Análisis bioenergético

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El análisis bioenergético, también conocido como psicoterapia bioenergética, terapia bioenergética o simplemente bioenergética, es una forma de psicoterapia corporal basada en las teorías de Wilhelm Reich considerada como pseudoterapia.[1][2]​ Fue creada en 1955 por Alexander Lowen y John Pierrakos, ambos pacientes y alumnos de Reich.[3][4]

Fundamentos[editar]

Esta forma de psicoterapia se fundamenta en la integración entre mente y cuerpo.[5]​ Y añade innovaciones a los métodos clásicos, haciendo énfasis en la importancia del contacto con el suelo a través de los pies descalzos, llamado "aterrizamiento" e integrando teorías psicoanalíticas tales como transferencia y contra-transferencia, análisis de sueños, actos fallidos y cuestiones edípicas.[6]

Según el análisis bioenergético, sentimientos reprimidos en la infancia generan tensiones musculares en el individuo y afectan la relación del individuo consigo mismo y con los otros. Para restablecer la salud del paciente, el análisis bioenergético se utiliza de ejercicios, toques corporales y técnicas que estimulan la expresión de los sentimientos del paciente, buscando eliminar sus bloqueos físico-emocionales.[5]

El enfoque del análisis bioenergético consiste en combinar un trabajo terapéutico corporal, analítico y relacional. Tratando las tensiones musculares crónicas debidas a procesos emocionales perturbados y las dinámicas relacionales del paciente. Con ello se intenta lograr manejar más libremente los afectos, restaurar un equilibrio afectivo, resolver posibles dificultades sexuales y aprender formas nuevas y más satisfactorias de relacionarse con uno mismo y con los demás. La ternura, la agresión, la afirmación expresiva de sí mismo – y su confluencia en la sexualidad – son consideradas por el análisis bioenergético como fuerzas esenciales en el equilibrio psíquico y emocional.[7][8]

Críticas[editar]

En 2018 los ministerios de Sanidad y Ciencia del Gobierno Español basándose en el informe de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (Redets) incluyeron la terapia bioenergética en la lista de prácticas consideradas pseudoterapias.

El término bioenergia posee un significado bien definido dentro de la bioquímica y biología celular, y su uso por los proponentes del Análisis bioenergético es criticado por científicos por no referirse a ninguna energía cuya existencia haya sido verificada y por "ignorar el consenso universal sobre energía que existe en la ciencia".[9][10]

El concepto de aterrizamiento es considerado pseudocientífico por miembros de la comunidad médica.[11][12][13]

En 2018 Steven Novella hizo referencia a un estudio de 2011 que pretendía ser una revisión de la literatura disponible sobre el aterrizamiento, calificándolo como "típico del género de estudios inútiles hechos con el propósito de generar falsos positivos — el tipo de estudios que las propias compañías algunas veces inventan para poder afirmar que sus productos tienen eficacia comprobada". Dicho estudio fue elaborado por diversas personas que poseen lazos financieros con una organización que promueve la práctica del aterrizamiento.[14]

Escépticos dedicados a la divulgación de información relacionada con la salud consideran también esta forma de terapia como una pseudociencia.[15]

Referencias[editar]

  1. «Sanidad clasifica 73 técnicas como pseudoterapia y estudia incluir 66 más». Redacción Médica. 28 de febrero de 2019. Archivado desde el original el 31 de marzo de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  2. «El Gobierno evalúa incluir el yoga, el pilates o la acupuntura como pseudoterapias». La Razón. 28 de febrero de 2019. Archivado desde el original el 2 de abril de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2019. «Técnicas que se pueden considerar pseudoterapia: Análisis somatoemocional, [...terapia bioenergética...]». 
  3. Edward W. L. Smith (1 de enero de 2000). The Body in Psychotherapy (en inglés). McFarland. ISBN 978-0-7864-8181-1. 
  4. Sharf, Richard (2011). Theories of psychotherapy and counseling: concepts and cases (en inglés). Belmont, CA: Brooks/Cole. ISBN 0-8400-3366-4. 
  5. a b «Instituto de Análise Bioenergética de São Paulo» (en portugués). Archivado desde el original el 15 de octubre de 2016. Consultado el 31 de enero de 2016. 
  6. Kaplan, H. I.; Sadock, B. J. (1989). Comprehensive textbook of psychiatry (5 edición). Williams & Wilkins Co. 
  7. Lowen, Alexander (2011). La Bioenergética. Sirio. ISBN 978-84-7808-787-7. Consultado el 3 de mayo de 2020. 
  8. Lowen, Alexander (3 de enero de 2014). El lenguaje del cuerpo : dinámica física de la estructura del carácter. Herder. ISBN 9788425431043. Consultado el 3 de mayo de 2020. 
  9. Nelson, David L.; Cox, Michael M. (2013). Lehninger: Principles of Biochemistry (6 edición). New York: W.H. Freeman and Company. 
  10. «Use and misuse of the concept energy». Latin American Journal of Physics Education (en inglés) 6: 400. 
  11. Steven Novella (1 de mayo de 2012). «Earthing». theness.com (en inglés). Consultado el 22 de septiembre de 2018. 
  12. Harriet A. Hall. «Barefoot in Sedona: Bogus Claims About Grounding Your Feet to Earth Promote Medical Pseudoscience». Skeptic.com (en inglés). 
  13. Brian Dunning. «Are you a grounded person?». skepticblog.org (en inglés). Consultado el 4 de mayo de 2018. 
  14. Chevalier, G.; Sinatra, S. T.; Oschman, J. L.; Sokal, K.; Sokal, P. (4 de octubre de 2011). «Earthing: Health Implications of Reconnecting the Human Body to the Earth's Surface Electrons». Journal of Environmental and Public Health (en inglés) 2012. 
  15. Richard Morrock. «Pseudo-Psychotherapy: UFOs, Cloudbusters, Conspiracies, and Paranoia in Wilhelm Reich’s Pyschotherapy». Skeptic.com (en inglés).