Anexo:Campañas de Age of Empires II: The Conquerors

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Este artículo trata de las campañas de la expansión del juego Age of Empires II: The Age of Kings. Las campañas hablan de personajes como Atila el Huno, el Cid y Moctezuma.

Campaña de Atila el Huno[editar]

El Azote de Dios[editar]

El hermano de Atila, Bleda, lo traiciona mientras se lleva a cabo una cacería de jabalí. Atila debe matar a Bleda, dejar que el jabalí lo haga, o al menos escapar de la base huna y poner en marcha su propia civilización desde cero. Para ganar, derrota a dos de los opositores del mapa: escitas (verde), persas (rojo) y el Imperio Romano de Occidente (azul). Los escitas formarán una alianza contigo si liberas a su príncipe del campamento romano y luego les entregas diez caballos.

La gran marcha[editar]

El ejército de Atila debe recoger el botín de las seis ciudades y pueblos de todo el mapa al derrotarlos. Estos son: Sofía (de color rojo, cede alimentos), Dirraquio (cian, cede soldados), Tesalónica (púrpura, cede aldeanos), Naiso (verde, cede madera), escitas (naranja, cede petardos y lobos entrenados) y Adrianópolis (gris, cede oro y piedra). Después de eso, derrotas el fuerte del Imperio Romano de Oriente (azul) en el este. A diferencia de los otros pueblos, que requieren ser conquistados, los escitas te prestarán su apoyo a cambio de seis aldeanos.

Las murallas de Constantinopla[editar]

El ejército de Atila debe reunir 10.000 de oro como tributo de los romanos al amenazar las ciudades romanas de Constantinopla, Marcianópolis y Filipópolis. Atacar a los edificios, tales como mercados y muelles es la forma más fácil de ganar oro, a pesar de que destruir la ciudad entera te hará ganar más oro. También puedes destruir sus urcas mercantes y carretas de mercancías, o también construir un castillo.

Esponsales bárbaros[editar]

Atila debe derrotar a dos de los tres oponentes (Borgoña, Orleans y Metz). Luego de destruir el centro urbano de Borgoña, ellos te pedirán que les perdones la vida. Pagándoles 500 de oro como tributo y construyendo un castillo en su territorio, hará que cambien su posición diplomática hacia ti. Después de destruir Orleans, te ves obligado a lidiar con la llegada del enorme ejército romano.

Los Campos Cataláunicos[editar]

En la Batalla de los Campos Cataláunicos, Atila el Huno debe derrotar a sus tres oponentes: el Imperio Romano de Occidente, alanos y visigodos, mientras protege a sus aliados, los ostrogodos.

La caída de Roma[editar]

Atila debe derrotar a las ciudades amuralladas en el norte de Italia (Milán, Padua, Verona y Aquilea) y luego personalmente proceder al ahora debilitado y antiguo Imperio Romano de Occidente a hablar con el Papa León I.

Campaña del Cid[editar]

Hermano contra hermano[editar]

La misión se inicia con el jugador controlando sólo al Cid. El Cid procede a un torneo, y al derrotar a un espadachín de mandoble y un caballero, se convierte en el campeón del rey Sancho de Castilla. El rey Sancho a continuación, le da a El Cid un ejército decente de conquistadores, caballeros y espadachines de espada larga, así como cuatro aldeanos, así como su primera tarea: capturar al rey Alfonso, para que puedan hablar -y tal vez así se recupere la paz entre Castilla y León. Esto se hace destruyendo el castillo en el centro de la fortaleza en el oeste, propiedad del Ejército del equipo del rey Alfonso (azul / español). Luego, el Cid debe acompañar al rey Alfonso hasta el campo del torneo para ganar el escenario.

El enemigo de mi enemigo[editar]

El Cid debe visitar al imán para encontrar la manera de sofocar los disturbios civiles que ocurren en la ciudad de Toledo. El Imán le dice al Cid que debe encontrar y capturar las 4 reliquias que controlan los rebeldes árabes y españoles.

El exilio del Cid[editar]

El rey Alfonso exilia a El Cid a la tierra de los moros por celos. Durante esta misión, el Cid se hace amigo del príncipe morisco Mutamid (verde / sarracenos), y juntos deben derrotar al español conde Berenguer (púrpura / español). En esta misión, El Cid controla un ejército sarraceno.

La guardia negra[editar]

El Cid debe rescatar al Rey Alfonso (azul/españoles) del Ejército de la Guardia Negra (cian/sarracenos), la armada de la Guardia Negra (amarillo/sarracenos) y Yusuf (verde/sarracenos). Después de establecerse en el fuerte del rey Alfonso en el oeste, el Cid debe destruir todos los muelles que controlan los tres equipos enemigos en el estrecho del sur.

Rey de Valencia[editar]

Una vez más controlando el ejército español, El Cid comienza solo, y debe recoger tropas de las cercanas aldeas, Denia (verde), Lérida (naranja) y Valencia (amarillo). Debe defender la maravilla en construcción en Valencia de los ejércitos del Conde Berenguer que vienen del norte. Una vez completada la maravilla, se gana el escenario.

Reconquista[editar]

El Cid ha muerto, pero para mantener alta la moral del ejército español, su esposa Jimena amarra su cuerpo a su caballo, Bavieca. El Cid no es un personaje controlable en esta misión, él es una unidad fuera de tu castillo. Para ganar este escenario, Jimena debe derrotar al ejército y a la marina de la Guardia Negra, y a Yusuf.

Campaña de Moctezuma[editar]

Reinado sangriento[editar]

Para ganar, tienes que encontrar cuatro santuarios y colocar una reliquia en cada uno usando monjes (después de avanzar a la Edad de los Castillos), y evitar que tus enemigos mayas y aztecas destruyan tus santuarios. Hay una reliquia en frente de cada santuario.

Los primeros dos santuarios están ocultos en los árboles al oeste de la aldea, el tercero está al norte de los tepanaca (naranja), y el cuarto está cruzando el río cerca de los tlatilucos (rojo) y los xochimilcos (púrpura). Requerirá un barco de transporte para llegar, y está rodeado de jaguares.

La Triple Alianza[editar]

Empiezas con cuatro guerreros águila, que deben entregar la declaración de guerra a tus aliados mayas y aztecas, Tlacopán (amarillo) y Texcoco (púrpura). Posteriormente, recibes aldeanos, y la tarea de destruir los cuatro centros urbanos enemigos pertenecientes a los tlaxcaltecas (rojo). Entonces tus aliados se convierten en enemigos, y debes derrotarlos para ganar.

Si llevas 10 guerreros jaguar al monasterio oculto (en el centro del mapa vigilado por algunas puertas, murallas y torres tlaxcaltecas y un jaguar y el Hijo de Ornlu el Lobo), serás recompensado en el monasterio con la bendición del dios de la lluvia Tláloc (los guerreros jaguar conseguirán 400 puntos de vida).

Al final llegan enemigos españoles (azul, dirigidos por Cortés) y declaran que no volverán a España sin todo el oro azteca. Para demostrarlo, hunden todos sus barcos de transporte.

Quetzalcóatl[editar]

El primer objetivo es derrotar al imperio tlaxcalteca. A continuación, tendrás que derrotar a los españoles. Puedes hacerlo de dos maneras: capturando 20 caballos españoles encerrados tras murallas y luego llevarlos a un establo cerca de tu campamento o derrotar a los españoles con el fin de frenar su avance. Tus aliados, Tabasco (naranja), serán derrotados.

La Noche Triste[editar]

Cortés construye una maravilla dentro de Tenochtitlán y debes destruirla para ganar antes de que se acabe el tiempo. Comienzas con un guerrero jaguar y reúnes soldados en el camino, pero es importante evitar a las fuerzas tlaxcaltecas y rescatar a los guerreros capturados (consistentes en guerrilleros de élite, guerreros jaguar y guerreros águila). A continuación, debes tomar una flota de los aztecas conquistados (amarillo) y luego navegar hasta el otro lado del lago, donde los monjes y los recursos pueden ser encontrados.

El lago en ebullición[editar]

Moctezuma ha muerto. Cuauhtémoc es ahora el emperador de los aztecas. Cuauhtémoc debe asegurarse de que los españoles nunca pongan un pie en Tenochtitlán nunca más. Para ganar, debes derrotar a ambos Tlaxcala y Cortés. Una de tus islas cuenta con un centro urbano y aldeanos, la otra contiene edificios militares. Puedes llevar los carros de pólvora que captures hacia tu isla militar para hacer cañones de asedio y los caballos capturados para crear unidades de caballería, cosas que los aztecas no pueden utilizar normalmente.

Lanzas rotas[editar]

Ha llegado el momento de poner fin a los invasores españoles. Debes proteger Tenochtitlán, y la ciudad es muy grande, con muchos edificios militares y económicos. Para ganar, debes terminar con los tlaxcaltecas y las dos fuerzas españolas (la Armada, que es azul y el Ejército, que es púrpura). Los tlaxcaltecas se encuentran al sur, el Ejército español se encuentra al este y la Armada española se encuentra al oeste. En algún lugar del norte, obtienes enormes barcos de los dioses. Nótese que el puente que conduce a la Armada española es destruido para frenar su avance, por lo que necesitarás transportes.

Batallas de los Conquistadores[editar]

Esta campaña presenta una gran lista de ocho batallas importantes que el jugador puede elegir, y a diferencia de las otras campañas, no es necesario ganar los escenarios para que aparezcan progresivamente los nuevos escenarios. Además, a diferencia de las otras campañas, éstas sólo se componen de un solo escenario.

Carlos Martel debe robar carretas de mercancías de los árabes y llevarlas a la catedral de Tours. Luego debe derrotar a los musulmanes.
Erik el Rojo debe ser transportado al Nuevo Mundo y construir un centro urbano, un mercado y doce casas, pasando primero por Groenlandia para no morir en el mar de los gusanos.
El ejército de Guillermo el Conquistador debe destruir el castillo de Harold el Sajón. Harald el Hardraade puede ser tu aliado si cambias tu posición diplomática.
Los turcos deben derrotar al ejército bizantino y destruir su base. Puedes conquistar los centros urbanos de otras ciudades para recibir tributos. No tienes aldeanos.
Controlas a los ingleses al mando de Enrique V. Enrique debe regresar a su tierra natal, Inglaterra. No puedes establecer una base ni reponer unidades, así que debes arreglártelas con tu ejército inicial. Sólo puedes convertir aldeanos para reparar las armas de asedio.
Controlas la base de Don Juan de Austria. Debes construir una maravilla y defenderla de los turcos. Puedes también tributar oro a los griegos para que se vuelvan tus aliados.
Al principio, tu misión es rescatar a tu señor Nobunaga, pero éste inevitablemente muere. Destruye los tres castillos de Kioto para vengarlo. Evita que ganen por medio de reliquias.
Debes defender Corea de los japoneses. Puedes opcionalmente también defender la maravilla coreana. Debes buscar al almirante Yi Sun Sin para que te deje usar (y crear en los muelles) su nueva creación: el barco tortuga. Luego debes destruir los muelles japoneses, al mando de Hideyoshi (quien era el general de los japoneses en la batalla anterior).

Véase también[editar]