Patagonia andina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Andes patagónicos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista satelital de los Andes Patagónicos, notar los extensos campos de hielo y glaciares siempre cubiertos de nieves eternas y hielos "eternos" es decir constantes durante todo año; los lagos más australes aparecen de color celeste pese a su gran profundidad ya que en sus aguas se reflejan múltiples témpanos.

Se denomina Patagonia andina a una de las dos subregiones entre las que se encuentra dividida la Patagonia Argentina.

Está formada por los Andes patagónico-fueguinos, originados por el plegamiento andino en la era Cenozoica. La zona se extiende desde la latitud 30º Sur hasta el extremo sur del continente Americano. Por el este limita con las mesetas patagónicas, y por el oeste con el océano Pacífico.

Los cordones montañosos están separados por valles ocupados por lagos o recorridos por ríos. Las mayores alturas son el volcán Lanín, y los cerros Tronador, San Lorenzo, Fitz Roy y Agassiz, ninguno sobrepasando los 4000m. En Tierra del Fuego, los Andes aparecen formando serranías no mayores a los 1500 m. Comparados con los Andes áridos o centrales, los Andes patagónicos tienen el nivel de las nieves eternas a menor altura, gracias a las bajas temperaturas y a los vientos húmedos provenientes del oeste que ocasionan intensas nevadas en la zona. Las abundantes precipitaciones permiten el desarrollo del bosque templado en las laderas de las montañas. En los valles, sectores protegidos, se establece la población, destacándose las localidades de San Carlos de Bariloche, Ushuaia, Esquel y San Martín de los Andes.

Origen y evolución[editar]

Volcán Lanín en verano.
Monte Fitz Roy en verano.

Se formó en la era cenozoica y su relieve fue muy modificado por las glaciaciones. Este tramo es más angosto y menos elevado que los Andes centrales. Sus altitudes excepcionalmente superan los 2600 msnm. El pico culminante es el volcán Lanín, en la frontera entre la provincia argentina de Neuquén y la Región de la Araucanía de Chile, de una altitud de 3776 msnm. Las montañas no constituyen un encadenamiento continuo, sino que están cortadas transversalmente por numerosos valles y lagos que son depresiones de origen tectónico-glaciar. Los valles cumplen la función de pasos o boquetes a baja altura y sirven como lugar de asentamiento. Los Andes patagónicos contienen la más importante cuenca lacustre de la Argentina; entre los de mayor superficie se encuentran los lagos Buenos Aires/General Carrera, San Martín/O'Higgins, Viedma, Argentino y Nahuel Huapi.

Por representar una barrera que obliga a elevarse a los vientos del oeste, se registran precipitaciones orográficas muy copiosas en forma de lluvia y nieve que alimentan los campos de hielo y los caudales fluviales. Las cumbres se presentan nevadas y en el suroeste la Argentina comparte con Chile el denominado campo de hielo Patagónico Sur, residuo de la última glaciación. Además de los lagos, el paisaje muestra una variedad de formas generadas por la glaciación: lenguas de hielo que desaguan al hielo continental, circos glaciares en las cumbres, morrenas, drumlins entre otras.

Tienen una red hidrográfica muy ramificada que en el pie oriental se unifica en unos pocos colectores que recorren la Patagonia extraandina. Las laderas de las montañas están cubiertas por una abundante vegetación arbórea, especialmente coníferas como el gigantesco lahuán, el pehuén, el rauli y el lipain, y fagaceas australes como la lenga, el maitén, el ñire, el notro o el arrayán (quetri). El paisaje es de tipo alpino, de gran atracción turística. El núcleo más importante para esta actividad es San Carlos de Bariloche.

Población[editar]

Vista de la ciudad de Ushuaia en verano.

Dadas las condiciones de relieve, las características del suelo y del clima poco benigno, la instalación de la población se concentra en asentamientos bastante distantes entre sí.

La mayor parte de la población se concentra a orillas de los ríos más importantes. Allí se han desarrollado oasis de cultivos de diversas extensiones.

A pesar de la poca población, es una zona muy aprovechada económicamente gracias a los recursos naturales que la región posee, como por ejemplo los minerales, los valles fluviales, etc.

Factores de atracción[editar]

  • La combinación de montañas con cumbres nevadas, lagos impetuosos, vegetación boscosa y glaciares imponentes constituyen uno de los paisajes más hermosos y turísticos de Argentina.
  • La fertilidad de los valles y planicies debido a los ríos que recorren la región.
  • Disponibilidad de los recursos necesarios para la vida.
  • Aprovechamiento de la energía hidroeléctrica, vegetación boscosa, reservas de agua dulce y minerales.

Factores de expulsión[editar]

  • Condiciones climáticas muy duras, frecuentes nevadas, temperaturas muy bajas, principalmente en invierno, viento fríos, etc.
  • Relieve accidentado: Montañas con cumbres puntiagudas, nevadas permanentes, bloque de hielo apoyados, etc.
  • Valles transversales ocupados por hielos.

Primeras poblaciones[editar]

Los primeros habitantes conocidos de estas tierras fueron los chonk o Tsonk llamados patagones por los españoles y tehuelches por los invasores mapuches (tal nombre deriva del mapudungún chewel, bravo o arisco, y che, gente) y los puelches o gününa küne o Guenaken. Se divide a los Chonk en tres grupos de acuerdo a su lengua, pero todos ellos tenían una cultura, cazadora recolectora muy parecida a la de otros pampidos.

Eran cazadores nómadas, sus presas preferidas eran el guanaco y el ñandú (choique). La división de trabajos estaba en estrecha relación con el sexo, los hombres fabricaban armas, guerreaban y cazaban; las mujeres preparaban pieles, las pintaban, recolectaban leña y agua, y hacían la comida.

Según la costumbre, cuando estaban embarazadas trabajaban con más ahínco, ya que se decía que esto fortalecía al bebé, asegurando su futura dedicación al trabajo.

Creían en la inmortalidad del alma y su pasaje a otro miembro de la familia.

Vestían quillangos, una prenda de piel de cuero de guanaco en la que se envolvían del cuello a los pies; las usaban con el pelo hacia adentro, y por fuera a veces la pintaban. También utilizaban pieles de zorros y liebres. Los hombres se ponían en los pies una especie de sandalias (cuero de guanaco atado con correas), o para andar en caballo, botas que hacían con los garrones de aquél. Con el tiempo y su relación con los colonizadores europeos fueron adoptando ropas de género.

Hoy los chonk o, según el nombre que les impusieron lo mapuches: tehuelches, están en Chubut, asentados en dos reservas, El Chalía y Loma Redonda; tanto en la primera como en la segunda se encuentran en riesgos de desaparición, con total de aproximadamente 80 personas la primera y 30 la segunda. En la población predominan los viejos y las madres con niños menores, prácticamente no hay hombres jóvenes. Sus viviendas son ranchos de adobe y han perdido la lengua chonk, tsonk, y hablan la lengua mapuche (mapudungun) y el español castellano. Ya en la Patagonia oriental se ubican chonk en Camusu Aike de la Provincia de Santa Cruz.

Núcleos urbanos y densidad de población[editar]

Debido a que la escasez y precariedad de las comunicaciones dificultan el crecimiento de los centros urbanos, en la Patagonia andina se reconocen tres núcleos poblacionales principales:

  • Al norte destacan San Carlos Bariloche, Esquel, San Martín de los Andes, El Bolsón, Junín de los Andes y Villa La Angostura, impulsados por una corriente turística creciente.
  • En el sur de Santa Cruz, la presencia de un yacimiento carbonífero determinó el surgimiento de las localidades de Río Turbio y 28 de Noviembre, mientras que la cercanía del glaciar Perito Moreno impulsó el crecimiento de El Calafate en los últimos 20 años.
  • En los Andes fueguinos sólo podemos encontrar a la ciudad de Ushuaia, principal centro administrativo, político y turístico de la provincia isleña.

La densidad de población de la Patagonia Andina es inferior a aquella de la Patagonia Extrandina-Atlántica: 5,7 hab/km² en la región de los lagos comprendida entre los departamentos Huiliches y Futaleufú; 0,7 hab/km² en el departamento Lago Argentino; y de 6 hab/km² en el departamento Ushuaia.

Economía[editar]

Turismo[editar]

La principal fuente de ingresos de la región es el turismo tanto de verano como de invierno.

Por ejemplo San Carlos de Bariloche recibe anualmente gran cantidad de turistas y es el centro de deportes invernales más importantes del país. Junto con la actividad turística local se han desarrollado industrias del chocolate que abastecen las demandas turísticas regionales. Estas son muy conocidas en el país y constituyen una fuente importante de empleo.

También se pueden encontrar los parque nacionales en el área cordillerana, estos son los primeros del país y se relaciona con los centros turísticos más destacados. En Santa Cruz la actividad turística se concentra en el lago Argentino, en el glaciar Perito Moreno y la localidad de Calafate. El Calafate tuvo un rápido crecimiento en los últimos años principalmente por el turismo, ya que se encuentra enclavado en las cercanías del Parque Nacional Los Glaciares.

En la época boreal, gran cantidad de gente se acerca a los parques nacionales Nahuel Huapi, Los Alerces, Lanín, Arrayanes y Los Glaciares, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1981. Para esquiar la opción más elegida es el centro de esquí Cerro Catedral, cerca de San Carlos de Bariloche. También son importantes los centros de esquí Cerro Chapelco, cercano a San Martín de los Andes; Cerro Bayo, cercano a Villa La Angostura; Cerro Castor, cercano a Ushuaia; y Cerro La Hoya, cercano a Esquel.

También la pesca de agua dulce, principalmente deportiva, ya que la mayoría de las cuencas lacustres están protegidas, aporta a la economía de la región aunque desde el punto de vista turístico. Por esto, la producción de los criaderos de trucha, salmón, pejerrey y perca, están destinados a la exportación y al abastecimiento del turismo.
Gran parte de los importantes lagos, debido a la similitud de orígenes y entorno, tiene un aspecto alpino ya que se formaron a partir de antiguos glaciares que tuvieron su máxima expansión hace unos 12 000 años durante el Wurmiense; recientemente el ecosistema (a partir de la segunda mitad de los 1970) de varios de los lagos tiene el incipiente peligro de la presencia de especies alóctonas nocivas[1] como el alga llamada sencillamente dydimo y taxonómicamente conocida como Didymosphenia geminata.

Agricultura[editar]

Los valles andinos destacan por una agricultura especializada en cerezas, frutillas, guindas y otros frutos finos como la zarzaparrilla, la mosqueta, el saúco, el casis, la grosella, el calafate, el arándano y la frambuesa, así como diversas setas u hongos comestibles como el llao llao o pan de indio. Destacan el Bolsón por sus cultivos de lúpulo para proveer a las fábricas de cerveza artesanales de toda la región; El Hoyo por la producción de frambuesas, frutillas y arándanos; y Los Antiguos, centro cerecero más importante del país.

En las dos últimas décadas se han realizado pequeños emprendimientos para diversificar la producción agrícola. Es el caso de los viñedos, el cultivo y exportación de bulbos de tulipán, y la apicultura.

Ganadería y otras actividades económicas[editar]

En los valles cordilleranos neuquinos, la trashumancia se ha convertido en el método más utilizado para el desarrollo de la ganadería caprina. Los productores suelen desplazarse a campos de la veranada en los faldeos cordilleranos, recorriendo distancias de hasta 150 km en busca de agua y forrajes. En general, la producción ganadera neuquina presenta condiciones de estancamiento por las escasas inversiones. En los valles chubutenses de Cholila y Trevelin se desarrolla la ganadería bovina y ovina. Estancias de la zona han sido premiadas en la Sociedad Rural de Esquel y en reiteradas exposiciones anuales de la Sociedad Rural Argentina en Buenos Aires, por la producción de ejemplares de excelente genética.

La región presenta una variedad de cursos y espejos de agua para la práctica de la pesca deportiva, principalmente de trucha y salmón. Para mantener el recurso, la temporada se restringe al período entre el 1 de noviembre y el 1 de mayo siguiente. Distintos organismos provinciales financian el repoblamiento de los ríos y lagos mediante la cría de peces en cautiverio (Piscicultura).

Precordillera Patagónica[editar]

Paisaje invernal en Chapelco (Provincia de Neuquén) .

Ocupa una franja contigua a la cordillera, desde el límite de los bosques hasta la isohieta de 300 mm. Anuales. Su relieve está caracterizado por cordones montañosos y sierras modelados por procesos exógenos como las cordilleras de Patagónides. El clima se caracteriza por un marcado gradiente en las precipitaciones, que pasan de 800mm a 300mm anuales en unas pocas decenas de kilómetros, concentrándose particularmente en la época invernal. La temperatura media es de alrededor de 8ºC. La vegetación corresponde a un mosaico, con predominio de bosques de y selvas frías de coníferas como el lahuán o alerce patagónico, el lipaín o cedro patagónico, el pehuén o araucaria etc. y fagáceas australes como la lenga y el ñire etc. en las zonas de valles andinos y estepas graminosas con Stipa speciosa var y Festuca pallescens "coirón dulce", ingresiones del bosque en forma de isletas, y bambuaceas de tallo sólido (sin médula hueca) llamadas coligües (Chusquea culeou) que proliferan en numerosos mallines (5 a 10% de la superficie). Predominan los suelos francos arenosos de un moderado déficit hídrico estival (Molisoles xericos). Presenta abundantes recursos hídricos, de buena calidad. La actividad principal es la ganadería bovina y ovina. Presenta buena aptitud forestal en suelos favorables.

Incendios de la Patagonia andina chubutense en febrero de 2015[editar]

En el verano meridional (a fines del mes de febrero) una sequía prolongada y la incuria provocaron los mayores incendios de los que memoria se tiene en esta región (zona entre Lago Puelo y Cholila); para combatirlos apenas se han tenido unos pocos "aviones hidrantes" que no son más que avionetas monomotoras fumigadoras incapaces de accionar en el aire cubierto de humo, tales avionetas han tenido una reacción tardía ante los focos de incendio al parecer debido a la coyuntura de caídas de rayos y coliguales secos aunque en algunos sectores sus focos parecen haber sido provocados por la acción humana,[2] así es que el domingo 1 de marzo fueron detenidas algunas personas acusadas de provocar incendios con fines de especulación inmobiliaria.[3] De este modo (y especialmente a partir de coliguales incendiados) han sido deforestadas por el fuego unas 34 000 ha o, lo que es lo mismo unos 340 km²,[4] [5] [n. 1] Pese a la gravedad de los estragos los incendios prosiguieron hasta por lo menos el 4 de abril de ese año afectando también áreas de los bellos parques nacionales Los Alerces y Lago Puelo, solo copiosas lluvias otoñales parecen haber detenido al desastre que abarcó a más de 400 km² (o un área casi igual a la de toda Andorra).[6] Si los incendios de esta región turística fueron provocados motivados intencionalmente por especulación inmobiliaria para luego obtener a precio vil los valiosos territorios afectados, se estaría con algo semejante a los a los enormes incencios provocados en el Valle de Calamuchita en septiembre de 2013.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. El área incendiada en poco más de una semana era de más de dos veces la del país independiente europeo llamado Liechtenstein.

Enlaces externos[editar]