Anexo:Historia del Club Atlético Nueva Chicago

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La historia del Club Atlético Nueva Chicago se remonta desde 1911 hasta la actualidad. Es un club deportivo argentino del barrio de Mataderos de la ciudad de Buenos Aires, fundado el 1 de julio de 1911 como «Los Unidos de Nueva Chicago». Su principal actividad es el fútbol y se desempeña en la Primera B Nacional de Argentina.

Participó en la Liga Superior del Fútbol Argentino desde 1913. En su historia logró dos ascensos a primera división en el amateurismo (1919 y 1930) y cuatro durante el profesionalismo (1981, 2001, 2006 y 2014). Obtuvo dos subcampeonatos de liga de Primera División A en 1925 y 1933. Su máximo logro fue en el amateurismo al haberse consagrado campeón de la Copa de Competencia Jockey Club en 1933, título válido como copa nacional por la Asociación del Fútbol Argentino.[1][2]

Comienzos del club[editar]

Acta fundacional del Club Atlético Nueva Chicago.

Nueve Amigos se juntaron con la intención de crear un equipo de fútbol al cual llamaron «Los Unidos de Nueva Chicago» debido al nombre del barrio Nueva Chicago. Esos jóvenes luego fueron los verdaderos fundadores del club, ellos fueron: Benjamín Picazza, Carlos Rodríguez, Felipe Maglio, José Varela, Sergio Varela, Bartolo Castagnola, Cristóbal Cambiazo, Antonio Carini y Gastón Lespy.

De todos, el verdadero postulador de Nueva Chicago fue José Varela, que debido a su gran labor como presidente de la institución y su gran carisma y honestidad se supo ganar la admiración y el respeto de todos. Aparte de ser el encargado de la institución era jugador y capitán del primer equipo de Nueva Chicago. Esto lo llevó a ser la pieza fundamental para los comienzos del club. El acta de fundación está fechada el 1 de julio de 1911 pero hay acabadas pruebas de que el equipo ya competía desde antes de esa fecha, el primer partido data del domingo 4 de junio de 1911 contra Sol Argentino en la cancha de Domínguez y Rivero, Avellaneda, cotejo válido por la liga que organizaba la Asociación Atlética Anglo-Argentine.[3]

El acta citaba:

«A primero de julio de mil novecientos once se resolvió entre un núcleo de jugadores de los Nuevos Mataderos formar una asociación que se denominó Foot Ball Club Los Unidos de Nueva Chicago».

El origen de los colores[editar]

El grupo de nueve amigos debatía sobre el puente de madera que cruzaba el arroyo Cildañes, varias fueron las propuestas presentadas a la hora de definir los colores de la camiseta. Algunos sostenían que debían ser como las de Alumni, roja y blanca; otros como la de Racing, celeste y blanca; pero en ese momento de discusión, pasó una chata cargada con fardos de pasto que tenía los colores verde y negro, transitando por la Avenida Campana (hoy Avenida Eva Perón) hacia los nuevos mataderos. José Varela al verla exclamó: «muchachos, ya tenemos los colores, serán el verde y negro». Todos lo miraron y aprobaron la moción. El destino quiso que aquella chata conducida por el paisano Leopoldo Roldán, padre del recordado fotógrafo del club: Carlín, determinara la elección de los colores, que fueran con el correr de los años, la mejor forma de distinguirse dentro del fútbol argentino.[4][3]

Amateurismo[editar]

Primer Ascenso (1919)[editar]

Nueva Chicago se incorpró en 1913 a los torneos regulares del fútbol argentino en 1913. El año 1919 fue un año por demás conflictivo en la primera división A de la Asociación Argentina, en el primero de los casos una disputa por el segundo descenso de 1918 había generado un conflicto entre Ferrocarril Oeste y la Asociación Argentina por la supuesta mala inclusión de un jugador de Columbian. En primera instancia se le dio la quita de 11 puntos a Columbian pero este apeló y recibió la restitución de los mismos dejando a Ferro en la situación más desfavorable respecto al descenso. Esto generó las protestas del delegado de Ferro en una reunión del consejo por lo que él mismo fue expulsado y se solicitó su reemplazo, el club de caballito se negó a esto y además presentó su desafiliación. El segundo conflicto ocurrió con Vélez Sarsfield quien venía peleando en 1919 palmo a palmo el ascenso a primera división con el club Del Plata. Un erróneo informe de un jugador expulsado, Manuel Fontana, de Vélez Sarsfield (el expulsado en realidad había sido su hermano Juan) hizo que un directivo de la Asociación lo habilitara para jugar. Luego de unas fechas, los rivales velezanos enterados de este informe empezaron a reclamar los puntos disputados bajo esta situación. De allí surgió que varios clubes se pronunciaran disgustados en un supuesto favoritismo hacia Del Plata por parte de la Asociación. Se formó una comisión investigadora sobre el tema pero antes de que se anunciara un fallo favorable a Vélez el conflicto explotó por donde había empezado: la designación de delegados por parte de los clubes. La Asociación rechazó la designación de delegados que habían realizado varias instituciones. Sin embargo estos clubes mantuvieron su postura por lo que la Asociación Argentina decidió suspenderles la afiliación, estos clubes fueron: River, Independiente, Tigre, Estudiantil Porteño, Platense y Racing. Esto motivó que clubes como Atlanta, Gimnasia LP, Estudiantes BA, Defensores de Belgrano, San Lorenzo, San Isidro y Sportivo Barracas se solidarizaran con las otras instituciones por lo que recibieron la expulsión directa por parte de la Asociación Argentina. Todos estos clubes, más Vélez Sarsfield, a quien se le ofreció jugar en primera A, se unieron y crearon la entidad disidente Asociación Amateurs de Football. A la Asociación Argentina no le quedó otra alternativa que anular el torneo de primera A ya en curso y crear uno nuevo. De esta forma el torneo de Primera A de 1919 se disputó con solo seis equipos. El campeón finalmente fue Boca Juniors. Para la temporada de 1919 la división Intermedia (segunda división) estaba dividida en tres regiones, Norte, Oeste y Sud. Siendo Nueva Chicago integrante del grupo Oeste. El plantel estaba conformado por Alberto Consoni, Vicente Pagliarini, Juan Locatti, Andrés Bisso, Romeo Corvetto, Antonio Maffei (capitán) Juan Villagra, Sergio Varela, A. Santambragio, Domingo Viciconte, Antonio Carlos Giussini, M. Salles, P. Giussani, D. Toledo y M. Fernández. La salida de estos clubes de la Asociación provocó que se convocara a una sesión extraordinaria por parte del consejo directivo, donde se estableció que el primero y segundo de cada zona jugaría en primera A para 1920. Así fue que Nueva Chicago, con jóvenes 8 años de vida, mediante una buena campaña (incluyendo en la 5.ª fecha, el 31/8/19 una victoria en Mataderos por 6 a 0 a All Boys) se posicionó segundo del grupo Oeste apenas un punto por debajo de Del Plata y tres puntos por arriba de All Boys, inmediato perseguidor en la tercera colocación, ascendiendo así por primera vez las puertas de la Primera A.[5][3]

Subcampeón en 1925[editar]

En 1925, Nueva Chicago finaliza el torneo empatado a puntos con Huracán, por lo que se debe acudir a un partido de desempate para definir el campeón. El 22 de agosto de 1926 se disputó el partido de desempate. Al haber finalizado igualado 1 a 1, debía jugarse un tiempo suplementario, que el equipo de Nueva Chicago se negó a disputar, retirándose del estadio, hecho que dio lugar a numerosos incidentes. El Tribunal decidió darle por ganado el partido a Huracán, que se quedó con su tercer título. Tras esta decisión, Nueva Chicago perdió su afiliación en la Asociación Argentina, y pasó a jugar en la segunda división de la «Asociación Amateurs», en la cual obtuvo el ascenso a su Primera División en 1930.

Segundo Ascenso (1930): Campeón de Primera B[editar]

En la segunda división de 1930, (en esa época llamado Primera B), terminó con triple empate entre Nueva Chicago, Temperley y All Boys en el primer puesto, por lo que el consejo directivo de la asociación decidió que se disputara un triangular ida y vuelta en cancha neutral para determinar quien sería el campeón y su consecuente ascenso a primera división.

En la primera rueda el torito ganó frente a Temperley 3 a 1 en el estadio de Boca Juniors y empató 1 a 1 con All Boys en Sportivo Barracas, mientras que Temperley venció 1 a 0 a All Boys en el viejo estadio de Independiente.

En la segunda rueda Nueva Chicago consiguió una nueva victoria por 3 a 0 frente a Temperley en el viejo estadio de Independiente y con la victoria de los de Floresta ante Temperley 2 a 1 en el viejo estadio de Club Atlético Independiente dejó al torito en situación de enfrentar a All Boys en una final con la posibilidad de vencerlos y ser campeones. Si All Boys ganaba, obtenía la chance de ganar el título en la última fecha ante el gasolero.

Aquel encuentro se disputó en la vieja cancha de River Plate en Alvear y Tagle, el 28 de diciembre de 1930 ante un marco de 20.000 personas, donde más de 16.000 pertenecían a la parcialidad verdinegra.[4]​ El partido comenzó con mucho vértigo, tras un avance malogrado por All Boys, terminó la defensa verdinegra recuperando el balón y tras una falta cerca del área, el remate de tiro libre fue despejado con poca fuerza por el arquero Patrignani y le quedó servida a Galeano para poner el 1 a 0. Tras un córner llegó el empate el albo por parte de Onzari tras un despeje del arquero García, recién iban 8 minutos de juego.

A los 29 minutos sucedió un hecho curioso, típico del amateurismo y las interpretaciones reglamentarias, tras un ataque verdinegro el árbitro sanciona penal y rápidamente Locatti se dispone a ejecutar la pena máxima, el arquero se adelanta y justo en el momento en que la pelota cruzaba la línea el juez hace sonar el silbato indicando adelantamiento del arquero. La infracción fue cometida por el arquero y claramente la anulación del gol lo beneficiaba.

Al repetir el penal, ejecutó Locatti, y el árbitro nuevamente sanciona adelantamiento del arquero tras el gol. A esa altura Locatti indignado junto a todos sus compañeros protestaban airadamente las decisiones del juez. Una vez más la pelota en el punto de penalti y Locatti sentencia al arquero por tercera vez y se convalida el gol. La primera parte termina 2 a 1.

El segundo tiempo fue dominado por el conjunto de Floresta pero sin inquietar demasiado al arquero García, la pierna fuerte predominaba e hizo trabado el partido, hasta que a los 42 minutos tras un pase de Asissa, Galeano queda en situación de remate y vuelve a batir a Patrignani para desatar los festejos. El partido finalizó 3 a 1 a favor de los de Mataderos y así logró el ascenso.[3][6]

Campeón en 1933[editar]

Como está mencionado arriba, en 1933 el fútbol Argentino estaba dividido en dos, por un lado la Liga Argentina y por el otro la Asociación Argentina. En esta última es en donde participaba Nueva Chicago en la Primera División A. Para 1933 la Asociación Argentina organizó dos torneos de Primera División A. El primero se desarrolló con los 20 equipos en una sola ronda de ida (19 fechas), donde el campeón fue Sportivo Dock Sud, siendo subcampeón Nueva Chicago. En paralelo el otro torneo organizado llevó como nombre «Copa Competencia Jockey Club» (tradicional torneo que se disputaba desde 1907) ese torneo fue jugado por los 20 equipos de primera A exclusivamente, con un formato de fase de grupos, semifinal y final. La asociación Argentina era la única entidad nacional reconocida por la FIFA en aquel entonces, ya que la Liga Argentina era considerada una entidad disidente sin representatividad en la casa madre del fútbol mundial. Recién para noviembre de 1934 las dos entidades se fusionaron y dieron origen a la actual AFA.

Equipo Campeón de la Copa de Competencia Jockey Club de 1933. De Pie: Alfredo Vivanco, José Mercado, Emeterio Palazzio, Adolfo Scali, Juan Diani, Argentino Fernández. Hincados: Tomás Berlanga, José Noguera, Florentino Vargas, José Galeano, Isidro Sanabria.

Los 20 equipos fueron divididos en 3 zonas, de las cuales los ganadores de éstas disputaban una semifinal (el mejor ubicado de los tres ganadores de grupo quedaba libre y accedía a la final directo). La lista de 20 equipos, la conformaban: All Boys; Almagro; Argentino de Quilmes; Argentino de Temperley; Atlético Palermo; Banfield; Barracas Central; Colegiales; Defensores de Belgrano; El Porvenir; Estudiantes (Buenos Aires); Estudiantil Porteño; Excursionistas; Liberal Argentino; Nueva Chicago; Social y Sportivo Buenos Aires; Sportivo Acassuso; Sportivo Alsina; Sportivo Barracas y Sportivo Dock Sud. La zona que le fue dada a Chicago fue la 3 conformada por All Boys, Barracas Central, Estudiantes, Estudiantil Porteño, Nueva Chicago, Sportivo Barracas y Sportivo Buenos Aires. La campaña del "torito" fue sensacional, en las 7 fechas ganó 3 (a Estudiantes 1-0, Sp. Barracas 3-0 y Sp. Buenos Aires 2-1), empató dos (frente Estudiantil Porteño 2-2 y All Boys 0-0), quedó libre en la 5.ª y en la última obtuvo los puntos porque su par de Barracas Central no se presentó en Mataderos para disputar el encuentro. De esta manera quedó primero y accedió a las semifinales, instancia que no disputó ya que fue el mejor de los tres clasificados y por ende accedió directamente a la final. El último partido de la historia de la Copa de Competencia Jockey Club tuvo como animadores a Banfield y Nueva Chicago. Ambos equipos se enfrentaron en la vieja cancha de Almagro en Parque Chas en la tarde del 24 de diciembre de 1933 y el verdinegro con gol de Florentino Vargas a los 39 minutos del primer tiempo tras asistencia de José Noguera supo adjudicarse su primer y único título de copa nacional[1][2]​ disputado en la era amateur.[7][8][9]

Profesionalismo[editar]

Primeros años: 1934-1939[editar]

Luego de que se fusionaran las dos asociaciones, Nueva Chicago pasó a jugar en la Segunda División de la AFA. El final de la década de los 30 había sido un periodo crítico en la historia del club, la llegada del profesionalismo había hecho que el estadio que tenía el club desde 1920 en Av. Campana (hoy Eva Perón) y Av. Piedrabuena, quedara inhabilitado por no contar con las comodidades exigidas por AFA. A esto se le sumó el pedido del gobierno en 1939 de entregar esos terrenos para comenzar la construcción de un hospital modelo que jamás se terminaría y cuyo esqueleto aún hoy en día se asoma por sobre «la república» y varias derrotas duras con Vélez Sarsfield, San Lorenzo, Racing Club y otros clubes de primera división (que jugaban en la segunda división con sus equipos de reserva, teniendo a su primer equipo jugando en Primera División A)

Una mala campaña del equipo en 1937 le hizo pelear hasta la última fecha la permanencia y luego perder la categoría al ganarle Banfield (antepenúltimo) a Excursionistas (subcampeón) en un partido sospechado de estar arreglado. Complicadísimo era el panorama, sin casa y en tercera división. Para 1938, el presidente, Dr. Amadeo Cozza, luego de cantidad de trámites, logró obtener la personería jurídica según consta en el decreto presidencial n.° 125064, indispensable para poder mantener la afiliación en AFA. Así como también un acuerdo para hacer de local en la cancha de Sportivo Buenos Aires, ubicada en el barrio de Almagro, muy distante de Mataderos lo que repercutía negativamente en la institución. La campaña del equipo no fue buena y terminó en mitad de tabla.

Para 1939, la llegada de Guillermo López a la presidencia del club, tenía dos objetivos primordiales, cancha propia y ascenso de categoría. El equipo realizó una gran campaña quedando empatado en el primer puesto con Boulogne y cayendo en la serie decisiva ante este rival luego de disputar tres finales. Para aquel entonces la cancha de All Boys era el lugar para disputar los partidos de local.

Campeón tercera división 1940[editar]

Nueva Chicago campeón de tercera división 1940. Parados: Adolfo Fernández, Yaquino (masajista), Enrique Carbonell, Manuel Hermida, Edelmiro Carames, José Mercado, Severino Malfatti, Carmelo Buzurro (DT) y Echeverry (PF). Abajo: Miguel Vera, Feliciano Cuesta, Ángel Lomiento, José Galeano y Eduardo Garmendia.

Comenzaba el año 1940 y se renovaba el desafío por sacar adelante a la institución, la ordenanza de la ciudad de Buenos Aires n.° 11813 había entregado al club los terrenos ubicados en Francisco Bilbao al 6900 (hoy Justo Suárez). Si bien esta noticia se recibió con gran alegría, los terrenos entregados habían sido utilizados durante años como basurero municipal con quema a cielo abierto, lo que hacía que el barrio de día fuera invadido por las moscas y por las noches se llenara de humo. Los terrenos eran entonces un literal pantano que necesitaba una enorme inversión económica para ser rellenado y nivelado. Esto fue posible gracias a la gran labor de la comisión directiva, los socios y vecinos del barrio para que resultase lo menos oneroso posible para las finanzas. Aún hoy cualquier persona puede pararse en la esquina de Justo Suárez y Carhué, mirar en sentido hacia Lisandro De La Torre para observar la pronunciada pendiente original de los terrenos. Las escaleras y rampas hacia arriba que poseen los accesos al estadio no son más que la consecuencia de haber tenido que rellenar metros de tierra.

En el aspecto futbolístico, la desazón de 1939 se convirtió en esperanzas renovadas para 1940, la temporada recién comenzó el 2 de junio y la incorporación de Ángel Lomiento como delantero acentuó el poderío del equipo. Rápidamente el equipo tomó la punta del torneo ganando las 8 primeras fechas, propinándole sendas goleadas a la mayoría de los rivales de local y de visitante, marcando una acentuada supremacía. Esto generó inmejorables expectativas en los hinchas, socios y dirigentes ya que no se observaba en la categoría un rival de fuste que pudiera hacerle sombra al verdinegro y entonces la decisión de multiplicar los esfuerzos para acelerar los trabajos en el nuevo campo de deportes mientras el equipo seguía jugando de local en All Boys. La única derrota de la temporada fue en la fecha 10 ante Sportivo Alsina de visitante, con un muy polémico arbitraje.

El 27 de octubre era la fecha indicada y hasta último momento se trabajó a destajo para llegar a tiempo. Aquella tarde ya de por sí una gran algarabía invadía el barrio por la inauguración de la cancha, que se transformaría en la casa definitiva de Nueva Chicago. El campo fue inaugurado con una casilla de material que funcionaba como vestuarios, unas pequeñas tribunas de madera y el alambrado perimetral reglamentario. El balón de juego fue arrojado desde una avioneta tripulada por el socio y comerciante Alejandro Abad. El rival de turno era Sportivo Buenos Aires y fue superado con claridad por 2 a 0 con goles de Ángel Lomiento (25 tantos y goleador del campeonato) y Eduardo Garmendia. A sabiendas de que la victoria marcaba que la diferencia con Sportivo Alsina, segundo en la tabla, ya era indescontable, al final del partido los festejos y la alegría eran por partida doble para una gran cantidad de gente que desbordó las nuevas instalaciones, campeones de tercera división con su consecuente retorno a la segunda categoría del fútbol argentino y una casa que cumpliera las normativas vigentes.[3][10][11]

Años 1940-70[editar]

Alberto González, jugador de Nueva Chicago en la portada de El Gráfico en 1962.

A continuación, se reseñan los momentos más importantes del Club Atlético Nueva Chicago en estos 30 años.

1943 Por primera vez en la Historia la Comisión Directiva renuncia en pleno mandato. Se arma una nueva comisión de emergencia y se lo nombra al Reverendo Padre D. Bonaventura como presidente.

  • 1944 El 10 de septiembre se inaugura el Velódromo para permitir el desarrollo de Actividades Ciclísticas en el Club.
  • 1953 Hace el ingreso a la Institución Norberto Ventura Calandria, quien ponía garra en cada partido y corría los noventa minutos de juego, poseía una gran capacidad y trasmitía entusiasmo a sus compañeros; este se convirtió en un ídolo indiscutido.
  • 1958 Subcampeón de Primera B, el partido se disputa contra San Lorenzo de Almagro en su cancha, donde Chicago gana 6-4.
  • 1966 Chicago y Deportivo Español se disputan el ascenso a Primera A.

Dicho encuentro fue disputado en enero del 67 en cancha de Huracán. Deportivo Español obtiene el Ascenso quedando Chicago Subcampeón de la Categoría B.

  • 1979 El 13 de enero se firma un acuerdo con el Club 12 de octubre, por el cual Nueva Chicago construiría una cancha de fútbol profesional, alambrado olímpico, vestuarios, consultorios médicos y utilería. Habría un convenio por diez aňos.

Campeón de Primera B y ascenso (1981)[editar]

En este año Nueva Chicago consigue el ascenso a primera "A". En todo el torneo consigue ganar 22 partidos, empata 14, perdiendo solo 6, por lo que pudo obtener 66 goles a favor y le hicieron 40 en contra, con un total de 58 puntos al finalizar el torneo. El 12 de diciembre de 1981 se jugaba el último partido del ascenso, con Deportivo español, fecha que jamás se podrá olvidar, la hazaña que quedará grabada permanentemente en la historia del club, los jugadores dando la vuelta olímpica acompañados por la multitud. La ilusión se había hecho realidad, la puerta del fútbol grande se había abierto para dejar pasar a un aspirante con los ojos brillantes.

Tras ascender, disputa el Campeonato Metropolitano de 1982, donde finaliza en la 15° posición, salvándose del descenso, algo que se decretaría un año después, al finalizar penúltimo en la tabla de promedios del Metropolitano 1983.

1984-actualidad[editar]

En 1984, Nueva Chicago logra clasificar para el octogonal quedando séptimo, pero queda eliminado tras perder 3-1 en el Sur e igualar 1-1 en Mataderos.

En 1991, Nueva Chicago asciende al Nacional B. En el zonal elimina a Deportivo Galaxia de Misiones y a Gimnasia de Jujuy, jugando la final con Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay. El partido de ida se disputa en Mataderos con empate 1 a 1. La revancha en Entre Ríos termina 0 a 0 en los 90 minutos. A los 7 del segundo tiempo suplementario Gimnasia se pone 1 a 0. Enseguida Chicago saca del medio y empata Cesar Couceiro de cabeza. En los penales, erra Gimnasia, el «Pino» González pone el 1–0, Gimnasia mete el segundo, Candela erra el suyo (todo igual), Cochella ataja el tercero, Chacoma mete el suyo, los entrerrianos meten el cuarto y el abogado Caremi saca al fin de la tercer categoría del fútbol argentino a Chicago, dándole el ascenso al Nacional B.

Segundo ascenso (2001)[editar]

El segundo ascenso a la Primera División se produjo en 2001 en el Estadio Chateau Carreras de Córdoba, frente a Instituto, tras derrotarlo por 3 a 2 con goles de Oscar Gómez (2) y "Pocholo" Sánchez. En el Estadio Chateau Carreras se encontraban más de 10.000 hinchas de Mataderos, que festejaron la vuelta olímpica conseguida con coraje, que también fue aplaudida por los cordobeses. De visitante, con diez hombres durante todo un tiempo, con un juego inteligente y solidario, los hombres conducidos por la dupla Traverso/Vega lograron la hazaña de volver a la Primera División del Fútbol Argentino.

Dos meses después comenzó el Torneo Apertura de Primera División, en el que Chicago solamente obtuvo 1 punto en sus primeros 4 partidos disputados. En la 5° fecha debía enfrentarse al puntero River Plate, el cual contaba con figuras como Ariel Garcé, Esteban Cambiasso, Ariel Ortega, Andrés D'Alessandro y Martín Cardetti, entre otros. Este partido se disputó el 9 de septiembre de ese año, en el Estadio José Amalfitani y con arbitraje de Rafael Furchi. Contra todos los pronósticos, el equipo de Mataderos logró imponerse por 2 a 1 con goles de Martín Mandra y Ariel Jesús, mientras que el gol del equipo de Nuñez fue convertido por Esteban Cambiasso.

Tercer ascenso (2006)[editar]

El 13 de mayo de ese año, «el verdinegro» obtuvo el Torneo Clausura de la Primera B Nacional frente a Talleres en el Estadio Chateau Carreras.

Por coronarse campeón del Clausura accedió a disputar la final por el primer ascenso frente a Godoy Cruz de Mendoza. El partido de ida frente al «Tomba» se jugó en Mataderos ante más de 28.000 personas bajo un muy polémico arbitraje de Pablo Lunati, el encuentro que terminó empatado 1-1 con gol de Federico Higuaín. En el segundo partido, con arbitraje de Gabriel Favale, Chicago empató 1 a 1 en los 90 reglamentarios, con gol de César Carranza. Por lo tanto hubo alargue y fue victoria 3 a 1 para Godoy Cruz.

Tras perder la Final por el Primer Ascenso accedía inmediatamente a una nueva chance, esta vez frente a Belgrano de Córdoba. En el primer encuentro, en Caballito (estadio de Ferro Carril Oeste) y bajo el arbitraje de Juan Pablo Pompei, «el torito» ganó por 3-1 con goles de Federico Higuaín, César Carranza y Lucas Simón. El partido de vuelta se disputó en el Estadio Chateau Carreras, mismo lugar en donde 14 días antes había conseguido el Torneo Clausura de la B Nacional. «El Torito» remontó un resultado adverso de 0-3 para alcanzar un empate antológico en tiempo suplementario que le permitió volver a la Primera División de Argentina, de donde se había ido a mediados de 2004. Los goles de ese histórico empate frente a Belgrano fueron de Cristian Wernly, Lucas Simón y Cristian Pellerano.[12]

  • Final por el Segundo Ascenso
27 de mayo de 2006, 18:00 Belgrano 3:3 d.e.t. (0:0); (2:0) Nueva Chicago Estadio Chateau Carreras, Córdoba
Mariano CampodónicoAnotado en el minuto 68 68' Anotado en el minuto 104 104'
Walter Bustos Anotado en el minuto 80 80'
Reporte Cristian Wernly Anotado en el minuto 108 108'
Lucas Simón Anotado en el minuto 116 116'
Cristian Pellerano Anotado en el minuto 120 120'
Asistencia: 45.000 espectadores
Árbitro: Rafael Furchi
El descenso y la barbarie[editar]

A mediados del año 2007, el club se encontraba en una situación delicada respecto a su permanencia en la Primera División, habiendo obtenido sólo 40 puntos sobre 37 partidos jugados, situación que lo colocaba en zona de descenso directo faltando una fecha para la finalización del torneo. Restaba enfrentar a Newell's en condición de visitante y obtener los tres puntos para no depender de nadie y asegurarse un lugar en la Promoción frente a un equipo de la Primera B Nacional.

El 17 de junio de 2007, en una tarde soleada, Nueva Chicago enfrentó al conjunto rosarino, al que terminó venciendo por 2-0 con goles de Mariano Donda y Lucio Filomeno, ambos en el complemento. De esta manera, descendieron Belgrano y Quilmes, Godoy Cruz vs Huracán era una de las llaves de la Promoción, mientras que el conjunto de Mataderos debía enfrentar cuatro días después a Tigre, en el partido de ida de la segunda llave de la Promoción.[13]

El primer partido se disputó en Victoria. En el mismo, Chicago, tardó mucho en encontrar la brújula, le costó horrores tomarle el pulso a Tigre y recién cuando parecía lograrlo, sufrió la desventaja en el marcador. De espaldas, dentro del área, Leandro Lázzaro la dejó picar y se despachó con una chilena espectacular. La pelota superó el esfuerzo de Navarro Montoya y se clavó cerca del ángulo superior izquierdo. Muy respetuoso de su pasado en Mataderos, el “9" no lo gritó. En el complemento se invirtieron los roles. Tigre se retrasó con el propósito de acertar algún contragolpe y Chicago, urgido por la desventaja, se hizo cargo de la posesión de la pelota. De a poco, la visita comenzó a preocupar, aunque sin la nitidez suficiente como para poner en serios apuros al arquero del conjunto local. De esta manera, Tigre se quedaba con el primer partido de la Promoción y debía ir a Mataderos cuatro días después.[14]

El partido de vuelta de la Promoción se disputó el 25 de junio de 2007. En ese encuentro, el fútbol pasó a segundo plano. A los 48 minutos del segundo tiempo, Tigre se encontraba arriba en el marcador por 2-1 (goles de Castaño y Galmarini para Tigre, descuento de Higuaín para Chicago) y con un penal a su favor cuando cientos de hinchas (en su gran mayoría los denominados barrabravas) burlaron el cordón policial, cuyo operativo constó de la presencia de 200 efectivos, y cruzaron el campo de juego arrancando la indumentaria a los jugadores y finalmente atacando con todo tipo de proyectiles (incluso carteles de publicidad) a los ocupantes de la tribuna visitante, que se hallaban en pleno festejo por su regreso a Primera División tras 28 años.[15]​ Los disturbios siguieron en las calles aledañas al estadio, con nuevos enfrentamientos entre ambas hinchadas y destrozos de vidrios de comercios y de automóviles estacionados en ese lugar, llegando inclusive hasta la quema de un micro de la parcialidad visitante.[16]​ El resultado inmediato de esta situación (fruto de una confluencia entre inoperancia policial e impunidad de los barrabravas) fueron 78 detenidos, 14 heridos y un hincha de Tigre muerto (Marcelo Cejas, de 41 años);[17]​ sin embargo, a largo plazo, para el conjunto de Mataderos la crisis apenas estaba comenzando.[18][19]

Una lenta reconstrucción: 2010-11[editar]

La nueva dirigencia tenía la tarea de conformar un equipo para pelear el ascenso a la Primera B Nacional a la vez que afrontaba la división de la barrabrava entre las facciones de «Los Perales» y «Las Antenas», el estadio en deterioro y una muy mala imagen tanto nacional como internacional dejada por los brutales incidentes de un año atrás.

Desde el año 2009 se comenzó a poner el acento en las mejoras del estadio con recursos generados a través de los bonos y las diversas colaboraciones de socios e hinchas del club, incluso a costas de obligar a la demolición de 4 aulas y un paredón del patio al cual da la cabecera visitante; las mismas continúan en 2011 siendo ya finalizadas o muy avanzadas: pintura de la totalidad de las tribunas, restauración del vestuario local, nuevo techo en la entrada de la calle Coronel Cárdenas, la pintura y restauración de la entrada de la calle Andalgalá, el gimnasio y la futura concentración para los jugadores del primer equipo.[20]

Respecto a lo futbolístico, obtuvo un excelente desempeño en su retorno a la Primera B Metropolitana, finalizando en la segunda posición en el torneo 2008/2009, lo cual lo habilitó para disputar el octogonal buscando un lugar en la promoción por el segundo ascenso a la Primera B Nacional. El primer partido del reducido fue contra Defensores de Belgrano, encuentro que terminó ganando el club de Núñez por 1 a 0.[21]​ En el segundo torneo desde su regreso se produjo una baja sensible en su actuación, finalizando en la decimotercera ubicación.

En la temporada 2010-2011 mejoró notablemente su rendimiento desde la llegada de Mario Finarolli como director técnico en septiembre de 2010 habiendo mantenido dos invictos: uno desde la decimotercera fecha del torneo y durante dieciocho partidos (12 victorias y 6 empates) recibiendo tan sólo cuatro goles; y el otro, de menor duración, se mantuvo desde la trigésimo cuarta fecha hasta la penúltima (5 victorias y 3 empates) con cuatro goles en su contra.
En el torneo regular finalizó en la cuarta ubicación y clasificó al Torneo Reducido, en el cual eliminó a Barracas Central en cuartos de final, a Brown de Adrogué en la Semifinal y enfrentó en la final a Defensores de Belgrano. En el partido de ida de la instancia definitoria jugado en Mataderos, Nueva Chicago se impuso por 2 a 1, mientras que en el segundo partido, disputado en Núñez, el conjunto verdinegro cayó por 1 a 0. El resultado global marcó un empate en 2 goles, pero la ventaja deportiva desfavorable[22]​ terminó con la ilusión de disputar la Promoción por el ascenso a la Segunda División.

Festejos del centenario (2011)[editar]

El 1° de julio de 2011 la institución cumplió su primer centenario. En un principio, desde la dirigencia se había planeado un show para el sábado 2 de julio con un espectáculo que incluiría a bandas musicales como La Nueva Luna, Kapanga y La Renga, entre otras, pero la semana anterior al evento decidieron cancelarlo debido a reiterados hechos de violencia ocurridos entre diferentes facciones de la barrabrava.
Sin embargo, los hinchas del verdinegro se organizaron a través de las redes sociales (principalmente mediante Facebook) tanto para festejar la llegada del centenario en diferentes puntos del barrio de Mataderos como para realizar la denominada "Caravana del Centenario"' hacia el Obelisco, lugar emblemático de la vida porteña.
En la noche fría del 1° de julio, con una sensación térmica cercana a los cero grados, veinte mil almas fanáticas del verdinegro partieron desde el estadio en una suerte de "peregrinación" cuya longitud superó las quince cuadras repletas de autos, camiones, camionetas y colectivos transportando hinchas, congestionando de esta manera por completo las avenidas Directorio, su continuación San Juan y la legendaria 9 de julio. Además, la Confederación Sudamericana de Fútbol dedicó una nota de tres páginas titulada "El fervor verdinegro cumple cien años" en la publicación número 126 de su revista oficial, cuyo último párrafo refleja lo siguiente:

A pocas cuadras del Mercado de Hacienda, vibra un siglo de pasión verdinegra. El club de Mataderos tiene el don de la popularidad. Reza una frase que viene de lejos: "Si Chicago sube a Primera, rompe las canchas". Cualquier hincha argentino puede atestiguarlo.[23]

El común denominador de las publicaciones y notas realizadas fue la perplejidad ante una gran cantidad de banderas, un telón de más de cuarenta metros de largo (convirtiéndose en la primera hinchada del fútbol argentino en transportar una bandera de ese tamaño hasta aquel punto neurálgico de la ciudad), sumado a bengalas, cánticos y, desde luego, la gran convocatoria de seguidores.[24][25][26][27][28][29]

Vuelta a la segunda categoría[editar]

Para la temporada 2011/2012 arreglaron su continuidad en la institución figuras muy queridas para la afición verdinegra, como es el caso de Leandro Testa y Julio Cesar Serrano. Mientras que llegaron como refuerzos el arquero Rodrigo Drago, el defensor Lucas Banegas, los mediocampistas Damián Castagno, Maximiliano Flotta, Juan Vinaccia y el delantero Cristian Alfaro. Sobresale el arribo de Christian Gómez, proveniente del Miami FC debido a que era uno de los ídolos máximos del club.[30]«Gomito» es un jugador con mucho pasado en la institución debido a que debutó profesionalmente en el club, jugó entre 1991-1996 convirtiendo 46 goles en 155 partidos y también entre 2001-2002 (formando parte del equipo que logró el ascenso a Primera División) con 14 tantos en 63 partidos.

A principios de octubre de 2011, Mario Finarolli abandona la dirección técnica del equipo tras cosechar magros resultados en el arranque del torneo y luego de haber sido eliminado de la Copa Argentina frente al modesto equipo de General Lamadrid. Asumió en su lugar, de manera interina, Mario Sebastián Franceschini (exjugador del plantel verdinegro que logró el ascenso a Primera División en 1981 y Director Técnico de las Divisiones Inferiores) quien quedó confirmado en su cargo debido a las mejoras apreciables en la dinámica de juego y en el desempeño del equipo tras su llegada en la fecha 11.

Finalizó en la cuarta ubicación de la tabla general, accediendo al torneo reducido por un lugar en la promoción por el ascenso a la Primera B Nacional. El camino no fue nada fácil, derrotó a Los Andes por 3 - 0 en Cuartos de Final; 3 - 0 (resultado global) a Platense en la Semifinal y 3 - 2 (resultado global) a Acassuso en la Final. Obtuvo, de esta manera, un lugar en la Promoción frente a Chacarita, ante quien consiguió una victoria por 1 - 0 en el primer partido con gol de Leonardo Carboni y un empate 1 - 1 en el partido de vuelta con otro gol del mismo Carboni, a los 50 minutos del 2.º tiempo el arquero Daniel Monllor le detuvo un penal a Damian Toledo que pudiera haber cambiado por completo la historia, considerada una de las definiciones más vibrantes de la historia del fútbol Argentino. Dicha atajada permitió el ascenso a segunda categoría del fútbol argentino luego de cuatro temporadas.[31]


  • Ida
27 de junio de 2012 Nueva Chicago 1:0 Chacarita República de Mataderos, Buenos Aires
Leonardo Carboni Anotado en el minuto 47 47'
Reporte Asistencia: 12000 espectadores
Árbitro: Diego Ceballos


  • Vuelta
30 de junio de 2012 Chacarita 1:1 Nueva Chicago Estadio de Chacarita Juniors, Buenos Aires
Gabriel Tellas Anotado en el minuto 90 90'
Reporte Leonardo Carboni Anotado en el minuto 84 84' Asistencia: 4000 espectadores
Árbitro: Mauro Vigliano

2014, el año de los ascensos[editar]

Vuelta al Nacional B[editar]

Luego del ascenso en 2012 a la Primera B Nacional, el conjunto verdinegro comenzó la temporada con malos resultados, que no pudo revertir durante todo el campeonato. Finalmente, Nueva Chicago descendería a la Primera B Metropolitana ubicándose en la última posición.

Sin embargo, la temporada siguiente todo cambiaría, ya que luego de un torneo muy parejo, volvería a la segunda división del fútbol argentino a mediados del 2014.

Era tiempo de fiesta en Mataderos. El 17 de mayo de 2014, volvía a la Primera B Nacional. La tarde se vestía de verde y negro en Alberdi y Murguiondo, en el monumento al Resero, en Avenida de los Corrales, en Los Perales. En esta oportunidad, con una propuesta distintiva, sostenido en la vigencia de Christian Gómez, ya convertido desde hace rato en una leyenda viva, que a los 39 años era la gran figura del campeón, y también con el sello del estilo ambicioso que le imprimió Pablo Guede, el entrenador llegado desde Málaga. Para el Torito, el séptimo ascenso en sus 103 años de historia se confirmó con la victoria sobre Colegiales, en Munro, por 1-0, con un golazo de tiro libre de Gomito Gómez a los 15 minutos, para delirio de los 1500 hinchas neutrales. A falta de una fecha para el final, se consagraba campeón.

La historia podría tener como punto de partida el 16 de noviembre del 2013. Ese día, Chicago empató 0-0 como local con Temperley. El Torito estaba séptimo, a tres puntos de los líderes, dentro de un campeonato muy parejo y cambiante, pero el equipo no terminaba de levantar vuelo. Tras los silbidos, el DT Mario Finarolli presentó su renuncia. Los dirigentes le dieron la conducción interina a Pablo Guede, que estaba a cargo de la cuarta división, mientras se conversaba con otros candidatos. Su debut fue con una derrota contra Chacarita (0-1) por la Copa Argentina; encima, también perdió el partido siguiente contra Tristán Suárez (0-1). Pero la racha cambió. Un 2-0 sobre Colegiales y un 2-1 a Comunicaciones dieron aire para llegar bien a la pretemporada; allí, Guede le inculcó al plantel su visión de juego y su propuesta: salir jugando desde el fondo; defender la posesión; presionar cuando no se tiene la pelota, y generar espacios con paciencia y triangulación.

"Les expliqué que no lo hacemos porque queda lindo, sino que es una cuestión táctica, porque así el contrario corre más, y si vos desgastás a los delanteros rivales, después no llegan tan frescos. Todo sistema es válido, pero a mí me gusta esta forma porque es más fácil ganar. Me gusta salir jugando, hacer una presión asfixiante, y buscar superioridad numérica. A los jugadores los convencí con trabajo en la pretemporada, y les saqué la presión. Yo les digo que se pueden equivocar, si todos nos equivocamos en la vida", contó Guede. Así, potenció a jugadores que estaban acostumbrados a otro fútbol, y también a jóvenes como Alejandro Melo, convocado para la selección nacional Sub 20, Martin Caballero o David Barbona.

Al regreso de la preparación, se ganó un partido importante a Atlanta (2-1); la serie positiva llegó a ocho triunfos consecutivos, y luego, a 14 partidos sin perder, que concluyeron frente a Chacarita (1-3). Pero la idea ya estaba afirmada, y también el camino hacia la consagración. Es cierto que, con la presión y la ansiedad a cuestas, el nivel decayó un poco en la recta final, pero también ya había alcanzado una ventaja muy difícil de descontar. Desde que asumió Guede, Chicago logró el 74,2% de los puntos en juego; ganó 15 partidos, empató 4 y perdió 3, con 30 goles a favor y 12 en contra. El entonces director técnico se había convertido en ídolo para los hinchas verdinegros.

Ascenso a Primera[editar]

Luego del ansiado ascenso a la Primera B Nacional, Nueva Chicago se encontraba con una chance histórica de ascender a Primera División debido a que se producirían 10 ascensos entre los 22 equipos que disputarían el torneo. La Asociación del Fútbol Argentino había aprobado un campeonato con 30 equipos en la máxima categoría del fútbol argentino. El torneo de la segunda división se dividía en dos grupos de 11 equipos donde los 5 primeros ascenderían.

El plantel de Nueva Chicago mantendría la base del equipo que había logrado el anterior ascenso, aunque con varios retoques. La baja más importante sería la del querido ex director técnico Pablo Guede, que anteriormente había hecho historia con el club y había emigrado al Palestino de Chile. El nuevo director técnico fue Omar Labruna que con sacrificio y trabajo, además de mantener la idea de Guede, se encargó de llevar a Nueva Chicago a Primera División. Los refuerzos como Alejandro Sánchez, Samuel Cáceres, Marcos Galarza, Mauricio Arias, Damián Lemos, Diego Mendoza sumado a la permanencia en el club de Christian Gómez, Matías Escudero y los juveniles David Barbona, Federico Fattori y Alejandro Melo fueron el factor preponderante para la gran campaña de Chicago.

Sin embargo nada fue fácil para el verdinegro, ya que en la primera rueda culminó con 13 puntos, a una unidad del quinto puesto que le pertenecía a Argentinos Juniors. La continuidad de Labruna era muy discutida entre el periodismo y los hinchas, quienes no estaban convencidos con el entrenador. Sin embargo la comisión directiva, al mando de Sergio Ramos y Daniel Ferreiro, confió plenamente en él y en el plantel, por lo que le aseguró la permanencia en la institución. Es que éstos estuvieron siempre convencidos de que la forma de ascender, era siguiendo el proyecto iniciado en la era de Pablo Guede.

La segunda rueda fue muy diferente a la primera, ya que se cosechó muchos puntos, y Chicago estuvo siempre cerca de los primeros puestos. Sin embargo, se desaprovecharon muchas chances de poder ascender directamente, ya que a falta de 3 fechas para el final del torneo, estuvo a dos minutos de ganarle a Instituto y lograr el objetivo, aunque los cordobeses lograron empatarle el partido y ahogarle los festejos por un tiempo. Dicen que "Si no se sufre no vale", y a partir de ahí se hizo todo cuesta arriba.

Chicago terminó con 30 puntos, siendo igualado por Gimnasia de Jujuy y Aldosivi en la cuarta colocación de la tabla de posiciones. Por ello, debían disputar un triangular de desempate para definir cuáles dos de los tres equipos formarían parte del campeonato de Primera.

En el primer partido del triangular Nueva Chicago igualó con Aldosivi 0 a 0. Chicago derrotó 1 a 0 a Gimnasia en el último encuentro del desempate, que brindó el último de los 10 ascensos a Primera División para el conjunto de Mataderos. El único gol del encuentro lo anotó la leyenda Christian Gomito Gómez a los siete minutos de la etapa inicial, contabilizando su cuarto ascenso con el club del cual es ídolo.

Actualidad[editar]

El 19 de diciembre de 2014 Nueva Chicago logró el ascenso a Primera División luego de ganarle a Gimnasia de Jujuy en la provincia de Córdoba. Los hinchas de Chicago le llaman "Tierra Santa" debido a que los últimos tres ascensos a Primera fueron en dicha provincia.

Nueva Chicago accedió a un triangular de desempate donde dos de los tres equipos que lo disputaran ascenderían a la Primera División de Argentina debido a la igualdad en puntos en la fase regular. En el Estadio Juan Domingo Perón (Córdoba) perteneciente al Club Insituto sin público debido a que la Asociación del Fútbol Argentino y el comité de seguridad decidieron que se juegue a puertas cerradas, Nueva Chicago venció 1 a 0 al conjunto de la Provincia de Jujuy por la última fecha del triangular de desempate (que disputaron estos dos equipos y Aldosivi de Mar del Plata),[32]​ con gol de Christian Gómez.[33]

El estadio[editar]

Primer campo (1911)[editar]

Los dirigentes se abocaron en forma más que rápida a conseguir un terreno para el campo de juego. Fue entonces que por intermedio de algunos vecinos y autoridades del Mercado de Hacienda consiguieron unos terrenos desocupados sobre las calles Tellier, Tandil, Chascomús y Jachal (hoy Timoteo Gordillo). Gracias a la gestión de Bartolo Castagnola, la donación se debe a Don Alejandro Morh, alto funcionario del Mercado de Hacienda, quien entre otras cosas había formado la Mutual para el personal del Mercado, con el beneficio que esto representaba para sus familiares directos Luego de un arduo trabajo, donde colaboró todo el vecindario, se emparejó la tierra y se abrieron unos surcos para desviar un pequeño arroyo que cruzaba el campo cedido gracias a la gentileza de Don Alejandro.[3]

Segundo campo (1912 - 1920)[editar]

Debido a la crecida del arroyo que cruzaba por debajo de la cancha, se debió buscar un nuevo campo, nuevamente la figura del señor Alejandro Mohr tuvo un papel fundamental, al ceder los terrenos que se ubicaban en Av. Tellier y Francisco Bilbao (actualmente Av. Lisandro De La Torre y Justo Suárez) donde nuevamente el esfuerzo de todo el barrio hizo de ese baldío una cancha.[3]

Tercer campo (1920-1938)[editar]

Ubicado en Av. Piedrabuena y Av. Campana (hoy Eva Perón) fue el campo de juego que vio los primeros pasos de Nueva Chicago en el fútbol grande de Primera División. Inaugurado el domingo 20 de junio de 1920 en ocasión de recibir a Huracán por la 12.º fecha del torneo de aquel año. Fue victoria 2 a 0 con dos goles de Sergio Varela. Esta cancha supo conocer las mieles de la gloria albergando los encuentros de local en los dos subcampeonatos de primera A 1925 y 1933, el campeonato de Primera B de 1930 y el campeonato de la Copa Competencia Jockey Club 1933. Con la llegada del profesionalismo en 1935 el campo quedó inhabilitado para partidos oficiales, obligando al club a hacer de local en diversas canchas y tres años más tarde los terrenos fueron solicitados para la construcción de un hospital.[3]

Cuarto campo (1939 - Actualidad)[editar]

Para 1939, mediante gestiones realizadas en la municipalidad se consigue la sesión de los terrenos donde se levantaría el campo de juego, los terrenos cedidos habían sido utilizados durante muchos años como basurero municipal con quema a cielo abierto, por lo que el panorama de los nuevos terrenos era no menos que desolador. Un grupo de socios y vecinos comenzó entonces la dura tarea de rellenar y emparejar el campo, fue mucho tiempo y dinero invertidos para que por fin el 27 de octubre de 1940 hubiera festejo doble en Mataderos, campeón de Tercera División e inauguración del actual estadio.[3]

Palmarés[editar]

A continuación, se listan los logros oficiales obtenidos por el Club Atlético Nueva Chicago:

Era amateur[editar]

Torneos nacionales oficiales[editar]

Copas nacionales oficiales[editar]

Era profesional[editar]

Torneos nacionales oficiales[editar]

Otros logros oficiales[editar]

[*]: No dan título de campeón.

Planteles destacados[editar]

Alineación de Chicago 1981:

  • Bandera de Argentina. DT: Pipo Ferreiro
 

Soccer Field Transparant.svg

Ascenso a Primera 1981
Traverso
Pereyra
Larramendi
Carrizo
Abdala
Franceschini
R.Erba
Armani
Pedraza
Assan
Loyarte

Alineación de Chicago 2001:

  • Bandera de Argentina. DT: Traverso-Vega
 

Soccer Field Transparant.svg

Ascenso a Primera 2001
Velázquez
Argüello
Barbona
Orsi
Herbella
Serrano
C. Gómez
Jesús
Sánchez
O. Gómez
Martens

Alineación de Chicago 2006:

 

Soccer Field Transparant.svg

Ascenso a Primera 2006
Vega
Barreña
Sánchez
Wernly
Sigali
Donda
Carranza
Higuaín
Pellerano
Simón
Zarif

Alineación de Chicago 2011/12:

 

Soccer Field Transparant.svg

Ascenso a B Nacional 2012
Monllor
Banegas
Escudero
Testa
Cáceres
Serrano
Ramírez
Gómez
Lemos
Carboni
Scifo

Alineación de Chicago 2013/14:

 

Soccer Field Transparant.svg

Ascenso a B Nacional 2014
Tauber
Sainz
Lanaro
Scifo
Escudero
Barbona
Gómez
Melo
Farías
Montenegro
Bochi

Alineación de Chicago 2014:

 

Soccer Field Transparant.svg

Ascenso a Primera 2014
Sánchez
Arias
Escudero
Galarza
Cáceres
Fattori
Barbona
Gómez
Lemos
Mendoza
Gagliardi

Referencias[editar]

  1. a b http://www.copaargentina.org/es/la-copa/17_Todos-los-ganadores-de-las-Copas-Nacionales.html
  2. a b http://www.afa.org.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=18832:copas-nacionales-campeones&catid=82:primera-division&Itemid=587&lang=es
  3. a b c d e f g h i Libro del Centenario 1911 - 2011 - Club Atlético Nueva Chicago
  4. a b Las Batallas del Gigante - Emiliano Lentini
  5. 140 años de Fútbol Argentino - Diego Estévez
  6. http://www.rsssf.com/tablesa/arg2champ.html
  7. http://www.rsssf.com/tablesa/arg-joc33.html
  8. 38 campeones del Fútbol Argentino - Diego Estévez
  9. http://www.ole.com.ar/futbol-primera/barrio-repleto-historia_0_973102710.html
  10. Revista "El Gráfico" 20 de diciembre de 1940
  11. 100 años 1000 batallas - DVD 1
  12. «Resumen Final Belgrano vs Nueva Chicago». Youtube. 17 de septiembre de 2006. 
  13. «Nueva Chicago gritó y zafó del descenso directo». Clarín. 17 de junio de 2007. 
  14. «Ahora van a tener que salir a ganar». ESPN Deportes. 21 de junio de 2007. 
  15. «Incidentes Chicago vs Tigre». Youtube (TyC Sports). 25 de junio de 2007. 
  16. «Incidentes Chicago vs Tigre». Youtube (América Noticias). 25 de junio de 2007. 
  17. «¿Quién asesinó a Marcelo Cejas?». Clarín. 25 de septiembre de 2007. 
  18. «Otra vez el fútbol en segundo plano». ESPN Deportes. 25 de junio de 2007. 
  19. «Tigre, también a primera». La Nación (Argentina). 25 de junio de 2007. 
  20. «Obras en el estadio». Radio de Chicago. Año 2010. 
  21. «Nueva Chicago 0 - Defensores de Belgrano 1». TyC Sports. 2 de junio de 2009. 
  22. Nueva Chicago finalizó 4° pero Defensores de Belgrano terminó en la 3° ubicación.
  23. Publicación número 126 de la revista de la Confederación Sudamericana de Fútbol (ver nota "El fervor verdinegro cumple cien años" - Páginas 52-53-54) Conmebol.com
  24. Centenario de Nueva Chicago (TV Pública)
  25. "Centenario de Chicago opaca a la albiceleste" (OEM - México)
  26. "Único e irrepetible" (Diario Olé)
  27. "Chicago de gira" (Diario Olé)
  28. "El día que la Capital se tiñó de verde y negro" (Mundo Ascenso)
  29. Mención en el blog "O pais do futebol" (Brasil)
  30. "Christian Gómez regresa a Argentina tras siete temporadas en Estados Unidos". (MLS Soccer)
  31. "De película: Chicago ascendió y hundió a Chacarita, que erró un penal sobre la hora "haciendo llorar a toda la gente y haciendo quedar en ridículo al director técnico del equipo funebrero (Diario La Nación)
  32. https://www.youtube.com/watch?v=_9sCosqURpI
  33. https://www.youtube.com/watch?v=qcCFaX4BgVE