelta, por lo que posee un delgado pliegue de la piel que le protege ojos, narinas y termosensores durante este acto. Es depredada por Buteogallus urubitinga.
Atropoides mexicanus - Costa Rica.JPG
Atropoides picadoi Mano de piedra costarricense Tamaño mediano. L: 125 cm (promedio 85-90 cm) Cuerpo robusto, cilíndrico o comprimido lateralmente; cabeza muy grande, bien diferenciada del cuello. Cola corta. Ojo moderado con pupila vertical. Patrón dorsal con 25 a 30 diseños oscuros de forma romboidal, que usualmente se fusionan y forman un patrón ondulado, oscuro, sobre un fondo claro. Escamación dorsal aquillada, en la cabeza puede ser lisa o aquillada, con escamas pequeñas y numerosas. Colmillos en uno o dos pares, localizados en la parte anterior de la maxila, perforados para la conducción del veneno, plegados dentro de la cavidad oral cuando la boca está cerrada. Presenta una foseta loreal que aloja el órgano termorreceptor, localizada en forma equidistante y alineada con el ojo y la narina. Vivípara, camadas entre 5 y 27 crías.
Bothriechis lateralis Lora venenosa Talla pequeña a moderada. L: 60-70 cm. Cuerpo delgado, más largo en el macho. Cabeza bien diferenciada del cuello. Hocico con perfil redondeado, con dos colmillos perforados, ubicados en la parte anterior de la maxila, plegados dentro de la cavidad oral cuando la boca está cerrada. Color verde esmeralda o verde azulado, de distribución uniforme en el adulto, con par de líneas amarillas a lo largo del cuerpo, que separa escamas ventrales de dorsales. Es una especie arbórea, por lo que los accidentes ofídicos usualmente ocurren en extremidades superiores de trabajadores agrícolas.
Groengele-groefkopadder-5.jpg
Bothriechis nigroviridis Toboba de árbol Talla pequeña. L: 45-50 cm. Cuerpo delgado a medianamente robusto. Cabeza grande, ancha y bien diferenciada del cuello. Cola corta. Color verde manchado con puntos negros. Arborícola, también se le puede encontrar sobre el suelo o en la base de árboles y arbustos. Vivípara, se alimenta de pequeños vertebrados. Hábitos nocturnos, también se movilizan durante el día. Poco comunes.
Bothriechis nigroviridis (1).jpg
Bothriechis schlegelii Bocaracá, oropel o toboba de pestaña Talla pequeña o mediana. L: 95 cm (promedio 50-70 cm). Hembras más largas y robustas que los machos. Cuerpo relativamente delgado, cilíndrico o comprimido lateralmente. Cabeza chata, claramente distinguible del cuello, con un hocico agudo. Posee una cola prensil, relativamente corta. Posee de dos a tres proyecciones en forma de cuerno en la escama supraocular, con aspecto de pestaña, por lo que esta especie es conocida también como toboba de pestañas. Es una especie policromática, con coloraciones que varían de verde a gris, café, amarillo, dorado e incluso rosado y blanco. Patrón de coloración muy variado, compuesto por complejos diseños, que incluso permiten identificar individuos distintos. Los individuos que poseen coloración amarilla o dorada son conocidos popularmente como serpiente oropel, a veces considerados erróneamente como una especie distinta.
Bothriechis schlegelii (La Selva Biological Station).jpg
Bothriechis supraciliaris Bocaracá manchada Talla pequeña. L: 50-60 cm. Cuerpo delgado a medianamente robusto, con la cabeza grande, ancha y bien diferenciada del cuello, hocico ligeramente puntiagudo. Se observan de 1 a 3 (usualmente 2) prolongaciones puntiagudas en las escamas sobre el ojo (supraoculares), que son proporcionalmente más pequeñas que su similar Bothriechis schlegelii. Coloración altamente variable (amarilla, café o verde); no presenta pigmentación secundaria y únicamente se observa una serie de diseños polimórficos bien definidos de color café claro a oscuro, rojizo o verde oliva claro. Vientre blanco sin manchas. Presenta franjas posteriores al ojo de tonalidad variable (rojizas). Cola corta y prensil. Escamas dorsales aquilladas. Esta es una especie endémica de Costa Rica, restringida a elevaciones moderadas de los bosques lluviosos tropicales y subtropicales de la región del Valle del General y el altiplano de Coto Brus, provincias de San José y Puntarenas respectivamente, en el Pacífico suroeste desde los 800 a 1700 msmn.
Bothrops asper Terciopelo o barba amarilla
Bothrops asper Area.PNG
Talla grande. L: 250 cm (promedio 140 y 180 cm). Las hembras son mucho más largas que los machos. Cuerpo medianamente robusto, cilíndrico o comprimido lateralmente; cabeza grande, bien diferenciada y claramente triangular vista dorsalmente. Cola corta. Escamas dorsales entre 21 a 35 hileras, fuertemente aquilladas. Presenta 7 supralabiales Color gris oscuro, café o verde oliva, con patrón dorsal con diseños triangulares a ambos lados del cuerpo, vistos dorsalmente los diseños recuerdan una letra X, razón por la que en gran parte de su distribución la especie es conocida también como serpiente equis. Se distingue por la presencia de bandas postoculares a cada lado de su cabeza. Posee dos potentes colmillos con un canal interno para la conducción del veneno, ubicados en la parte anterior de la maxila. Estos se pliegan en el interior de la boca cuando está cerrada. Presenta una foseta loreal del tamaño del ojo, alineada con el globo ocular y la narina. Dentro de ella se encuentra el órgano termorreceptor. Se alimenta de pequeños mamíferos y aves, ocasionalmente anuros y lagartijas. Hábitos terrestres y diurnos. Vivípara, muy fecunda, camadas hasta de 90 crías. Es una de las serpientes más abundantes del país. Son altamente venenosas, tienden a morder si se sienten amenazadas y habitan cerca de la población humana pues se adaptan a ambientes perturbados, lo que explica que sea responsable de más del 50% de los accidentes ofídicos en la región.
Bothrops asper - Tortuguero1.jpg
Cerrophidion sasai Toboba de altura
Godman's-groefkopadder-1.jpg
Crotalus simus Cascabel o crótalo
Crotalus-simus-tzabcan.jpg
Lachesis melanocephala Plato negro
Lachesis melanocephala.JPG
Lachesis stenophrys Matabuey o cascabel muda, bocaracá de Javillo
Lachesis stenophrys (5).jpg
Porthidium nasutum Tamagá
Porthidium nasutum distribution.png
Tamaño pequeño. L: 65 cm, hembras más largas y robustas que los machos. Cabeza ancha, grande y bien definida. Hocico puntiagudo. Cola corta. Escama rostral alta que tiene aspecto de cuerno o proboscis (característica diagnóstica en Costa Rica). Escamas dorsales quilladas. Color de fondo gris, rojizo, café oscuro o negro. Presenta marcas rectangulares oscuras a lo largo del cuerpo, separadas por una línea vertebral angosta. Terrestre, se oculta entre la hojarasca del bosque. Activa de día y de noche. Se alimenta de ranas y lagartijas.
LC
Porthidium nasutum (La Selva Biological Station) 2.jpg
Porthidium ophryomegas Toboba chinga
Porthidium ophryomegas.jpg
Porthidium porrasi Toboba de cola blanca
Porthidium volcanicum Toboba costarricense Tamaño pequeño. L: 60 cm. Cuerpo delgado a medianamente robusto. Cabeza grande y ancha, bien diferenciada del cuello. Tiene un par de escamas internasales alargadas. Escama rostral con discreta elevación. De hábitos terrestres y nocturnos. Se alimenta de ranas, lagartijas y roedores. Vivípara. Endémica de Costa Rica, con distribución restringida a elevaciones bajas (400-600 msnm) de bosque lluvioso tropical: Ujarrás y Volcán de Buenos Aires (provincia de Puntarenas).

Familia Elapidae[editar]

Especie Nombre común Hábitat y distribución Alimentación Miscelánea Foto
Micrurus alleni Coral gigante de agua
Micrurus clarki Coral de labios manchados
Micrurus mosquitensis Coral costarricense Micrurus mosquitensis - Coral costarricense.JPG
Micrurus multifasciatus Coral gargantilla
Micrurus nigrocinctus Coral macho
Pelamis platura Serpiente de mar Pelamis platura, Costa Rica.jpg

Notas[editar]

  1. Estado de conservación a nivel mundial (no exclusivo de Costa Rica) de las especies según la Lista Roja de la IUCN:
    • EX: extinto
    • EW: extinto en estado silvestre (sólo en cautividad)
    • CR: en peligro crítico
    • EN: en peligro
    • VU: vulnerable
    • NT: próximo a la amenaza
    • LC: preocupación menor
    • DD: datos insuficientes

Bibliografía[editar]

  • Muñoz Chacón, Federico (4 de abril de 2011). «Biodiversidad de Costa Rica». Instituto Nacional de Biodiversidad de Costa Rica. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. Consultado el 28 de diciembre de 2014. 

Enlaces externos[editar]